martes, 1 de enero de 2013

Carta abierta...

Queridos Reyes Magos:

Han pasado muchos años desde mi ultima carta, recuerdo que la escribí en la mesa de la cocina, la repetí varias veces buscando mi mejor caligrafía y sin faltas de ortografía. El abuelo decía que mejor no pidiera tantas cosas y esperara la sorpresa, nuestra calle todavía no estaba asfaltada y a lo mejor no podíais pasar.

Yo era obediente, estudiosa, me lavaba bien las orejas y lo único malo que hacía era ser mal comedora; nunca me enfadé y me conformaba con los calcetines, el pijama, los zapatos de gorila con su pelota verde. Disfruté de los cuentos y libros para pintar, las muñecas de papel para recortar... ¡Ains!  Pero en aquella carta sólo pedí la Mariquita Pérez... Confieso con pesar que aquel año perdí vuestra magia, aunque llegué a querer mucho a Carmencita con su pelo azul y un hueco en la barriga donde debía venir el artilugio que la hacía llorar.

Los años pasaron y os volví a recuperar en los corazones de mis niños. Y si, siento nostalgia de las vísperas de Reyes cuando íbamos a veros pasar en la cabalgata bien abrigaditos y llenando los bolsillos de caramelos. Cuando les decía a mis pajaritos que tenían que acostarse pronto porque los Reyes podían llegar en cualquier momento y no dejaban juguetes a los niños que no estaban dormidos. Siempre intenté que no olvidarais los juguetes y así, el día seis de Enero fue una fiesta mientras estuvieron en casa,  ahora echo de menos los zapatos lustrosos junto a la puerta y sigo encargando en la pastelería el roscón pero cada día más pequeño... 

Ya no os escribo, por tanto, para pediros misiones imposibles. En estos años aprendí que hacer feliz no es tan fácil y por eso no sois tan justos como debierais. Hoy quiero pediros que nunca me falte la ilusión de intentar hacer felices a los que amo. Necesito un poco de la inocencia perdida y soñar que los niños y niñas del mundo tendrán regalos aunque no vivan en calles asfaltadas, en la infancia se cree que si deseas algo con todas tus fuerzas se hace realidad, os pido que no dejéis que los adultos les roben su niñez.

¿Qué más quiero?, si puede ser que no vengan las complicaciones cotidianas todas juntas, también me hace falta un poco de salud,  así que algo de incienso y mirra podría ayudarme; si todavía queda oro en vuestras alforjas repartirlo entre los menos favorecidos, os imagino honestos; nuestros gobernantes tal parece que tienen pegamento en las manos por eso mejor dejarles carbón.

Bueno, ya me despido, no sin antes desearos buen viaje, con la esperanza de que por el camino repartáis igualdad de oportunidades en todos los pueblos de la tierra.

11 comentarios:

  1. Enternecedora y una auténtica carta al inmenso infinito, no sé si a una esperanza o a tres Reyes , pero tu carta de hoy me ha conmovido, AHIIISSS!!!"" ¡que le voy a hacer si tengo el privilegio de ser hombre sin haber dejado de ser niño!.
    ¡Ya me dirás tú, porque me has emocionado!
    Si las complicaciones mejor de una en una....
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Todos deberíamos escribir una carta así, implica creer, volver al territorio de las fantasías que pueden realizarse.
    Hacía mucho que no pasaba, Alondra, es bueno reencontrarse con amigos.
    Un beso enorme y Feliz 2013.
    HD

    ResponderEliminar
  3. Que los reyes te den lo que deseas
    La ilusión hay que mantenerla viva en nuestros corazones, a pesar de todo
    Es algo que nos da algo de energía para continuar
    Lo mejor para vos
    Un abrazo inmenso
    Un 2013 lleno de momentos alegres
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Amén. Alondra me has emocionado preciosa, con esta carta a los reyes y además me has recordado algún sentir de mi infancia.

    Ojalá fuera así como lo pides! Pues yo también deseo que ningún pueblo de la tierra quede sin la visita de los Magos.

    ¡Cuanto tiempo sin verte! ¡Me alegra tu regreso a este mundo de la blogosfera, gracias por veniiir!

    Te dejo un fuerte abrazo con mis mejores deseos.

    ¡¡¡Feliz 2013!!! BESOS MARINA.

    ResponderEliminar
  5. Que preciosidad de carta.Ojala los reyes magos nos devuelvan la ilusion de antaño.
    Felicidades por este maravilloso post, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  6. Querida Alondra, qué carta tan bonita has escrito a los Reyes.

    Todos necesitamos creer en nuestros sueños. Los niños en la magia, en lo que no ven posible que tus padres le den porque si fuera así, ya lo tendrían. Los mayores deseamos alcanzar nuestros sueños realizando esfuerzos para lograrlo pero, poco a poco, vamos descubriendo quw tenemos que atemperar nuestros deseos y, a veces, descubrimos, que hemos llegado al final de nuestra vida, dejando atrás mil ilusiones no cumplidas y entonces querríamos disponer de unos cuantos años más y eso solo para poder cumplir una parte.

    Todos necesitamos tener entre nuestras expectativas, la realización de algún sueño no cumplido. Por eso, querida alondra, deseo con todo mi corazón que se cumplan los tuyos
    porque tú eres un sol de persona, sencilla, buena y generosa y tendrás muchas cosas buenas en este 2013.

    Un fuerte abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  7. ...lunas
    de miel
    con luz
    y mi piel
    del contraluz
    a Navidad
    con paz
    y felicidad
    ALONDRA para tí...


    desde mis Blogs Horas Rotas y Aula de Paz
    venturoso AÑO 2013.


    j.r.s.

    ResponderEliminar
  8. Me hiciste recordar muchas historias de mi niñez. Gracias por compartir tus pensamientos hechos palabras. Me hiciste pensar en una historia de los Reyes Magos... el 4o. Rey Mago.

    ResponderEliminar
  9. Alondra

    Tu carta es conmovedora y deseo lo mismo que tú, que nada nos robe la niñez. Deseo que estés bien de salud y que de alguna manera estos sentimientos siempre nos una.

    Cuando era niño mi papá se fue de casa, porque él era alcohólico. Yo la pasaba muy mal, y siempre quise que dejara de beber, aunque sea por una navidad. Entonces un día 23 decidí ayunar, porque dicen (escuchaba) que quienes ayunan Dios hace milagros. Mi mamá que trabaja todo el día ni cuenta se dio que no comí el 23 y tampoco desayuné ni almorcé el 24. Pero sin querer comí un pan y me sentí tan mal, porque había fallado, lloré con mis escasos 6 años, hasta quedarme dormido. Sorpresa la mía, que al despertar a eso de las 4pm del 24 mi papá sobrio y me sentí de lo mejor.

    Ahí te conté algo de mi, agradecido porque contaste esto tan tuyo.

    Un abrazo amiga.
    Hasta luego.

    ResponderEliminar
  10. ¡Oh, Alondra querida!
    Me has hecho llorar, posiblemente los recuerdos que siempre he querido que estén dormidos, afloraron inevitablemente. Es lo malo de casarse con alguien con costumbres diferentes a las nuestras. Pero enseguida vuelvo a sonreír al pensar lo afortunada que he sido pues no he perdido la ilusión y aún me permito soñar.
    Has escrito una hermosa carta, sería maravilloso que se cumplieran tus deseos.
    Que mi Dios te colme de bendiciones
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. La verdad que el leer la carta me crea nostalgia de mi niñez, nunca se me olvida que me costaba dormir la noche previa ansioso a la esperada de los Reyes Magos. Muy emotivo el post. Te felicito.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!