domingo, 19 de diciembre de 2010

Navidad en la blogosfera...




Queridos compañeros y amigos: En estos días tan especiales que se nos avecinan y en los cuales afloran sentimientos muy diversos, nos hemos reunido un grupo de amigos con la intención de pregonar que deseamos que la solidaridad, la comprensión, la tolerancia y el cariño sean los únicos protagonistas que rijan en nuestras vidas. Por eso, tomados de la mano elevamos nuestras voces y nuestras letras como una sola para que así sea.
Ali Montero; Alondra (Volar sin alas);Avalon y Etinarcadia(Calle Quimera); Catalina Zentner (Memorial de silencios); Durrell (Hacia mi destino); Elsa (Los Viajes de Elsa); Eritia (Manzanas Doradas); Fede (Quizá soñar); Franki (Apuntes de un paseante solitario);Ignacio (Nacho de noche); Jesús Arroyo (Caminos de Tinta);La Tierra de Genji; Luisa M.(Volar sobre el mar);La Gata Coqueta; Malena (El Tintero de China);Manu D.G.(Los silencios rotos de la luna);Marinel (Letras derramadas);Nuria (Mis pensamientos); Trini Reina; Sherezade (Déjame que cuente mis secretos)


Nota.-Las colaboraciones figuran por riguroso orden de recepción.

..........................................

La tarde va cayendo y el sol busca refugio más allá del horizonte, dejando que sus últimos rayos acaricien el paisaje que suavemente se cubrió de nieve. Los árboles que se vistieron con su blanco vestido de invierno miran hacia arriba esperando que salgan las primeras estrellas de la noche. Hay silencio. Un silencio que acompaña a mi alma y yo también espero a esas luciérnagas que noche tras noche adornan mi cielo. Los copos de nieve vuelven a caer dulcemente y el abeto, aquel abeto que hay en el camino hacia casa los recibe como dulce caricia.
Y sueño, y espero al pie del abeto, porque sé que ese camino me irá trayendo a las personas que quiero, para tomadas de la mano y mirándonos a los ojos, decir con cariño…¡Feliz Navidad!


MALENA (El Tintero de China)

.............................

He plantado un abeto en medio del silencio.
En sus ramas, guirnaldas de esperanza y de sueños.

He plantado un abeto en un jardín de versos.
En sus ramas, caricias con que abrigar el invierno.

He plantado un abeto que nombra mis deseos:
Para ti, para todos...
¡Feliz Navidad, Feliz Año Nuevo!


ELSA (Los Viajes de Elsa)
............................

El silencio se hace voz - o la voz silencio-, cuando los acordes de un villancico salen de la habitación y se acercan con paso quedo al abeto para colgar en él una guirnalda más junto a esperanzas, sueños y caricias: la nostalgia por los que este año no podrán ya pisar el sendero que se extiende ante mi vista y que me trae de vuelta a quienes amo.
Pero los compases del villancico no se detienen ahí... Antes de elevarse hasta el ya oscurecido cielo se esparcen por ese sendero, y a su paso se van dibujando lentamente en la blandura de la nieve unas pisadas, pisadas humanas, que se encaminan hacia casa. Trenzadas entre las notas musicales que bajan de nuevo hacia el abeto, brillan unas cuantas estrellas, en las que reconozco sonrisas hace mucho desaparecidas pero nunca olvidadas, que van a depositarse sobre sus ramas.

Ahora el abeto solo luce guirnaldas de esperanzas , sueños, sonrisas y pisadas añoradas. Sí, estaremos todos en casa. Será una feliz Navidad...


AVALON Y ETINARCADIA (Calle Quimera)

.........................................

Me detuve contemplando lentamente los surcos que tras los pasos en la nieve iban dejando los que por allí pasaban. Miré no sé durante cuánto tiempo y pensaba en las historias y vivencias que cada huella dejaba, adonde irían a parar en esa noche de invierno. Imaginé por un momento que todas podrían dirigirse al mismo lugar, al mismo espacio… allá donde el abeto.
Seguí caminando hacia ese abeto que nos une en historias diferentes. Cercano ya en la distancia, vi que no estaba sólo que tenía a mi alrededor personas soñando los mismos sueños.

Pude pensar y pensé en la armonía
de un tiempo compartido en silencio.
Pude mirar y miré al cielo.
Pude mirar a mí alrededor la gente
que contemplaba el mismo abeto.
Desde diferentes perspectivas
cada cual con su vida y sus secretos:
La Navidad está al acecho.


IGNA (Nachodenoche)
...............................................

Camino a través del gran bosque de abetos, me dejo embriagar por su perfume y admiro extasiada la gran belleza de estos gigantescos amigos. La palma de mi mano acaricia el tronco de uno de ellos mientras pienso en ti y me hago la promesa de no cortar ninguno para adornar la Navidad. Serán guirnaldas de amor las que, colgadas por toda la casa, esperarán tu llegada.

DURRELL (Hacia mi destino)
.................................

La ciudad se viste con sus mejores galas y se anuncian grandes excesos para recordar a quien nació en la sencillez… Se adorna el árbol y se enciende la estrella, se abre la caja que de un año para otro guarda el escenario del Belén.

El camino de asfalto se llena de viajeros. En los ojos la luz de la ilusión, también la nostalgia, y el pensamiento hace promesas nuevas que ocupen el espacio de tantos olvidos.

Buscamos calidez en las palabras alrededor de la mesa: es Nochebuena, y alzamos la copa para brindar por los buenos deseos… ¡Feliz Navidad!


ALONDRA (Volar sin alas)



22 de diciembre
Cada dos minutos nos asomábamos a la calle, temblábamos de impaciencia o, a buen seguro, de frío. Cuando llegaba mi padre, mi madre se adueñaba de la paga y ponía en nuestras manos un billete. Entonces mi hermana y yo emprendíamos una carrera cuesta abajo hasta llegar a la única tienda de ultramarinos que tenía el pueblo. Luego subíamos más despacio (nunca eran tan armónicos nuestros afanes). Entre ambas, un ansiado y pesado tesoro. Al llegar a casa, entre risas nerviosas y tirones, abríamos aquella caja de mantecados y polvorones de cada Navidad. Nuestro deseo era hallar entre los dulces el Parchís que reposaba en el fondo de la caja, y que suponía el único juguete que nos divertiría hasta la venida de los Reyes Magos.

TRINI REINA
................................

Es Navidad y entre luces de colores corretea un niño
Quien ensimismado observa el trasiego de la noche
Camina, corre, canta hasta cansarse
Se duerme y sueña con su mundo de ilusiones
Es Navidad. El niño ya crecido recoge la derramada nieve
Observa las luces del abeto acicalado
Comprueba lo falso de sus sueños del pasado
Se entristece por las ilusiones segadas por su suerte
Prosigue su trabajo de apartar la escarcha
Despejar el camino para que lo transiten otros
Que caminan sin verle, sin mirar su cara
Cegados, quizás, por tantas luces de colores
¡Feliz Navidad! Le grita un chiquillo
Se vuelve asombrado por tal gentileza
Ve a un niño jugando que le mira ilusionado
Y que esconde en sus ojos ciegos la luz de las estrellas
Le acaricia el pelo, le coge la mano
Le deslumbra la luz que irradia su cara
Le sosiega el Alma y renacen sus sueños
Al descubrir que la auténtica luz que inunda de esperanza
Habita en los corazones de las otras almas

¡ Feliz Navidad!

SHEREZADE (Déjame que te cuente mis secretos)

.......................................

A CORAZÓN ABIERTO

Cada comienzo de año
renacen ilusiones
dibujamos proyectos
bordamos esperanzas.
Cuando un ciclo se acaba
un sol nuevo aparece
hay llovizna de auroras
liviandad en el aire.
Entonces intentamos
dar vuelta lo imposible
elevando las voces
por amor y justicia.
Justicia equitativa
para el niño abusado
contra el hambre y la guerra
a favor de la vida.
Oremos desde el alma
a corazón abierto
por todos nuestros sueños
de afectos y reencuentros.
¡Acaso sea posible
renovar los milagros!
CATALINA ZENTNER ( Memorial de silencios), Buenos Aires, diciembre de 2010.
----------------------------

Los sentimientos revolotean entre los leños encendidos del hogar, que como cada
año, parece relajado y feliz crepitando al compás de las voces cantarinas.
La estrella del abeto reluce de forma inusual, como si el espíritu de la Navidad se hubiese instalado en ella, embelleciéndola e instándola a iluminar, aún más si cabe, esos regocijados corazones al verse unidos.
Es la magia prendida en el ambiente; paréntesis anual de dolores, sufrimientos y penas acumuladas a lo largo de los días que en este espacio de tiempo, se refugian en el olvido.

MARINEL (Letras Derramadas)
..........................
"Olor a anís y a limón en el aceite listo para los roscos.
El árbol, el belén, los regalos... el teléfono sonando.
La casa está más llena, hasta de los que ya no están.
El corazón, el alma... lo mejor de nosotros retoma el sito que le corresponde.
Un niño nos habita, lo sepamos o no. Un niño y un anciano, y juntos de la mano
nos recorren y lo miran todo desde nuestros ojos.
Somos inocencia y ternura, más que cualquier otra cosa.
Ven, la cena esta lista"
MANUEL D.G.(Los silencios rotos de la luna).............................
Siempre que puedo salgo de paseo una hora o dos por la mañana aunque no me es posible siempre, pero hoy quiero que me acompañeis.
Paso mi calle, cruzo un puente, otra calle y ya estoy. Ante mi se divisa un mundo perfecto al que soy totalmente adicta por su paz.Hace frio, tengo la cara helada, pero sigo adelante por el camino de piedras a ambos lados, cubiertas de verde musgo.Escucho a lo lejos ovejas llamando a sus dueños, tambien pajarillos contentos al ver comenzar un nuevo día. A lo lejos preciosos valles cubiertos de mil colores, arriba las montañas cubiertas de nieve. Tengo que decir que me gusta más la primavera. En esa época es precioso, por su verde lleno de florecillas de todos los colores, los animales sueltos pastando...un verdadero placer...
Soñando llego a casa y me doy cuenta...¡Si estamos en las Fiestas de Navidad! Un año más...qué bonito es vivir...disfrutemos todos juntos de lo que tenemos, que es mucho de verdad, solo hay que pararse un poquito para verlo y escucharlo.
Felices Fiestas con todo mi cariño.
NURIA (Mis pensamientos)






Soñé con una Navidad distinta. Había menos ruido en las calles, pero más luz y más canciones en las casas. Los escaparates de los comercios no lucían esplendorosos, pero la gente festejaba jubilosa en las iglesias, en las Casas de Cultura y en los Centros Sociales. Los periódicos estaban escasos de noticias porque los partidos políticos habían decidido por fin unirse para sacar al país de la crisis. Se había lanzado una campaña auspiciada por las instituciones civiles y religiosas, así como por los líderes de opinión, para que los pobres, los sin techo, los solitarios, pudieran esa noche celebrar la Navidad en el seno de una familia de acogida. Las familias habían hecho comprender a los niños que este año sólo tendrían un juguete ya que el dinero restante se utilizaría en una macro campaña contra el hambre y la pobreza. Dios había vuelto a nacer en el Mundo. Era de verdad Navidad para todos.

FEDE (Quizá soñar)
..............................

A dos carrillos

Todo me envuelve en estas fechas,
la niebla madrugadora,
el abrazo pacífico del vecino
y una conocida bandeja de polvorones.
Mis cuñados vendrán con pandereta,
zambomba en las manos de los niños y besos,
besos a dos carrillos.
Quisiera fabricar un saco con estos bienes,
mandarlos sin remite al desconocido
que vive en el portal del banco,
a la sombra de un cajero
y acudir al laberinto de la soledad.


JESÚS ARROYO ( Caminos de Tinta)
................................
¿Me preguntas que sentimiento me inspira la Navidad...?
No sé si seré capaz de transmitir en palabras lo que mi corazón siente y mis ojos dibujan cuando llegan los días donde el muérdago pone la nota de color carmesí en casi todos los hogares.
Son días de paz y reencuentros cobijados en el amor de la familia. Armonía que se respira en cada rincón de la casa.
Para mí en particular este año que comienza es un tanto diferente, porque se ha cerrado el periplo de un libro que se escribió durante cuatro años sin tener un final feliz... Pero se hizo la luz hace dos meses, y la vida continua tan bella como el trinar de los mirlos cuando me dedicaban sus fantasías al comienzo de aquellas cuatro primaveras...
¡Feliz Navidad para todos los hermanos que habitan la tierra!

Mª DEL CARMEN (La Gata Coqueta)
...................................

Como el turrón de aquel anuncio, “vuelvo a casa por Navidad”. Con guantes y bufanda camino por una calle comercial: luces de colores, escaparates, regalos… Llegan hasta mis oídos las notas de un villancico que despiertan en mi mente recuerdos de un tiempo atrás.
Con nostalgia rememoro cuando buscaba con papá piedras, arena y musgo para hacer nuestro belén, cuando mamá y yo redactábamos los christmas a la familia, cuando después de la cena de Nochebuena cantábamos juntos villancicos, cuando los tres hermanos escribíamos con ilusión la carta a los Reyes Magos,

Son dulces recuerdos, muchas cosas han cambiado, nos hemos hecho mayores, otros pequeños llegaron. Pero sonrío al pensar que mantenemos la tradición de reunirnos estas fiestas para comer o cenar, para compartir en familia la sidra, el turrón, el mazapán, dedicar un pensamiento para los que ya no están, darnos un beso cariñoso y hacer un brindis especial para desearnos todos una feliz Navidad.
¿La celebraremos juntos también el próximo año?… Quiero disfrutar de estos momentos de alegría, cariño y unión familiar. ¡Quién sabe lo que el futuro nos puede deparar!

LUISA M. (Volar sobre el mar)
...................................
Siguiendo la estela de las luces, allá a lo alto, fui capaz de encontrar el abeto que marcaba el camino. Ese, el más alto, el que marcó mi vida un día, el mismo por el que inicie el transito.

Durante el largo viaje a mi alma la acompañaron las caricias, las miradas, los susurros… Me recordaron donde estaba y quien era. A lo lejos, lo pude ver como se fundía con las nubes, con la niebla… Con la luz por encima de ella…

Y como el Moldava lo recordé, cuando al llegar sinuoso a la llanura se confundió todo él con los sones alegres y festivos. Ahora era ya la música el todo, la música que me indicó el camino.

Feliz Navidad.

ERITIA (Manzanas Doradas)

....................................

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Dulces para la Navidad. ¡Que también la Navidad sea dulce! Lo dulce es símbolo del fruto cuando está maduro. El fruto maduro es blando y se desprende de la rama sin ningún esfuerzo. Todo en el fruto maduro se ofrece para ser consumido, podríamos decir que todo en la planta ha sido programado para el servicio.
Como en el fruto, la dulzura es símbolo del amor maduro. ¡Que los dulces de la Navidad sean el símbolo de tu dulzura interior, que no sea simplemente un analgésico, un anestésico para tu amargura y tu acidez interior! El amor genuino es dulce, tierno y sencillo; es también, como lo que recién ha nacido, puro y fresco.
El amor, cuando no lleva muchos adornos externos, tiene la sencillez de los niños y por eso se puede disfrutar. El ser profundo tiene esa cualidad fluida del amor que es la ternura, una bella mezcla de inocencia y dulzura.
La ternura es el amor en su expresión menos refinada, más espontánea y pura; es ese amor casi infantil que se abandona a la profundidad del presente. La ternura disuelve la rigidez de todas las fronteras, derrite el hielo del separatismo y nos devuelve a ese lenguaje universal de los niños, cuya naturaleza profunda es dulzura..

ALI MONTERO (Punto y aparte) Chile, diciembre 2010
..............................................

Y los niños de aquel aislado y pobre pueblo Peruano del Altiplano se reían, mientras se arremolinaban en torno a la plaza de la Iglesia, buscando un lugar para sentarse, apretándose unos a otros mientras gritaban y cantaban, presos de una excitación pura, sin cortapisas, sana, limpia y llena.
Fue entonces cuando algún adulto grito "Silencio que empieza" y todos, incluido los más pequeños más rebeldes, callaron al unísono, expectantes y deseosos de que el espectáculo comenzara de nuevo, como siempre, año tras año, la noche fria de cada 24 de Diciembre, desde hace ya miles de décadas.
De repente, las estrellas del firmamente se juntaron, y otras desconocidas para el más erudito de los humanos surgieron de la nada haciendo piña con las primeras, hasta que todas juntas consiguieron formar un tapiz gigante, uno de infinitos puntos brillantes que resaltaban sobre un bello manto de fino terciopelo negro; Todo un nuevo universo jamás antes visto, vestido de radiantes estrellas.
Se movían los astros al unísono, apagándose y encendiéndose sincronizadamente, haciendo creer a los allí presentes que se trataba de una película de amor o...de indios y vaqueros, o tal vez de risa, pero nunca de odios ni guerras...
Y todos rieron, todos gozaban, ya nadie reparaba en sus miserias.
Era el cine de los pobres, era el cine de aquellos que jamás sala climatizada pisarían, pues la más cercana estaba a varios miles de leguas.
Era el regalo de los Dioses, de la Luna, de la vida para aquellos que nada tienen, pero nada piden, y nunca se quejan.
Era el cinemascope del destino, ahora dibujado por las estrellas.
Y al final del espectáculo como cada año, las estrellas más bellas se juntaban y formaban un cartel que póstumo leía.

FELIZ NAVIDAD HERMANOS, HUID AL MENOS HOY, DE TODAS VUESTRAS PENAS.....
LA TIERRA DE GENJI
.......................




Fotografía cedida por Franki (Apuntes de un paseante solitario)

.......................................

¡FELIZ NAVIDAD Y UN 2011 LLENO DE VENTURAS!

Ali Montero; Alondra (Volar sin alas);Avalon y Etinarcadia(Calle Quimera); Catalina Zentner (Memorial de silencios); Durrell (Hacia mi destino); Elsa (Los Viajes de Elsa); Eritia (Manzanas Doradas); Fede (Quizá soñar); Franki (Apuntes de un paseante solitario);Ignacio (Nacho de noche); Jesús Arroyo (Caminos de Tinta);La Tierra de Genji; Luisa M.(Volar sobre el mar);La Gata Coqueta; Malena (El Tintero de China);Manu D.G.(Los silencios rotos de la luna);Marinel (Letras derramadas);Nuria (Mis pensamientos); Trini Reina; Sherezade (Déjame que cuente mis secretos) .

jueves, 16 de diciembre de 2010

Tarde de diciembre...


Hoy el sol estuvo radiante, se agradece, los días de este mes son cortos y la lluvia me está entumeciendo los huesos, en la calle subí el cuello del abrigo, el viento del norte soplaba y el termómetro marcaba 2º. Al llegar a casa me preparé una taza de chocolate caliente y allí en la mesa de la cocina me entretuve con ideas absurdas y desordenadas…

En la pared de enfrente está el viejo calendario con la imagen de un pavo real, sólo queda una hoja. Otro año que termina, nada va más deprisa que los años; el tiempo nos devora y pocas veces nos detenemos a pensar, lo que nos rodea nos despista y es más cómodo dejarnos llevar por una sociedad de consumo que atrapa de forma voraz mientras te explota en un mercado donde todo se compra y todo se vende.

Me levanto y pongo el dial de la radio en una emisora musical, estoy harta de: teorías, opiniones, supuestos, prejuicios, afirmaciones, negociaciones…

Cuando el año termina siempre lo hace con fiestas. No es mala idea, toda despedida debía ser alegre, si nos despedimos es porque algo tuvimos. Tengo que preparar la lista de los quehaceres, este año platos simples no quiero estar todo el día en la cocina, además no pienso romper la tradición de ir con mi hijo pequeño y mis padres a la misa del pollito en la parroquia. Si no preguntan cómo ayudar, pienso decirlo: delegar, es una asignatura que no logro aprobar.

En este mes cumplo años, envejecí sin notarlo, antes no tenía estas arrugas en la comisura de los labios ni en el cuello, para colmo me recreo demasiado en memorias acumuladas; los recuerdos se escapan a borbotones, los sentimientos están a flor de piel, y me gusta hacer balance y también proyectos, ¿por qué no?, muchos proyectos…

El próximo no podremos evitar que lo malo se suceda, pero tampoco podremos evitar lo bueno, ¡qué algo habrá!


No indagues, Leucónoe, no es lícito saberlo
qué plazo a ti o a mi nos han otorgado los dioses,
ni consultes los cálculos babilonios.
¡Cuánto mejor es aceptar cualquier cosa que ocurra!
sea que Júpiter te haya reservado muchos inviernos,
ya sea éste el último,
el que ahora amansa en los opuestos escollos, el mar Tirreno:
sé prudente, filtra el vino;
no pongas gran esperanza en el breve espacio de la vida.
Mientras hablamos habrá huido, envidioso, el tiempo.
Goza el hoy; mínimamente fiable es el mañana. (Horacio)

martes, 14 de diciembre de 2010

Navidades en el clima intertropical...

Cuando llegan estas fechas se mezclan los buenos recuerdos, los de la juventud se engrandecen y te invaden con su fragancia. Cierro los ojos y ahí está la cuarta calle de la urbanización, los jardines de sus quintas llenos de luces de colores y espumillón. El sabor de las hallacas y el dulce de lechoza de doñita PetraMaría. La melodía gaitera que suena por las ventanas…

La gaita es un género musical que se relaciona con la Navidad en toda Venezuela.
En las primeras formas de gaita se conjugaron los cánticos de misa que enseñaban los misioneros católicos, con diversos instrumentos: la percusión de las tamboras, (un derivado de la zambomba). El furro o furruco, caja de madera cilíndrica y ligeramente cónica, cubierta por una membrana de cuero seco. El cuatro, semejante a una guitarra en su estructura, pero de menor tamaño; las maracas y la charrasca, tubo de metal con ranuras en su superficie.

Tradicionalmente la gaita ha estado vinculada a la devoción por Santa Lucía en el barrio El Empedrado de Maracaibo, y en este sentido se recuerda que cuando el Padre José Tomás Urdaneta tuvo a su cargo la parroquia, sacó del templo a los bulliciosos gaiteros.

Fue entonces cuando la gaita perdió el carácter religioso de que estuvo impregnada durante muchos años en la barriada, para convertirse definitivamente en instrumento de sano júbilo pascual y en el más eficaz medio de crítica y protesta de la gente humilde. Los temas que tratan los intérpretes de este género van desde cantos al amor y figuras religiosas hasta temas jocosos y de denuncia.

Mi primer fin de año con traje largo y bailoteo hasta la madrugada, moví el esqueleto con esta gaita inolvidable y que forma parte de la banda sonora de mi vida.

sábado, 11 de diciembre de 2010

No vine por...


Cuando empecé a verter palabras en esta gigantesca tela de araña virtual dije: “cuando quieras y cuando puedas” porque las cosas sin ilusión se convierten en rutina.

Estos días simplemente no quise, la lluvia tenía sabor a lágrimas, la nieve dejó hebras blancas en los tejados, incluso las casas más viejas lucían una belleza serena pero mis pensamientos volaban detrás del humo negro de las chimeneas, y no se concretaba ninguno.

El cansancio acaparó mi cuerpo y mi mente. Andaba arrastrando los pies por las habitaciones de la casa sin humor y escondiendo la angustia… Recogía un pedacito del jarrón roto, luego otro e intentaba pegar los trozos a ver si volvía a ser original, un poco difícil, está lleno de grietas, ahora toca rellenarlas y lijarlas.

El primer médico que tuve era una persona entrañable y al inicio del tratamiento me decía: no te obsesiones, deja que el cuerpo se amolde a una nueva forma de realizar tus actividades cotidianas. A veces lo llevo bien pero cuando surge algo que necesita una dosis extra de energía me supera, es como si no fuera yo, la mente manda impulsos pero el cuerpo se rebela, y así estuve estos días volando bajo.

Para evadirme eché mano del último libro de la trilogía Millennium, en cuatro días devoré las 864 páginas de la reina en el palacio de las corrientes de aire; quedé saturada de tanta realidad novelada, de cómo funcionan los que tejen los hilos de la sociedad. Dinero que se mueve y crea más dinero sin importar la moralidad del negocio, medios de información que repiten hasta la saciedad noticias sin contrastar, compartimientos de poder dentro del poder de los estados, ejercido por hombres y mujeres que se corrompen. Espero que a ningún autor le tiente IKEA para buscar a la hermana gemela de Lisbeth Salander, mi cupo de lectura de este estilo narrativo quedó cubierto.

En fin, aquí estoy de nuevo robando al tiempo el control, acariciando suavemente el teclado, y dejando que el ratón curioso me lleve a visitar las ventanas de mis queridos amigos de palabras compartidas.

jueves, 2 de diciembre de 2010

La Muralla...


Llevaba apenas dos meses en España y no terminaba de acostumbrarme a las pequeñas ciudades en las que transcurrían mis días. Era invierno, me faltaba la luz de Caracas, no tenía amigos y tanto monumento de piedra antiguo y la luz de las farolas hacían que mi estado de ánimo estuviera por los suelos…

Había llegado a Lugo en el tren de mediodía, hasta las cinco no podía entrar en el hospital donde se encontraba ingresado mi abuelo y decidí aprovechar esas horas haciendo turismo. La calle que tenía frente a la estación tenía una señal que indicaba: “Centro Ciudad”, era cuesta arriba pero después de tres horas en tren me venía de perlas caminar un poco.

Al final de la calle llegó mi sorpresa: un muro impresionante, comparándolo con el edificio que tenía enfrente tres pisos de alto me daba la bienvenida con una puerta de sillares de granito que decía: Puerta de la Estación. (foto jabaeyens)



Era un domingo gris, lloviznaba y el centro de la ciudad parecía fantasmagórico, apenas me cruzaba con alguna persona. No sabía que se podía subir a la muralla y por lo tanto anduve callejeando, sentía tanta tristeza que pensé: -Si tengo que vivir aquí me muero…

¡La vida te da sorpresas!, un año después de aquel paseo solitario conseguí trabajo precisamente en el casco histórico de la ciudad, rodeado por el muro de piedra de más de dos kilómetros de longitud que hoy es Patrimonio de la Humanidad.

Aquí me quedé, construí un nido, crecieron mis pajaritos y me siento lucense de pro. Ayer celebré con todos mis vecinos el décimo aniversario de la declaración de la Muralla Patrimonio de la Humanidad. El periódico local, El Progreso, organizó una gran fiesta de cumpleaños en la que no faltó de nada, música, velas y una tarta gigante que hicieron los artesanos pasteleros de la ciudad, reproduciendo a escala el perímetro de la muralla con más de cinco mil petisús.



En estos años han sido muchos los paseos que di por el adarve, las piedras guardan diálogos internos... Como decía el periodista y escritor Ricardo Becerro de Bengoa, cuando llegó a Lugo acompañando el tren real en septiembre de 1883, y entró en la ciudad por la misma puerta: “Cuando el cielo está despejado y brilla el sol, dando a este cuadro un hermoso tono de muy distintos verdores y, entre ellos se destacan las casas, los caminos, los lejanos barrios, los oscuros bosques y las apartadas cimas, es deliciosa la contemplación de la campiña de Lugo desde sus imperiales muros.”