martes, 1 de marzo de 2011

¿Premio o Castigo?...


Foto: Maismar

Tiene una enfermedad incurable y va a más, ni la prudencia que deberían dar los años suaviza los síntomas…

La fiebre empieza a subir el sábado por la noche cuando su objeto de deseo acapara el hall de casa; las manos acarician el sillín, y recorre toda su geografía buscando alguna holgura o ruido extraño.

Amanece el domingo y es igual que la borrasca de las azores descargue con fuerza, el agua y el barro es placer añadido a las pedaladas. Si el calor abrasa, el uniforme le deja un original bronceado que puedes reconocer a primera vista en las piscinas y playas: pies, y torso blanco; manos a lo cebra y piernas como si peleara con un gato.

La enfermedad tiene un nombre: mountain bike, MTB, y sólo tiene alivio compartiendo experiencias en la naturaleza. Mi costilla necesita esa droga dominguera, el síndrome de abstinencia le provoca un desbordamiento de las emociones.

Cada vez el virus es más contagioso, unos pocos tienen cita previa, pero en la puerta de la muralla empiezan a proliferar los biciclistas hasta tal punto que hay que pasar lista, no vaya ser que se pierda algún enfermo, causa esgrimida para que la llegada cada día se retrase un poco más…

A las 10:30 el grupo es piñón fijo aunque rueden sobre maquinas de última generación. “Al maestro” el nombre le va que ni pintado, es un dinosaurio de la bici y no hay componente que desconozca.

Empiezan a rodar, algún jovenzuelo despistado incluso lleva GPS., es al primero que se bautiza en el río; no hay ruta establecida, el cerebro del sufridor es como una brújula cuyo imán siempre lleva a las subidas, los caminos sin piedras son los peligrosos: averías, reventones y arañazos entorpecen el funcionamiento de unas “masquinas” hechas para sufrir.

Cuando las huellas serpenteantes hicieron la mitad del recorrido viene el merecido descanso a las piernas, no a la lengua viperina de las bromas. El avituallamiento empieza aligerar la carga de la espalda y el estómago se llena de turrón, barritas energéticas, dátiles, y agua isotónica del porta bidón que hay que rellenar en la fuente más próxima.

El uniforme muestra las señales del campo de batalla, subiendo y bajando senderos se divisa nuevamente la ciudad. Todavía falta dejar relucientes las yeguas de hierro, pero el chute de adrenalina, las risas, y anécdotas, hará más llevadera la larga semana. La unidad amigable del grupo quedó probada una vez más.

20 comentarios:

  1. Una sola vez se me ocurrió salir a pasear TODO EL DÍA la ciudad y regresé ¡¡sin asentaderas!! y con el cuerpo totalmente molido

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy amena, Alondra. Es bueno tener aficiones, sobre todo para compartirlas con un grupo de amigos. Es muy gratificante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta andar en bici, pero debo confesar no es para tanto, en mi caso.
    Cualquier deporte al aire libre es excusa ideal y saludable para desintoxicarse y compartir momentos con buenos amigos.
    Besitooosss muahhhk

    ResponderEliminar
  4. ¡Como nos conoces!, jjajajaa

    Este virus lo tenemos ya crónico; es mucho lo que une, un placer; somos conscientes de la bendita enfermedad y no queremos curarnos; jajajaaj


    Saludos.

    Bo día.

    ResponderEliminar
  5. Para mi compartir cada domingo ruta con "El Maestro" y demas compañeros es el mejor de los premios despues de una larga semana ,el buen rollo de este grupo es especial y gran parte de "culpa" es de nuestro guia natural,con su inigualable gps mental,y ese carisma que muy pocos tienen,felicitaciones por la entrada,los que disfrutamos de este deporte la suscribimos al 100% de la primera a la última palabra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Bien dicho Alondra. se nota que conoces el percal.

    ResponderEliminar
  7. Cuando un deporte es crónico... bendito sea !!!... Ojalá más de uno te haga caso. No es necesario darse tanta paliza... pero si mover el esqueleto. Graciñas por compatir esta magnífica foto y texto.

    Unha aperta de amizade, Alondra...

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! gracias a mis fieles seguidoras/es, es un honor encontraros al otro lado de la ventana.
    Hoy doy la bienvenida especial a los miembros de la Oficina de San Pedro, esa pandilla de buena gente, que una vez al año nos llevan a las "sufridoras" a ponernos moradas de pulpo.
    Sin veros, os adivino... a ver si el maestro se dá por enterado, se deja de excusas y es más puntual, de lo contrario al llegar que llame al pizzero.
    Quino: eres el primer vecino de ciudad que se cruzó con esta alondra a través de un blog, después de leerte pienso que disfrutas con la naturaleza, por lo tanto el paisaje de la foto y otros muchos que tiene Lugo los patearás personalmente.
    Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  9. Se cura... bueno por lo menos a medias ja ja

    Tengo un hijo que le daba por cruzar la Cordillera de los Andes.....pero por suerte se casó y tengo una nieta y un nieto amorosoooooooo.

    Cariños, fue hermoso leerte.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Creo firmemente que el grupo, es la sal de la vida.

    Saludos de J.M. Ojeda

    ResponderEliminar
  11. Jajajja mi enfermedad es irme de senderitos más bien difíciles o irme sencillamente,ainsss no puedo estar encerrada!besos

    ResponderEliminar
  12. Pero que bien sienta descargar esa adrenalina con un buen paseo, amigos y bellos paisajes, es medicina para el corazón.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. Te dejo deseos de buen fin de semana!!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Alondra: Esa es una enfermedad incurable y creo que hasta contagiosa nombrada en todos los libros de medicina :).

    Me imagino que para las personas a las que les gusta esa afición, coger la bici y salir a la naturaleza tiene que ser algo maravilloso.

    Brisas y besos.

    Malena

    P.D/ A otros les da por el tenis :)

    ResponderEliminar
  15. cuánta pasión por la bike!!!
    es un gusto sano, económico y saludable!
    buen finde.
    kisses

    ResponderEliminar
  16. Bella noche..

    Un gusto venir a leerte y disfrutar de tu bella entrada… buen lunes y semana..

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. El sábado al llegar una de las primeras visitas me recordó si me había pasado algún contratiempo...

    La realidad es que la semana pasada he viajado precisamente el fin de semana, siendo la causa que desestabilizó los días que tengo para continuar con mis pautas, motivo por el que no edite.

    Una vez aclarada mi ausencia, no hay nada más gratificante como saber que se puede notar una pequeña ausencia en un espacio tan inmenso, es lo que me motiva a seguir adelante, cuando en ocasiones estoy muy limitada de tiempo y hago lo indecible para estar a vuestro lado porque siempre os llevo en el corazón como la joya más preciada.

    Estos y otros detalles te hacen sentir como una flor al amanecer rodeada por la bruma de la ilusión.

    Abrazando los sueños que visten de seda al brindar la mano de la amistad.

    Besos de esta amiga que te estima y no te olvida!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  18. Muy ameno relato. Y pensar que despues que se empieza una andanza como esa es dificil echar atras.

    Aprovecho para dejarte un saludo inmenso en este día, el que exhorto a conmemorar solemnemente como homenaje a esas víctimas que ya nadie recuerda y por las que hoy celebramos este día.

    Un abrazo a ti y a todas las mujeres que visitan este blog...

    ResponderEliminar
  19. Alondra; dónde estás escondida?
    Deseo que pronto vuelvas a deleitarnos con tus narraciones...
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!