jueves, 20 de septiembre de 2012

Buscando respuestas...



Hoy me preguntaron: - ¿Qué tal con tu pareja? 
Contesté: - Es un buen compañero de viaje. 

Ahora intento explicarme la razón de esa respuesta…

Uno de los recuerdos más hermosos que conservo es el de mi abuelo con noventa años acariciando la mano a mi abuela cuando le acercaba el azucarero, y cómo le brillaban los ojos al tomarla del brazo para salir a la calle… Cuando supo que andaba ennoviada me dijo: “El amor más débil es el de un hombre y una mujer, para formar algo tienes que darlo todo y no preguntar quién pone más”

Debo decir que no siempre hice caso del ejemplo porque las mujeres aprendimos que es mejor  jugar en el mismo equipo y  funcionar como tal. Los protagonismos sólo son buenos para juegos individuales y no debe haber lucha de poderes. En lo que se refiere a la debilidad del amor de pareja, ahí si tenía toda la razón; eso que llamamos amor es una emoción muy compleja, es fuerte pero también muy delicado; requiere conocer a la otra persona, nunca se logra, pero hay que intentarlo y eso requiere tiempo; ver lo bueno y lo malo de la relación o como leí en alguna ocasión: “Se empieza a querer NO cuando encontramos a alguien perfecto, sino cuando aprendemos a ver perfectamente una persona imperfecta”.

Quizás la clave está, y toco madera, en que soy capaz de abrazar mi soledad y no pido que él la llene, y también, si tengo defectos que no me gustan cómo no voy a disculpar los suyos. Además, nunca se tiene el control sobre nuestros propios actos e intenciones por lo tanto no se debe ser tan posesivo de querer acaparar hasta sus pensamientos.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Se ha ido Don Santiago...

Fue la tarde del 8 de septiembre del 2005, llegué temprano, a la entrada de la Galería Sargadelos Santiago Carrillo, sentado frente a una mesa con su inseparable cigarro, atendía amigablemente a los que nos acercábamos a saludarle.
Le dije: - Es un honor estrechar su mano.
Sonriendo contestó: - El honor es mío, en una tarde tan calurosa seguro que estabas mejor al lado del río y vienes a escucharme. 
Foto de la Voz de Galicia

El espacio de conferencias de la Galería Sargadelos se quedó pequeño para la cantidad de gente que nos reunimos, recuerdo que la duda planteada como tema principal de la intervención fue: ¿El mundo de hoy tiene la política y los políticos que corresponden a la época en que vivimos?, y dijo algo así: - "La gente se queja de la mediocridad de los políticos y creo que tiene razón. Quien gobierna en realidad es el sistema financiero". Por aquel entonces también George Bush centró las críticas del líder comunista y calificó su gestión de "política colonial, ineficaz en el siglo XXI, no hay potencia en la tierra que, mediante la violencia, pueda solucionar los problemas" ... La forma tranquila de desgranar palabras, la lucidez de su conversación, me supo a poco.

Hoy quiero dejar en la ventana esta vivencia porque Santiago Carrillo fue un hombre que como todos, tuvo luces y sombras, pero esta alondra conoció  las luces y debo decir que lo admiraba. En una de sus últimas entrevistas el periodista le dijo: -"La historia le situará al lado de Adolfo Suárez. ¿Qué le parece?"...
Lentamente contestó: - "Suárez es uno de los políticos españoles que más respeto me merecen y en el que más confianza he tenido. Es hijo y nieto de los que perdieron la guerra y no es casualidad el papel que jugó".

Como despedida copio una frase del periodista Félix Madero: "Nunca un hombre como él ha podido decir con más razón aquello que escribiera Pablo Neruda: Confieso que he vivido."

lunes, 10 de septiembre de 2012

Otra playa, sigo en la carretera...

Hoy empiezo este escrito con una pregunta que se hace Uxío Novoneyra en uno de sus poemas:

 “Se o pasado é pasado i o presente é o urgente ¿por qué inda busca a xente aquil soño clausurado? …

Traducción: “Si el pasado es pasado y el presente lo más urgente ¿por qué todavía busca la gente aquel sueño clausurado?”…

No les parece que perdemos un tiempo precioso, viviendo tan deprisa; sin saborear ni un solo segundo, sin detenernos a dar las gracias, a decir: ¡te quiero!, nos recreamos demasiado en hechos del pasado y nos preocupamos en exceso por el futuro.

En mi tiempo actual no hago planes ya hice las paces con mi pasado y el presente lo saboreo como un postre delicioso que disfrutas despacito, paladeando… y compruebo que se llega igual a la meta sin caminar tan deprisa y la vida te sorprende si dejas que tus ojos y tu mente se fijen en las cosas, si dejas de mirar tanto hacia dentro…

Una palabra que me gusta mucho es “Cariño”, lo sientes en un abrazo acogedor; acurrucada al calor de la piel amada frente al televisor; en la sonrisa cómplice entre voces y desconocidos; en una caricia tierna, en la tranquilidad que percibes en esa palabra balsámica que espanta el miedo.




Hoy nuevamente disfruté un hermoso día, amaneció un sol radiante; a mi costilla le llegó la jubilación y después de 49 años trabajando se merece no mirar el reloj. Esta alondra sigue de vacaciones forzadas y ambos decidimos seguir en la carretera que lleva al mar. Esta vez le tocó a Viveiro, la playa de Abrela que funde como ninguna campo y playa, llegando los árboles hasta la misma arena.

Cuidar a tres pajaritos y mantener el nido confortable nos mantuvo muy ocupados, pero siempre guardamos algún tiempo para conversar, para cuidar nuestra relación de compañeros de viaje. No niego que disfrutamos de los amigos y de actividades diferentes; él desconecta con todo lo relacionado al deporte y tiene una figura envidiable; yo, por el contrario, soy de las que juegan sentada en la grada y adoro la lectura, la pintura… Eso no nos distanció, nos encanta conversar y no nos aburrimos juntos; de la mano, con su abrazo, siento el cariño, la plenitud por conservar a ese ser maravilloso a mi lado y es que llevamos juntos, uno al lado del otro, más de la mitad de nuestras vidas.

Así, mientras el sol sigue brillando caminamos por las playas casi desiertas de septiembre calentando la piel y hablando de tantos recuerdos compartidos que vienen con el viento del norte. El cariño es la banda musical que acompaña nuestras vidas.

* Parte de este escrito lo publiqué con el nombre de "la palabra cariño" el 18 de mayo de 2010 en el blog compartido con mi amiga Sibaris: unpuentedepalabras.blogspot.com/ 

viernes, 7 de septiembre de 2012

dominguera en jueves...

¡Gracias por vuestro afecto!,  hasta octubre estaré en libertad provisional y la climatología se ha puesto de mi parte por lo tanto intento no dejar escapar ni un sólo día...


En los años que llevo en Galicia y ya llovió... no recuerdo que las medusas acapararán el Cantábrico pero desde ayer toda la costa lucense se encuentra cerrada por esta invasión  tan molesta y decidí hacer un poco de turismo. En mi nevera de "todo a cien" guardé una ensalada de pasta, fruta y unos bocatas de queso, el presupuesto se iba en la gasolina y el café de la tarde. 
Estuve en la tierra de nuestro amigo André de Artábro http://andresdeartabro.blogspot.com.es/  Hace años en mi viaje a Finisterre (en el faro de Finisterre terminaba la tierra para los romanos y empezaba el misterio de lo desconocido) fui pasando por lugares con un encanto especial: Malpica, Corme, Laxe, el faro Vilaño, Camariñas e incluso como soy una ingenua intenté oscilar la "pedra de abalar" de Muxía... pero me perdí  la Playa de Razo, en el municipio de Carballo, a tan solo 30 minutos de Coruña.

Últimamente no estaba el cuerpo para viajes, y fue quedando en la lista de las "asignaturas pendientes", y como las cosas que mejor salen son aquellas  no programadas  hoy fue el día: es una delicia por su tranquilidad, un paraíso donde la juventud surfeaba aprovechando las olas de mar abierto, debo decir que había un campamento-escuela de surf; en los letreros que encontraba por un paseo muy bien cuidado, aprendí muchas cosas de la flora y fauna del lugar, algo que me llamó la atención fue saber que el mar antes llegaba al lugar donde me encontraba, porque  el nivel del mar no es estático, está sometido a variaciones, para apreciarlo no tenía más que observar los acantilados al bajar la marea,  en lugar de rocas están formados por capas de arena oscura y cantos rodados cubiertos en la superficie por una capa de arena más blanca sobre la que crece la vegetación. 


¿Que más puedo contaros? que cualquier día y cualquier lugar es el mejor del mundo si al girar la cabeza está la sonrisa y la mano de mi costilla a mi lado, y por supuesto Lúa, mi compañera inseparable desde aquel lejano día que fui a la protectora de animales.