martes, 28 de mayo de 2013

El Gran Gatsby.

Autor: F. Scott Fitzgerald, publicada en 1925. La historia se desarrolla en Nueva York y Long Island en los años 20 del siglo XX

Cuando leí este libro la primera vez quizás me fijé más en la historia de amor de Gatsby y Daisy. Hoy, el cine puso la novela nuevamente de moda y hago un paralelismo con aquella época de años felices, años locos, donde la sociedad era hedonista y buscaba fórmulas de escape y evasión pensando que los años de esplendor podrían acompañar permanentemente sus vidas.
¿Les recuerda algo?... el ser humano no aprende de los errores pasados y cuando el dinero fácil, fruto de la especulación se le pone a tiro, salta sobre él como un animal a por su presa, hasta que la euforia es reemplazada por el miedo

Por si alguien aún no leyó el libro o vio la película les cuento algo:

Nick Carraway es el narrador, a través de su mirada y con lo que otros le cuentan, nos revela el auténtico perfil, romántico o ridículo, al gusto del lector, del protagonista: Jay Gatsby, misterioso millonario que tiene una mansión enorme y los sábados hace fiestas a las que todo el mundo puede ir a emborracharse e intentar descubrir cómo el Sr. Gatsby llegó a ser tan rico... La luz verdosa de un embarcadero al otro lado de la bahía lo tiene hipnotizado, es el lugar donde vive la mujer de la que está enamorado, Daisy Buchanan, su amor de juventud, ahora casada, un amor idealizado, un sueño que le hará nadar a contracorriente y sin salvavidas ¿alguien pudo recuperar alguna vez el pasado? El marido de Daisy es Tom, aparentemente un ciudadano de sólidos valores, rico y privilegiado de nacimiento, pero que se impone de forma brutal y racista.




Jack Clayton en 1974 hizo una película con Robert Redford y Mia Farrow, confieso que fue después de ver la película que esta alondra leyó el libro. No tengo curiosidad por ver la nueva versión, aunque imagino perfectamente a Leonardo DiCaprio como Gatsby.
Al releer viejos libros me surge una expresión: ¡cómo hemos cambiado nosotros mismos! Hoy pienso que en la sociedad, bajo un barniz brillante, lo único cierto es la mentira y la corrupción.



5 comentarios:

  1. uuff Amiga linda jope al final tu dura reflexión!!! oye jajaj no todo es mentira ehhh jajaja , aunque la realidad a veces es terible en fin pos y n le he leído y l apuntaré para leerlo yo so y medi ridicula y m encanta la novela de corte romántico, se me olvidaba te invito a que pase spor mi nuevo blog de poesía amiguita, besos desde mi brill del mar

    http://beaybrillodelmar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Según te he ido leyendo me has traido a la memoria la película que vi hace bastantes años. El libro no lo he leído, pero me has dado una idea.
    Cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que me atreverá con el libro antes de volver a verla en el cine.

    Un beso

    ResponderEliminar


  4. Esta mañana después de levantarme y cuando ya me disponía a salir a la calle, me asaltó la indecisión, de no saber que ponerme...

    Y de pronto el niño que aún llevamos dentro me sugirió que me vistiera de felicidad, ya que así cuando me encontrara con los amigos la podría compartir...

    No sé si ha sido una idea afortunada o no, pero el hecho es que aquí estoy esperando que la aceptes a través del silencio de las palabras, que son el portavoz de mis sentimientos...


    Quisiera que mañana al despertar, el alba te pintará un paisaje lleno de caléndulas de mi parte para ti!!


    Un abrazo de despida bajo la alameda de los ruiseñores...


    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar
  5. Alondra querida
    Aunque me encanta la lectura, “El gran Gatsby” se encuentra entre aquellos que aún no llegan a mi biblioteca.
    Tu sucinto relato me ha dado curiosidad, me inclino por el libro pues muchas veces las películas tergiversan el sentido que ha querido dar el autor. Algo leí del film a raíz de su nominación en Cannes.
    Tu lapidaria frase final tiene un tinte de veracidad increíble :)

    Deseo que pases un maravilloso fin de semana

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!