lunes, 11 de abril de 2011

Mujeres viudas en la India...

Hoy, en el blog de Franziska http://lasonrisadelosetruscos.blogspot.com/
leía un escrito conmovedor, y una vez más me sentí indignada con situaciones que están viviendo todavía muchas mujeres a lo largo y ancho de este planeta. Las leyes internacionales de derechos humanos, tienen poca efectividad en países donde prima la costumbre impuesta por la religión y el derecho consuetudinario.

¿Qué hacer? Quizás cada uno lo que tiene a su alcance, recojo el testigo y dejo el hilo en este blog.

Vrindavan, también llamada ciudad de las viudas. Está a sólo 150 kilómetros de Nueva Delhi, la capital de la emergente India, y a sólo 70 kilómetros de su perla turística: Agra, con el Taj Mahal, que irónicamente fue construido por amor a una mujer. Vrindavan, un lugar que parece olvidado por el tiempo, es, en cambio, el lugar adonde van a parar las mujeres a quienes nadie quiere ya. Según el hinduismo, el juguetón dios Krishna pasó aquí su infancia, por eso para muchas ramas de esta religión, entre ellas los Hare Krishna, es un lugar sagrado. Cientos de templos de todos los tamaños y formas sobresalen en sus medievales calles laberínticas, por las que corre el desagüe al aire libre. (Ana Gabriela Rojas)

La India es un país altamente tecnificado, sin embargo, sigue apegado a las costumbres más tradicionales. En las ciudades las mujeres han conseguido ocupar los más altos cargos políticos como Indira Gandhi o trabajar en bancos e industrias. Mientras que en las zonas rurales aún se asfixian niñas al nacer ante la imposibilidad de pagar la dote a su futuro marido. La tradición continúa siendo dar en matrimonio a las hijas cuanto antes y después esperar a que les llegue el primer periodo para enviarlas a la vivienda del marido.

La fe hindú prohibe que las viudas vuelvan a casarse. La última vez que quemaron viva a una mujer en la pira funeraria de su marido fue en 1999.
Ahora ya no las queman, simplemente las abandonan a su suerte y las estigmatizan obligándolas a permanecer en duelo el resto de su vida; debe olvidarse de sus coloridos saris, no llevar ningún ornamento y cortarse todo el cabello para no producir deseo en otro hombre. No es bienvenida en las festividades porque su presencia es de mal agüero. La gente les huye porque son tan peligrosas que hasta su sombra podría traer desgracias.

En la actualidad, hay en la India 34 millones de viudas, muchas de las cuales viven en aldeas donde sufren crueles abusos y marginación.

Un Ashram es una comunidad espiritual, propia del hinduismo, los turistas ven los Ashrams como lugares artísticos y hermosos, llenos de lindas piezas de decoración y de meditación, perfecto para encontrar momentos de paz y de conexión con el mundo y su naturaleza, se promueve el amor espiritual hacia todos los seres, incluyendo las plantas y los animales, quienes merecen un tremendo respeto por la comunidad.

Yo me pregunto ¿cómo una fe así puede despreciar a las mujeres viudas? … Según el Código de Manu, una de las escrituras sagradas más antiguas, una mujer no será nunca independiente. “Una viuda debe sufrir mucho antes de morir, debe ser pura en cuerpo, pensamiento y alma”. El Skanda Purana va más allá: “Un hombre sabio debe evitar a las viudas, aún sus bendiciones, como si fuera el veneno de una serpiente”.

He leído que La Unión Europea financia uno de los proyectos de cooperación más interesantes y necesarios que existen en la actualidad, el proyecto Reopa, que tiene por objeto apoyar el empleo de la población rural, especialmente de las mujeres viudas y abandonadas. Son proyectos de obras públicas, fundamentalmente, mantenimiento del vial y preservación y rehabilitación del patrimonio público. Su duración prevista es de un año y según leí se comenzó en 2010 (¿?) no encuentro noticias sobre el proyecto...

Me identifico más con la lucha de mujeres indias que restriegan en la cara de la sociedad donde nacieron las pésimas condiciones en las que quedan las mujeres cuando pierden a sus maridos. Así está el ejemplo de Mohini Giri, esta mujer, también viuda, comenzó sus reivindicaciones cuando viajó a Vrindavan como titular del departamento para la mujer. Quedó horrorizada al ver un cadáver devorado por perros que nadie se había preocupado de quitar de la calle, o de cremarlo, porque era el de una viuda. Su ashram acoge a unas 120 mujeres.

9 comentarios:

  1. HE aquí una "magna obra" de las religiones!!! Que horror. Es increibe que en este siglo se vivan situaciones tan terribles...
    Aun me cuesta creer que vivimos en un mundo tan complejo y lleno de tantos males como la injusticia.

    Siempre he creido que uno de los peores males del mundo son las religiones... Analicemoslos!

    Besos Alondra

    ResponderEliminar
  2. Qué decir, llego hasta tí por primera vez desde el blog deMónicamente, y me encuentro con esto, justo hoy, en que he estoy impactado por una historia de maltrato en primera persona...

    No hay justificación alguna, ni religiosa ni de ningún tipo, para algo así, para abandonar a su suerte a seres humanos, como si fueran perros, qué digo, peor aún, que ni a los perros se les trata así. Ojalá con el tiempo se pueda hacer algo al respecto...

    ResponderEliminar
  3. Yo también pienso como tú respecto al tipo de religión que tienen, como pueden permitir hacer eso con unas mujeres que tienen la desgracia de quedarse viudas al perder a sus maridos y encima ser despreciadas.
    El proyecto me parece estupendo y espero que siga adelante.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Qué espanto! cuesta creer que cosas asi sigan sucediendo en pleno siglo XXI.

    No sé si será solo culpa de una religión sexista o si por el contrario, tiene mucho que ver la poca fé que estas mujeres tienen en sí misma para cambiar un sistema que las repudia y una sociedad que las margina...

    Tal vez puedan hacer poco, tal vez algo esten haciendo -de aquí que se den a conocer estas noticias al exterior-, pero sostengo que habría que proporcionarles herramientas para su desarrollo fértil como personas libres e independientes, y una vez realizado el aprendizaje que fuésen ellas quienes tomasen la decisión de continuar con sus creencias y/o religión o, simplemente echarse andar por sendas nuevas que las dignifique como seres humanos.

    Dónde estan las mujeres mejor preparadas de todos estos países tan retrógrados? Dónde están que no muestran el camino a las menos favorecidas?

    ...en fín, mejor callo ya, que al final te hago un post en tu bella entrada.

    Qué podemos hacer nosotras, salvo indignarnos contra estas sociedades y solidarizarnos con las mujeres de estos países que no saben cómo luchar contra la barbarie? ¿Podemos hacer otra cosa?

    Si que podríamos. Existen ONG´s por todo el planeta. ¿Alguna de ellas se dedica a informar a las mujeres que sufren este tipo de maltrato, de que existe otra vida por la que deben luchar si así lo eligen?
    Perdona la extensión, pero cuando me indigno...

    Gracias por compartir la información.

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  5. Que horror!!! cuánto nos queda aún por hacer para igualar los derechos de la mujer
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Cada día, cada paso, seguir de pie, luchad por ellas, porque ellas aún no pueden.

    Gracias por removernos las conciencias.

    ResponderEliminar
  7. Espero verte con más frecuencia por estos lares. lo que escribes está muy bien, pero estos días pasados me encontrado con amigas con auténticos problemas. una, con pulmón con cáncer,otra se le ha muerto la hija con 40,otra el padre,otra la tía, otra que si la madre tiene enfermedad terminal, otra de un infarto,etc¡¡¡Tanto dolor me llevó a escribir lo que has leído.
    pasate por HEREDEROS CLASICOS y me das tu opinión.
    Un abrazo primaveral.
    Evaristo

    ResponderEliminar
  8. Cuánto trabajo quedar por hacer con las mujeres!

    ResponderEliminar
  9. Parece que hay diferencia en los millones de viudas entre los datos que yo recogí y los que tú has encontrado en Internet. Ni en eso hay datos fiables. Aunque diez millones de diferencia...El problema es pavoroso. Se arrastran prejuicios. Lo más lamentable es que de ellos participan las propias mujeres sin darse cuenta de que a ellas les puede pasar lo mismo.

    Somos muy inconscientes los seres humanos.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!