domingo, 17 de octubre de 2010

Sigo con el rey octópado...

Foto:http://elprogreso.galiciae.com/

El término feria fue evolucionando, ahora en nuestras ciudades tenemos alguna feria y fiesta típica para celebrar los más dispares eventos. En tiempos no muy lejanos para las pequeñas poblaciones sobre todo si estaban bien situadas en el mapa era una forma de establecer acuerdos comerciales, sobre todo de ganado, esencial para las labores agrícolas.

Ese día que podía ser mensual o semanal la ciudad de acogida se llenaba de vendedores y compradores que acudían al mercado; éstos, tenían que comer y el atraso tecnológico aún estaba presente, en Galicia uno de los alimentos menos perecederos era el pulpo; llegaba fresco de la costa, las pulperas lo lavaban, lo mazaban (golpeaban contra una piedra) y luego lo ponían a secar al sol y el día de la feria lo cocían en grandes calderos de cobre, eran fáciles de transportar y excelentes para repartir el calor del agua y facilitar la cocción.


Hoy los políticos no dejan pasar ninguna feria o fiesta sin hacer acto de presencia y foto, pero antiguamente los que ostentaban algún poder o la gente fina de la ciudad no se sentaba en las casetas de lona compartiendo mesa y banco, comiendo con un palillo de un plato de madera el pulpo, eso si, enviaban a sus criados a buscarlo y lo comían en casa acompañado de cachelos (patatas cocidas)

Cuento todo esto porque los vecinos de Lugo hasta finales de mes seguimos de reuniones gastronómicas alrededor de un plato de pulpo a feira. Las cinco casetas instaladas en las cuestas del parque Rosalía de Castro por las fiestas de San Froilán, ya os conté que hoy son auténticos restaurantes, sin el agobio de las fiestas se llenan de comidas de empresas, de familiares con la excusa perfecta para aligerarte el bolsillo; cenas de amigos, de compañeros de deporte, de peñas literarias,etc., etc...

En fin, hoy tengo el estómago trabajando duro y por mi sangre corre un poco de vino tinto de la Ribeira Sacra que puso color en mi cara, fue un buen día, y como decía mi abuela: “A nadie le hace mal el vino si se bebe con tino”.

5 comentarios:

  1. No puedo comer este delicioso pulpo porque es virtual
    ¡Que delicia!
    Y que lindas fiestas.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué buena pinta tiene ese plato de pulpo...madre mía...que me dan ganas de irme a Galicia ya...jaja...espero que sigas pasando genial....besos

    ResponderEliminar
  3. Ainsssssssss!!! Que rico y ¡que envidia! Sana por supuesto jejejeje ;)
    Un beso enorme mi querida hada madrina

    ResponderEliminar
  4. Que rico, que buenos recuerdos, de casetas llenas de gente con ganas de celebrar que un año más estamos aquí y vena un pulpo para celebrarlo!.
    Buen provecho.

    ResponderEliminar
  5. Bonitos colores te han salido.
    Que ganas de comer pulpo me han entrado..ñam ñam.
    Cualquier excusa es buena para reunirte con los que quieres y celebrarlo.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!