sábado, 24 de marzo de 2012

la patita de alondra...


No, no me fui de escalada, ni  subí en parapente, tampoco fui a un concurso de salsa… Simplemente parece que eso de probar lo dura que es la calle se está convirtiendo en mi deporte favorito. Hace dos semanas que rompí el quinto metatarsiano derecho. Primero me pusieron una férula hasta que bajó la inflamación, era un horrible globo violeta. Esta semana hicieron una nueva radiografía y ahora tengo una bota de yeso, menos mal que con ese zapatón azul puedo apoyar el pie, el reposo absoluto y las muletas me tenían graznando todo el día como una urraca.

Depender de otros no lo llevo muy bien, aunque sea mi costilla, afortunadamente esta pendiente para facilitarme cualquier necesidad que tenga, es un amor de enfermero. Pero ya os imagináis el problema, una alondra anda de acá para allá todo el tiempo y este pie talla 36 ayuda a sostener mi cuerpo. Estar en el banquillo mirando la jugada me ha hecho pensar una vez más que un día estamos perfectamente, aparece el resbalón o la caída, y nos vemos inmovilizados y dependientes de los demás porque los percances no sólo le ocurren a los otros…. Si, caminamos en una cuerda floja circense y sin red.

12 comentarios:

  1. ¡Ay mi niña! Con lo que duele y lo que molesta la escayola ¡Haz caso y reposa! yo tampoco valgo pero sino vas a alargar la recuperación.
    Besos enormes y sanadores querida hada madrina ;)



    PD: ¡SE BUENA!

    ResponderEliminar
  2. Espero que se le cure pronto la patita a la alondra y que este pronto con ánimos para remontar el vuelo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuánto lo siento! Pero piensa que ya te va quedando menos y que pronto estarás corriendo, esto no es permanente.
    Cuando no tengo ganas de salir a la calle, muchas veces me hago la misma reflexión ¿y si estuviera imposibilitada? seguro que me entrarían unas ganas enormes de pasear y ahora que puedo...
    Me has dado motivo para seguir pensando.
    Que conste que en París ya anduve muchos kilómetros y bajaba las escaleras del metro con una agilidad...
    Aprovecha ese cariñín de enfermero que tienes a tu lado.
    Te deseo una pronta recuperación.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  4. ¡Y nos quedan las alas!
    ¡Y nos quedan los "sentires"!
    ¡Y nos quedan las palabras!
    ¡Y nos queda esta "ventana"!
    ¡Y nos quedas TÚ!

    Desde "acá", y para "allá", mis mejores deseos de pronta, total y satisfactoria recuperación.
    Acompañados por un gran puñado de buenos besos.

    ResponderEliminar
  5. Ah!!! que feo
    Depender de otro es muy feo, aunque nos acompañen con amor uno mismo se priva de pedir por no recargar y se lo pasa mal.
    Espero que puedas prontito andar sola y por favor hacelo con las alitas desplegadas para no terminar en el suelo
    :) Besos grandes

    ResponderEliminar
  6. hola!!!
    tranquila!!! ya curare y podras emprender el vuelo nuevamente, no desesperes!!!
    saludos
    que te mejores =)

    ResponderEliminar
  7. Alondra

    Qué bonito lo escribes, que tierno pasaje. Sabes, no leí antes y de último me cargó la foto de tu pierna, ha sido un agradable sensación que percibí, espero que te recuperes pronto.

    Te acompaño en esta etapa, a mi me asaltaron y ando tb malo d la pierna jeje.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Alondra

    Espero que tu pierna mejore rápido, que cuides siempre de ti y
    principalmente de tus valiosas alas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Se buena y haz el reposo que debes, lee, escribe y deja que te mimen, para poder retomar el vuelo.

    Un beso gordo ;)

    ResponderEliminar
  10. Alondra querida
    Espero que te restablezcas muy pronto.
    Ciertamente hoy estamos bien, no sabemos qué nos espere mañana. Dios quiera que te recuperes completamente para que nos sigas deleitando con tus estupendos escritos.
    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todas/os por ese afecto que traspasa la pantalla.
    Hoy, aprovechando una tarde veraniega del brazo de mi hija y con una muleta, salí a tomar un té a una terraza cercana. Todavía duele pero el traumatólogo me dijo que podía caminar un poco, la escayola resulta muy incómoda y parezco una tortuga de lo despacito que voy; no obstante el paseo me supo a gloria, lo bueno de las ciudades pequeñas es que todos nos conocemos y enseguida se paran a preguntarte dónde metiste la pata jejejeje
    Trinos y aleteos para vosotros con todo mi cariño

    ResponderEliminar
  12. Uf, Alondra, qué mala suerte. Bueno, espero que no te traiga muchos inconvenientes.
    Eso sí, sigue escribiendo.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!