lunes, 28 de febrero de 2011

Espacio abierto a ... laMar

Ella es sustantivo femenino y en su corazón, abundan los sentimientos encontrados en lucha para llegar serena a la playa del día a día…
Aprende a luchar luchando; a pelear, peleando, y a ser valiente desarrollando el valor enfrentando el miedo.
Dice que soy su hada madrina pero no necesita de varitas mágicas, su dulzura traspasa la pantalla. http://elinteriorsecreto.blogspot.com/

Mar
Parece, mar, que luchas
-¡oh desorden sin fin, hierro incesante!-
por encontrarte o porque yo te encuentre.
¡Qué inmenso demostrarte,
en tu desnudez sola
-sin compañera... o sin compañero
según te diga el mar o la mar-, creando
el espectáculo completo
de nuestro mundo de hoy!
Estás, como en un parto,
dándote a luz -¡con qué fatiga!-
a ti mismo, ¡mar único!,
a ti mismo, a ti sólo y en tu misma
y sola plenitud de plenitudes,
... ¡por encontrarte o porque yo te encuentre!
(Juan Ramón Jiménez)





Hay, pero no (01 agosto 2010)

Hay sentimientos que gritan para hacerse entender, que se expresan pero no son escuchados y, al final, se quedan guardados y duelen. Intentan salir pero se internan en un laberinto de emociones, llegan al estomago provocando angustia, se escapan, llegan a la garganta y se vuelven pánico antes de regresar de nuevo al corazón y romperse.

Hay brazos cansados de estar abiertos pero vacíos esperando a quienes ansían acoger entre ellos y abrazarles y, ante la ausencia, continúan así, abiertos y esperando a pesar del dolor.
Hay besos no besados, labios que buscan y no encuentran, besos tan hermosos que no pueden perderse en el aire porque tienen dueño y destino.

Hay palabras pronunciadas hasta, casi, la saciedad pero no escuchadas. Sinceras porque salen del corazón, necesarias porque hablan de amor y cariño, ignoradas por quien solo las oyó y no entendió.
Hay sonrisas que se vuelven máscara y quieren esconder el dolor, proteger lo que se siente, aparentar lo que no hay, y son sinceras pero no alegres. (laMar)

sábado, 26 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Marita


Cuando abres su ventana te encuentras con una mirada dulce y relajada, de persona que transmite alegría, y desde que la leo, os puedo asegurar, que sus palabras son generosas y amables, incluso para decirte que no piensa igual que tú.

Desde el primer momento que te sientas a su lado en el puerto http://contandocuentos68.blogspot.com/ te encuentras con historias rosas que también viven en lo profundo del corazón de las mujeres de hoy: independientes, trabajadoras; esas que no esperan a que llegue el príncipe azul a resolverles la vida pero sueñan con un complemento directo.

El amor cambia, pero no muere, no tiene edad, y Marita, una gran contadora de cuentos, nos va regalando por capítulos historias de amor y desamor; tengo la sensación que es de esas mujeres que piensan que nunca un problema ha vencido la esperanza…

Debo decir que mi presentación es el resultado de las lecturas de su blog. El escrito que ella me regala para este espacio, y el personaje de María, es sólo ficción, al menos nada tiene que ver con la realidad de esta alondra, aunque por azar, en sus palabras utilice la frase de: volar sin alas.


Imagen elegida por la autora.


EL PASADO Y LOS SUEÑOS

María caminaba por el parque después de una jornada rutinaria de trabajo. Otra vez se le pasó el día y no había ocurrido nada de lo que imaginaba, ningún sueño cumplido, ninguna motivación especial, otro día más para olvidar, otro día más para sumar y uno menos que le quedaba para ver su sueño cumplido.

Sueños mezclados con realidades que se niegan, realidades que se esfuman mezcladas con demonios internos de un pasado que tampoco era su pasado.
Desde pequeña parecía que nadie notaba su presencia, nadie imaginaba que aquella niña que ahora era toda una mujer absorbía tanto del dolor ajeno, con aquellos ojos verdes, limpios, confiados y entregados al amor, un amor que se le negó, por más que lo había intentado de todas maneras.

Siempre una sonrisa adornaba su cara pero sus ojos destilaban una melancolía que nunca la abandonaba y así fue creciendo como pasando por la vida sin hacer ruido, volcada alrededor de su familia, y del peso materno, una madre egoísta que transmitía a la perfección sus neuras, una relación de amor-odio que sin duda le marcaba la existencia.

Adolescente, bonita, tímida y amigable, conoció a alguien "especial", alguien que vio en ella una mujer llena de sensibilidad, dulce y cariñosa, podría haber sido algo bonito, lo intentaron y consiguieron tumbar al destino que los alejaba.

Ella trataba de refugiarse cada vez más en ese amor que le abría las puertas y le ponía alas para volar lejos aunque se sentía terriblemente amarrada. Esperanzada soñaba con el día en el que se sintiera libre, realmente libre.

Pero la realidad corrosiva a la que se quería enfrentar, al final, convirtió el amor verdadero en un manojo de vivencias oxidadas donde ya no se veía luz alguna. No era consciente que el camino ya era otro, que la senda se volvió ácida y aburrida y no bastaba con la ganas, con el “querer es poder”.

Sabía que sola no podía, que necesitaba la ayuda de ese amor, aunque temía que ese amor no pudiera o no quisiera luchar tanto, como así fue, que además tenía que seguir buscándose a sí misma, hasta quizás, alejarse de esa realidad oscura que la rodeaba, porque la verdad solamente estaba en ella, la existencia dependía de ella, de rectificar errores, de aceptar determinadas cosas y luchar contra otras, de perdonar sabiendo que nadie es perfecto, de derrotar a la tristeza que llevaba enquistada en su alma, de salir de ese círculo cerrado del que no encontraba la forma de evadirse.

Y seguía soñando, porque era lo único que le quedaba, lo que la hacía volar sin alas y le daba la libertad que tanto deseaba, soñaba con perder ese pasado que la encadenaba, esperando que algún día, otro ser especial, la cogiera de la mano y le dijera ven a volar conmigo
. (Marita)

viernes, 25 de febrero de 2011

El cartero de Neruda...

Este libro en su momento me dejó una sensación dulce y triste a la vez, últimamente volví a releerlo, no pesa mucho para llevar en el bolso e hizo gratas las esperas…
Busqué un resumen que hice la primera vez de su lectura, y sinceramente no voy a cambiar nada.


No hay peor droga que las palabras…Son un cheque sin fondo…

El autor, Antonio Skármeta, en 140 páginas te introduce en una historia sencilla de la vida, pero con la belleza poética de Neruda.

Juega con la hipótesis de que Neruda, en Isla Negra, conoce a un muchacho, Mario, un simple cartero. En sus viajes diarios Mario empieza a sentir una extraña curiosidad por el poeta e incluso con el primer sueldo se compra uno de sus libros y no se atreve a pedir una dedicatoria.

Con paciencia y perseverando, Mario consigue que el poeta le preste un poco de atención, y de esta forma las dos historias: la del poeta y la del chico se van entremezclando de una manera encantadora. Nace una entrañable amistad y sus vidas van a tener un lazo invisible de afecto.

El amor de Mario y Beatriz es el descubrimiento para los dos jóvenes de que las palabras son el mejor medio para llegar al corazón. La pasión de la pareja nos la descubre Skármeta con un erotismo increíble, en un lenguaje cautivador.

La ternura y la espontaneidad de los personajes me hizo soltar unas cuantas carcajadas. A la vez que descubres el ambiente político del Chile de Allende; los modos de vida de los habitantes de la isla negra. Sentí, los duros momentos de la tristeza de Pablo Neruda por una sociedad que caía bajo el yugo militar de Pinochet.

El final no lo esperaba y lo temía... pero hizo más creíble la historia.

_¿Como se lo explicara? Cuando usted decía el poema, las palabras iban de acá pa’llá.
_¡Como el mar, pues!
_Si, pues, se movían igual que el mar.
_Eso es el ritmo.
_Y me sentí raro, porque con tanto movimiento me marié.
_Te mareaste.
_¡Claro! Yo iba como un barco temblando en sus palabras.
Los párpados del poeta se despegaron lentamente.
_"Como barco temblando en mis palabras"
_¡Claro!
_¿Sabes lo que has hecho, Mario?
_¿Que?
_Una metáfora.
(Diálogo copiado del libro)

jueves, 24 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Mascab


Hace poco tiempo que coincidimos en la ventana, ambas pertenecemos a la misma década, y el nombre de su blog http://larebeldequenofui.blogspot.com/ me llamó la atención, y es que fuimos producto de una época donde se cumplían las normas establecidas y las órdenes, fuimos pájaros enjaulados por el control ejercido por los padres y la sociedad; incluso después seguimos prisioneras de los principios inculcados, y poco a poco, luchando contra nosotras mismas, desafiando la normalidad, empezamos a pensar y creer que la cosas que pensábamos o creíamos malas, no lo eran tanto…
Siempre hay un momento para negarnos a la resignación, a seguir siendo ovejas, a vivir infelices, a dejar que la vida lo viva a uno.
Igual que la canción de Serrat esta mujer no necesita bañarse cada noche en agua bendita, ella suena auténtica como el pan y la tierra.

UN DIARIO

Escribía desde siempre. Toda su vida había ido rellenando páginas en cualquier block que en su mano caía en el momento en que la necesidad de plasmar sentimientos y emociones nacía.

Recuerda que con diez años, a instancia de su abuelo, comenzó a escribir sus “cositas” de cada día en un cuaderno de una línea que el abuelo le había entregado.
En la portada, la persona adulta había rotulado con letras enlazadas, coloreadas en ocres un “Diario”, que a ella le recordaba otro libro gordo que su abuelo manejaba y en cuya portada se leía “Dietario”. Pero el abuelo le explicó que sin ser muy diferentes –porque ambos cuadernos habrían de recoger un día a día-, En el primero ella debería anotar las cosas más importantes o que más le habían impactado de cada día. Mientras que en el segundo él, anotaba la contabilidad doméstica de la familia…

Aquél regalo, como todos los recibidos por su abuelo, dejó una profunda huella en su corazón…

…Y escribió. Terminó con la última hoja de aquél cuaderno el día en el que anotó la despedida definitiva de aquella persona entrañable… Después, la rabia y el sufrimiento nubló su mente, el enfado consiguió que rompiera en pedacitos aquel librito y que lo tirara a la basura en represalia a lo abandonada que sentía en ésos días…

Su vida fue pasando…en sexto curso, llegó un profesor nuevo al colegio para impartir las asignaturas de Literatura Universal e Inglés. El profesor, observó que algunas veces, durante el recreo, la niña que ella era en esos días, se quedaba en el aula para adelantar la tarea que en casa no podría hacer. Esto hizo que ambos crearan una relación de afecto profesor-alumna. Para él, debió ser una pequeña compensación al esfuerzo en su carrera, para la niña fue mucho más importante. La recuperación del guía que perdió con la marcha del abuelo.

Aquél profesor la animó a escribir premiando sus redacciones con el análisis de los sentimientos y emociones que despertaban en los compañeros de aula y, utilizando sus escritos para que los alumnos los etiquetaran dentro de un género motivándoles a leer y escribir como ella lo hacía.

Pasaron tres años. Su madre decidió que ya había cumplido la edad para trabajar y que era el momento de dejar el colegio…

Ella comenzó a trabajar, pero nunca olvidó a su abuelo, ni al profesor que le había sustituido durante un tiempo y que tanto había hablado con su madre sobre la equivocación que cometía al dar por concluidos sus estudios…

Por ello nunca dejó de estudiar mientras trabajaba…poco a poco, pasito a pasito, sin un guía adulto que le dijera por aquí no, mejor por este otro lado. Ella buscó su camino sola, sin ayuda. A veces, se perdía por frondosas sendas hasta que de nuevo volvía a la seguridad del camino correcto.

Nunca dejó de escribir cuando así lo necesitaba, en cualquier folio, no importaba seguir un cuaderno de ruta, lo importante era hacer el camino y reflejar alguna vez, una emoción en cualquier papel…

A los 18 años, los amigos le regalaron un librito con pastas de cuero y un candado. En la portada decía “TOP SECRET”. Se lo ofrecieron con cariño, porque sabían que ella necesitaba escribir todas aquellas emociones que alguna vez, les había dejado leer.

De nuevo se encontró con un tercer diario. El segundo fue un simple cuaderno que guardaba escondido en su armario y que destruyó una vez más, al darse cuenta de que su madre a escondidas lo leía.

En aquél último libro, fue plasmando los sentimientos durante una parte importante en su vida, llena de descubrimientos como el amor, la política, la profesionalidad… También creció, aprendió y escribió sobre valores como la Solidaridad, la Tolerancia, el Respeto. Aprendió y escribió que cuando se quiere conservar a un amigo había que tratarlo como a una planta delicada, mimar, regar, abonar y cambiar de lugar cuando fuera necesario para obtener los frutos que aquella planta-amistad, le pudieran dar…

De igual manera que aún conserva el amor que plasmó en aquel cuaderno y algunas de las amistades que en él reflejó, sigue atesorando este último libro, colmado de hojas con palabras escritas, como homenaje a los anteriores que en momentos de rabia destruyó y a todas aquellas emociones aisladas, plasmadas en cualquier cuaderno ya olvidado o perdido en el transcurrir del tiempo.

No volvió a tener un cuaderno, o un diario fijo. Siguió plasmando emociones, a veces en formato de Word, archivadas en su ordenador personal. Otras en su agenda/cuaderno laboral, compañera fiel, siempre en el bolso… y, desde hace cuatro meses en un blog, que ofrece como espacio personal a todos aquellos que deseen seguir y comentar…
Mascab

miércoles, 23 de febrero de 2011

En las sombras de la noche...

Hago un alto en el camino en el espacio “abierto a…” mañana retomaré esa etiqueta que está resultando muy gratificante.


Hace dos semanas estrené el nuevo hospital, si, ya lo sé, mejor hubiera sido estrenar un Auditorio, pero no queda otra, en algún momento del camino todos tenemos que pasar por el vientre de la ballena.

Entrar por las puertas giratorias y verte en semejante hall: alto, ancho, luminoso, tal parece que estás en el futuro, mi primer pensamiento fue el recuerdo de los dibujos animados que veía de niña: “los supersónicos”, esta alondra buscó con la mirada a ver si había alguna cinta transportadora donde colocarme y que me llevara por los largos pasillos. Reconozco que a pesar de las informaciones de los celadores y el plano que acompañaba mi cita, ese primer día me perdí.

Una vez pasada la consulta y como ayer debía hacer pruebas diferentes decidí que de perdidos al río e hice una visita a los futuros lugares a visitar, la hematóloga que tengo asignada no es santo de mi devoción y a las ocho de la mañana, en ayunas y con los nervios consabidos mejor prevenir.

Una cosa que ni yo misma entiendo es que siendo mujer y defensora de nuestros derechos, ahora que la medicina se feminiza ya que tres de cada cuatro médicos son mujeres, mi relación como paciente no haya sido gratificante con esta doctora, quizás dejó el listón muy alto el que diagnosticó mi enfermedad, fue un auténtico ángel de la guarda, pero mira que ya va hacer dos años y no hay empatía entre nosotras. Tiene fama de ser una buenísima profesional pero yo me siento la mujer invisible cuando entro a su consulta, y no voy a decir nada de sus manos porque hoy tengo el esternón como si me pateara un caballo.

Siempre voy sola, no quiero que nadie me acompañe, mientras pueda necesito sentirme independiente, necesito no sentir que robo el tiempo de otros, aunque esos otros sean los míos… Ayer si pedí compañía, y es que cuando toca aspirado de médula tengo que reconocer que cada día me vuelvo más vulnerable.

Dicen que cáncer no significa muerte, muchos pueden ser tratados y algunos curados, dependiendo del tipo, la localización y la etapa o estado en el que se encuentre. En una palabra ha aumentado la supervivencia y de eso quiero hablar hoy…

Con los años, ya van seis, el sentido de sobrevivir se impone, asumes el problema y como no te gusta que te compadezcan, plantas cara a las dificultades. Es una lucha dura, en mi caso el Glivec y ahora el Dasatinib, modernos descubrimientos farmacéuticos me brindaron la oportunidad, pero hay que tener una gran fortaleza de espíritu para soportarlos, son como un vino carísimo y no por ello deja de producir resaca.

A veces me siento una privilegiada, una de las mejores cosas que tiene este bendito país es la Seguridad Social, ¡cuatro mil euros al mes una caja de pastillas!, si tuviera que pagar ya estaría criando malvas, y aquí sigo, subida a la rueda de los ratones de laboratorio para esas empresas farmacéuticas que no soltarán la patente hasta que puedan vender otro producto más milagroso.

Ayer fue uno de esos días que me sentí harta de mostrar una sonrisa y decir que todo está bien… Si, ya sé que siempre vuelve a salir el sol, sólo que tú o yo que estás pasando por lo mismo o parecido debemos quitar las nubes a manotazos, y a veces nos cansamos de ser heroínas de la sonrisa.

Soy una mujer de carácter, luchadora y de gran fortaleza, pero reconozco sentirme como una veleta, girando según el viento… Ya pasé todas las fases de la enfermedad: la hecatombe, la negación, el enfado con la vida, incluso construí cimientos nuevos para esta casa de madera donde intento seguir manteniendo el control de mi vida, pero no es fácil pelear con el cansancio continuo, con el dolor e intentando que tu enfermedad afecte lo menos posible a los que amas.

Hoy amaneció y se vuelve a comenzar...

lunes, 21 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Kelevra

Para mi es Joseluinik, un chico joven emocionalmente maduro, que acepta las críticas con buen humor y siempre te ofrece una respuesta.
Desde mi nido en el magnolio lo veo como a un halcón peregrino atrapado en la ciudad deseando migrar a la orilla del mar. Tiene mucho de arqueólogo, estudia sistemáticamente los restos de sentimientos desaparecidos en el tiempo, y los procesa en su laboratorio mental, necesita retar continuamente su inteligencia, reservado pero muy perceptivo, va trazando metas despacito…
Sus palabras salen a borbotones y se quedan en una caligrafía de jeroglífico en el bolsillo de su pantalón, cuando llega el momento, a la luz de una pantalla, las reflejará y dejará volar por el laberinto de la tela de araña.
En un pequeño escondite de su corazón conserva un candil encendido a la esperanza. Esta alondra siempre persuasiva le cuenta que, en la vida y el amor nunca podemos imaginar cual será el próximo paso, es algo que no se puede planear tal y como deseamos, pero mi querido halcón sigue observando desde las alturas y no le gusta, si puede, dejar nada al azar.

Imágen elegida por él.

Tras el cristal.

La primera vez que empuñé un lapicero fue para traficar moscas por serrín, pesadillas por sueños de pijamas y edredones. Ahora la inercia me lleva, me dejo llevar, soy como esa hoja sobre el río que disfruta en los rápidos y en la tranquilidad de un estanque se cuestiona si acercarse a la orilla y dejarse encallar, o esperar a que aparezca un tornado. Tal vez la respuesta esté en los bucles, los laberintos y las espirales.
No lo niego, no lo oculto y me reafirmo: no creo en internet y en sus relaciones, no creo en los cumplidos ni en las frases por decir. Hace bien poco el destino me apoyó con eso que llaman inescrutables caminos. Todo me resulta demasiado falso, demasiado egoísta, demasiado sencillo y automático… demasiado cómodo, demasiado cobarde. Demasiado sencillo soñar, imaginar, creerse, mentirse y dejarse llevar entre las nubes y lo idealizado sin quitarse las zapatillas de andar por casa, protegidos tras el cristal. Sin embargo aquí sigo, persiguiendo aquello que llaman imposible, apostando por el rojo en una ruleta monocolor.
Escribo para no callar, pero me callo. Grito para no enloquecer, pero hace tiempo que dejé de estar cuerdo, y sueño para no despertar, porque el decorado se lo comieron las termitas. Me molesta sobremanera que los miedos siempre se salgan con la suya, que lo seguro venza al valor, que lo complicado se aparque por lo sencillo y que esta vida en la que abrazados a cualquier ñoña canción fingimos perseguir un sueño, en el momento de enfrentados a él, lo neguemos huyendo por la salida de emergencia más cercana.
Tal vez sea eso lo que llaman vivir, o tal vez simplemente en eso es en lo que nos hemos convertido. Quién sabe.


http://entrelunasyalquitran.blogspot.com/

domingo, 20 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Sibaris


En mayo de 2006 conocí a Sibaris, era sólo un Nick que se cruzó con esta alondra, aprendiz de dama negra, en un tablero abierto de ajedrez... Ella, era maestra en el duelo de palabras y en aquel juego fuimos buenas adversarias.

En su mesa no faltaban las violetas, por aquel entonces soñaba conducir un Lamborghini Muerciélago, lucia vestido rojo con escote generoso para ver Turandot de Puccine, y decía dormir con pijama de seda admirando una acuarela del Glaciar Perito Moreno; su personalidad brillaba arrolladora.

Hoy, es mi amiga Lucía, cómplices de travesuras, dos diseñadoras de castillos en el aire a las que sólo falta conocerse personalmente, el afecto es una realidad y sigo admirando su capacidad de trabajo buscando siempre retos nuevos.

http://losdemoniosdesibaris.blogspot.com/

http://plancfk.blogspot.com/


Os dejo dos direcciones, las puertas las encontrareis abiertas porque es una magnífica anfitriona.



Cóctel de megabytes

No necesariamente se nace con "luz propia", creo que ese es un privilegio de unos pocos, pero si, estoy convencida de ello, que podemos "iluminarnos" a travès del crecimiento, del conocimiento, de nuestras propias inquietudes, de las experiencias, de las personas, de lo lindo, de lo feo, de lo bueno, lo malo, del dìa a dìa....., de la vida misma. La vida es un constante aprendizaje de permanente capitalizaciòn, entonces què es lo que nos hace diferente? Pues sencillamente todo aquello que sepamos capturar.

Hace aproximadamente unos diez años atràs llega internet a nuestro país, (Argentina) con muchas expectativas, con miedos y una serie de emociones que genera todo lo desconocido. En aquel momento la navegaciòn era muy rudimentaria y el material escaso, apenas existían chats desorganizados, en los cuales todos los participantes eran completamente anònimos, nadie mantenía su nick, por lo que quizà nunca màs te encontrarías con "ese nick".

Con el paso del tiempo el mundo virtual fue creciendo a pasos agigantados, los sitios se fueron organizando, se crearon comunidades de todo tipo; todo ello sumado al crecimiento tecnológico, pues hoy tenemos el enorme placer de vernos y oìrnos por este maravilloso medio, con esto quiero decir que si a los comienzos fuimos anònimos, hoy al pertenecer a tal o cual comunidad y utilizando todas las herramientas que estàn a nuestro alcance, ya no lo somos. Detrás de cada pantalla hay un ser humano, que siente, piensa y se manifiesta.

En mi caso personal, me manejo en la virtualidad como en la realidad, no podrìa hacerlo de otra manera, la confiabilidad y el respeto que me he ganado aquì es tanto o igual que al de mi vida real. Por este motivo creo que me resultarìa màs que difìcil, faltar a la confianza de quienes aquì me rodean, creo ademàs que es una simple cuestiòn de principios.

No es tarea fàcil interpretar un mensaje escrito, partiendo de la base que no somos escritores profesionales, y aùn asì a veces nos cuesta interpretar lo que el autor quiso decir...

Mucho depende de nuestro estado de ànimo en el momento en que se enviò el mensaje, o lo que pueda haber provocado el mensaje anterior y asì un sin fin de motivos. El uso de emoticons es una buena herramienta que sirve para poner paños frìos a una escritura que pueda sonar un tanto dura, o muy crìtica, porque en definitiva lo que vemos son letras escritas que nos muestra la pantalla, no escuchamos la voz con sus distintas inflexiones, ni siquiera vemos expresiones gestuales…

(Pensamientos de Sibaris, publicados en el Refugio)

viernes, 18 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Erika


Tenemos en común el signo zodiacal, pero seguramente ella al igual que yo no se siente reflejada en la total definición de cómo somos, quizás en una cosa acierta: intentamos ser felices llevando una vida solitaria o social.

Desde que nuestras palabras coincidieron, abrir su ventana en http://ysigopensando.blogspot.com/ hace que el dolor físico y emocional se aligere por la sonrisa, esa que limpia las telarañas del corazón porque al leerla un rayo de sol entra en mi ventana.

Erika llega con la fuerza de las cosas simples y cotidianas, hace que las emociones primarias que cuenta en prosa se conviertan en poesía, nos muestra un mundo cálido y sencillo siempre desde al amor y el buen humor.


Bienvenidos a mi vida

Mi hija…
Cuando quiere, es dulce como el algodón de azúcar.


Lunes, 08:00 horas.

Entré en la habitación, ya era hora de llamarla... sino no llegaríamos a tiempo al cole, estaba oscuro y levanté un poco las persianas, lo suficiente para verla, y allí estaba... dormida, con ese rostro angelical como solo los niños tienen cuando duermen, con ese rubor que la hace parecer tan inocente, tan vulnerable...

Me daban ganas de acercarme y darle un dulce beso de "buenos días", no me pude resistir, el contacto con la piel de su mejilla tan calentita fue acogedor, tierno, amoroso, no se explicarlo... ¿será felicidad en estado puro...?, sus mofletes se encogieron al contacto, sus ojos parpadearon dormidos hasta que se abrieron y se centraron en mi, después sus labios se estiraron en una auténtica sonrisa, donde le falta ese diente que hace poco le cayó y la hace parecer tan divertida

- ¡Buenos días..! cariño - le dije
- ¡Buenos días..! mamá - me contestó.


La armonía duró hasta que llegó el desayuno, ahí se acabó ese momento místico, con el sueño todavía encima y embobada con los dibujos de la tele, el vaso de leche se tumbó y encima del pijama se cayó. (Erika)

jueves, 17 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Carlos


El 15 de Julio del año 2.009 encontré en la red a CharlyChip a través de un escrito que decía: “En el eterno presente siempre tengo en más valor el amor y el conocimiento. Me gustan los ordenadores, aprender y enseñar”.

Es un hombre que piensa que la suma nos hace más grandes, y siempre está en una continua búsqueda de enfoques que le motiven y motiven a otros a una actividad colectiva, su ilusión sería una prensa libre donde los ciudadanos del mundo se unieran a través de la red, compartiendo espacio y contenido; el único control y censura sería simplemente el respeto, dialogar sin imponer. Espero que un día encuentre esa utopía por la que sigue ilusionado.

Para esta alondra fue un excelente profesor y amigo de palabras en el mundo bloguero, Carlos me tendió la mano aclarando dudas, y desenredando el ovillo de cables.

Hoy, como siempre, tiene muchas páginas en la red, aquí os abro una puerta, http://numeroinverosimil.blogspot.com/ , desde ahí, sólo tenéis que seguir las miguitas de pan…

Bit&Chip

Red de redes de silencios clamorosos, de silenciosas algarabías sin fin.
Cielo e infierno inconexos en confuso esplendor entrelazado y delirante.

Por ella vuelo cual ave ligera entre continentes, sobre cálidas corrientes de bits,
cargando sobre mis lomos, tus lomos, tus propios y mis propios cielos e infiernos.

Recogiendo vientos, sembrando tempestades..., alcanzando calmas.
Lloro lágrimas ajenas mientras siembro las propias en mi sudario de lino blanco.

La nívea claridad de tus cumbres, la profundidad de tus simas me asustan,
con la inmensidad de su vacío conmueven las fibras insustanciales de mi alma muerta.
(CharlyChip)

martes, 15 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Malena

A esta amiga de palabras compartidas ya la conocéis, es la autora del libro que comenté hace unos días “El Viejo Roble”.
Hoy, comparto con vosotros su regalo, y os invito a conocer su nuevo espacio http://nacidaenafrica.blogspot.com/ allí comprobareis la calidez que transmite en sus escritos.
Malena deja escapar las emociones en una búsqueda de los valores esenciales del ser humano.



Viento del Fuji

Las noches son breves
¿Cuántos días más
aún por vivir?

ShiKi Masaoka 1867- 1902





Se marchó y me quedé nuevamente sola. Arrastrando mis pasos por el puente y con el alma llena de dolor. Miro mis manos y están vacías. Pienso: ¿Por qué si tanto amor entregué, tan poco se me devolvió?.

Bien es verdad que el cerezo da flores cada primavera sin que se las pidan, de la misma manera que yo entregué mi amor.¡Sí, pero a ellas los enamorados las acarician! ¿Por qué a mí no?.

Mis pasos se deslizan por el viejo puente de Pontocho y el viento mi rostro azotó.

Viento que vienes del Fuji, ¡llévate lejos mi dolor!


Malena Alonso

sábado, 12 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Dorian

No recuerdo la fecha pero un día empecé a curiosear por su baticueva de http://puntoh.ning.com/, en ese lugar pensé que era sobresaliente como el café de Colombia, su tierra. Las palabras llegaban precisas en el momento adecuado, se adivinaba un perfil sensorial de excelente calidad.
Cuando me acerque a su blog: http://dorianvillas.blogspot.com/, comprobé que al igual que el café, también tenía una acidez relativamente alta cuando se trataba de llamar a las cosas por su nombre.
No es un rebelde en banca rota y estoy segura que no le ocurrirá como a los novelistas del siglo XX en su tierra: la ausencia de crítica y la indiferencia de los lectores... Esta alondra le agradece los coloquios enriquecedores provocados por sus escritos que conservan despiertas mis neuronas sin necesidad de café, sus palabras siempre son una experiencia estimulante.
El escrito que vamos a leer lo dedica a Augusto Monterroso, el 8 de febrero se cumplieron ocho años de su fallecimiento. Premio Príncipe de Asturias de las Letras en el año 2000. Autor discreto que sin prisas pero sin pausas, se fue haciendo un lugar respetable en las letras hispánicas. Gran figura del micro relato, de una personalidad entrañable, no sólo por su modestia y sencillez, sino también por su excepcional inteligencia y su exquisita ironía.

LA REVELACIÓN
Siendo niño había contemplado el azul inmenso que se extendía sobre su cabeza. Y se había sentido atraído hacia él, de tal manera, que hubo de ocupar el resto de su existencia en construirse un par de alas teniendo en consideración todas las leyes de la aerodinámica, y en conocer y practicar todas las teorías del vuelo. Cuando, por fin, el batir de sus alas le permitió remontar vuelo, notó que también su planeo fue de una perfección pajarea.
Entonces se elevó, se elevó, tanto… que llegó el momento en que mareado y cansado descubrió que el azul no estaba sobre su cabeza, ni bajo sus pies, ni a su espalda, ni frente a sus ojos; ni a su derecha, ni a su izquierda. Y comprendió que el azul era tan sólo una ilusión para seres de vuelo bajo…
Dejó caer sus alas, cerró sus ojos… y el negro absoluto del tiempo y el espacio lo absorbió.

(Dorian Villa S.)

miércoles, 9 de febrero de 2011

Espacio abierto a...


Hay una canción de Luís E. Aute que dice:
Estoy pasando un bache,
un revés, un agujero,
un no sé qué me ocurre
que ni yo mismo me entiendo...


El caso es que las musas se niegan acompañarme y necesito un empujoncito para mantener el blog actualizado y sobre todo que regrese la magia de la ilusión para seguir volando…

Desde los inicios en el mundo bloguero, la tila nocturna antes de cerrar esta ventana, la tomo en compañía de Kelevra. Cuando decidí volar en solitario apadrinó este lugar con las siguientes palabras…

“Como yerno "virtual" y padrino "oficial", inauguro este lugar de magia y sueños, sin la necesidad de esperanzas para que el viaje tenga buen rumbo, porque la capitana del barco sé que de sobra sabe manejar el timón.
A veces hay que callar para encontrar las palabras, empezar para poder seguir, soñar para vivir con ojos abiertos, y surcar nuevos horizontes cuando los habituales dejan de llenarnos.
Como maestro de ceremonias solo puedo añadir "Todos tenemos miedo, todos queremos callar, todos buscamos a nuestro Simbad y a nuestra sultana, pero hasta entonces, garabatea esta pizarra de sueños y no dejes que la goma de la vida borre ni un punto y seguido".”…


Han pasado varios meses, y debo decir que cada día a este lugar de fantasía y realidad novelada, llegaron muchos amigos de palabras compartidas que son auténticos tesoros para el corazón.

Ayer tuve el impulso de copiarle la sección de Artistas Invitados que tiene en su lugar http://entrelunasyalquitran.blogspot.com/ por supuesto le pedí permiso, y ahora con su ¡adelante!, quiero solicitar a todos mis seguidores ayuda para hacer una fiesta de palabras.

Aquí, le cambiaré el nombre será: "Espacio abierto" y consistirá en publicar un escrito que me regaléis, el tema a vuestra elección, que no sea demasiado extenso y a la vez, permita abrir puertas a que otros conozcan vuestra forma de escribir y pensar.

Si os gusta la idea queda abierta la nueva “etiqueta” y dejo el e.mail donde recibiré los temas. alondravolarsinalas@yahoo.es
Mi gratitud y afecto.

domingo, 6 de febrero de 2011

Tres libros...

Los comentarios que hago sobre libros nacen de los sentimientos que me dejan sus lecturas, para mi leer siempre fue volar sin alas, a través de las palabras conocí lugares y personajes que me enamoraron o aborrecí.

En el blog que compartí con mi buena amiga Sibaris: "Juntas pero no revueltas" ya hablé de estos tres libros, a sus autores los conocí a través del intercambio de palabras en la red, hoy quiero que formen parte de este lugar porque ya tienen su espacio en mi corazón.

Malena Alonso, algunos ya la conocéis a través de su blog http://eltinterodechina.blogspot.com/ donde nos hechiza con sus descripciones, ella tiene el don de trasladarte a los lugares que mira o sueña, y sus letras atrapan porque sigue conservando el alma de niña.

El viejo roble
Es su primer libro, en la contraportada nos cuenta que pretende ensalzar la importancia de las relaciones humanas basadas en la comprensión, la tolerancia y la amistad. Con su lectura mi corazón llenó de dulzura horas que no fueron perdidas…

En este libro todos los personajes son buenos pero nada aburridos, el argumento muy bien llevado y el desenlace deja la esperanza de que cualquiera de nosotros podemos tomar el hilo y seguir la historia para que la fantasía, los sueños, no dejen de existir.

La autora hace de la fantasía un poder positivo, no moraliza ni discrimina. Sus personajes no proyectan prejuicios sociales ni raciales, se escuchan y se ayudan para mejorar la convivencia.

El lenguaje no tiene una sintaxis intrincada, todo lo contrario, palabras sencillas y agradables, ágil, sin retórica y con ilustraciones que llaman la atención. Las hojas bailan con la brisa, las montañas guardan sociedades idílicas, las hadas y el viejo roble se unen amorosamente, y las aves trasnochadoras como los búhos y las lechuzas guardan el saber del bosque.

Un libro para todos los públicos, los niños no lo encontraran aburrido, y no bostezaran porque abrirá para ellos la puerta de la curiosidad. Los adultos volvemos adentrarnos en el mundo de la fantasía donde las cosas son como soñamos…

No sé en que tipo de género literario encuadrarlo pero como dice la autora: “Hoy mis personajes ya tienen vida y vuelan lejos de mí.”.



A Jorge Ferraro lo conocí a través de la página Wed que Sibaris creó y a la que me uní como socia, un lugar que al cerrar su puerta nos lleno de recuerdos que se quedaron en nuestro corazón.

El Quinto Infierno, la vida de Lucio Cornelio Sila”.
Con la ignorancia de no conocer al personaje histórico: Lucio Cornelio Sila, a pesar de vivir en una ciudad fundada en el año 15 a C por Paulo Fabio Máximo en nombre del emperador de Roma. Comencé la lectura de este libro que llegó dedicado por el autor desde Argentina.

En la contraportada es de los pocos que resumen realmente lo que vas a encontrar, El Quinto Infierno no es una novela de aventuras, es una historia novelada que nos ofrece una visión didáctica del gran Imperio Romano a través de un personaje: “Lucio Cornelio Sila”. El autor, Jorge Ferraro, logra encajar el puzzle del mito Sila, un depredador producto de su tiempo y con una inteligencia que aprovechó para subir peldaños en su carrera al poder, donde tenía que ser frío y calculador para sobresalir en un mundo clasista.

Primero, el niño y joven Sila te da la mano y recorres la ciudad, los barrios donde bebe sus primeras enseñanzas; las del hambre, lenocinios, vicios; apasionado por el placer, voluptuoso, elocuente, astuto, amigo de sus amigos y dadivoso con el dinero…y como única virtud la educación que le consigue su madre a costa de prostituirse. Su madre, es una de las mujeres mejor definida en el libro, el orgullo de haber pertenecido a la aristocracia, aunque su familia viviera ajena a la cumbre de la pirámide del poder, la hizo luchar para lograr encumbrar a su hijo utilizando los medios que tenía al alcance.

Más tarde, vives con un hombre que odias o amas, pero que no te deja indiferente, su violencia como guerrero y su astucia en las batallas, llega a producirte un sentimiento vomitivo.

Por último, el estadista, que proyecta y ratifica leyes y, cosa extraña entre los dictadores, deja la política en el momento oportuno ilusionado por primera vez, en un amor otoñal. Eso si, defendiendo un sistema político donde el linaje fuera el centro del poder, donde colocó a sus amigos y que intentó excluir al pueblo, por eso dejó una República nuevamente incompleta e irreconciliable.

El lenguaje sencillo, claro y explicativo del autor no deja preguntas sin contestar. Excelente narrador te hace disfrutar de un atardecer, de las descripciones sobre el arte, paseas entre la elegancia de las columnas y capiteles ricamente ornados que sostenían frisos trabajados en relieve; observas la sensación de serenidad de las esculturas de atletas y dioses griegos, y comprendes que son las fuentes donde bebe la cultura el protagonista para llevar más fastuosidad a Roma. No hay que olvidar que el primer maestro de Sila fue griego.

Difícil hilar los sentimientos que me produjo la lectura, de poner un defecto eché en falta que ese dios “cara pálida” no tuviera un talón de Aquiles, demasiado perfecto, ni el dolor, ni saber que la muerte le pisaba los talones le hizo sentir menos poderoso, hasta el último momento intentó atar el bienestar de los suyos. Eso si, los personajes que le acompañan tienen todas las debilidades que a él no logras encontrarle.
Sila: “No tuve favor de amigo ni ofensa de enemigo que yo no haya devuelto con creces”.


Por la misma fecha, y de la mano de Jorge, llegó a “saborconestilolatino” Santiago Morata, en mi agenda de lecturas interesantes anoté el nombre del libro que promocionaba. Mi hija, que no pierde el vuelo de una mosca, se lo encargó a su novio que viajaba a una ciudad donde había el centro comercial que lo vendía, y La Sombra del Faraón llegó como regalo de mi futuro yerno por el día de mi cumpleaños.

El título del libro y el protagonista es “La sombra del Faraón” El autor le pone de nombre “Pi”.
Esas dos letras para mi definen al personaje: “p”, pasión por la vida e “i”, ilusión por vivirla. Desde la primera descripción “Pi” es el niño responsable antes de tiempo, servil por obligación pero digno, imaginativo, y fiel a sus querencias.

Los compañeros de su viaje por la vida en la época del faraón Akhenatón no dejan tampoco indiferente. El autor deja a nuestra imaginación su aspecto físico, a penas alguna pincelada, no obstante se introduce en su interior y deja perfectamente claro el carácter y personalidad de los personajes: La soberbia de Tut; el ansia de poder con las entrañas de las fieras carroñeras de Horemheb; Ay, codicioso lobo disfrazado de cordero; las amistades de la infancia; la política y su lado oscuro de manejo siempre a favor de sus propios intereses; la religión que aprovecha la necesidad de creer en algo; el deseo pasional como impulso de vida, placer, y libertad.

El motor que hace girar la vida de “Pi” es el amor por Nefertiti, la mejor representante de la seducción, provocaba fascinación en el corazón de quienes la rodeaban y capaz de hacer salir lo mejor y lo peor de los demás. En este libro, su autor, se inventa una opción creíble del enigma que fue la historia de esta mujer.

Los tiempos los marcan los acontecimientos que le tocan vivir al protagonista pero la trama y los personajes están bien ensamblados, es como los cuentos que te contaban de niña: ...había una vez… no tienes que regresar para saber quién es quién, las ramas del árbol van surgiendo y son largas o cortas según la importancia que tengan en la vida del protagonista.

El lenguaje es claro, los diálogos ágiles y algunos vuelves a releerlos, necesitas saborearlos porque allí están escritas muchas de tus dudas existenciales…

La historia del antiguo Egipto va surgiendo con el día a día de “Pi”, no te ahogas en datos pero si te crea la curiosidad de saber. En otras novelas del ahora llamado género histórico los autores llegan a embotarte por exceso de descripciones, en este libro se peca por defecto. Creo que podría hacerse una hermosa película sin cambiar apenas el guión.

Cuando llegué al final del libro regresé a leer el prólogo, para mi sería el epílogo perfecto. El epílogo lo sentí más como una carta al lector. En fin, el orden de factores no altera el producto y quién soy yo, humilde lectora, para proponer cambios.

De la filosofía de Atón que negaba el juicio de Osiris y se mostraba escéptico sobre la vida eterna, me llamó la atención esta canción que bien podía ser el “dejar hacer, dejar pasar” de hoy en día…

“Disfruta
No te canses de celebrarlo
A nadie se le permite llevar sus dioses consigo
Nadie que marcha regresa”

miércoles, 2 de febrero de 2011

De todo como en botica...


Haciendo limpieza encuentro un archivo antiguo con este nombre, cosa rara, me gusta dar a cada uno el protagonismo que le corresponde y no tiene el nombre del autor, ¡lo siento! si alguien lo leyó en otro lugar me lo hace saber...

Hay personas que se despiertan de mal humor, siempre pienso que deberían despertar y regresar a la cama. Comprendo que muchas razones tendrán al manifestarse así... pero... ¡qué culpa tienen los demás! Y ellos, ¡pobres!... ¿no se darán cuenta del rechazo que despiertan en los otros?

Si alguien cercano a ti posee ese comportamiento, mejor hacerlo saber...una, diez o cien veces... todas las que sean necesarias para que traten de cambiar su actitud... tal vez necesite tu ayuda, ¿no?...

Hay personas que festejan las pequeñas cosas que haces a diario incentivándote, dándote dosis de energía, demostrándote que eres importante.

Hay personas que parecen de plástico con corazón almidonado, puede resultarte graciosa esta comparación, pero es real. Son aquellos seres totalmente impermeables, incapaces de conmoverse por algo o alguien. Es más, no demuestran sus sentimientos, sus inquietudes. Viven observando la vida desde arriba a los ojos de los demás, seguramente en el fondo son inseguros, sensibles, tristes... ¿puedes hacer algo por ellos? ...me parece que sí...

Hay seres mansos de corazón humilde y gran sabiduría, son los que te regalan un instante de paz, tan ansiada en estos tiempos.

Hay seres autoritarios que imponen sus ideas sin escuchar a los demás, hablan como gritando para ser oídos a la fuerza, sin darse cuenta de que los otros con el tiempo pierden el temor y ya no los respetan.

Hay personas que se hacen querer respetuosas, honestas, que saben decir gracias,... por favor,... disculpa. A ellas seguro las recordaré el resto de mi vida.