martes, 24 de enero de 2012

Aquiles Nazoa...

Caminar por mi ciudad en la niebla me está resultando agobiante, las heladas hacen crujir mis huesos, parece mentira que espere con ilusión la lluvia...

Lluvias
Han llegado las lluvias. Muchos recuerdos gratos
vienen a mi memoria cuando empieza a llover:
mis tardes en la escuela, mis primeros zapatos,
mis primeros amigos, los que no he vuelto a ver...
¿Serán ellos ahora como estos mentecatos
que en mojarse no encuentran el más leve placer
y huyendo de la lluvia, como si fueran gatos,
con las primeras gotas echaron a correr?
Yo mismo, que en mis tiempos de escolar no sabía
de contento más grande ni mayor alegría
que salir, en el cinto las alpargatas rotas,
a vadear las corrientes, chapoteando en el barro,
hoy soy un caballero que le teme al catarro...
Definitivamente somos unos idiotas.

Este poema pertenece a Aquiles Nazoa, un venezolano de corazón enorme; periodista, poeta y humorista que nació el 17 de mayo de 1920 y falleció el 25 de abril de 1976.

Y como la vida se está convirtiendo en una tragicomedia aquí les dejo un sainete...



El drama pasa en el cielo
y en los tiempos patriarcales
en que Adán era un polluelo
y el mundo estaba en pañales

Al levantarse el telón
es San Miguel quien lo sube;
llega Dios en una nube
y así empieza la cuestión

DIOS:

Hecha la Tierra y el mar,
el crepúsculo y la aurora
me parece que ya es hora
de sentarse a descansar.

SAN MIGUEL:

¿Terminásteis el Edén?

DIOS:

Hombre, claro por supuesto
y aunque peque de inmodesto
me parece que está bien.


Es sin duda lo mejor
de cuando hasta hoy he creado:
tiene aire acondicionado
y un río en Technicolor.

Y como el clima
lo favorece
todo allí crece
que es un primor;
se dan auyamas
y unas papotas
de este color.

SAN MIGUEL:

A propósito, señor
empeñado en sostener
hoy con vos una entrevista
por por aquí estuvo el nudista
que fabricasteis ayer.

DIOS:

¿Nudista? ... Debe haber
alguna equivocación;
yo ayer hice el cigarrón,
el picure y el cochino,
pero ninguno anda chino;
todos tienen pantalón.

SAN MIGUEL:

Señor, olvidais a Adán,
el animal de dos patas,
el que vive entre las matas
como si fuera Tarzán.

DIOS:

¡Ya recuerdo!...el ejemplar
que fabriqué con pantano
y a quien el nombre de humano
le di por disimular.

(risueño):

La intención que tuve yo
fue fabricar un cacharro
pero estaba malo el barro
y eso fue lo que salió.

SAN MIGUEL:

Y bien, ¿hablareis con él?

DIOS:

Llamádmelo, por favor.

SAN MIGUEL: (at the telephone)

¡Atención operador!
Conecte con el Vergel
y avísele al tercio aquel
que lo llama el Director.

OPERADOR:

Estés en tierra o en mar
deja, Adán, cuanto te ate
y acomódate en el bate
que el Viejo te quiere hablar.

ACTO II

Ahora pasa la acción
al jardín del Paraíso
donde Adán, ya sobre aviso
recibe al Viejo en cuestión.

EL VIEJO:

Adán, ¿qué quieres de mí?

ADAN:

¡Oh señor! ¿què he de querer?
¡que me consigas mujer
o que me saques de aquí!

DIOS:

¿No te gusta este lugar?

ADAN:

Tiene magníficas cosas:
las frutas son deliciosas
y el clima muy regular:

tiene animales
de los más fino:
solo cochinos
hay más de cien.

Y en cuanto a plagas
esto es muy sano;
solo hay gusanos,
chipo y jején.

Pero aunque no tenga igual
ni en belleza ni en salero
mientras viva yo soltero
le falta lo principal.

DIOS:

Entonces no hay más que hablar
si quieres una señora,
ponte de rodillas, ora
y acomoda el costillar.

Tras esta declaración
y sin conversarlo mucho
pela Dios, por un serrucho
y empieza la operación.

DIOS:

¡Hágase en un santiamén
la criatura encantadora
que va a cojer desde ahora
por el mango la sartén!


Y del costado de Adán
sale su joven esposa:
la joven pecaminosa
de quien los siglos dirán
que por estar de golosa
perdió el perro y perdió el pan.

ACTO III

Adán se casó con Eva,
y con sus pocos ahorros
se compraron dos chinchorros
y alquilaron una cueva.


Y a la siguiente semana
ya arreglados sus asuntos
salieron a darles juntos
una vuelta a la manzana.

Y fue en aquella ocasión,
fue en aquel triste minuto
cuando encontraron el fruto
que causó su perdición.

EVA:

¿Qué fruta es esa
color granate?
¿Será tomate?
¿Será mamón?

ADAN:

Ni son naranjas
ni son limones.

EVA:

¿Y pimentones?

ADAN:

¡Tampoco son!

EVA:

La mata en su ramazón
a la de almendrón imita.

ADAN:

¿Almendrón? ¡Qué va mijita!
¡Yo conozco el almendrón!

Eva se acerca al manzano,
pero al estar junto a él,
con un machete en la mano
la detiene San Miguel.

SAN MIGUEL:

Si no quereis que lejos
os boten del jardín
oid estos consejos
que os doy en buen latín,
Podéis comer caimito,
batata y quimbombó,
cambur y cariaquito,
¿pero manzana no!
Y el que haga caso omiso
de tal prohibición
saldrá del Paraiso
lo mismo que un tapón.

Se evapora San Miguel
y entonces sale una fiera
semejante a la manguera
de una bomba "Super Shell"


MANGUERA:

No le hagas caso, mujer,
si quieres comer manzanas
no te quedes con las ganas,
que nadie lo va a saber.

Y al probar Eva el sabor
del fruto que tanto ansiaba,
se volvió "pájara brava"
por no decir lo peor.

EVA:

¡Quiero joyas
y oropeles!
¡Quiero pieles
y champán!
¡Quiero viajes
por Europa!
¡Quiero sopa
de faisán!
¿Quiero un novio
que se vista!
¡No un nudista
como Adán!


Aplaude alegre el reptíl
Eva baila con un oso
y Adán está más furioso
que un loco en ferrocarril.

ACTO IV

Sale Adan junto a la fuente
jugando con una rana,
diversión intranscendente
muy propia de un inocente
que no ha comido manzana.

Y es aquí cuando Eva llega
con un traje tan conciso
que se le ve El Paraíso
por la parte de La Vega.

Eva:

Adán, ¿Por qué tan callado?
Dime amor, ¿Qué te resiente?

ADAN:

Que entre tú y esa serpiente
me tienen muy disgustado.

EVA:

¡Pero si todo es chanza!
¡Y esa culebra es tan mansa
como el caballo y la cebra...!

ADAN:

Pero para ser culebra
le has dado mucha confianza.

(llorando)

Yo soy tu burla, tu guasa,
y en cambio con la serpiente
te muestras tan complaciente
que ella es quien manda en la casa.

(filosófico)

¡Eso es lo triste y lo cruel
de la amistad con culebra
que si uno le da una hebra
se cogen todo el carrete!

EVA:

Bueno Adán, aquí hay manzana.

ADAN:

¡No quiero!

EVA:

¿Por qué, negrito?

ADAN:

¡Porque no tengo apetito
ni me da mi perra gana!

EVA:

Un pedacito, sé bueno...
Pruébala....¡Sabe a bizcocho!

ADAN:

No puedo, comí topocho
y a lo mejor me enveneno.

Furiosa, escupiendo plomo
Eva coje un arma nueva
y antes de que Adán se mueva
se la sacude en el lomo.

EVA:

¡Vamos Adán, no más plazos!
Aquí tienes dos docenas
¡Te las comes por las buenas
o te las meto a escobazos!

ADAN:

Bueno, sí voy a comer;
pero no arriesgues tu escoba,
mira que el palo es caoba
y es muy fácil de romper.

Y arrodillándose allí,
como un moderno cristiano,
coge la fruta en la mano
se la come y dice así:

ADAN:

¡Por testigo pongo a Dios
de que si comí manzana
la culpa es de esta caimana
que me puso en tres y dos!

(come llorando)

LA VOZ DEL VIEJO:

Pues transgredisteis así
mis órdenes oficiales
¡Amarrad los macundales,
y eso es saliendo de aquí !.

AUTOR:

Y así acaba el astrakán
donde en subidos colores
se le mostró a los lectores
la torta que puso Adán.


6 comentarios:

  1. jeje, muy buena la historia biblica
    En cuanto a la lluvia te cuento que cuando mi retoño era pequeña los días de lluvia le calzaba las botas y el piloto y nos ibamos a "pisar charquitos" son recuerdos maravillosos, siempre tuve claro que si le enseñaba a disfrutar de esos momentos la haría más libre y feliz
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Jajjjaa me has reír con el sainete! y es verdad, uno debería mojarse más, salir a la calle a saltar charcos, a jugar, a reírnos de los paraguas y su muro.
    Besitosssss de alitas

    ResponderEliminar


  3. Borda el pañuelo de tus sueños de mil colores
    Y en cada esquina ponle una cinta de ilusiones…

    Si se pierden los encuentras
    Si se alejan los acercas
    Si se van los atraes

    No te desveles que se enojarán
    Y si se enojan te olvidarás
    Que por un momento…
    Has sido feliz bordando un sueño.

    Un fuerte abrazo hoy desde mi tierra
    Bañada por los aromas del Cantábrico.

    María del Carmen



    ResponderEliminar
  4. El poema sobre la lluvia, primero, y después el relato de Adan y Eva me han hecho pasar un buen rato. Me he divertido mucho. Un abrazo de Franziska

    ResponderEliminar
  5. Hola Alodra

    Asimismo, jeje sin fin inicio.
    original entrada, me he entretenido en varios estados de ánimos.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Hasta que por fin llegué aquí, mi querida Alondra. Perdona mis demoras, pero se me hace muy difícil llegar a tantos, te lo digo sin ánimos de estrellato.
    No conocía LLuvia, pero me gustó, y lo que sigue me hizo pasar un momento entretenido.
    Te dejo un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!