sábado, 12 de febrero de 2011

Espacio abierto a... Dorian

No recuerdo la fecha pero un día empecé a curiosear por su baticueva de http://puntoh.ning.com/, en ese lugar pensé que era sobresaliente como el café de Colombia, su tierra. Las palabras llegaban precisas en el momento adecuado, se adivinaba un perfil sensorial de excelente calidad.
Cuando me acerque a su blog: http://dorianvillas.blogspot.com/, comprobé que al igual que el café, también tenía una acidez relativamente alta cuando se trataba de llamar a las cosas por su nombre.
No es un rebelde en banca rota y estoy segura que no le ocurrirá como a los novelistas del siglo XX en su tierra: la ausencia de crítica y la indiferencia de los lectores... Esta alondra le agradece los coloquios enriquecedores provocados por sus escritos que conservan despiertas mis neuronas sin necesidad de café, sus palabras siempre son una experiencia estimulante.
El escrito que vamos a leer lo dedica a Augusto Monterroso, el 8 de febrero se cumplieron ocho años de su fallecimiento. Premio Príncipe de Asturias de las Letras en el año 2000. Autor discreto que sin prisas pero sin pausas, se fue haciendo un lugar respetable en las letras hispánicas. Gran figura del micro relato, de una personalidad entrañable, no sólo por su modestia y sencillez, sino también por su excepcional inteligencia y su exquisita ironía.

LA REVELACIÓN
Siendo niño había contemplado el azul inmenso que se extendía sobre su cabeza. Y se había sentido atraído hacia él, de tal manera, que hubo de ocupar el resto de su existencia en construirse un par de alas teniendo en consideración todas las leyes de la aerodinámica, y en conocer y practicar todas las teorías del vuelo. Cuando, por fin, el batir de sus alas le permitió remontar vuelo, notó que también su planeo fue de una perfección pajarea.
Entonces se elevó, se elevó, tanto… que llegó el momento en que mareado y cansado descubrió que el azul no estaba sobre su cabeza, ni bajo sus pies, ni a su espalda, ni frente a sus ojos; ni a su derecha, ni a su izquierda. Y comprendió que el azul era tan sólo una ilusión para seres de vuelo bajo…
Dejó caer sus alas, cerró sus ojos… y el negro absoluto del tiempo y el espacio lo absorbió.

(Dorian Villa S.)

11 comentarios:

  1. Hola, Alondra:

    Me agrada encontrar a un compatriota colombiano en tu blog.

    El relato es muy bueno y preciso.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Regrese, ya di un viaje por tus entradas, desde la navidad ahora empiezo a estar a seguirte y a preguntarme como estas ? esta iniciativa es interesante , esperemos que sea como esperamos no? un abrazo y nunca dejes de volar y menos de Trinar un beso a lo venezolano jaja

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Alondra: Te tengo siempre que dar las gracias por todo pero en este caso por darme a conocer a Dorian. Es un bello escrito en el que nos veo a nosotros mismos persiguiendo un ideal y al estar a punto de alcanzarlo vemos que se desvanece dejándonos en ese color negro abasoluto. Me pasaré por su blog en cuanto pueda porque me gustaría conocerlo mejor.

    Que tengas una estupenda semana y ya sabes el por qué te lo digo.

    Brisas y besos llenos de afecto.

    Malena

    ResponderEliminar
  4. hola alondra!

    muy bueno el relato de dorian y mejor aún que lo des a conocer a través de tu blog
    bien por vos!

    beso grande

    ResponderEliminar
  5. A veces vivimos por lo que imaginamos, siendo posible que no sea real, el desencanto no es agradable pero ilusionarte e intentarlo hace que te sientas vivo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Nos encontramos en el mes del amor y la amistad
    un jardín donde descansan los pétalos de las rosas
    mimados por las estrellas durante la noche,
    y en el día custodiados por el arco iris del amor
    en ellos encontrarás sonrisas y nunca lagrimas
    son altivos pero a la vez sensibles
    porque ellos más que nadie saben lo que es amar.

    Que el sentimiento
    de amor y amistad te acompañe
    todos los días del año
    sin derramar una lagrima
    y si es derramada que sea de felicidad.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  7. Grata lectura.

    Sabes que siempre he procurado este espiritu de compartir espacio de uno u otro modo. Siempre enriquece.

    Felicidades para Dorian y por supuesto tambien para ti.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  8. No estoy de acuerdo con la opinión que dejas de la novela del siglo XX en Colombia Gabriel García Marquez puso de moda el realismo mágico.
    Bueno y conciso el escrito de tu amigo y diferente a los de su blog donde parece que quiere para Colombia una republica bolivariana como la de los vecinos.

    ResponderEliminar
  9. ¡HOLA!
    Los sueños aun son libres...

    Saludos de J.M.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que gustara la idea, poco a poco irán apareciendo los regalos de palabras.
    Gracias a todos por los comentarios, un blog sin ellos sería como un desierto, aunque también en el desierto hay vida...
    Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  11. Ay Alondra tu sabes de mi afecto por el autor del escrito.
    Que más resta decir, sacando eso, nadie duda de su talento a vistas en este relato.
    Graciass y repito me encanta tu idea, eres genial amiga!
    Besitosss.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!