lunes, 19 de diciembre de 2011

Si no hay novedad, nos seguimos leyendo...

¡FELIZ NAVIDAD!


En el próximo año que a nadie le falte un sueño por el que luchar, un proyecto que realizar, algo que aprender, un lugar a donde ir  y alguien a quien querer…



Un abrazo muy grande a todos mis amigos de palabras compartidas, a mis seguidores y a todos aquellos que se detienen en este lugar.

Alondra

sábado, 17 de diciembre de 2011

Regalo de Navidad...

Se iniciaba un nuevo año, los sentimientos estaban a flor de piel; siempre eran fechas cargadas de recuerdos felices, unos, otros no tanto. Además de un año más sobre la espalda, Rodrigo regresaba a casa con la respuesta a la fantasía, aquello que a veces, sabes que no existirá, aunque anheles tener… y otras, una vez obtenido deja de bloquear tu vida.

En el mundo de la red al igual que la mosca en una tela de araña, tus emociones pueden quedar atrapadas. Rodrigo era un hombre solo, no sólo física sino espiritualmente; la pantalla, el teclado, estaba al alcance, la luz lo encandiló y se encontró compartiendo fantasía, ahogando nostalgia…

Cada día volaba a playas vírgenes ocultas entre manglares, a manantiales de aguas cristalinas, a una mullida alfombra junto al fuego… El corazón rejuvenecía, se erizaba la piel y miles de sensaciones le recordaron que estaba vivo.

En el reencuentro diario las palabras eran un poco de magia que llegaba para ayudar a continuar un camino lleno de guijarros. Su tiempo libre dependía de una luz, de la música que avisaba que ella se asomaba a la ventana; donde los proyectos eran posibles aunque nunca estuvieran juntos en el espacio vacío de una cama o compartiendo la piel…

Los dedos acariciaban las teclas, lentamente, saboreaba las palabras… Esa manera de amar podía ser estúpida pero tenía miedo a las relaciones personales, pereza de volver a lugares de encuentro.

Después de seis meses de intercambio de pensamientos, fotos, voz e imagen; diciembre había sido el mes elegido para encontrarse a mitad del camino. El vuelo de Rodrigo llegó primero y en el aeropuerto miraba nervioso la hora de llegada del otro avión, tenía cierto temor, intentaba darse valor pero la maldita timidez seguramente se reflejaba en su cara. Cuando se fundieron en un abrazo, ambos cerraron los ojos, para concentrarse en las miles de sensaciones nuevas que sus cuerpos respondían.

Aquella semana fue perfecta en un entorno ideal, mostraron lo mejor de si mismos, se dejaron llevar por el instinto, bebieron atardeceres y los encontraba el amanecer piel con piel compartiendo almohada.

Los días pasaron veloces. Se despidieron sabiendo que había sido un regalo que dura el tiempo de abrir el paquete porque una vez consumido sólo quedará el recuerdo. La ilusión se había hecho realidad, el río llegó al mar y el nuevo año concretaría o no el futuro.

Publicado en http://www.saboryestilolatino.com.ar/foro/

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Emilio Boggio

El arte repercute en la historia y la refleja. En nuestros países Iberoamericanos al principio del siglo XIX se intenta dejar atrás la era colonial. Más tarde, la inmensa tarea de conseguir una identidad que defina su condición de naciones soberanas surgidas al calor de las luchas por la independencia política.

Desde finales del siglo XVIII, los pintores venezolanos viajaban a Francia con el propósito de completar su formación y vivir el clima cultural francés, de manera que hay una tradición de presencia de pintores venezolanos en Francia y de influencia de un espíritu pictórico francés en la plástica venezolana.


En la historia del paisaje impresionista uno de los pintores venezolanos que más se aproxima a esta tendencia es Emilio Boggio, nace en Caracas en 1857 y murió en París, el 7 de junio de 1920. Estudió pintura en la Academia Julian con el celebre pintor  Jean Paul Laurens, maestro también de Michelena y Cristóbal Rojas, con los cuales compartió sus enseñanzas. La calidad de su pintura le valió el reconocimiento en los más prestigiosos salones de arte franceses. Su estilo se inicia con el academicismo de Laurens pero sus temas fueron cambiando, de lo religioso e interiores llenos de claroscuros, a paisajes pintados al aire libre influenciado por Claude Monet y Camile Pisarro; luego su pintura evolucionará al postimpresionismo de Georges Seurat, desde esta nueva perspectiva plástica pintó obras del llamado puntillismo o divisionismo.


El crítico Roberto Guevara escribió: es un artista refinado y sutil, que trazó con admirables poderes creadores la esencia de un tiempo y la visión de las cosas que contempló y que amó no una visión fija de la realidad, sino un conjunto dinámico de sugerencias, de vibraciones, que configuran la semblanza inestable de lo real.


Sus cuadros son coloristas, luminosos, bellos. Inducen al  gozo y armonía que se siente al aire libre.



Imágenes: http://venciclopedia.com/index.php?title=Archivo:Paisaje_-_Emilio_Boggio.jpg

martes, 13 de diciembre de 2011

Lucía...

Del latín "lux" relativo a la luz.


Naturaleza emotiva y activa. Se expresa por medio de la perseverancia, las asociaciones, el planteamiento y el asentamiento. Ama las innovaciones y las realizaciones. Le gusta ser asistido y apoyado.
Es exigente. Se expresa en forma original en la intimidad y en la integridad. Se distingue por su delicadeza. Ama el buen criterio y el misterio. Busca la aprobación.
Es mente de pensamiento convincente. Se expresa como pensador de alta responsabilidad moral, espíritu conservador y apego a la vida de las comunidades. Consecuente y diligente. Recibe aumento en las actividades que requieren de la acción, de la amistad, de la sociabilidad y de la urbanidad. Ama, educa y embellece, no tanto en su propio bien como en el de los demás.

Santa Lucía fue una virgen siciliana del siglo IV, que fue martirizada sacándole los ojos: es por ello la patrona de los ciegos.


¡Felicidades amiga! http://losdemoniosdesibaris.blogspot.com/

sábado, 10 de diciembre de 2011

Entre mujeres...

En ocasiones, una reunión de amigas puede terminar como el rosario de la aurora si alguna no tiene la serenidad de hacer de árbitro. Últimamente hay tanto estrés que esta alondra está pensando que prefiere pasear con su perrita Lúa que pasar una hora conciliando posiciones…


A estas alturas de la vida y después de volar por ambas márgenes del río pienso: Si no puedes ser la mejor se la única. Nuestro peor enemigo somos nosotras mismas por no valorarnos y después las personas que creemos que más se nos parecen. Nos pasamos la vida culpando a la gente, a las cosas o a las situaciones; esperamos que todo cambie para cambiar nosotros, es una posición muy cómoda e infantil. De lo que se trata es de: ¿qué cosas estoy dispuesto a cambiar yo en este momento si no estoy contenta?....

Entre mujeres suele predominar el apoyo, pero siempre hay excepciones de algunas que ven como rivales a las demás mujeres: son celosas, competitivas, se zancadillean y eso tiene que cambiar… Empiezo a pensar que si fuera un poco bruja y leyera los pensamientos de algún grupo de mujeres reunidas, me asustaría: ¡Vaya corte de pelo se ha hecho ésta! ¡Qué horror de vestido! ¡Está gorda, o flaca, o fea, o demasiado maquillada, o demasiado poco!.... ¿Os suena?... Si, ya sé, nos cuesta confesarlo porque no es la forma en que se supone que debemos comportarnos entre mujeres.

La trifulca se inició por dos palabras: “población activa” La defensora de causas perdidas dice: “ la sociedad no considera población activa la que realiza un trabajo sin remunerar, por ejemplo, el cuidado del propio hogar"… y alguna del grupo suelta aquello de: ¡claro tú no trabajas!  Sin pelos en la lengua  otra contesta: “Mujer trabajadora somos todas, sólo que unas cobran y otras no”…

Y es que lo miremos por donde lo miremos las cosas no han cambiado tanto, ambas, al fin y al cabo, siguen siendo amas de casa; unas no tienen prestigio social, y las otras sobrecargadas y pluriempleadas; lamentablemente, el reparto del cuidado de los hijos y de las labores domésticas, todavía sigue siendo poco equitativo entre el hombre y la mujer.

Desde siempre la transmisión cultural preparó nuestro cerebro para responsabilizarnos de las tareas domésticas, del cuidado y educación de los hijos. ¿Nos hemos parado a pensar detenidamente en el currículo tan variado y completo, que tiene una mujer desde que decide vivir en pareja?  Si ponemos nombre a los oficios es: administradora, gerente, cocinera, niñera, taxista, camarera, maestra, comercial, decoradora y un largo etc…. Y las de jornada completa no tienen contraprestación monetaria alguna, ni jubilación, ni baja laboral, ni revisión salarial…

El problema es que muchas mujeres no han tenido opción de elegir una u otra vida, sino que les ha sido impuesta por sus circunstancias particulares; habrá mujeres que han renunciado a su profesión por cuidar a su familia, al igual que habrá mujeres que no quieren renunciar a su profesión. No generemos entre nosotras resentimientos. Aprendamos a valorar las dos opciones de vida. No hay que despreciar nunca a quien vive una vida distinta de la tuya.

lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Qué pasó en el año 1.978?...

Entre otras muchas cosas... (¡Gracias Wikipedia!)

Nació Louise Brown la primera bebé probeta.

Argentina gana la Copa Mundial de Fútbol.

En tenis Martina Navratilova llega a ser la número Uno del mundo

Muere el papa de la iglesia católica Pablo VI.

Albino Luciani  es elegido como el Papa número 263  bajo el nombre de Juan Pablo I.

Acuerdos de paz de Camp David entre Israel y Egipto.

Karol Wojtyla es elegido Papa con el nombre de Juan Pablo II.

La Guardia Civil y el CESID detienen en España a varios militares que tramaban una intentona golpista, "Operación Galaxia".

Luis Herrera Campins es elegido presidente de Venezuela.

Se ratifica la Constitución Española por el pueblo en referéndum.

Gana el premio Cervantes Dámaso Alonso.

Y como banda sonora se estrenaba en España: Fiebre del Sábado Noche ...



Vivir es sentir sin amargura todas las edades... Maria Casares

viernes, 2 de diciembre de 2011

Uxío Novoneyra...


Uxío Novoneyra, presente en la  memoria de la gente, de los poetas y de los amantes de la naturaleza. El idioma gallego tiene una sonoridad especial para la poesía... ¡Tan melódico!





Esta tarde o aire é meu amigo.
Vounme sumindo sumindo.
Si o aire quer
chegarein a non ser ninguén.


(Esta tarde el aire es mi amigo.
Me voy sumiendo sumiendo.
Si el aire quiere
llegaré a no ser nadie.)

jueves, 1 de diciembre de 2011

En la blogosfera también se quiere...

Hoy dejo un abrazo y mis mejores deseos a una amiga de palabras compartidas, Pilar de:
http://abaloriospvv.blogspot.com/  ¡todo saldrá bien!...


viernes, 25 de noviembre de 2011

Papeles del ayer...

La razón es una circunstancia que dependiendo de tiempo, el momento y las personas que nos rodean, a veces hay que tomarla en cuenta y otras veces no...


Cuando dejé Pomerania yo sabía que me arriesgaba a que el resto de mi vida me dijeran en tono recriminatorio que había dejado Pomerania. Desde esa fecha y sin descanso a cada rato me lo sacan: "Dejaste Pomerania".

Ha sido tanto y tanto el reclamo y las preguntas de que por qué me fui de Pomerania que juro que algunas veces hasta me he arrepentido de haber dejado Pomerania.

Sinceramente creo que esa actitud de los demás frente a mi salida de Pomerania ha sido injusta. Porque no lo voy a negar, dejé Pomerania simplemente porque me cansé de vivir en Pomerania. Ya estaba harto de Pomerania. Entonces, ¿por qué no me iba a ir de Pomerania si yo no tenía nada que me atara a Pomerania? Lo que me pregunto es ¿por qué cuando una persona se va de Pomerania tiene que vivir soportando que los demás le reprochen todo el tiempo su salida de Pomerania?

Primero fue mi mujer. Eso era todas las noches: "Yo te dije que nos quedáramos en Pomerania". Después fueron mis tres hijos presionados por el repiqueteo de la madre: "Papi, tú no debiste haber salido nunca de Pomerania, hoy estaríamos todos felices en Pomerania". Mis amigos de Pomerania, los que se salieron conmigo, sólo me echaban a mí la culpa de haberse ido ellos de Pomerania: "Tú fuiste el que nos sacó de Pomerania". Los otros, los que se quedaron en Pomerania me lo escriben indefectiblemente todos los años: "Tú no tenías ninguna razón para haberte ido así de Pomerania". Incluso mi hermano, que odia a Pomerania ya me lo ha dicho tres veces: ¿Qué necesidad teníamos de habernos ido de Pomerania?

Las cosas fueron más graves cuando tuve aquellos problemas económicos. Entonces eran todos juntos: "Te hubieras quedado en Pomerania". En esa época el peor fue mi socio con su cantaleta: ¿Es que tú crees que estás en Pomerania? Y luego mi suegra con esa voz chillona que cada vez que me sentaba a la mesa gritaba: "Tú lo que eres es un loco, eso no te habría pasado en Pomerania".

Confieso que el martilleo de los demás sobre mi ida de Pomerania ya me tiene harto. Pero no quiero volver a Pomerania. Jamás volveré a Pomerania. Y no por llevarles la contraria, en absoluto. No lo haré simplemente porque en lo más íntimo de mi ser, estoy persuadido, absolutamente convencido, de que si yo no me hubiera ido de Pomerania, todos los que me recriminan el haberme ido de Pomerania hoy me estarían diciendo:

"¿Por qué te quedaste en Pomerania?" ...

Cuento encontrado en un libro de derecho romano, firmado por un amigo alemán en Caracas, ¡gracias Otto donde quiera que estés!

jueves, 24 de noviembre de 2011

Eduard Punset

Con motivo del lanzamiento de su nuevo libro, Viaje al optimismo, Punset tuvo un encuentro digital con sus lectores en el sitio web de El Mundo el día 22 de noviembre. Mientras desayunada hoy, escuché su entrevista en la Cadena Ser, reconozco que admiro a este hombre y soy seguidora de "redes" no creo que se enfade por traerlo a este blog y compartirlo...



Manifiesto del optimismo:



1) No es cierto que exista una crisis económica planetaria, lo que existe es una crisis específica de países específicos.


2) La esperanza de vida aumenta 2,5 años cada década. Por primera vez aprendemos que hay vida antes de la muerte y que cualquier tiempo pasado fue peor.


3) La educación y la medicina avanzan hacia la personalización, y nos obligan a engendrar un nuevo modelo social. La prevención será más importante que la curación.


4) Un gran descubrimiento: el aprendizaje social y emocional. Por primera vez en la historia de la evolución empezamos a conocer y gestionar las emociones. Y sabemos que es tan importante aprender como desaprender.


5) Las redes sociales son lo que nos hace distintos del resto de animales. El origen de la interconexión actual está en las rutas de la Seda y del Incienso. Gracias a la revolución digital ahora la comunicación puede ser instantánea y universal.


6) Tras los avances de las ciencias de la mente, hoy conocemos la importancia del inconsciente con relación al pensamiento racional. Por primera vez constatamos que podemos confiar en la intuición.


7) Nunca habíamos sabido tanto sobre la naturaleza de la felicidad. Eso es lo esencial: la felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad.


8) Otro de nuestros quebraderos de cabeza seculares: la belleza. Sabemos que la belleza es ausencia de dolor, o sea, la que refleja un rostro con un nivel de fluctuaciones asimétricas inferior al normal.


9) Evolutivamente, en tiempo de crisis, la manada se vuelve hacia los jóvenes para que ejerzan su liderazgo. Es pues, la hora de los jóvenes. No pueden defraudar.


10) Hace unos años estábamos convencidos de que la visión del universo correspondía a la realidad. Luego descubrimos que esa visión dependía del marco y de las emociones. Ahora sabemos que es el resultado de un modelo matemático: la incertidumbre envuelve a nuestro universo.


El pasado fue cruel, insoportable y afortunadamente no volverá jamás.

Para el optimismo son imprescindibles aprender y sobre todo desaprender las tonterías heredadas del pasado.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Ni una sola palabra...

Alfonso nació en un pueblo de mar y tenía los ojos color añil, tuvo la ventaja de crecer al lado de su tía, señora de la alta sociedad venida a menos que le dio una educación esmerada, en su familia no había dinero pero su inteligencia le llevó aprovechar las becas de estudio y en la ciudad universitaria no sólo obtuvo un título sino la entrada a un mundo de oportunidades donde logran llegar unos pocos.

En su primer trabajo como informático de sistemas conoció a la hija de un empresario japonés, se encaprichó con él y se casó con ella. Alfonso tenía la capacidad de elevar la energía de quienes le rodeaban, la presión a la que fue sometido por parte de su familia política incentivó su esfuerzo y a los treinta y cuatro años no tenía hijos pero si una vida acomodada y dirigía un departamento con doscientos empleados.

Irene nació en el campo y siempre ayudó en las labores de la granja, los padres querían para ella algo mejor y cumplió las expectativas, con el título de económicas recién estrenado subió al avión que la llevaría seis meses a Londres, tenía veinticinco años y muchas ganas de no perder la oportunidad que se le brindaba.

No estaba en sus planes el amor y menos con un hombre casado, pero se encontró con una mezcla explosiva: atracción, proximidad, eran muchas las horas compartidas, el idioma común, sobrevaloración y el río se desbordó...

Irene y Alfonso no hicieron planes, vivían la historia sin preguntas, disfrutando del tiempo que pasaban juntos. Todas las precauciones fallan, y un día descubrió que estaba embarazada, era feliz y sólo esperaba que las horas volaran y llegara el final de la jornada.

La sonrisa se convirtió en una mueca cuando Alfonso le dijo: "el fin de semana solucionamos el problema"… ¡que cosas!, después de siete años su esposa también esperaba un bebé… para él la opción era obvia.

Irene no dijo nada, se vistió, se despidió como todos los días, llegó a su casa e hizo la maleta… Ninguno volvió a saber del otro.

Irene regresó a casa de sus padres, ahora dirige una empresa de agricultura ecológica; tiene un hijo de cinco años con los ojos color añil, los amigos de la infancia, abuelos, tíos, primos, le hacen partícipe de una vida familiar.

Alfonso no la buscó, se quedó con su vida organizada, en ocasiones un reflejo furtivo le lleva a su encuentro en otras pieles… El hijo heredó las facciones orientales de la madre, cuando llega a casa le mira dormir y se pregunta cómo le enseñará a ejercitar el corazón cuando el suyo vive amurallado.

Esta hermosa canción inspiró el cuento.

jueves, 17 de noviembre de 2011

De vez en cuando no veo el horizonte...


Después de una tarde de viento helado, la niebla densa extendió su manto en la ciudad. No me gusta la niebla, es engañosa; las formas y los cuerpos no se distinguen, se desvanecen; es igual que los recuerdos todo se mezcla y no logramos definir bien.

En tiempos me gustaba, era cómplice. Subías al Junquito, a la Colonia Tovar, a los Teques y entrabas en un mundo mágico oculto a los demás; en el calor de tascas de madera comí las mejores fresas con nata, ¿o era la compañía?, no sé, pero nunca me supieron igual que aquellas tardes lejanas ojeando planos en tu cuaderno de hacedor de sueños, y escuchando historias sobre los puentes de Charing Cross y Waterloo, el viaje a Londres estaba reciente y me contabas que nadie como mi favorito, Claude Monet, reflejara la luz filtrada a través de la bruma en esa ciudad.

No sé si es el silencio que hay en casa, la música de Aute… pero creo que las cosas no están tan escondidas como a veces queremos creer…

Veo pasar entre esas nubes bajas la figura de alguien a quien quiero mucho, tal parece hacer turismo con su vida; sube y baja de los buses como si ninguno fuera el adecuado, como si no encontrara la parada precisa, tanta insatisfacción no le hace feliz… pienso que quiere vivir el gozo de tener, pero conserva la manía de poseer y retener, sigue soñando con oasis porque nada le satisface.

Posada al calor de la farola hay una mariposa; es hermosa por dentro y por fuera, se aferra a su etapa de esplendor con ilusión, quiere llenar sus ojos de imágenes de otros mundos y lo hace bien: gastando las suelas de sus zapatos y zambulléndose en los aromas y sabores de la diversidad… Al levantar la niebla, con el primer rayo de sol, estoy segura que encontrará su sueño, la soledad le abruma pero su sonrisa es contagiosa y nunca le faltará compañía.

Un poco más lejos, entre las tejas de la chimenea humeante hay un gorrión, no le gusta dejar el nido pero el alimento escasea y debe incursionar buscando pastos granados, vuela… cada día sus alas son más fuertes luchando contra las tormentas; será un superviviente y siempre intentara hacer un nido protegido.

A mi lado surge una mano entre la niebla, la mano de un hombre noble, íntegro, que siente el honor como la vida, sus cimientos son profundos como el puente romano que cruza cada día, el tiempo no hace mella en ellos… En realidad no es una mano, son sus manos que no improvisan, dibujan contornos y los rellena con esfuerzo y tenacidad. Si, ... “Dos cuerpos frente a frente son a veces raíces en la noche enlazadas”.(de un poema de Octavio Paz)

Las imágenes que observo es posible que estén mal interpretadas, la niebla las muestra borrosas… y las palabras son como la niebla: ocultan, camuflan… y los sentimientos de cuando en vez se nublan por los estados de ánimo.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Alrededor de la mesa con aroma a café…


Esther dice:
A veces das la mano y te toman hasta el hombro y tú te prestas a ese juego, pero es agotador. Cómo aprender a detenerte, observar, decidir si tiendes o no la mano, a quién y en qué medida… ¿Para qué tenemos la cabeza? ¡Soy un desastre!, ¿dónde aparco los impulsos, la ilusión?...

Pula dice:
Si te gusta saborear todo lo que la vida pone a tu alcance lo tienes complicado, aparece la sensatez como una mosca de verano dando la lata.  A veces me pregunto si “lo no experimentado” te lo has perdido por no abrir la puerta… Si la curiosidad que mató al gato no está más cerca de lo qué deseamos mientras los días van pasando y  nos quedamos con la nobleza perruna.

Ana dice:
¿Por qué nos acostumbramos a dominar los impulsos? … Si, ya se, me diréis que hoy es todo lo contrario, un arte en vías de extinción, un descontrol.
Ahora bien, sin dominio, sin voluntad, sin esfuerzo no eres dueño de tus actos. La serenidad para tomar decisiones te hace más libre.

Sofía dice:
Y... ¿Cómo se llega al término medio?
Los palos te los vas a llevar de todas maneras, pero posiblemente el peor palo que puedas encontrar es darte cuenta, mucho mas tarde, que no has vivido. Y eso sí que ya no tiene remedio…

martes, 8 de noviembre de 2011

¿Voltereta?...

Caer: desplazarse un cuerpo de arriba abajo por la acción de su propio peso. ¡Vamos!, darte un trompazo contra el suelo.

Todavía me pregunto cómo pude hacer tal acrobacia…

Imagínense que brújula en mano camino hacia el Norte, a mi derecha el Este, un bordillo que separa la acera de la zona ajardinada. Doy un traspiés y en apenas un segundo mi anatomía pega contra el duro suelo. Cuando tomo conciencia de que me caí, tengo un dolor horrible en la oreja izquierda, Oeste y la sujeto fuerte con la mano ante el temor de quedarme como Van Gogh.

Observando el mapa de heridas encuentro un rasponazo en la rodilla derecha y la mano de ese mismo lado inflamada (Este), supongo que el inconsciente funcionó e intenté buscar apoyo en la mano. Lo que no termino de comprender, a pesar de ser una alondra juro que no volé; era mi posición tumbada del lado izquierdo, Oeste, sobre el bordillo de la acera, y mis piernas orientadas al Sur….
Resultado: alivio al dolor con antiinflamatorio, hielo sobre el pabellón auditivo, desinfectante en las raspaduras y unos cuantos moretones.

Frases que recuerdo:

Peatones: ¿Te caíste?..., ¿Te duele?..., ¡Levántate que el suelo está frío!..., ¿Cómo hiciste?..., ¡Quita la mano y déjame verte la oreja!..., ¡Te pudiste matar!...

Desde los coches parados en el semáforo: ¿Te llevo algún lado?... ¿Llamo a una ambulancia?... ¡Esos golpes en la cabeza son peligrosos!... ¡Tío, dale el bolso que está en la hierba!...

Resumiendo: una caída tonta, pero si no fuera tonta no me habría caído... Confirmo que siguen existiendo personas compasivas; también que las caídas provocan risas; y cuando logras levantarte dices: ¡No sé como fue!... Eso si, espero que nadie tuviera tiempo de grabarlo en video y me encuentre protagonizando un corto en youtube.

.

domingo, 30 de octubre de 2011

Cuentos de Misterio...

Premio concedido en el Concurso "Misterio"
http://www.saboryestilolatino.com.ar/foro/
Foro fundado y administrado por Brujita


¡Estoy emocionada!, los cuentos se publicaron de forma anónima, sólo se conoció a los autores una vez realizada la votación.
A Brujita ya la conocéis por su blog  http://liliana-luzdeluna.blogspot.com/ es el alma máter del foro donde participé. Os invito a conocerlo, merece la pena.

Os dejo mi cuento:

La metamorfosis…

Dentro de dos días su hijo cumplía siete años, había tenido suerte, a los pocos meses de embarazo entró en vigor la ley de no reproducción a partir de los 30 años y sobre todo, se penalizaba el embarazo natural, la contaminación en el planeta obligaba que el semen y los óvulos fueran de alta calidad y para ello tanto hombres como mujeres debían acudir a los bancos de fertilidad.

Hoy, al salir del trabajo, le entregaron el teclado manual con el primer programa que iba a necesitar su hijo para la educación, traía todas las combinaciones de letras necesarias y sólo con el tacto aprendería a comunicarse sin pensar. También tuvo que pasar por el laboratorio biogenético y recibir las microinyecciones para que su cuerpo se fuera adaptando a la velocidad e ingravidez, además le gravaron en la frente el código de su tarjeta de embarque.


Por fin se habían terminado aquellas décadas de turbas incontroladas, de protestas, de movimientos políticos y religiosos. Con el descubrimiento de los neutrinos, Marte era un mundo cercano y el lugar de las vacaciones soñadas. Ella, después de dejar a su hijo al cuidado de la Gran Escuela por fin tendría el ansiado viaje que le correspondía al cumplir cuarenta años.


El aparato regulador de oxígeno se encendió al entrar en su casa, pronto emitió un pequeño sonido, por fin podía quitar la máscara protectora, las luces del ascensor interno avisaban que en dos minutos llegaría su pequeño de la Guardería Colectiva. Desde la ventana contempló las inmensas llanuras de maíz y soja, serpenteadas por pistas para bicicletas que rompían la monotonía del paisaje, a la luz de la luna se volvería fantasmagórico y el vacío acústico se adueñaría de todo.


Cuando el padre de su hijo sufrió el accidente en la planta química le ofrecieron la posibilidad de dejar la ciudad e integrarse en la producción de proteínas o telares, escogió lo último y allí llevaba cinco años; operaria informática en la fila transportadora, trabajo fácil, simplemente dirigir el robot de patronaje sobre aquellas láminas verdosas, casi trasparentes.


En los lugares de Distracción Obligatoria buscó a su vecina, hacía diez días que se despidieran, ya tenía que haber regresado del viaje, la empresa regalaba una semana, claro que como no tenía hijos a lo mejor decidió quedarse, se comentaba que los últimos años ocurría con frecuencia, esa era la razón para firmar un contrato que dejabas como fianza: si no regresabas otra ocupaba tu espacio y trabajo. ¡Lástima!, le hubiera gustado compartir vivencias antes de emprender el suyo.


En la mañana se había despedido de su hijo, de ahora en adelante el contacto sólo sería a través del Sistema Virtual Centralizado. Estaba prohibida la tristeza, ella no olvidaba tomar la pastilla ovalada, pero no había dormido, esta noche no tomó la capsula roja, quiso darle a su hijo todo el amor del que era capaz…


Le hubiera gustado ver su reflejo pero las paredes tenían una blancura inmaculada, antes de pasar a la sala de embarque tuvo que vestirse con un traje que se adaptaba a su cuerpo como una segunda piel. Reconoció la tela, era la que ella cortaba y cuyos materiales veía desde su ventana.


Subió a la cinta trasportadora y comprendió porque los viajeros hacían el recorrido de uno en uno, sonaba su música y las imágenes de la niñez: ríos, mares, montañas, flores, paisajes y rostros amados… La puerta de la aeronave se abrió y la recibió una sala circular con miles de hologramas de mariposas, estaba embriagada por tantos sentimientos olvidados, recuperó en un minuto toda su vida...


Nada más colocarse en la capsula que le correspondía, sintió que los ojos le pesaban, tenía tanto sueño… A sus pies se abrió el suelo y mientras caía a las tinieblas la envolvió un aroma dulzón y muy familiar… el que emanaban al abrirse los paquetes con la ración diaria de comida. (Fin)

viernes, 28 de octubre de 2011

¿Halloween? ¿Samaín?...

En fin, "si cantas los males espantas"... El pasado año escribía:

http://alondra-volarsinalas.blogspot.com/2010/10/la-muerte-es.html



Hoy, cambio de tercio. Vivimos en  la globalización o mundalización y  la difusión y consumo de los productos culturales dejan de tener barreras. Se importan tradiciones y los últimos años los centros comerciales empezaron hacer un uso interesado; decidieron que el jolgorio y la parodia podía ser motivo de negocio. Nuestras calles se empezaron a llenar de disfraces y calabazas y sólo falta el timbrazo en las casas con la frase “truco o regalo”…

Existe un proverbio chino que dice: " las cosas siempre acaban regresando a su lugar de origen" , pues bien, lo mismo podría aplicarse a la celebración del Halloween.

En Galicia llevaba décadas olvidado el Samaín, la romanización borró cualquier rastro de rito celta, luego la iglesia católica hizo lo mismo con cualquier rito pagano. La gente de las aldeas de cierta edad y buena memoria, nos recordaron que en su infancia existía ya la tradición de encender velas dentro de calabazas para darles el aspecto idóneo de una calavera.

La noche del 31 de octubre comenzaba el Año Nuevo celta, terminaba el verano y con el invierno se llevaban los rebaños a los establos, las faenas del campo se detenían, eran tiempos para los cuentos al calor del fuego... En esa noche las ánimas de los muertos atraviesan la puerta que separa el mundo de los vivos y de los muertos y visitan las casas de sus familias para calentarse y tomar algo de alimento.

 El Ayuntamiento de Lugo también se hizo eco  de esta fiesta. Desde hoy en las principales plazas del casco histórico, habrá talleres de calabazas, recortables de papel y maquillaje para los más pequeños, y  varias sesiones de cuentos de miedo.

El lunes 31, noche previa al día de Todos los Santos, se celebrará el conjuro de la queimada, y una procesión de ánimas caminará por el adarve de la muralla, los participantes dejarán calabazas iluminadas con velas en diferentes puntos del monumento.

Esta alondra seguirá llevando flores a sus difuntos, comiendo castañas, probando el vino nuevo y las calabazas en sopa o pastel.

jueves, 20 de octubre de 2011

En mi mundo nuevo...

¡Uff! empiezo a repetirme, la imaginación está bajo mínimos y no quiero dejar de abrir esta ventana.

Hace ya mucho tiempo alguien me dijo: simplemente pon las manos en el teclado. Deja que tus sentimientos fluyan… Así comenzó mi camino a través de la ventana. Hay una escritora de Oviedo-España, Eugenia Rico que dice: "escribimos para detener el tiempo y para sobrevivir" y yo suscribo la frase. Cada momento tiene su tiempo…

Muchos llegan aquí huyendo de sí mismos, y otros, se encuentran o se descubren… En este mundo, eres solo la persona que se imaginan que eres pero en las palabras dejas al descubierto mucho de lo que escondes en tu interior. Intuimos y sentimos la energía que nos quieren trasmitir. En el fondo siempre buscas que te reconozcan en la multitud e intentas seducir con las palabras. El disfraz te lo pones según tu estado de ánimo, eres tu y tus circunstancias.

Pero al igual que en una playa de arena blanca tus palabras son huellas sin prejuicios, sin timidez, sin frustración. Simplemente escribes. A veces te idealizan e idealizas. Descubres a personas observadoras ó a esas que están a años luz de tu verdadera realidad. Y en ocasiones juegas sin maldad a representar ese papel que los otros te otorgan y en otras, desnudas el alma…

En el mundo virtual nos ilusionamos, hacemos esfuerzos por interpretar a otros, estimulamos la imaginación y hasta buscamos que nos quieran… Pero sobre todo nos "enamoramos" de las palabras, no de personas, solo de palabras, porque en ellas intuyes a aquél que te gustaría conocer. El ideal de persona que tal vez no existe, o tal vez sí… y forjas un sueño, y lo retomas cada día al abrir la ventana y te entregas a él en silencio, con la pasión y la inocencia de un adolescente. Aunque sabes que si no se alinean los planetas, nunca formará parte de tu verdadera realidad.

Decía Freud: "el sueño constituye la satisfacción del deseo". Quizás eso es lo que hacemos en este lugar: La realización imaginaria de deseos, el volar sin equipaje. Recibir por medio de la lectura; sensaciones, conceptos y otra forma de ver la vida y antes de irme a dormir es como si hiciera un resumen de la jornada y pienso que si hoy fuera el último día de mi vida me quedaría con las pequeñas cosas: la sonrisa de mi compañero, el beso de mis hijos y la luz de la ilusión al escribir estas palabras. Porque el tiempo no se mide con el reloj, sino con el aburrimiento y aunque al igual que burro, cada día tenemos que cargar una alforja ó el tren pasa de largo por nuestra estación. La vida siempre te regala algo…

martes, 18 de octubre de 2011

Ring, Ring, Ring...

A veces, cuando suena el teléfono y lees el número que te llama respiras profundamente antes de descolgar, sabes que te tocará escuchar… Después de una larga conversación donde intentas subir la moral a tu interlocutor, tu corazón se queda con una enorme carga de tristeza.

Madre, hija y nieta son tres desconocidas, las tres son víctimas y verdugos. Presas de la amargura, esa emoción contaminante y contagiosa.

La madre, vamos a llamarle Eva, era hija única, creció al lado de su padre, su progenitora murió y a los doce años dejó el colegio para organizar y atender la casa; por las tardes su padre pagaba a la modista para que le enseñara el oficio y en el taller de costura fue creciendo y soñando como sus compañeras con el príncipe azul. A los 17 años se casó embarazada, sus compañeras le ayudaron a confeccionar el traje de novia. Su príncipe con el uniforme del servicio militar no tuvo que buscar casa, el padre los acogió. La juventud pasó dando de mamar, cambiando y lavando pañales; barriendo, haciendo la comida, fregando platos y siendo la criada de dos hombres; era lo que se esperaba de una buena mujer.

Rosa, no tuvo hermanos, era hermosa y zalamera. Eva la mimó y consintió en todo, se quedaba hasta altas horas de la noche para que luciera los mejores vestidos, llevara magdalenas recién hechas para el recreo, tuviera un bicicleta rosa y se casara algún día con alguien de dinero; sin querer tejió un influjo enfermizo.

Rosa no terminó el bachillerato demasiado cuesta arriba hincar los codos, además le gustaba mucho la ropa, era guapa y en la boutique de moda de una ciudad de provincias creyó tocar el cielo. Se enamoró y el chico seguramente la hubiera hecho feliz; pero Eva, su madre, le lavó el cerebro y al final se casó con el hombre “conveniente"

Rosa no es feliz por mucho que guarde las apariencias, es de esas personas que viven para el qué dirán… En su casa riñen todo el día por cualquier motivo, se recriminan, no se escuchan y responden para llevarse la contraria.

De nuevo la rueda de la vida va envolviendo de insatisfacción a Victoria que crece con la misma siembra de su madre y abuela: consentida en exceso, puliendo su belleza externa y obedeciendo normas. En su interior espero que haya la suficiente rebeldía para no repetir pautas y caer en los errores de los espejos en que se mira.

domingo, 16 de octubre de 2011

No sé por qué te quiero...

Si hacemos caso a la antropóloga Helen Fisher tiene fácil respuesta: el amor es tripartito. Primero el impulso sexual indiscriminado, una fuerza autónoma que desata la búsqueda de pareja en cualquier acepción del término; luego la atracción sexual selectiva; y por último el cariño, el lazo afectivo de larga duración que sostiene a las parejas más allá de la pasión.

En fin, nunca supe porqué se quiere pero es una delicia querer aunque los quereres se pierdan por el camino.

Buscando una canción en youtube me encontré esta maravilla...

lunes, 10 de octubre de 2011

Gracias a la vida que me ha dado tanto...

Releyendo el viejo blog me encuentro con este escrito, lo traigo a esta mi ventana porque los pensamientos siguen siendo los mismos. De nuevo estoy en libertad provisional hasta diciembre, poco a poco volveré a visitaros, ¡parece mentira! pero aprendí a quereros a través de tantas palabras compartidas. ¡Gracias! y mis mejores deseos para todas/os.

Si viviéramos con miedo la vida sería una continua angustia, por esa razón tenemos un mecanismo interno que nos impulsa simplemente a caminar de prisa, muy deprisa…

Recuerdo una noche como la de hoy, creía que la mayor parte de mi labor estaba hecha y tenía el derecho de disfrutar de una cierta tranquilidad, y la vida me dio una bofetada inesperada…

La maquina perfecta de nuestro cuerpo, esa que no valoramos, que agredimos, que ponemos al límite tantas veces, resulta que tiene que pasar por el taller de reparaciones. ¡Imposible!, si tienes una herida, un bulto, un dolor, aceptas de mejor grado, creo yo... La leucemia es cuestión de fe, no te duele nada, un ligero cansancio, siempre hay una disculpa: demasiado trabajo, muchos contratiempos…

Ese es el primer pensamiento; negar lo evidente, renegar de la medicación porque con ella has empezado a tener dolores y ahí te das cuenta de la fragilidad de tu cuerpo.
Sobrevivir se impone, asumes el problema y le plantas cara, aunque tengas que perder en el camino muchas de tus convincciones. Sin darte cuenta empiezas a ver el mundo con ternura, agradecer haber llegado hasta aquí; soy como un árbol, las raíces bien agarradas a la tierra, el tallo firme y las hojas siguiendo nuevos caminos en el viento.

Si el día es soleado, si no te duele nada, toca beberse la vida… Si el día es de niebla y aunque pongas los faros antiniebla, te pierdes, pues queda refugiarse en el caparazón e intentar buscar alguna luz para orientarte o simplemente aparcas en el arcén y esperas que aclare…

No cambia nada y cambia todo, la cotidianidad se impone y sigues adelante; poquito a poco vas cerrando el círculo donde la línea se había interrumpido a causa de viejas heridas sin cicatrizar, y así empiezas a sentir el corazón más ligero…

Antes como liebre, ahora a pasito lento, pero intentando mantener “LA ILUSIÓN” nunca sabemos cuando el reloj dejará de dar las horas. Hace cinco años lo veía negro, hoy puedo decir que he vencido alguna batalla y sigo aquí…

sábado, 24 de septiembre de 2011

¡Hola!...

Sigo en el taller de reparaciones y no tengo ganas de escribir, ¡gracias por los buenos deseos!, son caricias que me llegan en el vientecillo otoñal que ya nos acompaña.

Hoy recibí este escrito y voy a dejarlo en la ventana. Espero que el “Dr.Mikel” no me ponga la camisa de fuerza…

"La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma". ( J.S.Bach.)

La Enfermedad no es "mala" te avisa que te estas equivocando de camino.

El resfriado “chorrea” cuando retienes el llanto.

El dolor de garganta “desgarra” cuando no es posible comunicar las aflicciones.

El estómago “arde” cuando la impotencia no consiguen salir.

La diabetes “invade” cuando la soledad duele.

El cuerpo “engorda” cuando la insatisfacción aprieta.

El dolor de cabeza es “insoportable” cuando las dudas aumentan.

El corazón “decae” cuando el sentido de la vida parece terminar.

La alergia “aparece” cuando el perfeccionismo es intolerable.

Las uñas se “quiebran” cuando las defensas están amenazadas.

El pecho “aprieta” cuando el orgullo esclaviza.

La presión “sube” cuando el miedo aprisiona.

Las neurosis “paraliza” cuando el niño interior tiraniza.

La fiebre “calienta” cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.

Las rodillas “duelen” cuando tu orgullo no se doblega.

El cáncer mata cuando te cansas de “vivir”.

El camino a la felicidad no es recto. Existen curvas llamadas “equivocaciones”; semáforos llamados “amigos”; luces de precaución llamadas “familia” y todo se logra si tienes: una rueda de repuesto llamada “decisión”; un potente motor llamado “amor”; un buen seguro llamado “esperanza” y abundante combustible llamado “paciencia”.

martes, 20 de septiembre de 2011

Antes de hablar piensa...


De nuevo durante dos semanas tendré que pasar por el taller de reparaciones. Hoy a las nueve de la mañana, sentada en una de las muchas salas de espera de nuestro hospital, valoraba una vez más, la tranquilidad de saber que recibo una atención sanitaria de tan buena calidad como si me desplazara a esos hospitales carísimos donde acuden famosos y millonarios para enfermedades como la mía.

Soy una defensora de la sanidad pública, un sistema que además de velar por el bienestar de los ciudadanos crea riqueza, formación, y puestos de trabajo directos e indirectos.

En los últimos años hay una campaña generalizada para desprestigiar y desmantelar los sistemas públicos de salud y nuestro sistema sanitario esta valorado entre los mejores del mundo, es eficiente, como usuaria responsable lo digo en voz alta. Si hay que ahorrar podemos empezar por muchos altos cargos de designación que sobran, para qué están los que tienen ese cargo después de sacar su oposición, no hay que poner al amigo del político de turno y seguro que muchos de vosotros añadirá más ejemplos.

No existe ningún tipo de seguro con la calidad y la excelencia profesional que tenemos. Se han parado a pensar alguna vez: ¿Cuánto nos costaría un seguro privado que cubriera todas las contingencias que cubre el sistema nacional de salud? ¿Cuánto dinero tendría que tener inmovilizado una familia en la cuenta bancaria para hacer frente a un problema de enfermedad? … Os aseguro que en mi caso ya llevaría varios años criando malvas.

viernes, 16 de septiembre de 2011

La vendimia...

El viernes por la noche llama mi madre por teléfono:"el domingo es la vendimia" … Eso quería decir: ¡tenéis que venir!; no hay excusa posible, las uvas están perfectas para que luego la fermentación de lugar al vino; elixir mágico y deleite para mi padre: ligero en alcohol y afrutado. Ese vino que mimará, y abrirá la barrica el día de todos los santos.

Año tras año, desde que heredó las dos viñas en las riberas “del ceniza”, el rito se repite. Después de una vida en el asfalto como si le dieran cuerda a un reloj parado, mi padre empezó a cuidar las vides, cortó las largas ramas y cuando orgulloso nos mostró la obra yo no sabía que decir… ¿se habría vuelto loco?, apenas había dejado un pedazo de madera retorcido…

En la primavera llegó la explicación, una viña no tenía que tener sólo hermosas hojas verdes, tenía que tener fruto y esto dependía de una buena poda. Con mucho amor, todo el año usando métodos “a la antigua” va dando a sus dos viñas los cuidados necesarios. El vino no empieza en la bodega como mucha gente cree, hay que seguir el desarrollo de la vid durante todo el año y, fundamentalmente, los meses previos a la vendimia.

El sábado nos fuimos al pueblo, al llegar mis padres ya tenían los cestos, el lagar y la barrica preparados. El menú estaba dispuesto: cabrito asado, empanada de bacalao y una buena ensalada con productos de la huerta. El postre en la maleta de mi auto, tarta de santiago.

El domingo amanecimos con el sol, empezaron a llegar mis tíos tijera en mano para cortar los racimos con el barniz del rocío; paseando entre las vides cargadas de ese bendito fruto, en la escarpada ribera, entre risas y recuerdos dio comienzo la recolección de la cosecha.

Al mediodía con el fruto en la bodega, entre el aroma de las uvas recién cortadas y bajo la parra del patio; la mesa estaba servida y dimos buena cuenta de la comida. No teníamos prisa, antiguamente se estrujaban las uvas con los pies. Los niños y los hombres se encargaban de la labor, no sé de donde venía la idea que las mujeres podían avinagrar el fruto… Según parece la operación requería un ritmo bien acompasado. Por esta vez, la defensora de los derechos de igualdad no dijo nada; sonreí y dejé que los hombres de mi familia se creyeran “Magos”, mientras mi madre, mi hija y yo cruzábamos una mirada cómplice.

Actualmente el trabajo del pisado lo hacen prensas a turbina, aunque en el caso de mi familia es una moledora de rodillos manual, los hombres se turnan para dar a la manivela y llevar el contenido que va saliendo en baldes y verterlo en la inmensa cuba de madera, donde comenzará el misterio y la magia para que nazca el vino.

¿Recuerdan la película “Un paseo por las nubes” protagonizada por Keanu Reeves, Aitana Sánchez-Gijón, y Anthony Quinn?, aquella familia griega que hacía de la vendimia un rito de sensualidad… De esa película tomo las palabras del final: “Esa es la raíz de la vida” Espero que algún día, alguno de mis hijos sienta placer en seguir la tradición.


De nuevo sonó el teléfono, coincide que es viernes igual que el día que publiqué esta entrada, 14-09-09 en http://unpuentedepalabras.blogspot.com/ y recupero el escrito con ilusión, ¡mañana voy a la vendimia!

martes, 13 de septiembre de 2011

En confidencia...


…Los cincuenta años son como la última hora de la tarde, cuando el sol se ha puesto y uno se inclina naturalmente hacia la reflexión. En mi caso, sin embargo, el crepúsculo me induce a pecar y, tal vez por eso, en la cincuentena reflexiono sobre mi relación con la comida y el erotismo, las debilidades de la carne que más me tientan, aunque hélas, no son las que más he practicado.

Me arrepiento de las dietas, de los platos deliciosos rechazados por vanidad, tanto como lamento las ocasiones de hacer el amor que he dejado pasar por ocuparme de tareas pendientes o por virtud puritana…


Sabéis que últimamente estoy releyendo los libros de mi biblioteca al azar. Este texto pertenece a uno de Isabel Allende “Afrodita” , reúne recetas de manjares, historias de amoríos; hace reír, soñar, y sobre todo te hace sentir hermosa por el mero hecho de ser mujer, usemos talla pequeña o extra grande lo importante es disfrutar de lo que la naturaleza nos dio sin complejos.

Creo que fue escrito en el siglo XX y seguramente se pueda descargar de la red para el que tenga curiosidad. Mi intención es compartir ese párrafo en especial, por si sólo, da mucho juego a comentar.

Aunque no me resigno a dejar fuera otra frase de la página 110 y que comparto al cien por cien: "El punto G está en las orejas, quien ande buscándolo más abajo pierde su tiempo y el nuestro porque el mejor afrodisíaco son las palabras".

sábado, 10 de septiembre de 2011

La gota fría...

A la hora del desayuno, conocí esta historia en el programa de radio de Isabel Gemio; esta alondra pensaba que la canción era autoría Carlos Vives y resulta que la historia es muy antigua...

“La gota fría” forma parte de una tradición colombiana “la piquería” en la que dos cantantes hacen un duelo por medio de versos. En 1.938 Emiliano Zuleta Baquero y Lorenzo Miguel Morales querían para si el título de mejor acordeonista de su país: Colombia.

Moralito a última hora viendo la aclamación del público a Zuleta se retiró del certamen por temor a no ganar y Zuleta le compuso “La gota fría” para hacerlo quedar en ridículo.

Se cuenta que la arrogancia de Emiliano, abonada por los dimes y diretes del pueblo le hizo sentir herido en su dignidad y entonces realizó la narración versificada de una contienda que tenía más de imaginación que de realidad, porque el duelo nunca se llevó a cabo.

Sea como sea, es la la única piqueria vallenata donde el perdedor sale tan bien librado que medio siglo después todavía se le recuerda con alegría.

En 2.005 murió el autor: Emiliano Zuleta y el 26 del pasado mes de Agosto, Lorenzo Miguel (Moralito)

Letra:

Me lleva él o me lo llevo yo
pa' que se acabe la vaina (Bis)
ay Morales a mi no me lleva
porque no me da la gana
moralito a mi no me lleva
porque no me da la gana

Acordate moralito de aquel día
que estuviste en Urumita
y no quisiste hacer parada (Bis)
te fuiste de mañanita
sería de la misma rabia (Bis)

Me lleva el o me lo llevo yo...

En mi nota soy extenso
a mi nadie me corrige (Bis)
para cantar con Lorenzo
mañana sábado día de la virgen (Bis)

Ay me lleva el o me lo llevo yo...

Moralito, Moralito se creía
que quizá, que quizá me iba a ganar
y cuando me oyó tocar
le cayó la gota fría (Bis)

Ay al cabo de la comparia
el tiro le salió mal (Bis)

Yo tengo un recado grosero
para Lorenzo Miguel (Bis)
el me trató de embustero
y más embustero es él (Bis)

Ay me lleva el o me lo llevo yo..


lunes, 5 de septiembre de 2011

Laberinto heredado...


Las fiestas en los pueblos son lugares de encuentro, costumbres que se conservan en el intento de no perder las raíces de la memoria de las gentes, aunque esa memoria esté llena de historias que por amor, venganza o traiciones, ayudaron a crecer o morir los pueblos.

Primera parte:

La guerra había terminado, la aldea era pequeña; casas viejas, caminos llenos de fango. Los trabajos de labranza de la tierra eran el sustento de las familias. Los hijos nacían y no siempre con un pan bajo el brazo pero si eran más brazos para ayudar en casa.

Amelia y José no tenían la misma escala social. Él, era el heredero, el orgullo de la familia, para casarse tenía una mujer de su casta, con muchas tierras y ganado. Ella, solo era la hija de un campesino que trabajaba la tierra de los señores, la última de cinco hermanos que hacían los duros trabajos en la gran casona.

Aquel verano Amelia y José se miraban y sentían un ahogamiento en el pecho. Llegó Noviembre y en las fiestas de San Martín encontraron el momento y el lugar… Las jarras de vino, la música y sobre todo la noche hicieron de celestinas.

Cuando Amelia supo que estaba embarazada José había vuelto a la universidad y ella acudió al capataz para que se lo dijera. Rogelio, el capataz, la miró con ojos tristes, siempre había estado enamorado de aquella joven que creció jugando y trabajando a su lado. Era un hombre honesto, el sobrino recogido por los señores cuando su madre murió de parto y el padre fue fusilado en la guerra en la tapia del cementerio.

José no quiso saber nada del asunto y la panza de Amelia crecía mientras lloraba por los rincones la desilusión y las amenazas de sus hermanos para que dijera quien era el causante.

Rogelio harto de trabajar a cambio de nada, una noche, a la luz del fuego donde ella cocía la leche para hacer mantequilla y queso se ofreció como autor de los hechos. Se casarían, marcharía hacer las américas y una vez allí la reclamaría.


Se despidieron en la curva de los suspiros, el lugar de la carretera desde donde se veían las casas de la aldea como un belén encajadas en el valle. Rogelio, en los días de mar fue poniendo en orden sus planes. En el camarote dormían diez personas en camas sobrepuestas y no había ni un ojo de buey, el lugar sobre las máquinas del barco era asfixiante, acordándose de lo que dejaba pensó morir, pero ya no había vuelta atrás.

La soledad fue horrible, pero aquella tierra llena de oportunidades necesitaba hombres que no tuvieran miedo al trabajo; dos años después había reunido el dinero para el pasaje de Amelia que llegó con "la Singer" como toda herencia, tomó posesión de aquella habitación con derecho a cocina y pronto la iluminó con las telas de colores de sus clientas.

Segunda parte:


Lola, a sus veinte años la universidad no le sirvió para obtener un título pero si para conocer y casar con Felipe. La aldea creciera con el paso de una carretera general y el padre de Felipe, vendió tierras y le compró a su único hijo la concesión de la farmacia.

Llegaron al atardecer de aquel veranillo de San Martín. La casa que albergaba la botica estaba en la parte comercial del pueblo, haciendo esquina con la plaza principal, todavía del generalísimo, aún no le cambiaran el nombre. Asomada a la ventana del primer piso que le serviría de hogar pensaba que era el momento idóneo para que la estatua ecuestre del dictador se volatilizara ante lo que estaba sucediendo, cosa impensable en los tiempos de aquel muñeco de piedra: un mitin donde caciques e intelectuales juntos, pedían el voto para el referéndum de la Constitución.

Al día siguiente Lola despertó con las bombas de palenque, la pirotecnia era el aviso tempranero para recordar que estaban en fiestas. A las doce repicarían las campanas de la iglesia llamando a la misa del patrón, a continuación saldría en procesión y la banda de música amenizaría la sesión vermout.

Dejó a Felipe haciendo balance en la rebotica, la comida en la casa de los suegros empezaría tarde y le daba tiempo de dar un paseo, necesitaba poner en orden sus ideas. El pueblo estaba muy cambiado, la que en tiempos fue “la casa grande” era ahora un hotelito rural, lleno de turistas con acentos capitalinos. El sendero de hierbas pisadas al lado del río se había convertido en una ruta de paseo con arena, bancos y cercas de madera.

Se apartó de la calle al llegar al primer recodo y siguió una pista de cemento, antes camino polvoriento lleno de piedras que bajaba al río desde el camposanto. Entró al pequeño cementerio y dejó unas margaritas en el panteón donde descansaban sus abuelos. Todavía no sabía que años más tarde estaría allí también su madre… Siguió caminando hasta el viejo ciprés y la roca plana donde de niños tenían su lugar de encuentro para escapar de las miradas de los adultos; la mayoría viejos que se iban encorvando, mirando de vez en cuando el cielo, callados y del color de la tierra de tanto trabajarla.

La familia daba afecto y disciplina. La educación era cosa del maestro que con una vara siempre en la mano iba marcando ríos en un mapa pegado a la pared de la pequeña escuela, donde la estufa de leña caldeaba un poco la estancia y aprendían cantando la tabla de multiplicar.

La otra parte de la educación, de obligado cumplimiento, la adquirían sentados en el banco de la iglesia, con un frío que subía por los pies y hacía castañear los dientes. Las velas chorreaban cera mientras las palabras del cura hablaban de castigo y pecado.

Eran pocos los elegidos para continuar estudios: los hijos del maestro, los que tenían tierras y los que tenían a sus padres en la emigración. Salían del pueblo a internados de la ciudad más próxima, donde otros religiosos llenarían de tabús y normas que ocultaran el progreso de las ideas. No existía ni la privacidad, el correo se repartía un día al mes y siempre abierto. A veces venía una fotografía de un hombre y una mujer a la que se fue añadiendo una niña que tenía mucho parecido con ella, nada significaban, extraños que pagaban la educación y que se miraban con la amargura de las preguntas sin respuesta.

El sol de otoño no molestaba los ojos pero Lola puso las gafas oscuras después de secar las lágrimas que se deslizaron por su cara. Había que regresar al pueblo, a su casa…

Tercera y última parte:


Era el último año santo del milenio. Muchos emigrantes aprovechaban las subvenciones de un gobierno buscando votos y volvían hacer el viaje a su tierra desde el otro lado del atlántico. Mariana animó a sus padres hacer él tantas veces pospuesto y ansiado reencuentro con sus raíces. Cincuenta años luchando contra la melancolía, esa maldición que no les dejaba sentirse parte de la tierra que los acogió…

Habían escogido Noviembre para vivir su propio San Martín, desde la ventanilla del autobús buscaban sus recuerdos en el paisaje diferente; el fatal destino les impidió llegar vivos a la aldea, un mortal accidente en la curva de los suspiros les dejó en la carretera.

La llamada de Lola fue cordial pero sin sentimiento de dolor, normal, para ella eran una imagen de fotografía. Mariana le pidió que los incinerara y enterrara en el sepulcro familiar. Ahora, un año después recibía la invitación para el bautizo de la primera nieta de su hermana. Decidió que era un buen momento para cerrar la puerta del pasado que seguía abierta; hablar de frente y por eso estaba en el aeropuerto con la maleta en la mano. El tiempo de otoño era frío y pasó el siguiente día comprando ropa apropiada. La lluvia caía incesante y aquella tierra de pizarra gris y piedra no le decía nada.

El taxi la dejó en la plaza principal. El pueblo estaba en fiestas y el tráfico a las calles cercanas estaba cerrado. Caminaba despacio mirando todo como siguiendo unas instrucciones mentales. Tomó la calle de la derecha y pasó delante de la terraza del “bar argentino”, y justo al frente encontró la casa de galerías acristaladas que tenía colgado el distintivo de “Farmacia”.

Los pasacalles animaban el pueblo rodeados de chiquillos con globos de colores. ¡Las vueltas que da la vida!, muchos años atrás en aquella fiesta comenzara la historia…
Mariana y Lola, se fundieron en un abrazo interminable… La música, los cohetes explotaban con estruendo pero sus corazones latían mucho más fuerte, con la fuerza de la sangre.


Epílogo:

La tercera generación libre de los fantasmas crecía a un lado y al otro del mar, las heridas habían cicatrizado y ya no las alcanzarían los rencores y los miedos ancestrales. (Fin)

domingo, 4 de septiembre de 2011

Seguimos creciendo...


http://liliana-luzdeluna.blogspot.com/


Queridas amigas/os de palabras compartidas: hoy quiero invitaros a conocer a una nueva integrante de la blogosfera, se llama Liliana, aunque para esta alondra siempre será “Brujita” con ese nombre hemos vivido muchos momentos amables en distintos lugares de la red. Es una alegría que se haya animado y abriera una ventana a este mundo tan enriquecedor y lleno de tesoros…


La gran comunidad de los blogs., no está pasada de moda, es cierto que hoy han surgido un sinfín de nuevas herramientas para publicar online pero creo que los blogs personales, a la hora de comunicarnos, son como nuestro particular rinconcito en la tela de araña, donde los sueños se convierten en palabras y no, no estamos locos, hay muchos más que comparten  utopías, miedos, alegrías, y recuerdos.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Días...

Hay días en los que te levantas y sabes que va a pasar, son como una película que de tanto visionarla ya te aburre; otros, sólo dejas que pasen sin hacer nada, esperando que tu hada madrina lo solucione con su varita mágica.

Hoy es uno más de esos días, antes de regresar a casa entro en la cafetería de siempre, preparan el mejor café de la calle comercial, ¡qué bien se esta aquí!...
Hace tiempo que ya no viene el caballero de piel canela y nieve en el pelo, siempre se ubicaba en el mismo lugar de la barra, donde estaban los periódicos del día; tomaba uno al azar y lo primero que hacía era leer el horóscopo. Una tarde coincidí justo a su lado y me preguntó:

-¿En que mes naciste?

-Diciembre, contesté.

-¡Ah! en el horóscopo has nacido bajo el signo de “El Sauco”

- Y…, ¿es bueno o es malo?.

- El sauco es un árbol muy adaptable, perfectamente capaz de regenerarse a sí mismo de muchas formas. Puede echar raíces a partir de una rama y se recupera con bastante rapidez, lo que le permite superar con igual facilidad los daños sufridos, alcanza los 10 mts.de altura y vive hasta cien años. También tú serás capaz de vivir y prosperar en cualquier condición. Vivirás muchas vidas durante el tiempo que estés aquí y llevaras contigo esos recuerdos a cada nueva aventura que emprendas.

- Muy interesante, gracias por la información, dije sonriendo. Desde ese día siempre nos saludábamos al llegar y el que primero marchaba decía: ¡hasta mañana!.

Hoy la cafetería está casi vacía. El camarero recoge los restos de consumición de mi mesa favorita junto a la ventana, hay pétalos de margaritas, seguramente jugaron al me quiere no me quiere…

Me siento extraña, demasiadas complicaciones últimamente: no me censuro, ni me prohíbo, quiero cambiar actitudes pero no cambio nada… quizás este dejar pasar es el mejor premio de consolación que pueda tener ahora mismo.

¿Dónde habré perdido mi rebeldía?, estará dormida en un cajón porque no sé contra que rebelarme, o si lo sé y no puedo, ni debo, seguir con un discurso gastado de tanta repetición.

Bajo del taburete, cuelgo el bolso en el hombro, Simón, el camarero sonríe al decir: ¡hasta mañana!, salgo a la calle y decido regresar por el camino más largo para romper la rutina…

lunes, 29 de agosto de 2011

Suvenir de vacaciones...

Cuando Mascab, de http://larebeldequenofui.blogspot.com/, querida amiga de palabras compartidas, se fue de vacaciones nos dejó un regalo que todavía no había traído al nido en el magnolio.


Sobre al asiento trasero de la moto de su chico, recorrió carreteras y sus ojos se llenaron de hermosos paisajes.

Aprovechó un alto en el camino y mientras hacía el equipaje para poner rumbo al mar, a las inmensas playas gaditanas, se asomó a la ventana para saludar a sus muchos amigos. Esta alondra le dijo que si en sus paseos por la arena encontraba “una piedra en forma de corazón” me haría mucha ilusión que le hiciera una foto y me la regalara, y hoy de nuevo compartió sus buenos deseos con todos sus seguidores. “Como símbolo del corazón humano, de todos los humanos que laten a un mismo son: LUCHAR POR LOS DERECHOS HUMANOS, LA PAZ Y EL EQUILIBRIO MUNDIAL...”



Este lugar tiene como protagonista "la piedra corazón" y le doy las gracias, ya se que los regalos no se piden pero ella no sabía que sería tan fácil complacer a una alondra.

Me gustan las piedras que el mar deja en la orilla de la playa, esas piedras pulidas, con formas y colores tan diversos. Hace tiempo, empecé a recoger las que tenían forma de corazón, no todas, sólo algunas que parecen decir: ¡llévame!

No creo en talismanes pero las piedras tienen energía, me gusta tocarlas cuando necesito fuerza y animo; esas piedras fueron talladas por la naturaleza y en nuestra vida presurosa nos olvidamos de los bienes que el planeta tierra pone a nuestra disposición y rompemos su armonía…
Decía Goethe que “Como el agua gasta lentamente la piedra, así el tiempo gasta los corazones.
Creo que el corazón no se gasta, puede latir más despacio porque el tiempo es implacable pero si nos lavamos la cara todos los días, también podemos lavar el corazón, hidratarlo, maquillarlo y hacerlo lucir hermoso.

"Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican. Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro" (Mamerto Menapace)

jueves, 25 de agosto de 2011

The Bucket List...

Traducción en España: Antes de partir
Protagonizada por: Jack Nicholson y Morgan Freeman
Dirigida por: Rob Reiner ( año 2007)

En la sobremesa, mi costilla periódico en mano me pregunta: - ¿qué película vemos?, le dije: - la de Morgan Freeman.
No conocía el argumento pero es uno de mis actores favoritos, después de unos minutos de proyección estuve a punto de cambiar de canal, no tengo nada de morbosa y sufridora ya soy bastante en carne propia, pero los fantásticos diálogos y la trama fluida e interesante me engancharon. Tiene mucho de comedia sin caer en la vulgaridad de trivializar el cáncer, pero define muy bien como el enfermo intenta capear el temporal.

El film nos presenta a dos hombres que comparten habitación y tratamiento en un hospital. Carter es mecánico con negocio propio, hijos independizados y por alguna razón su matrimonio ha caído en la monotonía. Edward, es un empresario al cual no le falta el dinero, divorciado tres veces, su único propósito en la vida es hacer más dinero del que ya tiene.

Cuando ambos logran tomar conciencia de que les queda poco de vida se plantean hacer una lista conjunta de cosas para hacer antes de morir. Edward, permite que gran parte de los sueños de Carter puedan realizarse, tiene el dinero para cumplir muchos de los objetivos incluidos en la lista; Carter, le dará otro tipo de regalos, una forma nueva de ver la vida.

En uno de sus viajes, precisamente en el momento de esta imagen, un atardecer frente a las pirámides, hablan de la felicidad y Carter le pide a Edward que antes de marcharse intente encontrarla y le cuenta una historia:

“Los antiguos egipcios tenían una bonita concepción de la muerte. Cuando sus almas llegaban a las puertas del cielo los dioses les hacían dos preguntas; de sus respuestas dependía que puedan entrar o no… ¿has encontrado la felicidad en tu vida?… ¿en tu vida has proporcionado felicidad a otros?...

¿Encontrar la felicidad?... seguramente muchos nos hacemos esta pregunta ¿dónde está?… Ellos viajaron, se rieron a carcajadas, se reconciliaron con sus seres queridos, jugaron, reconstruyeron sus vidas y como dicen en la película: murieron en paz con los ojos cerrados, pero con el corazón abierto. ¿Será esa la llave de la felicidad?...

En fin, esta alondra es lo que intenta: vivir lo más intensa y feliz que puede, analizando lo que es y no importante; disfrutando del amanecer, del sol, el mar, los árboles, la lluvia, la niebla, la luna, la nieve… para eso no necesitamos dinero, ni dar la vuelta al mundo. Escapo de las personas negativas, intento rodearme de gente que me ama, me considera, valora y a la que intento decirles lo especiales que son. No siempre se logra mantener los sentidos despiertos; además, según vas ganando tiempo te acostumbras a vivir con el enemigo y simplemente intentas buscar sentido a los días con las cosas que tienes al alcance. Por otro lado nadie sabe con certeza la fecha de su final, aunque alguien muy sesudo y especialista te lo pronostique, la fuerza de voluntad mueve montañas.

Una vez más seguramente no digo todo lo que siento, pero si siento todo lo que digo.

martes, 23 de agosto de 2011

En una burbuja de luna.

Autora:
Liliana Inés Deus

Dibujo de tapa e interiores:
Silvia Noemí Deus

Tema:
Poesía Infantil

Editorial Vinciguerra SRL
136 páginas.


Mi particular comentario…

Si viviera en Argentina, y entrara en una librería sin una idea clara de lo que quiero para regalar a un niño, estoy segura que: “En una burbuja de luna” me llamaría desde la estantería por su aspecto exterior. La portada ya nos mueve a la curiosidad para hojearlo, una vez en mi mano notaría que es un libro mimado: la calidad del papel es excelente para su fácil manejo en manos infantiles, y su colorido estimulante.

Al comenzar la lectura atrapa a la niña que sigue escondida en algún rincón de nuestro corazón, y piensas en las preguntas que hay después de cada poema… no, no sólo son un recurso educativo para padres y maestros, personalmente me permitió una confesión interior.

El lenguaje es sencillo, poemas cortos, y un tipo de letra visible que servirá para motivar y estimular la lectura; y sobre todo, lo que para esta alondra es más importante, permitirá al adulto compartir con el niño y desarrollar los pensamientos para valorar lo que nos rodea.


“En una burbuja de luna”, está escrito desde la ilusión, los miedos, las preguntas y los sueños que la curiosidad hace eternos. Contiene hermosas historias abiertas a la esperanza, donde la escritora y la ilustradora se funden y complementan.

Un libro que no conoce edades, será de quien lo haga suyo. En palabras de la autora: Cada libro es un misterio/ que la llama presuroso,/ para perderse en un cuento,/ con una historia volar/ acurrucarse en poemas/ o un paisaje imaginar…


Agradezco a mi querida Brujita que con su escoba voladora lo hizo llegar a este lado del charco. Es un tesoro que espero compartir con los nietos cuando lleguen y que mi hija valorará a la hora de trabajar con sus alumnos.
El afecto sabes que es mutuo y la dedicatoria ya hizo nido en mi corazón.



¡Noticia de última hora! se puede comprar online dejo direcciones:

http://libreriahernandez.com.ar/ficha_d ... kId=291735

http://www.tematika.com/libros/infantil ... 536669.htm

http://www.antigonalibros.com.ar/fichaL ... kId=214505

sábado, 20 de agosto de 2011

Uso mi libertad para decir...


Imagen: http://teatromagicodeluisra.blogspot.com/

¡Estoy harta de la crispación social!. La tolerancia y el respeto deben definir a un Estado. Va siendo hora de dejar ir los fantasmas de las dos Españas. No quiero que se siga alimentando la intolerancia cívica. Si tenemos que dar la imagen de país sin miedo es que lo tenemos.

Si tengo que elegir prefiero el alboroto de unos jóvenes que abarrotan calles con canciones y risas; a esos que debaten ideas; y NO a los que queman banderas y horas con el botellón.

La religión no es un elemento obligatorio en la España de hoy; unos tienen una idea hedonista y otros abrazan restricciones. Nuestras fuerzas de seguridad son ejemplares, ¿hay algún garbanzo podrido?, por supuesto, que se tomen las medidas pertinentes…

Estoy “indignada” de ver nacer héroes y villanos.

jueves, 18 de agosto de 2011

¿Vacaciones?...

Si no recuerdo mal, esta alondra desde que construyó el nido sólo un verano disfrutó de unas verdaderas vacaciones: una semana de hotel, despreocupada de lo que iba a comer, y en un lugar tranquilo pero lo suficientemente alegre para no morir de tedio.

Los pajaritos empezaron a llegar y no me gustaba ir de vacaciones a casa de nadie, aunque estos fueran los padres o los suegros porque tampoco me gustaba que invadieran la mía. La economía no alcanzaba para alquilar apartamento en la playa, y sinceramente tampoco me apetecía, simplemente era cambiar el lugar pero con la misma rutina de organizar el nido.

En mi ciudad tenemos un hermoso río con playa fluvial y piscina; preparaba la tortilla de patatas, un táper con fruta, los quesitos del caserío y a cada pajarito su mochila; ellos iban añadiendo: raqueta, balón, cubo, pala, red para pescar; y a las 11:30 ya estábamos en la calzada que en 10 minutos de caminata nos dejaba en el puente.

Hasta las ocho de la tarde que subíamos al autobús para regresar a casa había tiempo para todo, y los pajaritos venían tan cansados que pocas veces protestaban por ir a la cama, al día siguiente se repetiría la excursión, y si el tiempo no ayudaba podían bajar a la calle con la bici, a romper los deportivos y las rodillas con el balón o comer pipas sentados en el banco de la placita, a los niños les sobra imaginación aunque no haga sol.

Ahora, con los hijos ya independizados pensé que podría hacer algún viajecito de esos que vas posponiendo porque siempre hay un gasto inesperado y tener vacaciones, pero son ellos los que se presentan en casa a pasar las suyas… El salón y la cocina sufre de superpoblación; los baños están siempre ocupados; la nevera se vacía como si tuviera un hueco sin fondo, y da igual el esfuerzo que haga, el desorden empieza en el hall y se vuelve a discutir por el mando del televisor.

De acuerdo, soy una madre muy rara prefiero que me echen un poco de menos que de más, adoro a mis hijos pero confieso que más de una semana en la pensión alondra me agotan… ¡Ay!, me volví egoísta, a pesar de disfrutar con su compañía necesito mi espacio, y cada día tengo más claro que todos nuestros amores podrían llegar a ser “ex” pero nunca podré ser una “ex-madre”.

jueves, 11 de agosto de 2011

Recordando dos libros...

Robert James Waller, es fotógrafo, ex profesor de universidad, empezó su carrera literaria en 1992 con la publicación de Los puentes de Madison County, novela que se mantuvo durante casi 150 semanas en la lista de bestellers del New York Times. Robert J.Waller es claro: "a los que no leyeron o vieron esta película, Los caminos del recuerdo poco les dirá, no será entendido".

La mayoría de los que lean este escrito seguramente vieron la película del primer libro, en ella, vives a través de imágenes; en el libro razonas mucho más lo que ambos sentían: su ilusión, sus dudas…

Creo que el título es como un simbolismo con el cual representa el autor un concepto: “el puente”, ¿cruzar a los sueños o quedarte sin vivirlos?
La historia no deja de ser la de una infidelidad. Mi visión como mujer me hace entender a Francesca, la protagonista; se debate en un mar de dudas, entre elegir un sentimiento nuevo o ser fiel a un sistema de valores y creencias inculcados desde niña.
Ella no debe, pero lo desea...
El es un hombre libre: la ama, pero no la puede tener...
– “No quiero necesitarte… porque no puedo tenerte” … (esa frase habla por si sola)

Indudablemente es una reflexión, profunda, afortunada y emocionante sobre el sentido de la vida, sobre el amor, sobre la libertad, sobre la lealtad y la traición; sobre el deber y sobre el concepto del bien y el mal.

Al leer cada una de sus páginas lo correcto e incorrecto se diluye, la vida a veces pone en el camino un amor, pero ya hemos tomado otra ruta y debemos continuarla para no herir a nuestros seres queridos y es que la ilusión surge sin buscarla, llega, simplemente así de fácil: "llega", también a las personas de mediana edad, eso es lo que nos hace identificarnos de una manera especial porque estamos acostumbrados a que las historias de amor les ocurran a los jóvenes.

Quizás también por esa razón de que algunos tenemos vivencias adquiridas no vemos esa situación imperdonable, la vemos como algo hermoso como un sentimiento que nos hace cambiar los esquemas, y no juzgar la vida que siempre está llena de matices; no todo es blanco o negro.

El final del libro incluso creo que es muy coherente y muy de mujer: la responsabilidad por encima de la locura pasional.

Los protagonistas viviendo esos instantes te hace sentir como si abrieras la ventana a un soplo de aire fresco y sólo por ello ya valdría la pena existir. Lees el libro y piensas lo importante que es vivir esos momentos que la vida te brinda, sensaciones que no volverán a repetirse, las oportunidades por lo general pasan una vez y no hay peor nostalgia que añorar lo que no sucedió.



Haz girar nuevamente el enorme lazo
tal vez no tan alto ni tan rudo
como una vez lo hiciste
pero todavía
con ese silbido
y la presencia
del círculo
sobre ti y el sol cayendo a través de la lazada,
las sombras en la hierba
donde la gran cuerda de vueltas
mientras todo se dirige
hacia lo último
hacia otro tiempo…


Sinceramente hubiera preferido no leerlo... no desilusiona, incluso nos permite conocer un poco mejor el personaje de Robert Kincaid, en el Time Magazine dicen de este libro que el viaje vale la pena. Indudablemente es un reencuentro consigo mismo, una forma de hacer balance de la vida, pero el agua que pasa debajo del puente ya no es la misma, aunque también a veces buscando algo encuentras otra cosa que no sabías que existía y como en el caso de Robert le dio la ilusión y sentido a una vida de soledad y vacío. Simplemente a veces sólo hace falta un empujoncito para empezar a caminar de nuevo y podemos encontrar alegrías inesperadas…

( Extracto del libro) "-Sabes, perro, me estoy cansando un poco de toda esta penumbra y esta condena en la que me he estado revolcando… arrastrándome por aquí mirando los archivos y las cosas que solía ser y hacer. Renegando de la barbarie de la vejez… La realidad es una cosa pero cercenar los sueños es la puerta vecina a la muerte lenta."

Robert Kincaid a los sesenta y ocho años tiene recuerdos, recuerdos de su vida nómada, un gran archivo de fotografías en las que intentó reflejar su mejor luz y captar sentimientos; un perro llamado Camino y el “recuerdo” de Francesca Jonson…

Cientos de veces observó su imagen en las fotografías, pero sobre todo una sonriente, apoyada en el poste de una cerca en Iowa; esa era su favorita, porque todavía a pesar del tiempo sentía el contacto de su piel y recorría su cuerpo desnudo; arqueado, dando, y ansiando placer… Debieron elegir y ella hizo lo que correspondía de acuerdo a su conciencia y se quedó con su familia.

Las imágenes del pasado o quizás la necesidad de ponerse en movimiento impulsan a Robert al camino de nuevo, detrás de algo indefinido, algo que vuelva a dar sentido a sus días. Apenas una mochila en la camioneta y en compañía de su perro inicia un largo viaje.

Francesca, por su parte, también está sola; se ha quedado viuda y pasea a menudo hasta el puente Roseman para revivir los días y las noches que pasó con Robert.

En fin, creo que fue Borges quien dijo que “Solo una cosa no hay. Es el olvido”. Efectivamente con los años te das cuenta que el fuego puede languidecer pero nunca desaparece del todo. Muchas veces un inquietante recuerdo trae un sabor nuevo ¿verdad? Los recuerdos felices se van idealizando con el tiempo de tal forma que a veces te preguntas si ocurrieron de ese modo en realidad.

El autor tiene una prosa sencilla, transmite y conecta con las historias y los personajes, sientes como se enfrentan a sentimientos que todos hemos vivido alguna vez; el amor, la esperanza, la desilusión.

Como epílogo me quedo con estas frases del libro: -“ Las cosas suceden sin razón ni ritmo alguno. Ir en contra del destino es como censurar el humo de la leña o el mismo viento; uno estará arrepentido para toda la vida. Al final, no queda nada excepto cargar con aquello que te tocó en suerte y seguir adelante… Yo soy sólo un viajero más en la gran ruta. Mi vida no es más que lo que yo he hecho de ella… Cuando muera, quiero que el suelo quede barrido detrás de mi, que todas las huellas queden borradas, que no quede nada… Le sonrió con una sonrisa tierna y cálida, del modo en que sonríe un padre que le dice adiós a un hijo a quien no ha visto por largo tiempo y con quien no ha pasado la suficiente cantidad de horas…”