jueves, 20 de septiembre de 2012

Buscando respuestas...



Hoy me preguntaron: - ¿Qué tal con tu pareja? 
Contesté: - Es un buen compañero de viaje. 

Ahora intento explicarme la razón de esa respuesta…

Uno de los recuerdos más hermosos que conservo es el de mi abuelo con noventa años acariciando la mano a mi abuela cuando le acercaba el azucarero, y cómo le brillaban los ojos al tomarla del brazo para salir a la calle… Cuando supo que andaba ennoviada me dijo: “El amor más débil es el de un hombre y una mujer, para formar algo tienes que darlo todo y no preguntar quién pone más”

Debo decir que no siempre hice caso del ejemplo porque las mujeres aprendimos que es mejor  jugar en el mismo equipo y  funcionar como tal. Los protagonismos sólo son buenos para juegos individuales y no debe haber lucha de poderes. En lo que se refiere a la debilidad del amor de pareja, ahí si tenía toda la razón; eso que llamamos amor es una emoción muy compleja, es fuerte pero también muy delicado; requiere conocer a la otra persona, nunca se logra, pero hay que intentarlo y eso requiere tiempo; ver lo bueno y lo malo de la relación o como leí en alguna ocasión: “Se empieza a querer NO cuando encontramos a alguien perfecto, sino cuando aprendemos a ver perfectamente una persona imperfecta”.

Quizás la clave está, y toco madera, en que soy capaz de abrazar mi soledad y no pido que él la llene, y también, si tengo defectos que no me gustan cómo no voy a disculpar los suyos. Además, nunca se tiene el control sobre nuestros propios actos e intenciones por lo tanto no se debe ser tan posesivo de querer acaparar hasta sus pensamientos.

10 comentarios:

  1. Sencillamente ¡Genial! y llena de humanidad y clara experiencia.
    ¡Gracias por un texto ala vez psicológico y práctico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Según Alejandro Casona en "LOS ÁRBOLES MUEREN DE PIE" un matrimonio es como un carrito chino, una vez tira uno y el otro va comodamente sentado, otra vez el otro y a veces ... los dos se bajan del carrito y tiran juntos
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola,hermoso el recuerdo de tus abuelos.....y.....qué decir del amor??por lo menos para mí debería ser incondicional!!!!!!
    Saludos...
    Ambar...

    ResponderEliminar
  4. Precioso escrito Alondra....un matrimonio se compone de dos personas intentando bailar la misma melodía...y ese es el trabajo de todos los días....besoooos

    ResponderEliminar
  5. Hola: Mi querida Alondra, que sabia eres mujer, tal cual es lo que escribes.
    Primero felicitarte por esta texto.

    Yo siempre pensé y sigo pensando que es así como se debe actuar en pareja.
    No hay que ser egoísta y querer, o pretender, acaparar.

    Yo también abrazo la soledad, pero buscada, no me agrada la impuesta.

    Defectos? todos tenemos no existe la perfección.

    Gracias por compartir tus interesantes letras.

    Ha sido un placer pasar a leerte querida amiga.

    Te dejo un fuerte abrazo y mi estima, eres Genial. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  6. Querida amiga: Me ha encantado esta entrada.
    Yo entiendo perfectamente a tu abuelo. El amor es como una delicada planta que necesita atención constante, hay que mimarla, amarla y abonarla, no olvidarse jamás de ella y aún así...que Dios reparta la misma suerte que han tenido tus abuelos.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Alondra!

    Me ha parecido encantador el post, un hombre muy sabio tu abuelo.
    A veces necesitamos tiempo para ver todo eso, menos mal que la edad también trae madurez.

    PD.Los carácteres de los comentarios ya son historia, gracias por decirme como hacerlo.

    Besitos amiga.

    ResponderEliminar
  8. Me parece a mí que tu abuelo tenía razones muy válidas y que habían demostrado su gran eficacia.

    Lo que demuestra tu relación con tu marido es que, aunque sea de un modo distinto, también habeis sabido convertirlo en un éxito. Esa es una suerte que uno sabe ganarse dia a día. Es indudable que el amor es cosa de dos tan indudable como que no es posible que ambos lo vivan con la misma intensidad, pasión y entrega. Pero, en mi opinión, el amor es algo contagioso.

    Hace unos días que estoy de nuevo currando en el ordenador, las vacaciones no pueden ser para siempre... ¡qué le vamos a hacer!

    Te envío un montón de besos y abrazos. Franziska

    ResponderEliminar
  9. Hola Alondra

    Los recuerdos son tan sinceros, que indudablemente es una respuesta que te alegró y conmueve

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola: Mi querida alondra, paso a escuchar alguno de tus trinos, esos que alegran la vida.

    Te dejo un besazo. Se feliz.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!