viernes, 16 de septiembre de 2011

La vendimia...

El viernes por la noche llama mi madre por teléfono:"el domingo es la vendimia" … Eso quería decir: ¡tenéis que venir!; no hay excusa posible, las uvas están perfectas para que luego la fermentación de lugar al vino; elixir mágico y deleite para mi padre: ligero en alcohol y afrutado. Ese vino que mimará, y abrirá la barrica el día de todos los santos.

Año tras año, desde que heredó las dos viñas en las riberas “del ceniza”, el rito se repite. Después de una vida en el asfalto como si le dieran cuerda a un reloj parado, mi padre empezó a cuidar las vides, cortó las largas ramas y cuando orgulloso nos mostró la obra yo no sabía que decir… ¿se habría vuelto loco?, apenas había dejado un pedazo de madera retorcido…

En la primavera llegó la explicación, una viña no tenía que tener sólo hermosas hojas verdes, tenía que tener fruto y esto dependía de una buena poda. Con mucho amor, todo el año usando métodos “a la antigua” va dando a sus dos viñas los cuidados necesarios. El vino no empieza en la bodega como mucha gente cree, hay que seguir el desarrollo de la vid durante todo el año y, fundamentalmente, los meses previos a la vendimia.

El sábado nos fuimos al pueblo, al llegar mis padres ya tenían los cestos, el lagar y la barrica preparados. El menú estaba dispuesto: cabrito asado, empanada de bacalao y una buena ensalada con productos de la huerta. El postre en la maleta de mi auto, tarta de santiago.

El domingo amanecimos con el sol, empezaron a llegar mis tíos tijera en mano para cortar los racimos con el barniz del rocío; paseando entre las vides cargadas de ese bendito fruto, en la escarpada ribera, entre risas y recuerdos dio comienzo la recolección de la cosecha.

Al mediodía con el fruto en la bodega, entre el aroma de las uvas recién cortadas y bajo la parra del patio; la mesa estaba servida y dimos buena cuenta de la comida. No teníamos prisa, antiguamente se estrujaban las uvas con los pies. Los niños y los hombres se encargaban de la labor, no sé de donde venía la idea que las mujeres podían avinagrar el fruto… Según parece la operación requería un ritmo bien acompasado. Por esta vez, la defensora de los derechos de igualdad no dijo nada; sonreí y dejé que los hombres de mi familia se creyeran “Magos”, mientras mi madre, mi hija y yo cruzábamos una mirada cómplice.

Actualmente el trabajo del pisado lo hacen prensas a turbina, aunque en el caso de mi familia es una moledora de rodillos manual, los hombres se turnan para dar a la manivela y llevar el contenido que va saliendo en baldes y verterlo en la inmensa cuba de madera, donde comenzará el misterio y la magia para que nazca el vino.

¿Recuerdan la película “Un paseo por las nubes” protagonizada por Keanu Reeves, Aitana Sánchez-Gijón, y Anthony Quinn?, aquella familia griega que hacía de la vendimia un rito de sensualidad… De esa película tomo las palabras del final: “Esa es la raíz de la vida” Espero que algún día, alguno de mis hijos sienta placer en seguir la tradición.


De nuevo sonó el teléfono, coincide que es viernes igual que el día que publiqué esta entrada, 14-09-09 en http://unpuentedepalabras.blogspot.com/ y recupero el escrito con ilusión, ¡mañana voy a la vendimia!

9 comentarios:

  1. Que recuerdos me has traido de cuando yo tenía una viña en Betanzos microclima ideal para la vid y el lúpulo, . ¡Que bien has narrado todo el proceso!Siempre era reunión familiar , como una fiesta y luego a fermentar a la barrica y así el misterio del sacrosanto bebedizo.
    Feliz vendimia y buena cosecha.
    Te esperamos
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Holaaaa Alondra

    Sabes, cuando dijiste vendimia inmediatamente me recordé de la película "paseo por las nubes", qué envidia te tengo, me gustaría participar de esa actividad, toma fotos y compártelas. Quedé enamorado de esa películaaaaaa y ahora tus letras me la recuerdan, que alegre que hayas recuperado tu texto. Es un alivio.

    un beso Alondra.
    todo lo mejor!!

    ResponderEliminar
  3. Deja de situar tu felicidad cada día más distante de ti!
    No coloques el objetivo demasiado lejos de tus manos, abraza a los que están a tu alcance hoy.
    Aristóteles***
    YO QUEB LASTIMA NUNCA HE ESTADO POR LOS CAMPOS solo lo vi pasando de viaje en coche o en tren
    besos y feliz fin de semana
    Marina

    ResponderEliminar
  4. El vino nace en el sueño del hombre que cuida la tierra.

    Preciosa entrada, disfrutad de algo que sin duda es mucho más que recoger el fruto de un honrado trabajo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada. Que disfrutes mucho de la vendimia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola vecina,

    Una maravillosa entrada donde explicas muy bien lo que es la vendimia y lo que conlleva en su entorno. Gracias por hacernos disfrutar de la misma. ya que dentro de unos meses ya se podrá degustar el vino.

    Un fuerte abrazo y Feliz Fin de Semana...

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo..y que disfrutes muchísimo!!!!Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  8. Con tu permiso, me encantaría seguir tu blog. Creo que tenemos algunas cosas en común, como la ciudad que identificamos con nuestra niñez y juventud. Seguro que será un gusto pasar por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Ternra hermosa lo que has compartido, raices nobles que año a año se prodigan!!!!

    Que bueo disfrutarlo en familia!!!!

    Te deseo dias buenisimos!!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!