viernes, 7 de septiembre de 2012

dominguera en jueves...

¡Gracias por vuestro afecto!,  hasta octubre estaré en libertad provisional y la climatología se ha puesto de mi parte por lo tanto intento no dejar escapar ni un sólo día...


En los años que llevo en Galicia y ya llovió... no recuerdo que las medusas acapararán el Cantábrico pero desde ayer toda la costa lucense se encuentra cerrada por esta invasión  tan molesta y decidí hacer un poco de turismo. En mi nevera de "todo a cien" guardé una ensalada de pasta, fruta y unos bocatas de queso, el presupuesto se iba en la gasolina y el café de la tarde. 
Estuve en la tierra de nuestro amigo André de Artábro http://andresdeartabro.blogspot.com.es/  Hace años en mi viaje a Finisterre (en el faro de Finisterre terminaba la tierra para los romanos y empezaba el misterio de lo desconocido) fui pasando por lugares con un encanto especial: Malpica, Corme, Laxe, el faro Vilaño, Camariñas e incluso como soy una ingenua intenté oscilar la "pedra de abalar" de Muxía... pero me perdí  la Playa de Razo, en el municipio de Carballo, a tan solo 30 minutos de Coruña.

Últimamente no estaba el cuerpo para viajes, y fue quedando en la lista de las "asignaturas pendientes", y como las cosas que mejor salen son aquellas  no programadas  hoy fue el día: es una delicia por su tranquilidad, un paraíso donde la juventud surfeaba aprovechando las olas de mar abierto, debo decir que había un campamento-escuela de surf; en los letreros que encontraba por un paseo muy bien cuidado, aprendí muchas cosas de la flora y fauna del lugar, algo que me llamó la atención fue saber que el mar antes llegaba al lugar donde me encontraba, porque  el nivel del mar no es estático, está sometido a variaciones, para apreciarlo no tenía más que observar los acantilados al bajar la marea,  en lugar de rocas están formados por capas de arena oscura y cantos rodados cubiertos en la superficie por una capa de arena más blanca sobre la que crece la vegetación. 


¿Que más puedo contaros? que cualquier día y cualquier lugar es el mejor del mundo si al girar la cabeza está la sonrisa y la mano de mi costilla a mi lado, y por supuesto Lúa, mi compañera inseparable desde aquel lejano día que fui a la protectora de animales.

5 comentarios:

  1. Así que estás en Galicia...¡Buenísimo! Luego te hablo de algo que tengo acerca de un cuento que escribí y que tiene que ver con Galicia. De hecho, el epígrafe es UN CANTO A GALICIA de Julio Iglesias

    ResponderEliminar
  2. Bueno yo os hubiese hecho de anfitrión gustoso y os hubiese invitado a un café y a unos bocaditos a Lua.
    Me alegro que en ese recorrido del Arco Ártabro , hayas sido feliz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Alondra

    LLénate de las vistas, de vivencias, de cuanto misterio, para posteriormente lograr la equidad en estas letras que siempre nos refieres.

    un abrazo y hasta luego,
    octubre està cerca, dale con entusiasmo por donde estès

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Alondra!!! ¡Ay que ver como vuela esta Alondra!...

    Que bonito recorrido has hecho, yo también conozco algo de por ahí, es precioso todo eso: tiene la costa un especial encanto y explicado por ti, todavía más.

    Es una buena época ésta que hace calor y se está muy fresquito a la vera del mar.

    Si pasas por Pontevedra, házmelo saber tomaré ese cafecito contigo con mucho gusto. ¡Invito yo he!!

    Te dejo mi gratitud y mi estima. Un abrazo y se muy feliz.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!