lunes, 29 de agosto de 2011

Suvenir de vacaciones...

Cuando Mascab, de http://larebeldequenofui.blogspot.com/, querida amiga de palabras compartidas, se fue de vacaciones nos dejó un regalo que todavía no había traído al nido en el magnolio.


Sobre al asiento trasero de la moto de su chico, recorrió carreteras y sus ojos se llenaron de hermosos paisajes.

Aprovechó un alto en el camino y mientras hacía el equipaje para poner rumbo al mar, a las inmensas playas gaditanas, se asomó a la ventana para saludar a sus muchos amigos. Esta alondra le dijo que si en sus paseos por la arena encontraba “una piedra en forma de corazón” me haría mucha ilusión que le hiciera una foto y me la regalara, y hoy de nuevo compartió sus buenos deseos con todos sus seguidores. “Como símbolo del corazón humano, de todos los humanos que laten a un mismo son: LUCHAR POR LOS DERECHOS HUMANOS, LA PAZ Y EL EQUILIBRIO MUNDIAL...”



Este lugar tiene como protagonista "la piedra corazón" y le doy las gracias, ya se que los regalos no se piden pero ella no sabía que sería tan fácil complacer a una alondra.

Me gustan las piedras que el mar deja en la orilla de la playa, esas piedras pulidas, con formas y colores tan diversos. Hace tiempo, empecé a recoger las que tenían forma de corazón, no todas, sólo algunas que parecen decir: ¡llévame!

No creo en talismanes pero las piedras tienen energía, me gusta tocarlas cuando necesito fuerza y animo; esas piedras fueron talladas por la naturaleza y en nuestra vida presurosa nos olvidamos de los bienes que el planeta tierra pone a nuestra disposición y rompemos su armonía…
Decía Goethe que “Como el agua gasta lentamente la piedra, así el tiempo gasta los corazones.
Creo que el corazón no se gasta, puede latir más despacio porque el tiempo es implacable pero si nos lavamos la cara todos los días, también podemos lavar el corazón, hidratarlo, maquillarlo y hacerlo lucir hermoso.

"Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican. Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro" (Mamerto Menapace)

jueves, 25 de agosto de 2011

The Bucket List...

Traducción en España: Antes de partir
Protagonizada por: Jack Nicholson y Morgan Freeman
Dirigida por: Rob Reiner ( año 2007)

En la sobremesa, mi costilla periódico en mano me pregunta: - ¿qué película vemos?, le dije: - la de Morgan Freeman.
No conocía el argumento pero es uno de mis actores favoritos, después de unos minutos de proyección estuve a punto de cambiar de canal, no tengo nada de morbosa y sufridora ya soy bastante en carne propia, pero los fantásticos diálogos y la trama fluida e interesante me engancharon. Tiene mucho de comedia sin caer en la vulgaridad de trivializar el cáncer, pero define muy bien como el enfermo intenta capear el temporal.

El film nos presenta a dos hombres que comparten habitación y tratamiento en un hospital. Carter es mecánico con negocio propio, hijos independizados y por alguna razón su matrimonio ha caído en la monotonía. Edward, es un empresario al cual no le falta el dinero, divorciado tres veces, su único propósito en la vida es hacer más dinero del que ya tiene.

Cuando ambos logran tomar conciencia de que les queda poco de vida se plantean hacer una lista conjunta de cosas para hacer antes de morir. Edward, permite que gran parte de los sueños de Carter puedan realizarse, tiene el dinero para cumplir muchos de los objetivos incluidos en la lista; Carter, le dará otro tipo de regalos, una forma nueva de ver la vida.

En uno de sus viajes, precisamente en el momento de esta imagen, un atardecer frente a las pirámides, hablan de la felicidad y Carter le pide a Edward que antes de marcharse intente encontrarla y le cuenta una historia:

“Los antiguos egipcios tenían una bonita concepción de la muerte. Cuando sus almas llegaban a las puertas del cielo los dioses les hacían dos preguntas; de sus respuestas dependía que puedan entrar o no… ¿has encontrado la felicidad en tu vida?… ¿en tu vida has proporcionado felicidad a otros?...

¿Encontrar la felicidad?... seguramente muchos nos hacemos esta pregunta ¿dónde está?… Ellos viajaron, se rieron a carcajadas, se reconciliaron con sus seres queridos, jugaron, reconstruyeron sus vidas y como dicen en la película: murieron en paz con los ojos cerrados, pero con el corazón abierto. ¿Será esa la llave de la felicidad?...

En fin, esta alondra es lo que intenta: vivir lo más intensa y feliz que puede, analizando lo que es y no importante; disfrutando del amanecer, del sol, el mar, los árboles, la lluvia, la niebla, la luna, la nieve… para eso no necesitamos dinero, ni dar la vuelta al mundo. Escapo de las personas negativas, intento rodearme de gente que me ama, me considera, valora y a la que intento decirles lo especiales que son. No siempre se logra mantener los sentidos despiertos; además, según vas ganando tiempo te acostumbras a vivir con el enemigo y simplemente intentas buscar sentido a los días con las cosas que tienes al alcance. Por otro lado nadie sabe con certeza la fecha de su final, aunque alguien muy sesudo y especialista te lo pronostique, la fuerza de voluntad mueve montañas.

Una vez más seguramente no digo todo lo que siento, pero si siento todo lo que digo.

martes, 23 de agosto de 2011

En una burbuja de luna.

Autora:
Liliana Inés Deus

Dibujo de tapa e interiores:
Silvia Noemí Deus

Tema:
Poesía Infantil

Editorial Vinciguerra SRL
136 páginas.


Mi particular comentario…

Si viviera en Argentina, y entrara en una librería sin una idea clara de lo que quiero para regalar a un niño, estoy segura que: “En una burbuja de luna” me llamaría desde la estantería por su aspecto exterior. La portada ya nos mueve a la curiosidad para hojearlo, una vez en mi mano notaría que es un libro mimado: la calidad del papel es excelente para su fácil manejo en manos infantiles, y su colorido estimulante.

Al comenzar la lectura atrapa a la niña que sigue escondida en algún rincón de nuestro corazón, y piensas en las preguntas que hay después de cada poema… no, no sólo son un recurso educativo para padres y maestros, personalmente me permitió una confesión interior.

El lenguaje es sencillo, poemas cortos, y un tipo de letra visible que servirá para motivar y estimular la lectura; y sobre todo, lo que para esta alondra es más importante, permitirá al adulto compartir con el niño y desarrollar los pensamientos para valorar lo que nos rodea.


“En una burbuja de luna”, está escrito desde la ilusión, los miedos, las preguntas y los sueños que la curiosidad hace eternos. Contiene hermosas historias abiertas a la esperanza, donde la escritora y la ilustradora se funden y complementan.

Un libro que no conoce edades, será de quien lo haga suyo. En palabras de la autora: Cada libro es un misterio/ que la llama presuroso,/ para perderse en un cuento,/ con una historia volar/ acurrucarse en poemas/ o un paisaje imaginar…


Agradezco a mi querida Brujita que con su escoba voladora lo hizo llegar a este lado del charco. Es un tesoro que espero compartir con los nietos cuando lleguen y que mi hija valorará a la hora de trabajar con sus alumnos.
El afecto sabes que es mutuo y la dedicatoria ya hizo nido en mi corazón.



¡Noticia de última hora! se puede comprar online dejo direcciones:

http://libreriahernandez.com.ar/ficha_d ... kId=291735

http://www.tematika.com/libros/infantil ... 536669.htm

http://www.antigonalibros.com.ar/fichaL ... kId=214505

sábado, 20 de agosto de 2011

Uso mi libertad para decir...


Imagen: http://teatromagicodeluisra.blogspot.com/

¡Estoy harta de la crispación social!. La tolerancia y el respeto deben definir a un Estado. Va siendo hora de dejar ir los fantasmas de las dos Españas. No quiero que se siga alimentando la intolerancia cívica. Si tenemos que dar la imagen de país sin miedo es que lo tenemos.

Si tengo que elegir prefiero el alboroto de unos jóvenes que abarrotan calles con canciones y risas; a esos que debaten ideas; y NO a los que queman banderas y horas con el botellón.

La religión no es un elemento obligatorio en la España de hoy; unos tienen una idea hedonista y otros abrazan restricciones. Nuestras fuerzas de seguridad son ejemplares, ¿hay algún garbanzo podrido?, por supuesto, que se tomen las medidas pertinentes…

Estoy “indignada” de ver nacer héroes y villanos.

jueves, 18 de agosto de 2011

¿Vacaciones?...

Si no recuerdo mal, esta alondra desde que construyó el nido sólo un verano disfrutó de unas verdaderas vacaciones: una semana de hotel, despreocupada de lo que iba a comer, y en un lugar tranquilo pero lo suficientemente alegre para no morir de tedio.

Los pajaritos empezaron a llegar y no me gustaba ir de vacaciones a casa de nadie, aunque estos fueran los padres o los suegros porque tampoco me gustaba que invadieran la mía. La economía no alcanzaba para alquilar apartamento en la playa, y sinceramente tampoco me apetecía, simplemente era cambiar el lugar pero con la misma rutina de organizar el nido.

En mi ciudad tenemos un hermoso río con playa fluvial y piscina; preparaba la tortilla de patatas, un táper con fruta, los quesitos del caserío y a cada pajarito su mochila; ellos iban añadiendo: raqueta, balón, cubo, pala, red para pescar; y a las 11:30 ya estábamos en la calzada que en 10 minutos de caminata nos dejaba en el puente.

Hasta las ocho de la tarde que subíamos al autobús para regresar a casa había tiempo para todo, y los pajaritos venían tan cansados que pocas veces protestaban por ir a la cama, al día siguiente se repetiría la excursión, y si el tiempo no ayudaba podían bajar a la calle con la bici, a romper los deportivos y las rodillas con el balón o comer pipas sentados en el banco de la placita, a los niños les sobra imaginación aunque no haga sol.

Ahora, con los hijos ya independizados pensé que podría hacer algún viajecito de esos que vas posponiendo porque siempre hay un gasto inesperado y tener vacaciones, pero son ellos los que se presentan en casa a pasar las suyas… El salón y la cocina sufre de superpoblación; los baños están siempre ocupados; la nevera se vacía como si tuviera un hueco sin fondo, y da igual el esfuerzo que haga, el desorden empieza en el hall y se vuelve a discutir por el mando del televisor.

De acuerdo, soy una madre muy rara prefiero que me echen un poco de menos que de más, adoro a mis hijos pero confieso que más de una semana en la pensión alondra me agotan… ¡Ay!, me volví egoísta, a pesar de disfrutar con su compañía necesito mi espacio, y cada día tengo más claro que todos nuestros amores podrían llegar a ser “ex” pero nunca podré ser una “ex-madre”.

jueves, 11 de agosto de 2011

Recordando dos libros...

Robert James Waller, es fotógrafo, ex profesor de universidad, empezó su carrera literaria en 1992 con la publicación de Los puentes de Madison County, novela que se mantuvo durante casi 150 semanas en la lista de bestellers del New York Times. Robert J.Waller es claro: "a los que no leyeron o vieron esta película, Los caminos del recuerdo poco les dirá, no será entendido".

La mayoría de los que lean este escrito seguramente vieron la película del primer libro, en ella, vives a través de imágenes; en el libro razonas mucho más lo que ambos sentían: su ilusión, sus dudas…

Creo que el título es como un simbolismo con el cual representa el autor un concepto: “el puente”, ¿cruzar a los sueños o quedarte sin vivirlos?
La historia no deja de ser la de una infidelidad. Mi visión como mujer me hace entender a Francesca, la protagonista; se debate en un mar de dudas, entre elegir un sentimiento nuevo o ser fiel a un sistema de valores y creencias inculcados desde niña.
Ella no debe, pero lo desea...
El es un hombre libre: la ama, pero no la puede tener...
– “No quiero necesitarte… porque no puedo tenerte” … (esa frase habla por si sola)

Indudablemente es una reflexión, profunda, afortunada y emocionante sobre el sentido de la vida, sobre el amor, sobre la libertad, sobre la lealtad y la traición; sobre el deber y sobre el concepto del bien y el mal.

Al leer cada una de sus páginas lo correcto e incorrecto se diluye, la vida a veces pone en el camino un amor, pero ya hemos tomado otra ruta y debemos continuarla para no herir a nuestros seres queridos y es que la ilusión surge sin buscarla, llega, simplemente así de fácil: "llega", también a las personas de mediana edad, eso es lo que nos hace identificarnos de una manera especial porque estamos acostumbrados a que las historias de amor les ocurran a los jóvenes.

Quizás también por esa razón de que algunos tenemos vivencias adquiridas no vemos esa situación imperdonable, la vemos como algo hermoso como un sentimiento que nos hace cambiar los esquemas, y no juzgar la vida que siempre está llena de matices; no todo es blanco o negro.

El final del libro incluso creo que es muy coherente y muy de mujer: la responsabilidad por encima de la locura pasional.

Los protagonistas viviendo esos instantes te hace sentir como si abrieras la ventana a un soplo de aire fresco y sólo por ello ya valdría la pena existir. Lees el libro y piensas lo importante que es vivir esos momentos que la vida te brinda, sensaciones que no volverán a repetirse, las oportunidades por lo general pasan una vez y no hay peor nostalgia que añorar lo que no sucedió.



Haz girar nuevamente el enorme lazo
tal vez no tan alto ni tan rudo
como una vez lo hiciste
pero todavía
con ese silbido
y la presencia
del círculo
sobre ti y el sol cayendo a través de la lazada,
las sombras en la hierba
donde la gran cuerda de vueltas
mientras todo se dirige
hacia lo último
hacia otro tiempo…


Sinceramente hubiera preferido no leerlo... no desilusiona, incluso nos permite conocer un poco mejor el personaje de Robert Kincaid, en el Time Magazine dicen de este libro que el viaje vale la pena. Indudablemente es un reencuentro consigo mismo, una forma de hacer balance de la vida, pero el agua que pasa debajo del puente ya no es la misma, aunque también a veces buscando algo encuentras otra cosa que no sabías que existía y como en el caso de Robert le dio la ilusión y sentido a una vida de soledad y vacío. Simplemente a veces sólo hace falta un empujoncito para empezar a caminar de nuevo y podemos encontrar alegrías inesperadas…

( Extracto del libro) "-Sabes, perro, me estoy cansando un poco de toda esta penumbra y esta condena en la que me he estado revolcando… arrastrándome por aquí mirando los archivos y las cosas que solía ser y hacer. Renegando de la barbarie de la vejez… La realidad es una cosa pero cercenar los sueños es la puerta vecina a la muerte lenta."

Robert Kincaid a los sesenta y ocho años tiene recuerdos, recuerdos de su vida nómada, un gran archivo de fotografías en las que intentó reflejar su mejor luz y captar sentimientos; un perro llamado Camino y el “recuerdo” de Francesca Jonson…

Cientos de veces observó su imagen en las fotografías, pero sobre todo una sonriente, apoyada en el poste de una cerca en Iowa; esa era su favorita, porque todavía a pesar del tiempo sentía el contacto de su piel y recorría su cuerpo desnudo; arqueado, dando, y ansiando placer… Debieron elegir y ella hizo lo que correspondía de acuerdo a su conciencia y se quedó con su familia.

Las imágenes del pasado o quizás la necesidad de ponerse en movimiento impulsan a Robert al camino de nuevo, detrás de algo indefinido, algo que vuelva a dar sentido a sus días. Apenas una mochila en la camioneta y en compañía de su perro inicia un largo viaje.

Francesca, por su parte, también está sola; se ha quedado viuda y pasea a menudo hasta el puente Roseman para revivir los días y las noches que pasó con Robert.

En fin, creo que fue Borges quien dijo que “Solo una cosa no hay. Es el olvido”. Efectivamente con los años te das cuenta que el fuego puede languidecer pero nunca desaparece del todo. Muchas veces un inquietante recuerdo trae un sabor nuevo ¿verdad? Los recuerdos felices se van idealizando con el tiempo de tal forma que a veces te preguntas si ocurrieron de ese modo en realidad.

El autor tiene una prosa sencilla, transmite y conecta con las historias y los personajes, sientes como se enfrentan a sentimientos que todos hemos vivido alguna vez; el amor, la esperanza, la desilusión.

Como epílogo me quedo con estas frases del libro: -“ Las cosas suceden sin razón ni ritmo alguno. Ir en contra del destino es como censurar el humo de la leña o el mismo viento; uno estará arrepentido para toda la vida. Al final, no queda nada excepto cargar con aquello que te tocó en suerte y seguir adelante… Yo soy sólo un viajero más en la gran ruta. Mi vida no es más que lo que yo he hecho de ella… Cuando muera, quiero que el suelo quede barrido detrás de mi, que todas las huellas queden borradas, que no quede nada… Le sonrió con una sonrisa tierna y cálida, del modo en que sonríe un padre que le dice adiós a un hijo a quien no ha visto por largo tiempo y con quien no ha pasado la suficiente cantidad de horas…”

sábado, 6 de agosto de 2011

Hagamos aeróbic mental...

Hoy es noche de canciones, y como a todos nos viene bien un poquito de esperanza creo que les gustará este directo.





http://youtu.be/jJeeHy6rXn0