viernes, 26 de noviembre de 2010

Caí en la tentación...


La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, novela del autor y periodista sueco Stieg Larsson, el segundo libro de la Trilogía Millennium.

Con este otoño tan frío no dejé descansar mucho las neuronas, la rapidez de mi comentario no dejar lugar a dudas…

Al igual que el anterior es un libro de lectura fácil y que atrapa, 797 páginas que mantienen la tensión primero en el Caribe y al final en un Estocolmo gris y lleno de corrupción. Las conspiraciones, violencia y la tortura vuelven a llenar el relato.

En esta ocasión Lisbeth es la protagonista, centro absoluto de la historia; una heroína atípica que se reconstruye del dolor. De querer pasar desapercibida se convierte en el ojo del huracán: foto en todos los medios de comunicación, perseguida, y presunta asesina de tres personajes que aparentemente no tienen nada en común.

A lo largo de la historia empiezas a sentir ternura por esa chica complicada, y con una mente privilegiada. Reconozco que el autor hace una muy buena caracterización de los personajes. En este libro entras más rápido en la trama y no te pierdes con los nombres porque ya conoces a la mayoría de los personajes; los nuevos son también malos malísimos, en especial un villano que tal parece extraterreste: enorme, indestructible, lo único que lo humaniza es una rara enfermedad.

Quizás eché en falta que no denunciara bien el problema de la trata de blancas para mi simplemente lo deja caer para iniciar la historia.

En fin, esta alondra lee para pensar, para entretenerse, para viajar, para desconectar... en una palabra un libro es como el nombre de este blog: “Volar sin alas”, no me interesa especializarme en un género determinado, y la lectura del libro ha sido sumamente entretenida y en este momento de mi vida simplemente busco disfrutar en cada página. El siguiente está en espera para el momento adecuado.

6 comentarios:

  1. No lo leí.
    Las críticas creo coinciden con tu preciación, aquí fueron de buena a regular, nada descollante.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A mi me gustó mucho, un buen broche de cierre para una historia desconcertante en un pais que imaginaba simplemente blanco y decorado de IKEA.

    ResponderEliminar
  3. Yo me he leído los tres y me han gustado, aunque de tener que elegir me quedo con el primero "Los hombres que no amaban a las mujeres", pero de todas formas, me he quedado con ganas demás, lastima que el autor falleciera.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  4. no lo conocía. tomo nota para mi próxima compra de libros.
    kisses

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con el último párrafo, te había imaginado leyendo filosofía pura.
    Saludos de un seguidor habitual

    ResponderEliminar
  6. Desde "Los hombres que no amaban a las mujeres" comencé a disfrutar el personaje Lisbeth Salander, leí ambos libros y vi ambas películas, me falta la tercer parte de la trilogía.
    Un abrazo de osa.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!