viernes, 1 de abril de 2011

Los perdedores siempre son los mismos...

Imagen de: www.jrcasan.com/IMPACTO/impacto2.htm

Un informe de la Unesco, titulado Una crisis encubierta: conflictos armados y educación, pone de relieve los efectos devastadores de las guerras, hasta el punto que el 42% de los niños sin escolarizar, unos 28 millones, viven en los países en guerra.
Se calcula que si todos los países pobres recortasen solamente un 10% del gasto militar podrían escolarizar a 9,5 millones de niños que hoy están privados de educación. Pero también se puede hacer otro cálculo: tan sólo con lo que dedican los países ricos al gasto militar durante una semana se podría financiar la brecha financiera de 16.000 millones de dólares que se calcula que costaría una educación para todos.


Las guerras son terribles, no sólo quitan la vida a los más indefensos, es que mata sueños, esfuerzos, esperanza…

Vienen a mi mente las últimas imágenes del telediario y pienso en la ansiedad, desesperación y porvenir incierto que marcará a tantas familias. Infancias que se pierden, niñas y mujeres que difícilmente se recuperarán tras haber sufrido violencia sexual, familias refugiadas dejando atrás sus raíces, su patrimonio.

Qué indefenso está el hombre normal ante la avaricia, cuántas países con heridas abiertas, y cuántos exprimiendo por las entrañas de la tierra, por estúpidas ideas, y dioses milagrosos cuando los pecados mortales se cometen contra muchos inocentes.

En la tierra hay sitio, comida y energía para todos; pero unos pocos trapichean los conflictos y compiten dónde y cómo hacerlo.

Sirva este escrito para mostrar mi inconformismo e indignación, parece que se estuviera perdiendo el pensamiento crítico, y de tanto ver imágenes televisadas nos estuvieran infectando con un virus de la indiferencia.

8 comentarios:

  1. Las guerras dejan un enorme dolor en generaciones de personas inocentes que solo son culpables de haber nacido en un determinado lugar.
    Yo también me uno.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo peor de todo es que nos estamos acostumbrando a ver esas imágenes en la tele como si fuera una película y no ocurriera en realidad.
    Cuando abriran los ojos esos que mandan y se darán cuenta que están jugando con vidas humanas.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. inmensamente doloroso es estar hablando de ésto!!
    parece que solo algunas cosas se modernizan. las guerras, son de la época de las cavernas!!

    buen finde.
    kissee

    ResponderEliminar
  4. No dejemos que "ese" virus de la indiferencia nos controle. Aunque sólo sea un granito de arena, ahí va mi solidaridad...UN BESAZO!! Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  5. Me uno a ti e a todos los indignados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Alondra: desde la noche de los tiempos la humanidad se ha ocupado primordialmente de como hacer para obtener más beneficios olvidando lo más primordial como es atender a los más necesitados siendo casi siempre los niños las víctimas. Hasta que no se prioriza la educación y el reparto justo de las riquezas no podremos conseguir nada, solamente denunciar.

    Brisas y besos.

    Malena

    P.d/ No has comentado nada de como estás. Yo empiezo el lunes con la itv.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Alondra!
    Todo seguirá igual mientras que los pueblos no seamos capaces de decir basta a la barbarie, a la especulación, a los crímenes contra la humanidad... Basta.
    Que nuestros Gobiernos y sus administraciones, sean humanistas y no políticos...

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  8. Alondra, estoy contigo amiga. Hay que reaccionar ante todo ello e indignarse hasta los tuetanos contra tanta barbarie y falta de solidaridad entre los humanos que tienen de más y los que no tienen nada de lo que se necesita para llevar una vida digna en lugar de una existencia llena de necesidades e inseguridad.

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!