jueves, 20 de octubre de 2011

En mi mundo nuevo...

¡Uff! empiezo a repetirme, la imaginación está bajo mínimos y no quiero dejar de abrir esta ventana.

Hace ya mucho tiempo alguien me dijo: simplemente pon las manos en el teclado. Deja que tus sentimientos fluyan… Así comenzó mi camino a través de la ventana. Hay una escritora de Oviedo-España, Eugenia Rico que dice: "escribimos para detener el tiempo y para sobrevivir" y yo suscribo la frase. Cada momento tiene su tiempo…

Muchos llegan aquí huyendo de sí mismos, y otros, se encuentran o se descubren… En este mundo, eres solo la persona que se imaginan que eres pero en las palabras dejas al descubierto mucho de lo que escondes en tu interior. Intuimos y sentimos la energía que nos quieren trasmitir. En el fondo siempre buscas que te reconozcan en la multitud e intentas seducir con las palabras. El disfraz te lo pones según tu estado de ánimo, eres tu y tus circunstancias.

Pero al igual que en una playa de arena blanca tus palabras son huellas sin prejuicios, sin timidez, sin frustración. Simplemente escribes. A veces te idealizan e idealizas. Descubres a personas observadoras ó a esas que están a años luz de tu verdadera realidad. Y en ocasiones juegas sin maldad a representar ese papel que los otros te otorgan y en otras, desnudas el alma…

En el mundo virtual nos ilusionamos, hacemos esfuerzos por interpretar a otros, estimulamos la imaginación y hasta buscamos que nos quieran… Pero sobre todo nos "enamoramos" de las palabras, no de personas, solo de palabras, porque en ellas intuyes a aquél que te gustaría conocer. El ideal de persona que tal vez no existe, o tal vez sí… y forjas un sueño, y lo retomas cada día al abrir la ventana y te entregas a él en silencio, con la pasión y la inocencia de un adolescente. Aunque sabes que si no se alinean los planetas, nunca formará parte de tu verdadera realidad.

Decía Freud: "el sueño constituye la satisfacción del deseo". Quizás eso es lo que hacemos en este lugar: La realización imaginaria de deseos, el volar sin equipaje. Recibir por medio de la lectura; sensaciones, conceptos y otra forma de ver la vida y antes de irme a dormir es como si hiciera un resumen de la jornada y pienso que si hoy fuera el último día de mi vida me quedaría con las pequeñas cosas: la sonrisa de mi compañero, el beso de mis hijos y la luz de la ilusión al escribir estas palabras. Porque el tiempo no se mide con el reloj, sino con el aburrimiento y aunque al igual que burro, cada día tenemos que cargar una alforja ó el tren pasa de largo por nuestra estación. La vida siempre te regala algo…

15 comentarios:

  1. Es un placer leerte.
    Una sola frase ya te acerca a nosotros, una palabra, una imágen.
    No dejes de asomarte a esta ventana.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Cuántas cosas sinceras has expuesto en esta entrada. La verdad es que todos buscamos algo, siempre estamos esperando, es esa esperanza que, a la vez,ofrece la posibilidad de que algo pueda llegar a realizarse la que tiene el lado oscuro porque paraliza: porque esperamos no nos movemos, sucedería lo contrario si no esperaramos nos pondríamos en movimiento y abandonaríamos el proyecto irrealizable.

    No hay ninguna actividad que pueda llenar la necesidad humana de afecto: el cariño de los tuyos, la atención de tus amigos y la charla animada nunca serán suplidos por ninguna actividad con el ordenador. Si es posible, las dos cosas son buenísimas pero si sólo va a ser una, mejor el afecto de tu gente.

    Me gusta ver que te vas animando y te acercas al ordenador con cierto entusiasmo. Sabes que estamos esperando con mucho interés lo que tú quieras comunicarnos. Un abrazo de Franziska

    ResponderEliminar
  3. La vida siempre te regala algo; a veces maravillas como tú.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola

    Has tocado un tema en demasía importante para esta comunidad bloguera (para escritores), porque definitivamente cruzamos distancias con todo el sentimiento, también formamos en el imaginario muchos deseos de proyectar en otros, tenemos esa necesidad de que otros vean nuestro trabajo, de saber que siente, de saber si sentimos parecido o quizá similar. Siempre estamos en búsqueda, definitivamente las palabras son poderosas con el poderío del amor.

    La única distancia es no sentir.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón tienes en todo lo que cuentas, este mundo virtual tiene su propio encanto porque nos permite conocer el pensamiento de la gente sin que la imagen exterior importe demasiado.
    Yo llegue a tu blog siguiendo a tu alondra pues la idea de volar por distintos lugares me encanta, sin saber que habíamos volado por el mismo paisaje alguna vez.
    Un beso y hasta pronto

    ResponderEliminar
  6. Mis fraternales saludos, Alondra:
    Es éste un escrito sumamente aleccionante, lleno de miles y miles de verdades que, a la postres, resultan irrefutables. muy ciertamente todo fluye y así lo hacen también los sentimientos y las palabras.
    Gracias, amiga Alondra, por compartir tan bello e instructivo escrito con nosotros tus amigos blogueros.
    Recibe de mi parte mis más afectuosos abrazos. Que tengas bellos y muy felices días..

    ResponderEliminar
  7. Muy sabia entrada. Me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. hola alondra muchas gracias por tu visita en mi blog,decirte que tu blog me encanta y tu entrada es fantastica,dices toda la verdad,te felicito y te envio un bezote muy grande.

    ResponderEliminar
  9. Naturalmente, que el mundo virtual nos permite licencias inesperadas en el mundo real, que ya casi ni mundo es...¡Ay1
    En la virtualidad nos enamoramos hasta del desamor, que ya es decir...
    Abrazos, Alondra.
    Sigue haciéndonos reflexionar.

    ResponderEliminar
  10. Solo una observacion, en el mundo virtual a veces se tiende a confundir los términos, muy reflexiva tu entrada.
    que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Estimada Alondra
    Si hablas tan hermoso cuando tu imaginación está “baja”, pienso que has de deslumbrar cuando te encuentres inspirada.
    Me he propuesto escribir todos los jueves, pero a veces el trabajo y las ocupaciones me ganan y me es imposible, no por falta de temas, sino por estar lejos del ordenador; debo darle prioridad a la familia.
    A través de este medio he leído artículos muy variados, para todos los gustos; pero lo principal es que he “hallado a mucha gente maravillosa; como tú, querida Alondra.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  12. Querida amiga. No estoy subida a mis tacones porque mi reciente operación lo impide (aunque hoy he ido a comer a casa de mi hermana pequeña y me los puse...shusshhh, que no se entere mi médico), pero te aseguro que a pesar de haber bajado recientemente al pozo oscuro (este inicio de verano no fue el mejor de mi vida, pero tampoco el peor), subí de nuevo la pendiente, fuí a mi cita anual con mis "tortugas" (ya sabes mi excursión motera), bajé a Cádiz con mi chico (recuerdas mi piedra en forma de corazón?) y volví completamente nueva al inicio de septiembre, con ganas en el alma, pisando fuerte el asfalto y con una piedra-corazón encontrada gracias a tí que me pediste su búsqueda, que ha sido mi talismán...

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  13. Mi querida amiga de letras compartidas, de nuevo por aquí esta vez espero retomar mi casa...
    Me encanta esta entrada , no tiene desperdicio, aquí como en la vida hay de todo, quienes publicitan sus blong quieren ser conocidos , leídos comentados, hay quienes escriben y no te dejan comentar, en fin y como yo que siento que escribo sólo para quienes son, nada sucede por casualidad me encanta que alguien llegue por que tenía que llegar , tu trino imponente un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Alondra

    Me ha gustado mucho tu reflexión. Pero me temo que internet es un reflejo de lo que hay fuera. El que engaña fuera, lo hace dentro. El que expresa su verdad, también lo hace a través del ordenador.

    Es posible que idealicemos algo más que en la realidad, porque nos permite no tener que enfrentarnos con el cara a cara. Y al revés, damos con personas estupendas que por la distancia o lejanía nunca hubiéramos encontrado en la calle.

    Es un mundo lleno de posibilidadea abiertas a lo desconocido. Y eso me gusta, porque no sabes con qué o quién te vas a encontrar :D.

    Besotes.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!