miércoles, 17 de abril de 2013

Frida Kahlo.




Auténtico símbolo del arte post-revolucionario mexicano. Aunque se movió en el ambiente de los grandes muralistas de su tiempo y compartió sus ideales. Frida creó una pintura absolutamente personal, ingenua y profundamente metafórica, derivada de su exaltada sensibilidad y de varios acontecimientos que marcaron su vida.

“Me retrato a mí misma porque paso mucho tiempo sola y porque soy el motivo que mejor conozco"

Por medio de infinidad de autorretratos quiere expresarse, manifestar sus diferentes estados anímicos, intenta demostrar que su rostro puede ser capaz de ocultar la destrucción. Sus pinturas denotan su rebeldía. Quiere mofarse del mundo y logra lo contrario mostrar su frustración con marcada angustia.

En algún lugar leí que el arte desnuda al artista y a quien lo admira… Frida escribió: “No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero, lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser"…

Estudiando su obra encuentro que primero manejó la corriente realista en algunos bodegones: el llamado cuadro de comedor; usó las frutas y vegetales que tenía en su mesilla de noche, al principio tenían connotaciones sexuales y pareciera que recreaba en ellas el ciclo de la vida y la muerte, muchas veces cortadas, sus semillas y pulpa a la vista, en sus colores el café: color de mole, de hoja que se va… En sus últimos años, los politizó, añadiendo banderas, inscripciones y palomas de la paz.

Los frutos de la tierra, 1938


“¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?”… (Frida Kahlo)



Árbol de la esperanza, mantente firme.


Pintó este autorretrato en 1946, después de haberse operado de la columna en Nueva York. El nombre tiene el significado de sus ancestros indígenas. Grabado en la bandera que sostiene en su mano. Divide el antes y el después que marcan su vida. Intentó enlazar el sentimiento interior doloroso en el día, mientras se aferraba a la noche para ocultarlo.
En el lado de sombra, bajo la luna, la máscara de autocontrol; vestida con un traje rojo de tehuana, (durante los años 30 varias mujeres del mundo del arte en México usaron vestidos regionales como una protesta ante los cambios de identidad que atravesaba el país) ella se pintaba fuerte y majestuosa a pesar de que su físico se deterioraba. Un corsé en la mano como un trofeo, símbolo de lograr la libertad de su enfermedad.
En la otra parte del cuadro, donde domina el sol (en la mitología azteca se consideraban el pueblo elegido por el Sol al que había que alimentar de sangre para garantizar su recorrido por el cielo) ella en la cama de un hospital era la víctima propiciatoria: sin rostro, su espalda llena de cicatrices. La Frida real con esos toques de amarillo verdoso que podían significar miedo, en un colorido brillante y macabro.


A nivel personal, confieso, no colgaría ninguno de sus cuadros en mi casa, sería observar cada día un infierno interior. Seamos realistas tampoco podría permitírmelo. Su cuadro "Raíces" cuya foto inicia este escrito, ha batido el récord de precio pagado por una obra de arte latinoamericano al alcanzar los 5,6 millones de dólares en una subasta organizada por la firma Sotheby's en Nueva York.

Como espectadora puedo admirar su valor, logra una interacción poderosa pero los motivos de sus pinturas son extraordinariamente limitados (ella y su yo) admiro su sensibilidad, su manera de inventarse, de conectarse con la vida, con la alegría, con el humor; una obra de arte es inmortal, la vida no... Esta alondra sería incapaz de tener siempre presente ese modo de exorcizar el dolor y hacer tolerable la desesperación porque soy muy cobarde, prefiero huir de la realidad.

Publicado por primera vez en la Wed de saborlatino y en el blog http://unpuentedepalabras.blogspot.com.es con fecha 11 de enero de 2.010





7 comentarios:

  1. Una mujer admirable
    Me encanta tu post
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Sin duda fue una mujer excepcional, y en su obra, en ocasiones se puede apreciar el sufrimiento que padeció a lo largo de su azarosa vida.
    Un artículo muy bueno, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Desconocía muchas cosas de ella, gracias por 'educarme'
    Besos enormes mi querida hada madrina :)

    ResponderEliminar

  4. Hoy quiero que tu mañana
    sea tan bella melodía
    como la luz de la armonía...
    ✷ ✷

    Un abrazo soñando
    y un beso amando,
    el fin de semana
    que ya nos ha llamado
    a la placidez y el descanso...
    ✷ ✷

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
  5. No la conocía y esos cuadros dejan piel de gallina.
    Saludos Mirtha

    ResponderEliminar
  6. Es difícil abrirse es canal y dejar al descubierto esos rincones que forman parte de cada uno de nosotros, una vez conseguido fluye la vida de distinto color, pareciera distinta aunque no lo sea, porque en realidad somos lo que somos y descubrirlo solo nos puede ayudar a remediar,solventar o enriquecer lo que somos...

    ResponderEliminar
  7. A pesar de las circunstancias, consiguió hacernos llegar su mensaje. Hay un coraje enorme en esta mujer. Hay que preguntarse como en las condiciones que llegó a vivir, podía trabajar. Su suerte perversa, y a pesar de todo, le dejó una puerta abierta, apenas pero fue lo suficiente para que no podamos olvidarla.

    Una cosa es cierta. En la desgracia no somos capaces de regalar felicidad, nuestra condición humana es así. Tenemos que sentir amor por nosotros mismos, esa es la primera norma y, a partir de ese punto, podemos comenzar un camino de intentar repartir felicidad.

    Tus opiniones son acertadas, ponderadas y realistas. Es muy duro ser testigo del dolor ajeno.
    Saber que hay otras muchas Fridas que nunca obtendrán ningún reconocimiento, que morirarán sin conocer la felicidad, el bienestar de tener una familia que te respete, un hogar feliz, donde refugiarse de las adversidades, donde descansar y sentirse amado.
    Ha sido un tema muy interesante y con el que has logrado atrapar mi atención.

    He empezado mis visitas por tí porque me siento en deuda con tu afecto. Gracias. Que tengas un dichoso día.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!