miércoles, 20 de octubre de 2010

Los padres también sufren...


Soy un niño y tengo derecho a ser amado por mi padre y por mi madre. Amarlos yo a los dos. A no escuchar maldiciones de uno de mis padres contra el otro. A disfrutar de todos los abuelos, primos tíos y demás familia…

Por los años vividos sé que lo que se aprende en la familia queda como una huella indeleble para toda la vida. Si los padres toman la decisión de separarse un niño puede sentirse como si el mundo se hubiese vuelto patas arriba… El roce hace el cariño. Los adultos dejan de ser pareja pero no de ser padres. El sentido común no siempre impera y los hijos se convierten en moneda de cambio.

Aunque muchas mujeres sufren su particular calvario y hay muchos hombres que asumen un rol cómodo de dar dinero y pasar de todo iniciando una vida de soltero. Quiero poner una lanza a favor de esos hombres normales que trabajan todo lo que pueden para mantener a sus hijos y una casa que de la noche a la mañana dejó de pertenecerles…

Todos debemos tomar conciencia que es muy duro para un padre tener a los hijos unos días al mes. Suponiendo que la “ex” tenga sentido común y no altere el régimen de visitas. Hay casos donde la madre puede decir que el niño está enfermo, incumplir el régimen de visitas y no es delito. Mientras que si un padre deja de pagar la pensión del hijo es denunciado y automáticamente es embargada su nómina.

¿Y esos días de convivencia?, el padre intenta hacerlo lo mejor posible pero no hay tiempo suficiente para comunicarse, entonces los llenan de actividades y de regalos, se convierten en disfrutadores del niño porque temen que si ponen normas el niño no les quiera. La madre se convierte en educadora y ésta a su vez se siente mal porque los hijos por egoísmo natural idealizan al padre con el que pasan menos tiempo.

Los niños necesitan cariño y seguridad, todo aquel hecho que les prive de ello les perjudica seriamente. La obligación de los padres por el bienestar de los hijos es vital.

7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo mi niña ;) No puedo decirte más.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. No es fácil, cuesta esfuerzo, si te separas es porque las cosas no funcionan, lo has intentado, y has vuelto a intentarlo, y has fracasado. Y ahora toca ser educados, cordiales y hablar con normalidad, cerrar horarios, actividades, alcanzar acuerdos, y no es fácil, es lo que debe ser pero no es fácil.
    Ni para ellos ni para ellas, pero sobre todo para los niños que miran de reojo y miden el tono y la intensidad de cada palabra y de cada mirada.
    Es dificil, pero se puede alcanzar, se puede.

    ResponderEliminar
  3. Es bien cierto todo lo que dices, y a la vez parece dificil...Pienso que si se antepusiera siempre el bien de los niños sería más fácil...Muchas veces los padres se preocupan de sus diferencias y se olvidan que el niño necesita de los dos. Se pueden separar por el motivo que sea, pero debe prevalecer el amor a esos hijos por encima de TODO. Un besazo. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  4. Toda separación es muy dificil, una familia se quiebra y todos sufren, pero también es cierto que muchos niños terminan muy lastimados viendo a sus padres odiarse todo el tiempo, peleando, insultandóse, engañando y más. Allí tampoco hay una familia entera, y al final sufren más, porque crecen en la hipocresia con una idea frustada, triste e errónea acerca del amor y la convivencia.
    Como siempre una excelente entrada.
    Besitos con trinos y pasaré por el blog de tu amiga Sibaris.

    ResponderEliminar
  5. Hay que pensar en su felicidad y no utilizarlos para hacer daño al otro, siempre será su madre y su padre aunque no estén juntos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Es difícil encuadrar todos los casos son distintos, hay padres maravillosos.
    Es muy interesante tu entrada porque puede llevar a reflexionar a quienes estén es esa situación.
    Siempre es bueno aportar algo en ayuda de los niños.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Vengo desde el blog compartido que anteriormente tenías. Me ha gustado lo que he visto y vendré por aquí de vez en cuando. saludos.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!