martes, 13 de marzo de 2012

Progenitores denunciados por hijos y viceversa...

El afán por someter al otro a nuestra personal manera de ver la vida nos hace pensar que la familia tiene que ser igual que la sociedad: “democrática”, pero en democracia también hay normas y en el hogar las estamos derogando. Las opiniones de los jóvenes se están imponiendo a las de los padres en un mundo al revés cuando surgen conflictos de comportamiento: salidas, horarios, organización y reparto de tareas domésticas etc., etc. Los padres se concentran en ser amigos de sus hijos, lo que sí no es malo, pero tienden a decidir todo según acuerdos y no imponen reglas y un entorno sin normas termina en el caos.

Por supuesto que hay excepciones, pero los progenitores no son "delincuentes" a los que se puede amenazar y humillar. Estamos asistiendo a una perdida total y absoluta de respeto. Cuando nacen nuestros hijos no son buenos ni malos, los niños tiranos no nacen, se hacen. La familia, la escuela, la sociedad le va enseñando a actuar de una determinada manera y creo que está haciendo falta unos referentes para templar un poco el temperamento y el carácter.

Jerarquías bien definidas, límites, responsabilidad, comunicación y desde luego sensibilidad. Es una opinión personal todavía creo que las palabras mueven y el ejemplo arrastra.

9 comentarios:

  1. Hola mi àngel.
    Creo que el punto pasa por los roles, evidentemente no se ocupan como corresponde, los padres son padres y los hijos son hijos, cada uno elegirà el modo màs adecuado para vincularse entre sì, pero la realidad es esa. Hemos visto casos de padres permisivos o competitivos cuya conducta no hace otra cosa que alimentar lo que llamo "pendejocracia" (en Argentina, pendejo le llamamos a los niños hasta la adolescencia, aunque por lo visto èsta se ha extendido).
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Hola

    me quedo con estas palabras "Jerarquías bien definidas, límites, responsabilidad, comunicación y desde luego sensibilidad", resumen tu punto y me siento identificado y pleno con este concepto.

    Te deseo un hermoso día.
    abrazote

    ResponderEliminar
  3. Cada caso tendría que ser analizado de forma particular para determinar el motivo de esta ya llamada epidemia de hijos dominantes y dictadores creados muchas veces por la falta de atención y cuidados de sus padres.
    Poner limites es necesario en muchas situaciones de la vida pero también acompañar, guiar y orientar. Un regalo no sustituye el tiempo no dedicado ni la atención y el cariño tantas veces no prodigado.
    Mirar la situación desde las dos perspectivas es una forma mejor de entenderla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué buena entrada!
    Desde aquí, te aplaudo por tocar un tema tan palpable y amenazador, muy corriente en los tiempos que nos toca vivir.
    Los padres tienen que ser PADRES Y EJERCER SUS DERECHOS COMO TALES, pero también deben dar un ejemplo que los hijos tenderán a seguir.
    Es terrible ver la falta de respeto, que gran parte de la juventud, muestra con padres y superiores, ya no sólo no se respeta a los padres, tampoco a los maestros. En mi época, esto no se veía.
    La educación debe partir desde la cuna, sin ceder, pero con comunicación y exponiendo el por qué.
    Ignoro lo que ha pasado, pero esta nueva generación se ha desmadrado, ¿Será porque sus padres trabajan y no pueden dedicar tanto tiempo a sus hijos? ¿será porque se ha relegado la educación de los hijos a maestros o cuidadores?, este tema daría mucho que hablar.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  5. ¿Sabes? es de los pocos blogs que he leido que de verdad valen la pena y da gusto leer.
    Sigue así y mucho ánimo.
    Besos desde:
    http://www.sicatorcevidasondosgatos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. es que en muchas familias los padres han perdido por completo el sentido de su rol, ahora se esta mas preocupado por consentir que por educar...

    saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Tu recuerdas eso de que cuando te pegaba el profe, tu padre te metia otra buena hostia.
    Pues ni eso, ni lo de ahora.

    ResponderEliminar


  8. Últimamente veo y escucucho comentarios en los medios audivisuales que me dejan consternada, a veces quisiera retroceder en el tiempo...

    Te deseo un intenso y placido fin de semana acunado por la armonía del descanso.

    Me he paseado por el jardín del olvido y he reunido las flores más bellas que se han abierto a la luz de la esperanza para ti...

    Un abrazo de azucenas
    Un beso de azaleas
    Esporas de amistad
    Aromas de sentimientos

    Cuidalas con esmero

    María del Carmen



    ResponderEliminar
  9. Apoyo totalmente tu pensamiento.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!