viernes, 28 de octubre de 2011

¿Halloween? ¿Samaín?...

En fin, "si cantas los males espantas"... El pasado año escribía:

http://alondra-volarsinalas.blogspot.com/2010/10/la-muerte-es.html



Hoy, cambio de tercio. Vivimos en  la globalización o mundalización y  la difusión y consumo de los productos culturales dejan de tener barreras. Se importan tradiciones y los últimos años los centros comerciales empezaron hacer un uso interesado; decidieron que el jolgorio y la parodia podía ser motivo de negocio. Nuestras calles se empezaron a llenar de disfraces y calabazas y sólo falta el timbrazo en las casas con la frase “truco o regalo”…

Existe un proverbio chino que dice: " las cosas siempre acaban regresando a su lugar de origen" , pues bien, lo mismo podría aplicarse a la celebración del Halloween.

En Galicia llevaba décadas olvidado el Samaín, la romanización borró cualquier rastro de rito celta, luego la iglesia católica hizo lo mismo con cualquier rito pagano. La gente de las aldeas de cierta edad y buena memoria, nos recordaron que en su infancia existía ya la tradición de encender velas dentro de calabazas para darles el aspecto idóneo de una calavera.

La noche del 31 de octubre comenzaba el Año Nuevo celta, terminaba el verano y con el invierno se llevaban los rebaños a los establos, las faenas del campo se detenían, eran tiempos para los cuentos al calor del fuego... En esa noche las ánimas de los muertos atraviesan la puerta que separa el mundo de los vivos y de los muertos y visitan las casas de sus familias para calentarse y tomar algo de alimento.

 El Ayuntamiento de Lugo también se hizo eco  de esta fiesta. Desde hoy en las principales plazas del casco histórico, habrá talleres de calabazas, recortables de papel y maquillaje para los más pequeños, y  varias sesiones de cuentos de miedo.

El lunes 31, noche previa al día de Todos los Santos, se celebrará el conjuro de la queimada, y una procesión de ánimas caminará por el adarve de la muralla, los participantes dejarán calabazas iluminadas con velas en diferentes puntos del monumento.

Esta alondra seguirá llevando flores a sus difuntos, comiendo castañas, probando el vino nuevo y las calabazas en sopa o pastel.

7 comentarios:

  1. yo de pequeño y mis hermanas , poníamos calabazas con velas , también lo hicieron mis padres y mis abuelos.
    opino lo mismo que tú en muchas familias gallegas nunca murió esa tradición ,
    Comeré y ya comí en el magosto de ayer castañas y beberé el nuevo vino.
    Muy entrañable tu entrada.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Perdemos nuestras tradiciones y nos "americanizamos" de lo que no me quejo porque los niños lo pasan genial en vez la tristeza del día, pero deberían conocer nuestra cultura.
    Confieso que nunca voy a ver a mi padre ese día, prefiero el silencio y la tranquilidad de cualquier otro día.
    Besos mi querida hada madrina

    ResponderEliminar
  3. Sabes amiga? me encanta la tradición gallega, mucho más que la americana!

    Me encantaría estar allí, probando ésa queimada y disfrutando de sus conjuros! a la luz de las velas dentro de las calaveras...
    Al día siguiente al cementerio, a honrar a los nuestros, a todos aquellos que siempre estarán en nuestro recuerdo.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Gracias "GLOBALIZACION"...por la tecnología a la mano,por olvidar nuestras raíces,por olvidar nuestras tradiciones,por transformar nuestra existencia en esclavitud consumista...ODA A LA GLOBALIZACION.
    Mientras tanto....yo sigo aferrada a lo mío,y preocupada del equilibrio..para no caer dentro de esta sociedad tan individualista y consumista.Mujer que evoluciona desde sus raíces.Un abrazo Alondra..y no dejes de seguir en tu vuelo.

    ResponderEliminar
  5. Pues mis hijos están encantados con todo este jolgorio, a mí no me entusiasma mucho, el timbre no deja de sonar todo el rato y llegada una hora tengo que desconectarlo porque algunos folloneros se lo pasan bomba tocando timbres.
    Sin embargo comer castañas, panallets y boniatos si es de mi gusto.
    De todas maneras respeto todas las tradiciones.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Alondra

    Aquí, en San Sebastián, no ha llegado a tanto lo de halloween. Se ven calabazas de chocolate en las pastelerías, alguna tienda adornada tipo gótico, algunos niños disfrazados en el cole, pero poco más.

    Así que, como dices, todo vuelve al origen. Vuelve a tierras celtas.

    Feliz Samain y puente.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Querida Alondra , pues ya sabes aquí no teníamos para nada ni vestigios de tal celebración, de hace un tiempo para acá se empieza a celebrar, pero pregúntales de donde viene la celebración nadie sabe, la rumba, la fiesta, los disfraces en eso se quedo en tu país de origen ... como siempre moda y consumismo , en lo personal no me gusta para nada
    un beso amiga de letras compartidas que nada silencie tú trino

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!