lunes, 10 de octubre de 2011

Gracias a la vida que me ha dado tanto...

Releyendo el viejo blog me encuentro con este escrito, lo traigo a esta mi ventana porque los pensamientos siguen siendo los mismos. De nuevo estoy en libertad provisional hasta diciembre, poco a poco volveré a visitaros, ¡parece mentira! pero aprendí a quereros a través de tantas palabras compartidas. ¡Gracias! y mis mejores deseos para todas/os.

Si viviéramos con miedo la vida sería una continua angustia, por esa razón tenemos un mecanismo interno que nos impulsa simplemente a caminar de prisa, muy deprisa…

Recuerdo una noche como la de hoy, creía que la mayor parte de mi labor estaba hecha y tenía el derecho de disfrutar de una cierta tranquilidad, y la vida me dio una bofetada inesperada…

La maquina perfecta de nuestro cuerpo, esa que no valoramos, que agredimos, que ponemos al límite tantas veces, resulta que tiene que pasar por el taller de reparaciones. ¡Imposible!, si tienes una herida, un bulto, un dolor, aceptas de mejor grado, creo yo... La leucemia es cuestión de fe, no te duele nada, un ligero cansancio, siempre hay una disculpa: demasiado trabajo, muchos contratiempos…

Ese es el primer pensamiento; negar lo evidente, renegar de la medicación porque con ella has empezado a tener dolores y ahí te das cuenta de la fragilidad de tu cuerpo.
Sobrevivir se impone, asumes el problema y le plantas cara, aunque tengas que perder en el camino muchas de tus convincciones. Sin darte cuenta empiezas a ver el mundo con ternura, agradecer haber llegado hasta aquí; soy como un árbol, las raíces bien agarradas a la tierra, el tallo firme y las hojas siguiendo nuevos caminos en el viento.

Si el día es soleado, si no te duele nada, toca beberse la vida… Si el día es de niebla y aunque pongas los faros antiniebla, te pierdes, pues queda refugiarse en el caparazón e intentar buscar alguna luz para orientarte o simplemente aparcas en el arcén y esperas que aclare…

No cambia nada y cambia todo, la cotidianidad se impone y sigues adelante; poquito a poco vas cerrando el círculo donde la línea se había interrumpido a causa de viejas heridas sin cicatrizar, y así empiezas a sentir el corazón más ligero…

Antes como liebre, ahora a pasito lento, pero intentando mantener “LA ILUSIÓN” nunca sabemos cuando el reloj dejará de dar las horas. Hace cinco años lo veía negro, hoy puedo decir que he vencido alguna batalla y sigo aquí…

15 comentarios:

  1. Me gusta leerte y estar en tus reflexiones . Cuando murió mi abuela , tenía yo once años , y aprendí que la vida es terminal , ahora que paso de los 60 soy consciente de lo bien que me ha hecho a lo largo de mi vida saber que necesito morir para aprovechar así mejor cada instante y estar e intentar ayudar a los demás a vivir en felicidad. ¡Me gusta que de vez en cuando me duela algo , hoy mañana y si es posible el año próximo, que me duela de vez en cuando la vida eso quiere decir que vivo.
    Un beso y "vive"

    ResponderEliminar
  2. La vida nos a regalado la Vida ¡a Vivir! ;)
    Besos enormes querida hada madrina

    ResponderEliminar
  3. Alondra, que alegría leerte.
    Me he acostumbrado a tomar un día a la vez -literalmente- El buen humor es mi aliado.
    Tener conciencia de la fragilidad de mi cuerpo me ha permitido encontrar algunas fortalezas anímicas desconocidas que son el motor que me permite seguir adelante.
    Fuerza!
    Besos grandes

    ResponderEliminar
  4. Que nunca te falte esa fortaleza del alma que te aferra a la vida. Compartir tus sentimientos es medicina de amor para ti y para los que leemos tu blog.
    Hoy he leído uno de tus post en el que hablas de tu viaje desde la Guaira hasta Caracas, esos viajes en barco o en avión de la época, vivencias que me han hecho recordar las mías. Gracias.
    Un beso y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Que bien que estés aquí!!!

    Siguen siendo preciosas tus palabras, tanto como tus sentimientos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay, qué descubrimiento con este blog!
    Tengo la sensación de un paralalismo entre 'Volar sin alas'
    'Autocare de Miramare'.
    La vida es breve. Brevísima.
    Solo es en definitiva el estrecho pasillo hacia otra felicidad que ni imaginarse pueda.
    Mis felicitaciones a este blog.
    Un abrazo, seguidora tuya ya.

    ResponderEliminar
  7. BONITAS PALABRAS Y MUCHO SENTIMIENTO ME HA ENCANTADO,MUCHAS FELICIDADES,UN BEZOTE.

    ResponderEliminar
  8. Sigues siempre Alondra hermosa, no permitas que nada calle tu canto, de esperanza, de sabiduría.
    Venir a tu casita es llenarme de esa energía, salgo enriquecida.
    Besiabrazos muchooosss para ti,

    ResponderEliminar
  9. Esperanza, ilusión, sueños..pensar en positivo...todo eso da vida.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. De eso se trata en esta vida, de no intentar ganar la guerra cuando de lo que se trata es ir venciendo batalla tras batalla.
    El sol sale para todos, asi que disfruta de la parte que te toca.

    ResponderEliminar
  11. Recuerdo haber leído esta entrada y cómo no la imagen de la mujer vuelta de espaldas en la ventana.

    Tu sigues adelante defendiendo en la trinchera de la vida ese hermoso tiempo que te toca vivir porque es duro pero tú lo haces hermoso porque lo llenas de luz con tus pensamientos y de amor a la vida en tus actos.

    Estoy segura de que vas a ganar esta batalla y de que al final saldrás fortalecida. Un abrazo de Franziska

    ResponderEliminar
  12. Como siempre amiga, es un placer leerte.

    Un abrazo enorme, que no sabe de distancias.

    ResponderEliminar
  13. Querida amiga!
    Venía a visitarte y agradecerte que asistieras a mi fiesta. También a disculparme por no haber sido tan buena anfitriona como habría deseado, pero una intervención quirúrgica de urgencia me ha tenido alejada y aún hoy, no puedo estar mucho tiempo sentada. Pero quería acercarme a tu ventana y saber que sigues luchando para no dejar que te venzan ni rendirte sin más. Me alegro por éste nuevo triunfo, aunque pequeños, los éxitos nos ayudan a continuar en la brecha.

    Hoy quiero dejarte un abrazo inmenso, tu sabes que es de los de verdad!!

    Beso, guapa1

    ResponderEliminar
  14. La vida es larga,
    dura y amarga.
    Perdón el comentario;
    vivirla es necesario...

    don Gerardo de Suecia

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!