miércoles, 25 de abril de 2012

Charles Conder

En todas las épocas de la historia la ciudad era el lugar de ritmo trepidante, de antihumanismo, de peligros, la escapada de lo rutinario podía ser el campo, el entorno rural que nos hipnotiza con un idílico paisaje, donde todo es paz, donde nunca ocurre nada nuevo… Esa visión sesgada deja de lado las dificultades y el artista exhibe lo bucólico.

Cada vez que hablo de pintura en este blog, acudo al Impresionismo, es mi favorito por  la suavidad y la delicadeza de sus paisajes. A veces se comete el error de pensar que es un movimiento exclusivamente francés y ha dejado huella en muchos países.

Cualquier objeto o persona natural, visible, afectado por la luz y el color sirve para representarlo artísticamente. Pintar en comunión con el paisaje es una obra de arte. Intento buscar pintores lejos de los esenciales como Monet, Pizarro y Sisley, incluso Toulouse_ Lautrec.

Hoy encontré a Charles Conder (1868-1909) inglés emigrado a Australia y figura clave en la pintura impresionista de ese país que surgió y floreció en Melbourne en la década de 1880. La economía estaba en pleno auge, empezaba a sentirse un deseo de identidad nacional y nacían nuevas ideas a través del comercio y los viajes. Conder plasmó en sus telas la vida no sólo en la ciudad, también el tiempo de ocio en el campo y en la playa.


 “Día de vacaciones en Mentone”, c.1888 - óleo sobre lienzo, 46.2-60.8 cm. - Art Gallery of South Australia, Adelaide

En este cuadro se muestra una sensación visual de tranquilidad, de relax, gracias a una gama de color armónica. Mujeres y hombres de clase acomodada disfrutan con sus mejores galas, indudablemente no se buscaba la comodidad, una salida no se improvisaba y el arreglo personal no podemos clasificarlo como casual o desenfadado; imprescindible el parasol y los sombreros. Degas hace una observación meticulosa y utiliza colores suaves, con pinceladas largas que se van acortando dando claridad incluso en la distancia donde el mar es el reflejo del cielo, ese mar de los impresionistas donde el protagonista es la luz del momento del día y donde apenas se vislumbra  la espuma. 

Alguien dijo una vez: "Cuando te sientas solo, mira el cielo y fijate en el sol, siempre esta solo, pero no por eso deja de brillar"...  Hoy, simplemente, quise poner un poco de belleza a mi vida.


5 comentarios:

  1. Que hermoso post!
    Buscá a Fernando Fader y Raúl Soldi, tienen pinturas deliciosas a ver que te parecen
    Va un cálido abrazo
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues felicidades por tanta belleza.

    Son preciosas, me diste la idea de buscar en Internet a pintores famosos y he encontrado pinturas- realmente divinas.

    Caí aquí por casualidad estaba la puerta abierta y me adentré sin permiso... perdón por ello.
    Me encanta tu rincón y te dejo un beso.
    Se feliz.

    ResponderEliminar



  3. Siento que tus textos son un regalo del viento
    Y su lectura la textura del acercamiento.

    Siento que tus textos se visten de espuma
    Y su lectura es el aliento de una dotada pluma.

    Siento que hoy tengo una escusa
    Para brindarte con pausa mi ternura.

    Sintiendo el tacto de este abrazo
    Que te estoy dando
    Con la calma que de él se esta adueñando.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  4. De verdad, estoy sorprendido ya que no conocía la obra de este pintor excepcional, algo diferente al puro impresionismo pero dotado a la vez de gran talento y sencillez. Ahora mismo voy a husmear en la red para profundizar un poco más.
    Como siempre, gracias
    Un saludo
    H.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu labor, si es posible me gustaría conocer algo más sobre las obras que Charles Conder realizo en España.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!