viernes, 29 de junio de 2012

Imaginar...

Creo que tengo suerte porque todavía en ocasiones abro la puerta de los sueños, de la imaginación... Puede que fantasear implique un repliegue a la soledad o perder el tiempo... ¡me da igual!, entre las sábanas, mientras el sueño no llega salto barreras, abro puertas para alejar el conformismo, la sumisión, las ideas de otros y vuelo sobre imposiciones culturales o ideológicas.

Sé que hay una línea casi invisible que divide la realidad de la fantasía,  no soy de esas personas viviendo una mentira constante, que no distinguen lo real, lo soñado, o la ilusión... Pero me gusta imaginar que a pesar de la mucha negatividad con la que nos regalamos los unos a los otros todos los días, en el mundo hay mentes, millones de mentes, visualizando escenarios de progreso, de mejora, volando a mundos sutiles...

Los años atrofian el cuerpo y demasiados se están quedando sin recuerdos; sinceramente, estoy feliz porque hay algo que conservo y vive sin domesticar: mi imaginación.

9 comentarios:

  1. ¡no la domestiques nunca!!!!
    La imaginación es una fuente inagotable de placer
    Es gratis
    no daña a nadie y puede generar muy buenos proyectos........ o solo entretenerte
    Bien por vos!
    Besos trasnochados

    ResponderEliminar
  2. La imaginación, la creatividad es tan necesaria como comer cada día. Estimular nuestros pensamientos es único. Es la mejor baza de demostrar al mundo que no son las máquinas las que conducen y arrastran al mundo... sino nuestras ideas, Alondra. Asi que, poner la mente en marcha es lo mejor que podemos hacer en esta sociedad anestesiada...

    Un fuerte abrazo, vecina.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La capacidad de soñar, de ser capaces de cambiar la realidad aunque sólo sea proyectándola en nuestras mentes, es lo que nos distingue de otras especies. Por éso, los humanos hemos ¿avanzado? tanto desde nuestro origen, la curiosidad, el "y si hicera esto...? ¿y si...?" es lo que nos motiva para seguir creciendo y descubriendo nuevos mundos, nuevas realidades.

    La imaginación, nos ayuda a cambiar visualizar que la realidad, cualquier realidad, siempre puede ser cambiada cuando uno así lo dispone y trabaja para ello.

    No dejes de soñar. No dejes que tu mente se atrofie. Suficiente tenemos con que a veces, no nos responda el cuerpo.

    A veces, las mentes nos juegan malas pasadas y se pierden en el anonimato, dejándonos sin identidad, pero éso, solo de pensarlo me dan escalofríos.

    Te dejo una de mis entradas que hablan de ése miedo a perder la identidad.

    http://larebeldequenofui.blogspot.com.es/2012/03/mi-espejo.html

    Disfruta del fin de semana, amiga mía.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  5. Soñar, imaginar ¡Es necesario para vivir!
    Besos enormes mi querida hada madrina :)

    ResponderEliminar
  6. qué maravilla conservar ese sano hábito de soñar, volar con la imaginación, alcanzar todo los que nos hace gozar con sólo cerrar los ojos...¡Felicitaciones!Sigue soñando!

    ResponderEliminar
  7. Es bonito imaginar pero siempre sin dejar de vivir; generaLmente quienes sufren muchas adversidades se refugian en la imaginación, de allí tantos dementes jajaja ¡¡era una bromita!!

    Un gran beso

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Alondra!

    ¡Un post precioso! Y hasta necesario.
    Una lección para muchos: Soñar es alimentar el alma, abrir ventanas, estirar los brazos -extender la mirada inspirar y soltar el aliento dejar -que vuele el sentimiento, sin presiones interiores ni exteriores. ¡Sigue soñando! Así de bonito.
    ¡Nada de sumisión ni ideas de nadie, las tuyas serán siempre las autenticas -las que realmente valen.

    Mientras que nuestra mente sueñe, todo marchará sobre ruedas y soñar, es lo único que es gratis.
    Hasta siempre Alondra. Que te dejo y mi gratitud y mi admiraron.

    Un abrazo grande y feliz verano.

    ResponderEliminar
  9. Esta es la cancion que no pudiste oir
    Besos
    http://youtu.be/VBdSqk78nHw

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!