domingo, 6 de febrero de 2011

Tres libros...

Los comentarios que hago sobre libros nacen de los sentimientos que me dejan sus lecturas, para mi leer siempre fue volar sin alas, a través de las palabras conocí lugares y personajes que me enamoraron o aborrecí.

En el blog que compartí con mi buena amiga Sibaris: "Juntas pero no revueltas" ya hablé de estos tres libros, a sus autores los conocí a través del intercambio de palabras en la red, hoy quiero que formen parte de este lugar porque ya tienen su espacio en mi corazón.

Malena Alonso, algunos ya la conocéis a través de su blog http://eltinterodechina.blogspot.com/ donde nos hechiza con sus descripciones, ella tiene el don de trasladarte a los lugares que mira o sueña, y sus letras atrapan porque sigue conservando el alma de niña.

El viejo roble
Es su primer libro, en la contraportada nos cuenta que pretende ensalzar la importancia de las relaciones humanas basadas en la comprensión, la tolerancia y la amistad. Con su lectura mi corazón llenó de dulzura horas que no fueron perdidas…

En este libro todos los personajes son buenos pero nada aburridos, el argumento muy bien llevado y el desenlace deja la esperanza de que cualquiera de nosotros podemos tomar el hilo y seguir la historia para que la fantasía, los sueños, no dejen de existir.

La autora hace de la fantasía un poder positivo, no moraliza ni discrimina. Sus personajes no proyectan prejuicios sociales ni raciales, se escuchan y se ayudan para mejorar la convivencia.

El lenguaje no tiene una sintaxis intrincada, todo lo contrario, palabras sencillas y agradables, ágil, sin retórica y con ilustraciones que llaman la atención. Las hojas bailan con la brisa, las montañas guardan sociedades idílicas, las hadas y el viejo roble se unen amorosamente, y las aves trasnochadoras como los búhos y las lechuzas guardan el saber del bosque.

Un libro para todos los públicos, los niños no lo encontraran aburrido, y no bostezaran porque abrirá para ellos la puerta de la curiosidad. Los adultos volvemos adentrarnos en el mundo de la fantasía donde las cosas son como soñamos…

No sé en que tipo de género literario encuadrarlo pero como dice la autora: “Hoy mis personajes ya tienen vida y vuelan lejos de mí.”.



A Jorge Ferraro lo conocí a través de la página Wed que Sibaris creó y a la que me uní como socia, un lugar que al cerrar su puerta nos lleno de recuerdos que se quedaron en nuestro corazón.

El Quinto Infierno, la vida de Lucio Cornelio Sila”.
Con la ignorancia de no conocer al personaje histórico: Lucio Cornelio Sila, a pesar de vivir en una ciudad fundada en el año 15 a C por Paulo Fabio Máximo en nombre del emperador de Roma. Comencé la lectura de este libro que llegó dedicado por el autor desde Argentina.

En la contraportada es de los pocos que resumen realmente lo que vas a encontrar, El Quinto Infierno no es una novela de aventuras, es una historia novelada que nos ofrece una visión didáctica del gran Imperio Romano a través de un personaje: “Lucio Cornelio Sila”. El autor, Jorge Ferraro, logra encajar el puzzle del mito Sila, un depredador producto de su tiempo y con una inteligencia que aprovechó para subir peldaños en su carrera al poder, donde tenía que ser frío y calculador para sobresalir en un mundo clasista.

Primero, el niño y joven Sila te da la mano y recorres la ciudad, los barrios donde bebe sus primeras enseñanzas; las del hambre, lenocinios, vicios; apasionado por el placer, voluptuoso, elocuente, astuto, amigo de sus amigos y dadivoso con el dinero…y como única virtud la educación que le consigue su madre a costa de prostituirse. Su madre, es una de las mujeres mejor definida en el libro, el orgullo de haber pertenecido a la aristocracia, aunque su familia viviera ajena a la cumbre de la pirámide del poder, la hizo luchar para lograr encumbrar a su hijo utilizando los medios que tenía al alcance.

Más tarde, vives con un hombre que odias o amas, pero que no te deja indiferente, su violencia como guerrero y su astucia en las batallas, llega a producirte un sentimiento vomitivo.

Por último, el estadista, que proyecta y ratifica leyes y, cosa extraña entre los dictadores, deja la política en el momento oportuno ilusionado por primera vez, en un amor otoñal. Eso si, defendiendo un sistema político donde el linaje fuera el centro del poder, donde colocó a sus amigos y que intentó excluir al pueblo, por eso dejó una República nuevamente incompleta e irreconciliable.

El lenguaje sencillo, claro y explicativo del autor no deja preguntas sin contestar. Excelente narrador te hace disfrutar de un atardecer, de las descripciones sobre el arte, paseas entre la elegancia de las columnas y capiteles ricamente ornados que sostenían frisos trabajados en relieve; observas la sensación de serenidad de las esculturas de atletas y dioses griegos, y comprendes que son las fuentes donde bebe la cultura el protagonista para llevar más fastuosidad a Roma. No hay que olvidar que el primer maestro de Sila fue griego.

Difícil hilar los sentimientos que me produjo la lectura, de poner un defecto eché en falta que ese dios “cara pálida” no tuviera un talón de Aquiles, demasiado perfecto, ni el dolor, ni saber que la muerte le pisaba los talones le hizo sentir menos poderoso, hasta el último momento intentó atar el bienestar de los suyos. Eso si, los personajes que le acompañan tienen todas las debilidades que a él no logras encontrarle.
Sila: “No tuve favor de amigo ni ofensa de enemigo que yo no haya devuelto con creces”.


Por la misma fecha, y de la mano de Jorge, llegó a “saborconestilolatino” Santiago Morata, en mi agenda de lecturas interesantes anoté el nombre del libro que promocionaba. Mi hija, que no pierde el vuelo de una mosca, se lo encargó a su novio que viajaba a una ciudad donde había el centro comercial que lo vendía, y La Sombra del Faraón llegó como regalo de mi futuro yerno por el día de mi cumpleaños.

El título del libro y el protagonista es “La sombra del Faraón” El autor le pone de nombre “Pi”.
Esas dos letras para mi definen al personaje: “p”, pasión por la vida e “i”, ilusión por vivirla. Desde la primera descripción “Pi” es el niño responsable antes de tiempo, servil por obligación pero digno, imaginativo, y fiel a sus querencias.

Los compañeros de su viaje por la vida en la época del faraón Akhenatón no dejan tampoco indiferente. El autor deja a nuestra imaginación su aspecto físico, a penas alguna pincelada, no obstante se introduce en su interior y deja perfectamente claro el carácter y personalidad de los personajes: La soberbia de Tut; el ansia de poder con las entrañas de las fieras carroñeras de Horemheb; Ay, codicioso lobo disfrazado de cordero; las amistades de la infancia; la política y su lado oscuro de manejo siempre a favor de sus propios intereses; la religión que aprovecha la necesidad de creer en algo; el deseo pasional como impulso de vida, placer, y libertad.

El motor que hace girar la vida de “Pi” es el amor por Nefertiti, la mejor representante de la seducción, provocaba fascinación en el corazón de quienes la rodeaban y capaz de hacer salir lo mejor y lo peor de los demás. En este libro, su autor, se inventa una opción creíble del enigma que fue la historia de esta mujer.

Los tiempos los marcan los acontecimientos que le tocan vivir al protagonista pero la trama y los personajes están bien ensamblados, es como los cuentos que te contaban de niña: ...había una vez… no tienes que regresar para saber quién es quién, las ramas del árbol van surgiendo y son largas o cortas según la importancia que tengan en la vida del protagonista.

El lenguaje es claro, los diálogos ágiles y algunos vuelves a releerlos, necesitas saborearlos porque allí están escritas muchas de tus dudas existenciales…

La historia del antiguo Egipto va surgiendo con el día a día de “Pi”, no te ahogas en datos pero si te crea la curiosidad de saber. En otras novelas del ahora llamado género histórico los autores llegan a embotarte por exceso de descripciones, en este libro se peca por defecto. Creo que podría hacerse una hermosa película sin cambiar apenas el guión.

Cuando llegué al final del libro regresé a leer el prólogo, para mi sería el epílogo perfecto. El epílogo lo sentí más como una carta al lector. En fin, el orden de factores no altera el producto y quién soy yo, humilde lectora, para proponer cambios.

De la filosofía de Atón que negaba el juicio de Osiris y se mostraba escéptico sobre la vida eterna, me llamó la atención esta canción que bien podía ser el “dejar hacer, dejar pasar” de hoy en día…

“Disfruta
No te canses de celebrarlo
A nadie se le permite llevar sus dioses consigo
Nadie que marcha regresa”

10 comentarios:

  1. Apuntados, gracias por la recomendación mi querida hada madrina ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. tomo nota, querida Alondra!
    gracias por la recomedación.

    mención aparte me merece Lúa. es la primera vez que veo su foto: es preciosa!!! y ahora entiendo a lo que te referías cuando comentaste en mi post sobre lo que padeció Apolo.
    kisses reina!

    ResponderEliminar
  3. Los tendré en cuenta Alondra, Sibre Sila he leído la novela de Josep Mª Albaiges que el círculo de lectores editó en el 2009: "Sila, el último republicano" y me apasionó la historia desconocida para mí hasta entonces de éste estratega general que llegó a lo más alto en su sociedad.
    Leere también la que recomiendas, porque no hay que quedarse nunca con solo una visión de la historia.
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Sólo conozco los dos últimos y comparto la valoración, apunto el primero. Gracias por compartir la experiencia.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por compartirlo
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Alondra: ¿Cómo corresponder a tu inmensa generosidad? Ponerme al lado de dos escritores reconocidos habla de un corazón muy, muy grande.

    Gracias por todo lo que me das siempre. En mí sabes que tienes una buena amiga.

    Brisas de mi tierra y los besos de siempre.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! estos días no tengo mucho tiempo para pasar por esta ventana y por las vuestras, a veces la vida se complica...
    Me alegro que os gustara esta reseña, y es que a los amigos hay que promocionarlos, además los tres libros me gustaron y son diferentes.

    Nacida en África: además de buenísima escritora y persona afable, tu libro será una herramienta de trabajo para mi hija, y una bonita historia para que lea a mis futuros nietos.

    Un abrazo grande y gracias por dejarme vuestro afecto.

    ResponderEliminar
  8. A través de la vista
    visualizo tu nombre
    en el idioma de los duendes...

    A través del oído
    siento como las notas van dejando
    marcado cada encuentro...

    A través del olfato
    recibo el aroma de hinojo
    que bordea tu apartado de reposo.

    A través de los sentidos
    palpamos la vida
    y gozamos del mundo.

    A través del horizonte
    percibo el paisaje,
    que se abre, y me atrae
    para desearte
    una semana radiante.

    María del Carmen

    PD/El primer libro el que escribio Malena ya lo he leido y es extraordinario!!

    ResponderEliminar
  9. Por la descripción veo que disfrutas leyendo y saboreando una buena lectura.
    Apuntado queda.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Hermosos comentarios, mil gracias.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!