jueves, 7 de julio de 2011

¿Por qué no decirlo?...

El amor no es un derecho, es un regalo, sin embargo nos educan para retribuir, es una responsabilidad moral… Juzgamos con alegría lo que hacen otros, así creemos ser mejores, pues no, los comportamientos no son siempre buenos o malos cada persona es única, cada situación es única, y las modas cargadas de moralina pueden crearte un complejo de culpa que te arruina la vida.

Uno quiere creer que con los años cambiamos para bien, y cerramos las pequeñas heridas y retomamos las relaciones sin siquiera pensar en el pasado. Ahora bien, no todos actúan con el corazón en la mano pero si lo hacen sobre nuestro corazón para arrastrarnos a tomar decisiones que favorezcan a sus propósitos, en una palabra te manipulan.

Estamos acostumbrados a que nos muestren a los ancianos abandonados, deprimidos, y a culpar a los hijos de la soledad en que los viejos se ven obligados a vivir. Reconozco este hecho, pero hoy no voy a ser políticamente correcta, también existen personas viejas que por el simple hecho de serlo no los convierte en buenas personas. La vejez no es garantía de bondad, ni sinónimo de generosidad, el mal carácter, la desconfianza y el llamar la atención se agudiza.

Cuando una persona envejece tiene un declive físico, pierde muchas de sus facultades pero si alguien en su vida fue testarudo, necio, de mal carácter, cerrado de ideas, y cuando hablaba te hacía creer que el malo eras tú, con la edad tiene la excusa perfecta para seguir haciéndose la víctima, y manipularte hasta que estallas en mil pedazos.

Lo que muchos hijos se preguntan es cómo enfrentar la situación: ¿la detienes, te sometes, lo ignoras…? Se da la paradoja de que para mantener la integración social del anciano se puede producir la exclusión del cuidador… Si, tenemos obligaciones para cumplir, esta alondra jamás las eludió, pero también nuestros mayores tienen deberes: alguna sonrisa y no malinterpretar todas nuestras actuaciones.

La vida es cambiante y hay verdades absolutas y relativas, el ser humano tiene enemigos en el camino, hay uno que no puede superarse, la vejez… Espero que este escrito me lo recuerde en el futuro.
.

8 comentarios:

  1. La vejez se supera con la muerte y entre medias nos queda por dar mucho amor a nuestra descendencia, más de la que ellos nos den a nosotros.

    Supongo que estará pasando por una etapa de ésas en que nos sentimos la chica del sandwichs (así lo llamo yo desde hace tiempo), nosotros somos la chica, una rebanada de pan son los hijos, otra, los padres y entre medio la chicha espachurrada entre los dos rebanadas...quién aprieta más? los padres? los hijos? y nosotros rebosándonos por los lados del sandwichs sin saber cómo escapar a tanta presión!
    Pero ellos no tienen toda la culpa. Son las situaciones de cada uno quienes condicionan...

    Ánimo cielo!

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  2. DESDE HACE MUCHOS AÑOS DIGO QUE UNA PERSONA AGRIA NO SE ENDULZA Y SE CONVIERTE EN UNA DULCE ANCIANITA/O MILAGROSAMENTE CON EL PASO DEL TIEMPO.
    HAY ANCIANOS Y NACIANOS ;) Y HAY ALGUNOS QUE HAN QUEDADO SOLOS PORQUE SUS AMIGOS HAN FALLECIDO, PORQUE YA NO TIENEN FAMILIA, PORQUE NO TUVIERON HIJOS O SOBRINOS, HAY DE TODO.
    HAY QUE TRATAR DE SER GENEROSOS Y COMPASIVOS PERO ALGUNOS LO PONEN TAN DIFÍCIL QUE PARECE UNA TAREA TIANICA
    BESOS

    ResponderEliminar
  3. Qué temita amiga!!

    Es un tema difícil, por lo tanto tiene muchas aristas, por lo que considero un tema personal o artesanal, como quieras llamarlo, no existen generalidades y en ello tiene que ver nuestra cultura (me refiero a lo que aprendemos dentro de la familia, nuestra educación específica, los distintos tipos de personalidades que conforman a la familia propiamente dicha, etc.
    La ancianidad es una etapa en la vida por la que todos, Dios mediante, debemos atravesar y afrontar y muchas veces la longevidad no es grata justamente por el deterioro físico y/o mental a lo que el paso del tiempo nos somete, pero es una condición inevitable.
    Sólo hablo en teoría, no pasé con mis progenitores por esa situación, pues ellos se fueron de esta vida siendo jóvenes y en pleno ejercicio de sus facultades mentales (70 y 68 años padre y madre respectivamente).
    Pero verás, tengo mi posición tomada en lo que a mi propia persona se refiere, no toleraría sufrir por lo que me apoyo en la eutanasia porque siempre aspiré a la muerte digna y para el caso de un gran deterioro mental, todos saben que un buen hogar de reposo es mucho más saludable que tengan que cargar conmigo. Lo que ignoro es que se cumpla, pero mi forma de pensar es esa.
    Te quiero.

    P.D.: Hoy vi tu mensaje y como siempre yo lejos de la maquina. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Alondra querida
    Conozco muy bien el comportamiento de los manipuladores; nunca dan tregua.
    Es muy cierto que la vejez no es sinónimo de bondad.
    ¿Cómo enfrentar la situación?
    Buen interrogante. Con ciertas personas es prácticamente imposible detenerla. Por mucho tiempo estuve sometida. Actualmente trato de ignorar, aunque sé que está ahí; lleno mi mente de pensamientos positivos, estoy ocupada todo el tiempo, leo, pinto, dibujo, escribo, aprendo un idioma, limpio, ordeno, estudio, escucho música, hago jardinería, amo la vida profundamente.
    Que pases un maravilloso fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Una profunda reflexión con la que coincido plenamente.

    ResponderEliminar
  6. Lamentablemente aquello de que con la edad viene la madurez y de su mano la sabiduría no es más que un deseo.
    Es duro envejecer, para todos, para quien ve como cada día es más dificil ser quien es, y para quien le cuida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Saludos afectuosos, estimada Alondra:
    Cuantas verdades irrefutables enuncias en este breve escrito, amiga querida; ciertamente, como dices:"El amor no es un derecho, es un regalo", mas, muchas veces el amado cree que quien lo ama es su esclavo... creo que, el ser humano, viejo o joven, debe ser agradecido ante aquel que le brinda cuidado, afecto y amor... en verdad, la manipulación no tienes edad y, así como existen seres humanos que se esfuerzan en ser cada día mejores entes sociales, existen también manipuladores consuetudinario que, con el pasar del tiempo, se tornan más dramáticos y, por ende, efectivos; a estos últimos debemos aprender a manejarlos.
    Muy buenas tus reflexiones, Alondra querida. Recibe mis saludos fraternos.

    ResponderEliminar

  8. No soy de aquí, ni soy de allá...

    Eres de todas partes por ser un sabio mensajero del amor y la paz...

    Ciudadano del mundo, que un desafortunado sábado acallaron el manantial de su voz. Sus palabras se quedaron en penumbra silenciosamente prendidas en la cornisa del viento. Y desde ese instante su legado de vida, que su buen hacer a engendrado, sigue recorriendo los hemisferios posándose en cada una de las comisuras del tiempo para continuar creciendo con él en el recuerdo.

    Ama hasta convertirte en lo amado, más aún hasta convertirte en el mismísimo amor... Facundo C.

    Hoy muchas bitácoras están de luto la mía también, y con estas palabras me sumo al dolor que América latina esta sintiendo en estos momentos.

    Pido disculpas por esta intromisión... No puedo evitarlo la tristeza hoy me puede...

    Sin olvidarme de desearte un comienzo de semana lo más brillante posible!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!