jueves, 24 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Mascab


Hace poco tiempo que coincidimos en la ventana, ambas pertenecemos a la misma década, y el nombre de su blog http://larebeldequenofui.blogspot.com/ me llamó la atención, y es que fuimos producto de una época donde se cumplían las normas establecidas y las órdenes, fuimos pájaros enjaulados por el control ejercido por los padres y la sociedad; incluso después seguimos prisioneras de los principios inculcados, y poco a poco, luchando contra nosotras mismas, desafiando la normalidad, empezamos a pensar y creer que la cosas que pensábamos o creíamos malas, no lo eran tanto…
Siempre hay un momento para negarnos a la resignación, a seguir siendo ovejas, a vivir infelices, a dejar que la vida lo viva a uno.
Igual que la canción de Serrat esta mujer no necesita bañarse cada noche en agua bendita, ella suena auténtica como el pan y la tierra.

UN DIARIO

Escribía desde siempre. Toda su vida había ido rellenando páginas en cualquier block que en su mano caía en el momento en que la necesidad de plasmar sentimientos y emociones nacía.

Recuerda que con diez años, a instancia de su abuelo, comenzó a escribir sus “cositas” de cada día en un cuaderno de una línea que el abuelo le había entregado.
En la portada, la persona adulta había rotulado con letras enlazadas, coloreadas en ocres un “Diario”, que a ella le recordaba otro libro gordo que su abuelo manejaba y en cuya portada se leía “Dietario”. Pero el abuelo le explicó que sin ser muy diferentes –porque ambos cuadernos habrían de recoger un día a día-, En el primero ella debería anotar las cosas más importantes o que más le habían impactado de cada día. Mientras que en el segundo él, anotaba la contabilidad doméstica de la familia…

Aquél regalo, como todos los recibidos por su abuelo, dejó una profunda huella en su corazón…

…Y escribió. Terminó con la última hoja de aquél cuaderno el día en el que anotó la despedida definitiva de aquella persona entrañable… Después, la rabia y el sufrimiento nubló su mente, el enfado consiguió que rompiera en pedacitos aquel librito y que lo tirara a la basura en represalia a lo abandonada que sentía en ésos días…

Su vida fue pasando…en sexto curso, llegó un profesor nuevo al colegio para impartir las asignaturas de Literatura Universal e Inglés. El profesor, observó que algunas veces, durante el recreo, la niña que ella era en esos días, se quedaba en el aula para adelantar la tarea que en casa no podría hacer. Esto hizo que ambos crearan una relación de afecto profesor-alumna. Para él, debió ser una pequeña compensación al esfuerzo en su carrera, para la niña fue mucho más importante. La recuperación del guía que perdió con la marcha del abuelo.

Aquél profesor la animó a escribir premiando sus redacciones con el análisis de los sentimientos y emociones que despertaban en los compañeros de aula y, utilizando sus escritos para que los alumnos los etiquetaran dentro de un género motivándoles a leer y escribir como ella lo hacía.

Pasaron tres años. Su madre decidió que ya había cumplido la edad para trabajar y que era el momento de dejar el colegio…

Ella comenzó a trabajar, pero nunca olvidó a su abuelo, ni al profesor que le había sustituido durante un tiempo y que tanto había hablado con su madre sobre la equivocación que cometía al dar por concluidos sus estudios…

Por ello nunca dejó de estudiar mientras trabajaba…poco a poco, pasito a pasito, sin un guía adulto que le dijera por aquí no, mejor por este otro lado. Ella buscó su camino sola, sin ayuda. A veces, se perdía por frondosas sendas hasta que de nuevo volvía a la seguridad del camino correcto.

Nunca dejó de escribir cuando así lo necesitaba, en cualquier folio, no importaba seguir un cuaderno de ruta, lo importante era hacer el camino y reflejar alguna vez, una emoción en cualquier papel…

A los 18 años, los amigos le regalaron un librito con pastas de cuero y un candado. En la portada decía “TOP SECRET”. Se lo ofrecieron con cariño, porque sabían que ella necesitaba escribir todas aquellas emociones que alguna vez, les había dejado leer.

De nuevo se encontró con un tercer diario. El segundo fue un simple cuaderno que guardaba escondido en su armario y que destruyó una vez más, al darse cuenta de que su madre a escondidas lo leía.

En aquél último libro, fue plasmando los sentimientos durante una parte importante en su vida, llena de descubrimientos como el amor, la política, la profesionalidad… También creció, aprendió y escribió sobre valores como la Solidaridad, la Tolerancia, el Respeto. Aprendió y escribió que cuando se quiere conservar a un amigo había que tratarlo como a una planta delicada, mimar, regar, abonar y cambiar de lugar cuando fuera necesario para obtener los frutos que aquella planta-amistad, le pudieran dar…

De igual manera que aún conserva el amor que plasmó en aquel cuaderno y algunas de las amistades que en él reflejó, sigue atesorando este último libro, colmado de hojas con palabras escritas, como homenaje a los anteriores que en momentos de rabia destruyó y a todas aquellas emociones aisladas, plasmadas en cualquier cuaderno ya olvidado o perdido en el transcurrir del tiempo.

No volvió a tener un cuaderno, o un diario fijo. Siguió plasmando emociones, a veces en formato de Word, archivadas en su ordenador personal. Otras en su agenda/cuaderno laboral, compañera fiel, siempre en el bolso… y, desde hace cuatro meses en un blog, que ofrece como espacio personal a todos aquellos que deseen seguir y comentar…
Mascab

9 comentarios:

  1. Es muy bonito y liberador escribir...hace poco releía mi primer post en mi blog que decía así: "Me gusta escribir, me desahoga, me desconecta de la rutina, me transporta, me gusta expresar lo que siento y pienso"...es por eso que muchos escribimos...gracias por la recomendación de tu amiga, Alondra...voy a curiosear por su rincón...besooss a las dos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando el ordenador abro
    me lleva a tu mundo
    un mundo...
    de palabras hechas versos

    ...versos de sentimientos
    que del alma se van alejando
    desvaneciendo el vacío
    que ha sido vencido.

    Si el viento fuera mi amigo
    a través de su cálido aliento
    le rogaría, te diera un abrazo
    para alejar lo sentido...

    ...lo sentido que con recelo
    espera ser envuelto
    en tules de rosas y cerezo
    como el primer verso...

    ¡¡Feliz fin de semana para ti Alondra!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  3. Que hermosa entrada!!!
    Con todos los defectos de la educación rígida y con muchos límites se sale, se madura y se elige.
    Con una educación sin límites los niños se hacen adultos sin medir las consecuencias de sus actos, creo que como padres hemos logrado en parte un término medio.Queda mucho por andar.
    Me encantó el relato¡Gracias Mascab!! muy bello,yo escribía en cuadernos que ya no están,una tontería, los rompí haciendo limpieza en una mudanza.
    Besos para Mascab
    Cariños y besos para la anfitriona.
    :)

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Alondra: Me ha encantado la presentación y el escrito de Mascab. Voy a ir a visitarla.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito este post...la verdad es que eso de escribir es liberador, conciliador, reconfortante...
    A mi siempre me ha gustado escribir porques cuando lo hago saco todo lo que llevo dentro, me reconcilio conmigmo misma después de expresar todo aquello que me ahoga.
    Un beso muy muy muy fuerte y millones de gracias por seguir estando ahí.

    ResponderEliminar
  6. Una linda presentación, Alondra. Muchas gracias a tí y a todos tus seguidores.
    No soy merecedora de todo esto, solo soy una humilde alumna vuestra...
    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
  7. Las palabras, materia prima...QUEVEDO (los sueños)

    "Advierte que hay tres géneros de hombres en el mundo: los unos que por hallarse ignorantes no escriben, y esos merecen disculpa por haber callado y alabanza por haberse conocido; otros que no comunican lo que saben: a éstos se les ha de tener lástima de la condición y envidia del ingenio pidiendo a Dios que les perdone lo pasado y les enmiende lo por venir; los últimos no escriben de miedo a las malas lenguas: esos merecen reprensión pues si la obra llega a manos de hombres sabios, no saben decir mal de nadie; y si de ignorantes ¿cómo pueden decir mal sabiendo que si lo dicen de malo, lo dicen de sí mismos, y de bueno no importa, que ya saben todos que no entienden"

    ¡Gracias!, cada día a través de esta ventana compruebo que las palabras son como barcos que me acercan a vuestros puertos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus palabras, Alondra.
    Tu vuelo es hermoso, aún sin alas... y cuando te veo hacer una "pasada" raseando por mi espacio, miro en lo alto tu figura...para admirar la ágil belleza y dulce magestad de una Alondra al volar.
    Besos siempre

    ResponderEliminar
  9. Una presentación interesante. Me pasaré por su blog.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!