sábado, 23 de abril de 2011

La Virgen de la Soledad

Un año más, “pola caladiña”, a la alta noche, cuando no se oye una sola voz humana, después del Santo Entierro, la procesión de "As Caladiñas" es la más popular entre las mujeres lucenses. Sale a las 11 de la noche de la capilla que lleva su nombre y la Virgen de la Soledad cruza las calles del centro histórico acompañada por las féminas de Lugo en absoluto silencio: abuelas, madres e hijas conservan la tradición. Llueva, truene o nieve allí estamos, vela en mano y en fila a ambos lados de la calle escoltando la imagen de la madre de Jesús.

Nos sentimos solidarias con esa madre que como todas las madres amó sin esperar nada a cambio, su alegría no proviene de sus propias conquistas, sino del triunfo de su hijo, y sus tristezas también nacen del dolor de su hijo... En tiempos pasados era específicamente femenina, estos últimos años participan también un buen número de hombres y niños.

En fin, esta alondra tan descreída a veces, cumplió su cita como cada viernes santo, y no faltará mientras pueda a esa procesión, es un ritual de encuentro conmigo misma, aprovecho ese paseo nocturno para hacer una evaluación de lo que soy y dar las gracias por lo que tengo, es una hora en la que siento que caminar por la vida con los pies en la tierra es lo más importante…

Cuando la imágen llega a su capilla adosada a la actual Iglesia de San Pedro cantamos la Salve; la primera vez que mis amigas me llevaron a esta procesión no la recordaba bien, no había vuelto a decir esa oración desde mis lejanos días de interna en aquel colegio de monjas donde mis padres me dejaron dos años: ¡a esta niña la mimaron demasiado sus abuelos!... Lo único que recuerdo de aquellos años es la soledad.

Cuando el “yo” se agiganta, el corazón se vacía de “otros”, y si no hay otros, por rodeado que esté de gente, el ser humano estará solo. (Nieves García)

8 comentarios:

  1. No me cuesta imaginarte trascendiendo el momento y meditando sobre quien eres y hacia donde te llevan tus pasos, emocionantes momentos que sin duda llegan al alma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias!
    Desconocía esta procesión, me enternece imaginarla.

    Esto me dió directo al corazón
    Cuando el “yo” se agiganta, el corazón se vacía de “otros”, y si no hay otros, por rodeado que esté de gente, el ser humano estará solo. (Nieves García)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Siento que ésta procesión te ha acariciado el alma, como tú lo has hecho con nosotros, al volcar tus sentimientos en éste post tan emotivo.
    He vivido la procesión, junto a tí, Alondra, en silencio por las calles mojadas de la ciudad que tanto amas, para terminar orando esa Salve que intuyo, rezaste con el corazón en tus manos.

    Gracias por compartirlo.

    Un beso, gupa!

    ResponderEliminar
  4. Te deseo a ti y seres queridos Felices Pascuas!!!!

    Con las energias positivas de lo que festejamos, cada uno de acuerdo a sus sentires, espirituales o religiosos.
    .
    Un abrazo
    .
    Abu
    .
    Todos los hombres que conozco son superiores a mí en algún sentido.
    En ese sentido aprendo de ellos.
    Ralph Waldo Emerson
    .

    ResponderEliminar
  5. Caladiñas ¿significa mojadas? ¿No?
    Está bien que los hombres y los niños se acerquen y compartan.

    La semana pasada estuve en un pueblo de la comunidad de Madrid que se llama Arganda del Rey, la patrona de este pueblo es la Virgen de la Soledad. Estuve en la capilla un ratico -yo tengo poca fe- pero entendía que tuviera tanto arrastre: la soledad es un cáncer de la vida y, en soledad, dejamos a nuestros semejantes sin hacernos cargo a darnos cuenta de lo que estamos haciendo. La soledad es el gran problema de la vejez. Hay personas que se adaptan bien -como es mi caso- y otras a las que esta situación las destruye.

    ResponderEliminar
  6. Los rituales y las tradiciones nos permiten acercarnos -al otro, a nosotros- cuando somos abiertos.

    Leer tu entrada me ha transportado por un momento hasta la procesión.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola amigos! con los años aprendí que se deben hacer aquellas cosas que nos hacen sentir bien y que cada uno cree a su manera, sin obligaciones, simplemente dejándonos llevar por el corazón...
    "Caladiñas" significa "silenciosas", aunque este año dándole la razón a Franziska terminamos mojadas porque el agua no dió tregua, e incluso el recorrido fue más corto, pero luego nos esperaba la cafetería de la esquina donde un chocolate caliente y la conversación con amigas que hacía tiempo que no veía nos hicieron entrar en calor; llegué cerca de la 1 de la madrugada a casa, la calle estaba llena de jovenes con su especial procesión etílica, ya se sabe, cada cosa tiene su tiempo.

    Con la bienvenida a Gil, os dejo un abrazo afectuoso, encontraros cada día al abrir la ventana es maravilloso.

    ResponderEliminar
  8. Es un placer pasar a leerte,
    disculpa la ausencia,
    deseo tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!