martes, 13 de septiembre de 2011

En confidencia...


…Los cincuenta años son como la última hora de la tarde, cuando el sol se ha puesto y uno se inclina naturalmente hacia la reflexión. En mi caso, sin embargo, el crepúsculo me induce a pecar y, tal vez por eso, en la cincuentena reflexiono sobre mi relación con la comida y el erotismo, las debilidades de la carne que más me tientan, aunque hélas, no son las que más he practicado.

Me arrepiento de las dietas, de los platos deliciosos rechazados por vanidad, tanto como lamento las ocasiones de hacer el amor que he dejado pasar por ocuparme de tareas pendientes o por virtud puritana…


Sabéis que últimamente estoy releyendo los libros de mi biblioteca al azar. Este texto pertenece a uno de Isabel Allende “Afrodita” , reúne recetas de manjares, historias de amoríos; hace reír, soñar, y sobre todo te hace sentir hermosa por el mero hecho de ser mujer, usemos talla pequeña o extra grande lo importante es disfrutar de lo que la naturaleza nos dio sin complejos.

Creo que fue escrito en el siglo XX y seguramente se pueda descargar de la red para el que tenga curiosidad. Mi intención es compartir ese párrafo en especial, por si sólo, da mucho juego a comentar.

Aunque no me resigno a dejar fuera otra frase de la página 110 y que comparto al cien por cien: "El punto G está en las orejas, quien ande buscándolo más abajo pierde su tiempo y el nuestro porque el mejor afrodisíaco son las palabras".

6 comentarios:

  1. así mismo, el mejor afrodisíaco es el amor, doy fe de ello, aunque aun no llego a los 30 (guiño el ojo).

    En cuanto lo primero y hacer de la comida algo erótico y/o esos detalles, quizá "mínimos" con lo que uno desea (en este caso el género femenino) es la mejor medicina de la vida, sucede que la mayoría se complica con protocolo.

    Lo simple es lo perfecto. Sin orgullo y sin prejuicio.

    Gracias por subrayar los libros acá.
    un beso Alondra.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Alondra: Tantas cosas hemos perdido que ya es el momento de decir ¡Basta!:) Muy buenas reflexiones las de Isabel Allende que habrá que tener en cuenta.

    Gracias por la información.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  3. Me encanta ese libro, y la filosofía que destila.
    Amar y comer.

    ResponderEliminar
  4. Siempre es un placer pasar por aquí y aprender algo nuevo.
    Tomo nota del título, y sin duda, me quedo con la frase sobre el punto G.
    Lo que no pueda conseguir un buen "picho de oro"...que me lo digan a mi!!!Que ando enamorada de las palabras...
    En fin, un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. En la mitad de la vida también se puede disfrutar del deseo y si está dormido todo es bueno para despertarlo. El cuerpo al amado no le importa que tenga cicatrices hay que mostrarlo a la luz con orgullo, dar y pedir sin verguenza, como mujer estoy de acuerdo que hacen más efecto las palabritas susurradas al oido que los miles de juguetes que intentan venderte como panacea para curar la rutina y la desgana.
    Me gusta leer tus fantasias porque me llegan como realidades. AnaR.

    ResponderEliminar
  6. Nunca es tarde para despojarse de la rigidez y permitirse el gozo, sea cual fuere, no privarse, disfrutar sin culpas, saber decir que sí y que no, nunca es tarde.
    Felices 50
    Besos

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!