viernes, 2 de marzo de 2012

Simplemente una expresión...

 A veces…, últimamente repito mucho esta expresión, y es que en algunas ocasiones pienso que se nota que estoy envejeciendo porque vivo en el presente y recuerdo con dulzura el pasado ¿y mañana?..., ya se verá... Tal vez nunca fui tan consciente de mi existencia como ahora, nunca me sentí tan protagonista de mi vida y nunca valoré tanto lo que tengo… Rara vez pienso en los momentos desagradables que puede haber vivido, indudablemente la memoria es selectiva y tengo la suerte de que en la mía se diluyeron, en vez de dolor me dejaron experiencia. 
A veces, le digo a los que quiero que la forma de tratar a los demás los invita a que te traten de forma similar. Si reímos, si nos ilusionamos, contagiamos a quienes tenemos cerca. La felicidad es indefinible, sólo depende de si te gusta lo que tienes, lo que haces; los gozos de unos pueden ser la pesadilla de otros y quizás lo que nos hace buscar la felicidad es que aparece y desaparece todos los días. Una vez dijo el sabio:  “ Sé capaz de cambiarte a ti mismo, y el mundo cambiará contigo” 

Hay veces que recuerdo que una vez fui flor, no sé si merecía más pero me convertí en espiga, esa que se volvió trigo para nutrir todos los días… Es como en el amor, la sensación de comprobar que de conquistador pasas a ser prisionero, que a veces sobran las palabras, con una mirada compartida sabes perfectamente lo que siente o lo que te intenta decir...

Una vez que eres madre se agita tu responsabilidad, tu amor; tal vez no me nubló la razón y les inculqué que cada día es sólo un traspiés y no deben permanecer en el suelo más tiempo del necesario, se aprende de los errores propios.

A veces están lejos, intento darles consejo cuándo lo necesitan, palabras de aliento si están tristes, no queda otra, debo dejar que mis hijos hagan su camino; a la vez saben que el nido sigue en lo alto del magnolio y alguna vez pueden cobijarse, porque todas las veces que vuelvan seguirá en el mismo lugar y el corazón latirá a la vez.

11 comentarios:

  1. Y a veces muchas veces todo lo que nos has contado sucede.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola mi àngel.
    ¡¡¡Cuàntas veces!!!

    ResponderEliminar
  3. Uno se recibe de madre y ejerce de por vida, es maravilloso porque nos obliga a seguir adelante para dar lo mejor cada día
    Me encantó tu post
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pase por tu blog y me encanto, decidí quedarme y ser tu amigo, gran entrada la tuya, te felicito y espero en Ecos del Santo Reino.Desde Jaén un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  5. Esa es la gran realidad ellos emigran pero el nido seguira siempre en pie para cuando necesiten una mano que les saque de un apuro emocional o cargar las pilas de cariño...
    Y ahí siempre estaremos hasta el final de nuestros días.

    Un abrazo de buen fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alondra

    A veces, leer y aprender van unidos de la mano, como en esta ocasión.

    Me ha gustado lo que dices y cómo lo cuentas.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Hola Alondra

    Creo que este es el mejor momento y quizá hoy te hayas percatado(en tu texto), pero sin duda uno avanza en el tiempo sensato de equivocarse y acertar, uno sólo vive y siente y todo viene sin intención o no de lo verdaderamente bello de vivir.

    A veces suele sucede que uno mira para atrás, pero yo creo que tu das lo mejor siempre, siempre estas diciendo cosas bonitas.

    un abrazo Grande, gracias por la reflexión, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  8. Conclusión:
    MADRE NO HAY MAS QUE UNA.
    ( Espero que no sea la cerveza de la nevera ).

    ResponderEliminar
  9. Querida amiga: Yo ya estoy en esa parte de la vida en que tengo bastante camino recorrido. En él he ido dejando amores y cariños, cuyo vacío ya no podré rellenar jamás, eran únicos e insustituibles.
    Pero mi nido sigue en pie, pese a no tener polluelos, los llamo los fines de semana, nos reunimos, y con eso y los recuerdos, voy siguiendo mi camino.
    Te dejo un fuerte abrazo en tu tierno y dulce corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. Sin olvidar que luego de madre se llega a ser abuelaaaaaa

    Precioso lo que has compartido, fue un placer leerte.

    Cariños

    ResponderEliminar
  11. Hermoso y real lo que has escrito.
    Saludos desde mi blog de NUTRICIÓN
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!