jueves, 9 de septiembre de 2010

Su escenario...

La calle tiene múltiples funciones… desde principios de verano esta alondra tuvo hasta ayer todos los días un encuentro mágico, su particular concierto.

El casco antiguo de la ciudad es zona peatonal y en la acera frente a la panadería un músico callejero ponía unas gotas de arte al ir y venir de la vida cotidiana.
Sobre las diez de la mañana doy el primer paseo a Lúa, es increíble como los perros se adaptan a las costumbres de sus dueños…

Él estaba preparando su escenario: una pequeña silla desmontable, la caja de su guitarra delante para recoger las monedas que puedan dejar los transeúntes, pocos son los espectadores… y sin otra decoración empezaba a rasgar una guitarra, a dar rienda suelta a su sentir...

El primer día le dejé cincuenta céntimos que me habían sobrado del pan y la leche. Tocaba con tanto arte que me disculpé.

-¡Lo siento no traigo cartera!

- ¡Gracias señora!, en media hora es usted la primera, además antes se paró a escuchar y eso es importante para mí.

- Me gustaba la canción, además tocaba sin mirar, con los ojos cerrados. Le contesté.

-Eso es porque cuando suena “la rubia” me elevo, casi me quema el sol. Hablaba con acento del sur.

- Pues ¡hasta luego!, buena mañana… y continué hasta mi casa.

A las tres de la tarde seguía allí, volví a escucharle… A las nueve le dije ¡hasta mañana!...

Al día siguiente le regalé un croissant de los que había comprado, y me dijo que aprovecharía para acercarse a la cafetería y así le serviría de desayuno, esa mañana había llegado tarde al comedor social.

Todos los días nada más dar la vuelta a la esquina me sonreía y parecía que tocaba con alegría. A veces le dejaba un euro, otras simplemente le escuchaba... Estaba fascinaba por ese halo de libertad de un artista tan real.

Un día, creo que fue al mediodía cuando pasaba menos gente, se levantó, apoyó la guitarra amorosamente en la caja y me tendió la mano:

-Me llamo Rodolfo y soy de Málaga. Mañana me contrataron para tocar en un Pub, ¡anímese! Y venga a verme.

-¡Lo siento! no puedo ir, le deseo que todo salga como ud., quiere.

Y así fue pasando el verano, tenía una forma de transmitir la música que otros vecinos se sintieron fascinados. El joven de la tienda de teléfonos también cotorreaba con él, y el de la zapatería; incluso alguna noche quedaba sentado en la barra del restaurante vegetariano con acompañamiento de palmas.

En época de rebajas, en una foto de la prensa local salía la calle, y como algo más del paisaje estaba él, recorté la foto y se la llevé, desde aquel día la tenía sobre la caja abierta.

Esta semana no salí, el tiempo gris hizo mella en mi cuerpo. Ayer lloviznaba pero después de mediodía decidí que debía pasear mis pensamientos… Antes de llegar a la esquina, escuche el sonido de “la rubia”. Estaba en el hall de una boutique de ropa juvenil resguardándose de la lluvia. Nada más verme se levantó y dijo que seguía camino pero me había esperado estos días para despedirse, había sido su oyente más fiel y quería dedicarme una canción.

Volvió a sentarse y empezó acariciar las cuerdas de la guitarra; no me pareció bien mirarlo desde arriba y me senté en el bordillo de la acera, a mi lado Lúa parecía un perro flauta. Él sonrió, y sus manos hicieron vibrar las cuerdas. La canción según me contó la había aprendido en los meses que pasó en nuestra comunidad y sinceramente me emocioné…



Nos dimos de nuevo la mano y nos deseamos lo mejor…

12 comentarios:

  1. qué linda historia!!

    hay personas que se incorporan al paisaje de algunas calles...y para algunos pasan desapercibidos...pero, para vos, nooooo!!!
    qué tristes son las despedidas, tal vez regrese el próximo año, no???
    o quizá escuches sobre el lanzamiento de su cd...ricardo arjona hacía lo mísmo en las callecitas de baires. así que, está dentro de las posibilidades!!! jajajja
    kissesss

    ResponderEliminar
  2. Una hermosa experiencia relatada bellamente.
    Esperemos que de ese jóven vuelvas a saber por las noticias, algo bonito.
    Hay personas talentosas que andan por el mundo y a veces nadie los ve.
    Hay mucha gente invisible, nadie deberìa serlo.
    Me encantò! Besos

    ResponderEliminar
  3. Eres tan hermosa como las notas de esa guitarra y él supo verlo, me alegro.

    ResponderEliminar
  4. Los pelillos de punta me has dejado con esta historia ¡que maravilla! Hay auténticos artistas callejeros que pasan desapercibidos por nuestras prisas diarias, pero tu has sabido escuchar y apreciar.
    Un beso enorme querida hada madrina

    ResponderEliminar
  5. Que bonita historia Alondra,
    Donde yo trabajo, paso a diario por la glorieta, justo en el centro de Elche y allí este verano, en el mes de julio se pusieron muchos artistas autodidactas a amenizarnos las mañas a todos los que caminamos a diario por allí, yo suelo cerrar los ojos un segundo y me imagino que no estoy allí trabajando mas bien que estoy en algún otro lugar de vacaciones,no se tal vez en Peñíscola paseando por el castillo,es un pequeño juego que me evade de la realidad un instante.
    En este mes al pasar por la glorieta al ir a tomar mi café veo un chico sentado en el suelo, con una pequeña mochila colgada alrededor del cuello,es un chico moreno y muy guapo, tiene una mirada preciosa y solemos clavarnos los ojos cada vez que nos cruzamos, el pide ,pero no nos ofrece nada mas que una imagen desvalida de un joven apuesto sin brazos a la altura de sus codos, es triste, y el día que no lo veo lo echo de menos ya.

    UN BESO Y ME HA ENCANTADO LEER TU HISTORIA

    ResponderEliminar
  6. Bonita historia y más por que es real, menos mal que todavía se pueden conocer personas autenticas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Alondra tu historia trasmite sentimientos, que para las mayoías de las personas, pasan desapercibidos por fuerza de la costumbre. Muchos se detienen a escuchar a los artistas callejeros; pero son pocos lo que agradecen su arte, con tu actitud.
    Es que eres un pajarito bello, regalando tu luz.
    Besitossss amiga, y preciosas tus flores de magnolio.

    ResponderEliminar
  8. (¨`•.•´¨)*
    .`•.¸(¨`•.•´¨) *
    .... .. `•.¸.•.´(¨`•.•´¨)
    ....(¨`•.•´¨). ..`•.¸.•´*
    ... ..`•.¸.•´ *
    ¸.•´ TE REGALO LA SONRISA
    ( `•.¸
    `•.¸ )FRANCA DE UNA
    ( `•.¸
    (¨`•.•´¨)* AMISTAD SINCERA
    ..`•. ¸.(¨`•.•´¨)
    .............`•.¸.(¨`•.•´¨)
    .......................`•.¸.• *BESOS ...

    PÁSATE POR MI BLOG...HAY UN PREMIO PARA TI...

    San♥

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola chicas! gracias por venir... sabeis, todo tiene su momento, y a veces nos desborda la velocidad de nuestra vida y no tenemos tiempo para observar los lugares que pasamos diariamente, ¡siempre tenemos prisa!...
    Ahora, todo tiene que tener algo bueno, tengo tiempo para observar la arquitectura de algunas casas y me digo ¿cómo no la había visto? las puestas de sol son hermosas y cuando llueve el olor a tierra mojada inunda los sentidos...
    Y la calle, es un mundo de caras mal encaradas, tristeza, resignación... y el chico de mi escrito se merecía esos buenos días porque él intentaba hacerlos sentir buenos, y a la vez era una forma como otra cualquiera de ganar algo de dinero.
    Un abrazo grande para todas.

    ResponderEliminar
  10. Alindra me emocionaste, q lindo lo que contaste, eso es lo q yo llamo amistad, lo supist e ayudar sun q el se sintuera mal, hasta te sentaste a su lado el la útima tocada de la rubia...es ser una señora. Seguro q va a triunfar. Y se va para Málaga, ciudad q adoro, aún tengo mi casa allá, aunque vivios en otra de marbella en plena
    aturaleza, pero quien te dice q el destino no lo va a poner en mi camino=. Tal vez cuando me vaya de Colonia, me lo encuentro en el aeropuerto, aunque supongo q se irá a lugares lindos de Mñalaga, a la Plaxza de la Merced, al Padsaje Chinitas, a Calle Beatas, A Zambra, en esos lugares están los artistas bohemios, en Marbella tb tienen sus lugares...la vida da muchas vueltas. Gracias por pasate siempre por casa a tomarte un café. a dejarme tu vuelo y tu aroma lleno de cariño. Un fuerte abrazo. Uru.

    ResponderEliminar
  11. La experiencia me maravilló, demuestra una vez más el CORAZÓN que tienes...Eres un ser especial que con tus sentimientos...TE HACES QUERER...Algún día..seguro le volverás a encontrar...BESOS. Mari.

    ResponderEliminar
  12. Alondra una hermosa Ave, esto es lo que se llama el Milagro de los encuentros, y creo que cuando ha pasado por experiencias limites como tù yo lo hemos hecho, por razones distintas, la vida se resignifica y nuestros valores tambièn, un àngel te acompaño por el tiempo que necesitabss, Sabes siento como si yo hubiese estado allì, por otra parte tengo alma de bohemia como me gustarìa ser èl un beso desde el lugar que te vio nacer

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!