viernes, 29 de octubre de 2010

La muerte es...


¿El fin?, ¿el principio?; dolor, descanso, ritual… En cada lugar del mundo hay una costumbre, un comportamiento para la despedida.

En la Caracas de mi juventud, los entierros eran una reunión social donde incluso se sacaban fotos para el recuerdo. Al llegar al cementerio, por aquel entonces el Cementerio General del Sur, ya que el del Este era para las clases pudientes por el alto costo de los terrenos. Los familiares y amigos del difunto cargaban la urna en los hombros por tiempos, y se mecían hacia delante y hacia los lados, en disciplinada coreografía para expresar su afecto.

El Cementerio General del Sur era un camposanto de tipo europeo inaugurado por Guzmán Blanco en 1.876. y había panteones, mausoleos y esculturas de gran valor artístico. A sus puertas se ponían las floristas y los carritos de helados y perros calientes.

En la Galicia de mi niñez, cuando llegaba la muerte se iniciaba una cultura de solidaridad vecinal. Se velaba el cadáver toda la noche, las mujeres enlutadas sentadas alrededor del muerto rezaban; los hombres ocupaban la cocina, el aguardiente y el licor café calentaba la larga vigilia que podía terminar en anécdotas y risas. El cadáver debía salir de la casa siempre con los pies por delante entre responsos y lágrimas hasta el cementerio, porque como dice Paco Nadal: Un cementerio gallego que se precie de serlo estará siempre cerca del pueblo, en un lugar a resguardo, donde el finado se sienta a gusto. Donde no haga ni mucho aire ni poco. Donde el vivo pueda ir a menudo a pasear y a recordar a los ausentes.

Mi rebeldía en contra de todo lo que sea beberme dosis de consumismo llegó un momento que entró en pugna con las ideas de conservar la tradición. Siempre dije que los regalos de afecto en forma de flor mejor en vida que se pueden apreciar, sirven de poco en la tumba… además, nuestros muertos, están en el recuerdo, en el corazón, y no hace falta ir a ver una lápida con nombre y fecha para sentirnos mejor.

¡Ah!, los años pasan, vamos aprendiendo a respetar las ideas con las que convivimos y al final, hasta las compartes... Cuando mis suegros murieron comprendí que todo rito ayuda a la hora de la despedida, en cierta forma apacigua la angustia que nos produce el cadáver y la idea de la muerte, son momentos que vives como en una burbuja frágil.

Todo este escrito tan fúnebre viene al cuento porque se acerca el día de Todos los Santos, y el día de los Difuntos, y aunque llevo flores a mis muertos otras veces en el año, ese día también seguiré la tradición. En mi familia, que yo sepa, sólo hubo una incineración, no sé donde esparcieron las cenizas… Los demás tienen nicho en el cementerio y hay que limpiar las losas de las sepulturas y adornar con flores. Este sábado y domingo en el pequeño cementerio en cuya entrada nos recibe un ángel de mármol blanco, y dos cipreses centenarios, será lugar de encuentro de los vivos junto a los muertos.

Terminada la visita al Campo Santo, vendrá la fiesta gastronómica; se abrirá la cuba de vino nuevo, y se hará el “magosto” (hoguera para asar las castañas) en casa de mis padres se asan dentro de un tambor (lata agujereada) colocado encima de una parrilla. Aunque durante todo el mes de Noviembre los magostos servirán para reunir amigos y vecinos en las plazas de los barrios, y en algunas ciudades en el monte, en Galicia tenemos costumbres Celtas y ellos celebraban sus fiestas y ceremonias rituales en un claro del bosque.

Resumiendo que es gerundio, nadie inventa nada. La escenografía está servida, si tengo que elegir entre el negocio de los disfraces, las creencias en brujas, fantasmas y toda la ensalada mental que hoy nos venden, prefiero comprar flores y pasar por la tumba de mis ancestros y la calabaza en un buen puré.

lunes, 25 de octubre de 2010

Al caer la tarde...


Este año las temperaturas más cálidas han retrasado el espectáculo otoñal, los árboles todavía conservan su follaje. Me gusta el otoño es una estación deliciosa que tiene mil encantos, es época de los frutos secos y empiezan a caer las castañas, por el camino pisábamos su erizo espinoso y allí estaban marrón brillante; el suelo alfombrado también de bellotas, pardo marrón…

Deliciosa tarde de Domingo con su brazo protector sobre mis hombros, agradeciendo la pequeña y gran alegría en los caminos de ida y vuelta de nuestra convivencia; Lúa feliz sin su correa; saludos y pequeñas conversaciones con caminantes amigos, la mayoría de esos que ya pasaron la edad de las relaciones en bares, de aturdimiento de copas y necesidad de aglomeración, igual que nosotros buscan el sonido de los pájaros y la caricia del viento.

Las personas según su edad también nos ralentizamos como el otoño; a veces igual que las castañas con espinas por fuera por culpa de los mil y un sufrimientos, pero es eso, solo una funda, el corazón sigue palpitando dispuesto a querer y que lo quieran.

En contacto con la naturaleza la mente por unas horas, deja de indagar misterios que nos superan y es que el tiempo siempre está sujeto con alfileres, pocas veces se deja hilvanar, y ya no digamos hacer una costura duradera… ¿para qué pelearnos en hacer una obra de arte para la eternidad?, mejor ser como la naturaleza, adaptarnos a los tiempos de la vida porque el corazón no envejece.

viernes, 22 de octubre de 2010

La Catedral del Mar.

Fotos: Oscar Dacosta.

Autor del libro: Ildefonso Falcones de Sierra.

Los protagonistas son las personas, la vida de las gentes del siglo XIV en Cataluña, los lugares, las vivencias de la historia que vamos a conocer a través de este libro, se centraran de alguna manera en La Catedral del Mar.

La iglesia de Santa Maria del Mar es conocida como “La Catedral del Pueblo” pues fue construida con el esfuerzo, físico y económico de los vecinos del barrio de pescadores, y los descargadores del puerto que colaboraron cargando a sus espaldas las piedras desde la montaña de Montjuic que dieron forma a la basílica, un lugar para su “ Virgen “, con mayor valor sentimental que la gran catedral del barrio gótico, cuya construcción financiaban la Iglesia y el Rey. La obra la diseñó el arquitecto Berenguer de Montagut.

El libro es una trama en la que se entrecruzan todos los sentimientos humanos: la amistad, la venganza, el amor, la traición, la pasión; en un tiempo de guerra y enfermedades como la peste. En una época marcada por la intolerancia religiosa, la ambición material y la segregación social. Convulsionada por las rebeliones contra las injusticias feudales, el antijudaísmo, los conflictos dinásticos y la férrea represión de la mal llamada “Santa Inquisión”.

Muy fácil de leer, te atrapa desde la primera página y no puedes abandonar su lectura. Desconozco la historia de Cataluña, de forma que no sé si incurre en errores graves, pero me pareció fascinante la recreación de las sombras de la época feudal. Muchos dicen que se parece a los Pilares de la Tierra de Ken Follett, aunque después de leerme 636 páginas en tres días, no me apetece nada comprobarlo, dejaré pasar un tiempo leyendo algo más intrascendente y luego les cuento.

El libro cuenta la historia de los Estanyol: La inicia, Bernat, cuando el día de su boda tiene que asistir impotente a la violación de su esposa en nombre del derecho que como señor el noble, tenía de yacer con la mujer de cualquier campesino de sus tierras; de la misma manera que podía reclamarlas para que le sirvieran de criadas en el castillo y amamantaran a sus hijos. Los siervos como Bernat no eran dueños ni de su libertad, debían pagar parte de los frutos de sus fincas, pagar por cocer el pan, enviar regalos en las festividades, en una palabra; siempre al servicio del señor. Bernat, llega a matar por recuperar a su hijo, después que a su esposa la hayan convertido en la prostituta del castillo y huye a Barcelona, donde si logran pasar un año y un día podrán ser declarados ciudadanos libres.

A partir de ese momento ya es Arnau, su hijo, quien protagonizará toda la historia…El niño se hará hombre a fuerza de pulir su carácter con la supervivencia en un mundo injusto donde no había libertad porque había hambre, a merced de los caprichos de los que se llamaban nobles, pero Arnau tenía un derecho que no tuvo su padre: el podía usar la libertad, el podía decidir, y decidió ser una buena persona.

Su vida corrió paralela a la construcción de la catedral del mar, le llevó de la miseria a la riqueza, incluso el rey llegó a pagarle su ayuda en la defensa de la ciudad, otorgándole de regalo que se casara con su pupila y así lo convirtió en noble. Esa situación de privilegio le trajo la satisfacción de derogar en sus dominios las leyes tan injustas que viviera su padre pero también, una sórdida conjura que pone su vida en manos de la Inquisición.

La Inquisición, sembraba el miedo y robaban el dinero de los poderosos porque según ellos había que perseguir la herejía, los acusados estaban obligados bajo juramento a responder de todos los cargos que existían contra ellos, convirtiéndose así en sus propios acusadores y si la tortura sicológica no hacía efecto se practicaba tortura física para extraer el pecado cometido…

Las comunidades judías suplicaban a los reyes de los países permiso para establecerse, siempre emigraban de un lugar a otro. Para quedarse les exigían enormes contribuciones para las guerras y ellos para sobrevivir prestaban dinero a cristianos mercaderes y vivían de los intereses, apartados del resto de los ciudadanos y debían llevar una marca en la ropa.

El papel de la mujer era de esclavitud, pasaba de los padres al esposo, quien la aceptaba a cambio de una buena dote, luego era prácticamente su esclava y no digamos si caía en adulterio, entonces podían emparedarla de por vida.

Si os gusta este tipo de lectura os recomiendo el libro. Una vez más me hizo pensar que poco aprendemos de la historia… Sigue habiendo guerras simplemente porque otros tienen ideas o creencias distintas. Y cuando se alcanza el poder es como un bebedizo que hace a las personas soberbias

miércoles, 20 de octubre de 2010

Los padres también sufren...


Soy un niño y tengo derecho a ser amado por mi padre y por mi madre. Amarlos yo a los dos. A no escuchar maldiciones de uno de mis padres contra el otro. A disfrutar de todos los abuelos, primos tíos y demás familia…

Por los años vividos sé que lo que se aprende en la familia queda como una huella indeleble para toda la vida. Si los padres toman la decisión de separarse un niño puede sentirse como si el mundo se hubiese vuelto patas arriba… El roce hace el cariño. Los adultos dejan de ser pareja pero no de ser padres. El sentido común no siempre impera y los hijos se convierten en moneda de cambio.

Aunque muchas mujeres sufren su particular calvario y hay muchos hombres que asumen un rol cómodo de dar dinero y pasar de todo iniciando una vida de soltero. Quiero poner una lanza a favor de esos hombres normales que trabajan todo lo que pueden para mantener a sus hijos y una casa que de la noche a la mañana dejó de pertenecerles…

Todos debemos tomar conciencia que es muy duro para un padre tener a los hijos unos días al mes. Suponiendo que la “ex” tenga sentido común y no altere el régimen de visitas. Hay casos donde la madre puede decir que el niño está enfermo, incumplir el régimen de visitas y no es delito. Mientras que si un padre deja de pagar la pensión del hijo es denunciado y automáticamente es embargada su nómina.

¿Y esos días de convivencia?, el padre intenta hacerlo lo mejor posible pero no hay tiempo suficiente para comunicarse, entonces los llenan de actividades y de regalos, se convierten en disfrutadores del niño porque temen que si ponen normas el niño no les quiera. La madre se convierte en educadora y ésta a su vez se siente mal porque los hijos por egoísmo natural idealizan al padre con el que pasan menos tiempo.

Los niños necesitan cariño y seguridad, todo aquel hecho que les prive de ello les perjudica seriamente. La obligación de los padres por el bienestar de los hijos es vital.

martes, 19 de octubre de 2010

Invitación...


Hoy, como buena madrina, quiero dar a conocer el blog de mi amiga Sibaris. Ser elegida madrina es algo muy especial; te eligen porque te tiene mucho cariño y es que las dos hemos viajado juntas en muchas ocasiones por la red, nos apoyamos en momentos difíciles, nos reímos con alguna travesura, y debo reconocer que aprendí mucho de este mundo virtual gracias a ella.

Os invito a que la visitéis, os cautivará...

http://losdemoniosdesibaris.blogspot.com/

lunes, 18 de octubre de 2010

Los hijos...

De nuevo, esta vez por el pequeño, mi corazón estará encogido hasta que el teléfono suene y su voz me diga: ¡mami, ya estoy en casa!...

Tengo que ponerme a ordenar, y entre mis pocas fuerzas y el vacío, esta casa que me parecía tan pequeña cuando los tres pajaritos estaban en el nido hoy parece un día sin pan…

Parece que fue ayer cuando pisaba juguetes en el pasillo, cuando hacíamos el tren para ir a la cama, cuando se peleaban incluso por un papel, cuando llenaban la bañera de juguetes y lograba sacarlos arrugados como pasas, y cuando hacían piña a la hora de que levantara algún castigo.

Años en que no perdí mi tiempo porque viví cada una de las etapas de mis hijos e hice mía aquella frase que alguna vez leí cuando iba creciendo mi panza e intentaba prepararme para una etapa ilusionante y llena de temores; los hijos no vienen con libro de instrucciones... “No dejaré pasar el tiempo, porque los hijos no esperan”.( Beverly La Haye )

Los hijos no nos pertenecen simplemente tenemos una etapa para darle vida, para emocionarnos con sus logros, para estar pendientes de sus mil travesuras; darle ejemplo, educarlo, amarlo y disfrutarlo, y sobre todo enseñarle a volar con responsabilidad y dejarlos marchar con alegría en el momento adecuado.

Nunca dejaré de ser madre, eso lo sé… mi tiempo con ellos es un tesoro que no cambio por nada.

domingo, 17 de octubre de 2010

Sigo con el rey octópado...

Foto:http://elprogreso.galiciae.com/

El término feria fue evolucionando, ahora en nuestras ciudades tenemos alguna feria y fiesta típica para celebrar los más dispares eventos. En tiempos no muy lejanos para las pequeñas poblaciones sobre todo si estaban bien situadas en el mapa era una forma de establecer acuerdos comerciales, sobre todo de ganado, esencial para las labores agrícolas.

Ese día que podía ser mensual o semanal la ciudad de acogida se llenaba de vendedores y compradores que acudían al mercado; éstos, tenían que comer y el atraso tecnológico aún estaba presente, en Galicia uno de los alimentos menos perecederos era el pulpo; llegaba fresco de la costa, las pulperas lo lavaban, lo mazaban (golpeaban contra una piedra) y luego lo ponían a secar al sol y el día de la feria lo cocían en grandes calderos de cobre, eran fáciles de transportar y excelentes para repartir el calor del agua y facilitar la cocción.


Hoy los políticos no dejan pasar ninguna feria o fiesta sin hacer acto de presencia y foto, pero antiguamente los que ostentaban algún poder o la gente fina de la ciudad no se sentaba en las casetas de lona compartiendo mesa y banco, comiendo con un palillo de un plato de madera el pulpo, eso si, enviaban a sus criados a buscarlo y lo comían en casa acompañado de cachelos (patatas cocidas)

Cuento todo esto porque los vecinos de Lugo hasta finales de mes seguimos de reuniones gastronómicas alrededor de un plato de pulpo a feira. Las cinco casetas instaladas en las cuestas del parque Rosalía de Castro por las fiestas de San Froilán, ya os conté que hoy son auténticos restaurantes, sin el agobio de las fiestas se llenan de comidas de empresas, de familiares con la excusa perfecta para aligerarte el bolsillo; cenas de amigos, de compañeros de deporte, de peñas literarias,etc., etc...

En fin, hoy tengo el estómago trabajando duro y por mi sangre corre un poco de vino tinto de la Ribeira Sacra que puso color en mi cara, fue un buen día, y como decía mi abuela: “A nadie le hace mal el vino si se bebe con tino”.

jueves, 14 de octubre de 2010

Sobre el concierto de Joaquín Sabina...


Foto extraída de: ciudad sabina.com

Al calor de las fiestas que dicen adiós al verano, porque en Lugo no llega el otoño hasta que termina el San Froilán; el penúltimo día llegó Sabina. No le serví un cubata, ni me cantó al oído, pero una vez más como dice otra canción: … la cuenta está saldada cuando al punto final de los finales no le siguen los puntos suspensivos.

La gente joven empezó a entrar en el Palacio de los Deportes a media tarde, una empresa regaló bombines, y la pista donde “los del Breogán” sufren sudor y lágrimas a la hora de meter canastas, parecía un mar de olas negras desde lo alto de las gradas donde se posó esta alondra. El público de lo más variado: adolescentes, cuarentones, parejas, pandillas de mujeres, algún hombre solitario, y todos dejándose las manos con el rock, swing, blues…

El escenario hacía imaginar un cabaret, un acordeón desgrana la melodía de Lili Marlene… y ÉL, fue cantando no sólo las canciones de Vinagre y Rosas; allí estuvieron otros discos: Ganas de… Medias Negras… Aves de Paso… 19 días y 500 noches, y que decir de la voz seductora de Marita Ramos cuando entonó y sin embargo te quiero o de Jaime Asúa por Fito Páez en llueve sobre mojado. Mecheros encendidos y el coro de miles de voces en El bulevar de los sueños rotos hasta la pregunta de Quién me ha robado el mes de abril…

Sabina estuvo impresionante, derrochó humor y fuerza. Como leí una vez se guardó el vinagre y regaló rosas. No esperé a los bis, no porque me dieran las diez, sino por miedo a la marabunta y es que sufro muchísimo al verme dentro de una multitud. Subí las cuestas del parque emocionada porque escuchar de nuevo en directo esa voz rasposa compañera de noches largas volvió a ser emocionante.

viernes, 8 de octubre de 2010

Los manteros...

(foto OscarCela)
La imagen se repite a diario. Inmigrantes que doblan la manta de un tirón y cargan el fardo a cuestas huyendo de la policía. La escena se ha vuelto habitual, la gente incluso lo vamos asimilando como algo normal. Los inmigrantes que subsisten del top manta, extranjeros en situación irregular que mercadean con productos falsificados, son ya una marea...

La policía dice que si compras en el top manta no ayudas a un inmigrante, sino que favoreces a las mafias que se lucran con este negocio porque los manteros son el último eslabón de una cadena cuyos máximos beneficiarios están en Hong Kong o Shanghai.

Antes de las fiestas se publicó un texto en el que prohíbe cualquier actividad sin permiso debido a la difícil convivencia entre vendedores ambulantes que acuden a puestos de venta con licencia, dueños de atracciones, y los manteros; éstos, se ponen por todos lados y cierran el paso, si hay una emergencia no puede pasar una ambulancia o los bomberos, la gente no puede circular.

Hoy en mi paseo matinal con Lúa, por un momento creí estar en un zoco marroquí, en este caso subsahariano, la ronda peatonal tenía colorido e incluso aroma; una matrona con un pañuelo verde y naranja enrollado en la cabeza y una túnica cubriendo su ampulosa anatomía, cocía unas hierbas en un hornillo... mientras, como en una gran familia los hombres de ébano iban colocando sobre las mantas un variado surtido de artículos: bolsos con los logos de conocidas marcas de lujo en distintos colores y formatos, réplicas de carteras o relojes… y los más diligentes esperaban ya vaso en mano.

El delicado momento económico hace que cada año aumenten. Con una procedencia u otra ahí están… ¿debe ser prohibido, perseguido? Dejo la pregunta en el aire.

martes, 5 de octubre de 2010

San Froilán...

Significa "amo y señor" yo prefiero una definición que leí hace tiempo "hombre de la tierra". Cuenta la leyenda que estando San Froilán una mañana rezando y absorto en sus oraciones, se le apareció un lobo hambriento que vio en el asno del santo un apetitoso almuerzo. Abalanzándose sobre él, comenzó a devorarlo momento en el que lo encontró el Santo, que con su mirada dejó al lobo acurrucado y temeroso, mientras le hablaba de amor y paz. Así fue como San Froilán consiguió quitarle al lobo el miedo al hombre y al fuego, tomándolo a su servicio para llevarle por el mundo las alforjas. Desde entonces, el lobo caminó siempre a su lado…

San Froilán, Obispo de León nació en Lugo hacia el año 833, en su honor se celebran las fiestas de mi ciudad, declaradas de interés turístico nacional, cuentan con una amplia variedad de conciertos, grupos y festivales aptos para todos los públicos, del 4 al 12 de octubre.

Ayer, se inauguró el alumbrado, mi calle luce unas hermosas mariposas de bombillas blancas y amarillas. En el balcón del Ayuntamiento, las autoridades acompañaban al pregonero: Francisco (Paco) Rivera Cela, un vecino que conoce las fiestas mejor que nadie, es periodista y por años fue el gerente del patronato municipal de Cultura; ya iba siendo tiempo que pensaran en él, su discurso gustó y se le vio pletórico presumiendo de ser el mejor regalo que recibió en el día de su santo.

Hoy es fiesta local, y el que más en las casetas, grandes casas de madera perfectamente ambientadas y con todos los servicios de un restaurante; y el que menos en su casa, saboreará el pulpo a feira, rey de la fiesta, porque como en todas las fiestas gallegas no puede faltar la gastronomía.

¡Ah!, y como olvidar a la familia Pelúdez.
El 17 de agosto de 1908 salía a la calle el primer número de El Progreso, el periódico ahora centenario. Y ya por el San Froilán del mismo año apareció en sus páginas el personaje Pelúdez, un labrador que desde entonces y de la mano de cinco sucesivos cronistas, esparciría sus comentarios humorísticos sobre el día a día de estas fiestas del otoño gallego y también sobre los diferentes acontecimientos del año que de algún modo recapitulaba con su característica retranca. Pelúdez y familia se convirtieron en figuras típicas y simbólicas del San Froilán de Lugo. (palabras de José de Cora)

Os dejo el enlace donde hablé de mi ciudad para los que quieran conocerla:

http://unpuentedepalabras.blogspot.com/2009/11/lugo-galicia.html