jueves, 30 de septiembre de 2010

Otros protagonistas...


Como todas las mañanas Don Ignacio Sánchez Retiro cruzó la calle apoyado en su bastón, compró el periódico y con él bajo el brazo siguió la acera hasta llegar al banco que había junto a un árbol; se sentó, apoyó el bastón a su lado, sacó unos lentes de culo de vaso y se dispuso a pasar las horas hasta la hora de comer. De vez en cuando levantaba los ojos de la lectura para saludar a los vecinos que le daban los buenos días e incluso un poco de conversación.

Había llegado al pueblo en los años cincuenta, compró una casa de piedra que ocupaba toda una esquina de dos calles muy concurridas. Por una hizo la entrada a la vivienda, por la otra puso su negocio “Funeraria Retiro” Por aquel entonces los muertos se velaban en las casas y el negocio funcionaba, él y su mujer Enriqueta se encargaban de montar los túmulos y de todo el papeleo, luego también conducía el féretro a la iglesia y al cementerio en un coche que siempre aparcaba en la explanada de entrada a su oficina y comercio de ataúdes.

Enriqueta murió al dar a luz, Don Ignacio tomó como ama de cría a una madre soltera que trabajaba unas horas en casa del médico, Virtudes, que ejerció de madrina cuando bautizaron al niño con el nombre de Enrique en recuerdo de la difunta madre.

Pedro, el hijo de Virtudes y Enrique crecieron a la par bien alimentados por la leche de una mujer que hizo honor a su nombre. En su infancia nada les faltó y mientras los demás niños le tenían miedo a los muertos, Enrique y Pedro jugaban entre las cajas de madera a indios y vaqueros

Cuando terminaron el bachiller Don Ignacio apadrinó a Pedro para entrar en el seminario y a su hijo le planteó hacer estudios de Técnico de Anatomía Patológica y Tanatopraxia Restaurativa, los tiempos cambiaban y además de la práctica había que colgar títulos en las paredes, y antes de ampliar y construir el tanatorio a las afueras del pueblo tenía que saber si continuaría el negocio en la segunda generación.

El joven Enrique acepto feliz, necesitaba cambiar de aires, en el pueblo las chicas no soñaban con ser la mujer del “de la funeraria” y no había tenido ningún escarceo amoroso. Subió al tren liberado como si fuera de vacaciones…

De sus estudios en la capital no sólo trajo el título, también apareció con Aurora, la hija de la dueña de la pensión donde vivía. Aurora nada más abrirle la puerta todavía con la maleta en la mano, le echó el guante, le importaba poco o nada que las manos que la acariciaran anduvieran entre muertos, ella estaba muy viva y no pensaba heredar la pensión y seguir haciendo camas ajenas.

La boda fue rápida, antes de que la barriga se notara en el entallado vestido blanco que ella quería lucir; la madre de la novia vino de la capital como árbol de navidad con todas las joyas que dormían bajo llave en la espera de una ocasión especial... El banquete en el mejor restaurante del pueblo se convirtió en una fiesta donde todo vecino comió y bebió a la salud de los novios.

La entrada de la funeraria se clausuró y la rampa dio lugar a un hermoso jardín, el bajo se convirtió en una bonita vivienda para los recién casados y el negocio se trasladó a un lugar más adecuado con tanatorio para velar los muertos e incinerador.

Pero no fueron felices y comieron perdices… Aurora cuando parió a su hija aceptó el nombre de Enriqueta pero cuando la niña tenía un año le pidió el divorcio, necesitaba alegría, un hombre menos responsable y menos bueno, hablando claro: Enrique le aburría soberanamente….

A Don Ignacio cuando la vio marchar se le empezó a encoger el cuerpo, él vivía para la continuidad de la vida en su mundo en descomposición, no ver crecer a sangre de su sangre le fue coagulando la que corría por sus venas.

Enrique, desolado y hundido en el espesor de la soledad, siguió con el negocio con cara de auténtico enterrador de esos que se pone tristes si no hay muertos, mientras otros están tristes porque se murió.

13 comentarios:

  1. muy atrapante tu relato. me gustaron las descripciones y la historia.
    pobre enrique!!
    kissesss

    ResponderEliminar
  2. Todo un tema.
    Muy bueno el relato
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Casi todo el mundo quiere que se siga con sus propios negocios, sintiendose decepcionados, pero no piensan que ellos mismos no han seguido los de sus propios padres...
    Y esto ha pasado en diferentes casos, hasta en el propio...ejem ejem...

    La gatita quiere tomar el sol que no encuentra, pero ten por seguro que cuando lo divise vuelve a dejar sus maullidos por todos los escondites.

    Un beso del color de la amistad sincera.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  4. Buen relato, has sabido contar con mucha descripción toda una vida en solo 4 minutos que he tardado en leerlo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho la historia, triste pero realista final.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Alondra! Pasé para saludarte y decirte feliz Viernes y q pasas un feliz fin de semana..Y tambien q tienes unos premios con estillo en mi blog,espero que te gustan-besos y abrazos.....Angy

    http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/09/premios-de-jueves-con-estillo.html

    ResponderEliminar
  7. Alondra me encanta cuando escribes estos relatos, describes con maestría, con naturalidad escenarios cotidianos, gente de todos los días. Sabes internarte muy bien en la realidad, con tu pluma. En este caso con una historia triste, pero que sucede.

    Y en mi nueva entrada hay premios, como ya me conoces no nombre a nadie específico. Los conozco, son los de siempre que me acompañan con su cariño, como tu.
    Si no los tienes y te gustan, tomálos.
    Besitosss amiga

    ResponderEliminar
  8. Alondra,
    Has pensado en publicar un libro con tus cuentos? Si decides, avísame por favor.
    Que tengas un excelente fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola amigas de palabras! gracias por vuestros comentarios, a veces me siento ante esta ventana y nace el relato y siempre con una idea distinta a la que pensaba... me gusta esta sensación de contar cuentos a pesar de que Tripolye me anime a publicar un libro creo que no tienen la suficiente elaboración, eso hay que dejarlo para los auténticos escritores, no a una novata que ya tiene bastante con lograr que se entiendan las vidas y los sentimientos que relato.
    La verdad estoy feliz con este lugarcito, me ayuda a evadirme, a sentir que no pierdo del todo el tiempo, a intentar ocupar algunas horas y obligarme a no sentirme cansada de estar cansada.
    Un abrazo grande para todas que sois auténticos tesoros.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Alondra!
    gracias x ir a votar aqui esta el link donde puedes votar-este link te lleva directo
    gracias nena-feliz fin de semana-besos
    Angy
    en el encuesta esta escrito mal el nombre de mi blog esta asi OUT OF THE BLUE------- http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Lo del libro no es mala idea...Pero yo prefiero leerte cada día, eso sí, si decides escribirlo yo seré la primera en seguirte allá donde vayas. Me parece genial el relato, una vez más llegas al corazón con tus historias....Un beso y no te canses de contarnos cosas. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Alondra!
    Un relato extraordinario, muy bueno.

    Saludos de J.M.Ojeda.
    Buena semana.

    ResponderEliminar
  13. Te dejo deseos de una buena semana!!!

    Cariños
    .
    .
    Frase de la semana...........
    "Da cariño hasta aquellos que nada esperan de ti."

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!