martes, 21 de septiembre de 2010

La niña...


Esperando su llamada de: ¡llegué bien!… voy a verter palabras para que el tiempo se haga más corto.

Todo comenzó en el mes de Julio donde su notable no llegó para tener plaza fija y con la dichosa crisis tampoco se moverán las listas de sustituciones, Aly decidió dar un cambio a su vida.

Del nido ha sido la más estudiosa, la que aprendió a volar con más facilidad; dinero que juntaba dando clases particulares, dinero que empleaba para aprovechar los viajes de bajo coste y conocer Londres, Paris, Roma… Siempre teníamos que convencer a papá de que eso también era formación para la vida. Los padres aceptan de buen grado lo que proponen los varones pero a su niña se niegan a verla crecer. Es como si tuvieran un gen ancestral que les dice: yo te protejo de todo, pero a cambio tú sigue siendo siempre mi niña pequeña, así no voy a envejecer…

El cambio de vida llegó hoy, después de muchas negociaciones, papá la acompañó a la estación de autobuses. No estará muy lejos, dos horas de auto son suficientes para aplacar la “morriña”.

Sinceramente el experimento de ser padres, con los aciertos y las muchas meteduras de pata, ha sido el trabajo más gratificante de esta empresa que fundamos hace ya bastante tiempo… Pregonamos con el ejemplo un modo de vida, ahora vamos observando que la relación de respeto se mantiene y hemos ganado la de la amistad gracias a eso de dar: consejitos los justos.

Aly, después de muchos años de noviazgo irá a compartir apartamento con ese hombre que nunca la hizo llorar. Tendrá un trabajo a media jornada que cubrirá sus gastos, ya sabe por su madre que a veces hay que hacer parir el dinero en la cartera; en fin, nuevas responsabilidades y distintas alegrías.

Ayer en la noche le hicimos la última petición:

-“Tienes que prometer no dejar de estudiar, tienes que lograr realizar tu vocación”…

Con la mochila cargada de ilusión tendrá una vida independiente. Aquí, en el nido, seguirá el amor incondicional, las dependencias siempre son transitorias...

Como hice en ocasiones anteriores con sus hermanos, me tragué las lágrimas, nos abrazamos y esta vez fue a dúo la hermosa frase: “no ir deprisa, no ir lento, ir simplemente a la vez que el tiempo”.

13 comentarios:

  1. Que momento!
    Te comprendo, continuamos siendo padres aunque ellos sean mayores.
    Entonces, para Aly,los mejores deseos, un buen camino a recorrer, una vida amable con muchas gratificaciones,sueños que se realizan, muchas risas, salud y prosperidad.
    Y a vos y tu marido les toca ahora recorrer un camino nuevo, se siente extraño saber que no vendrá .
    Aprovechen esta etapa.
    Un abrazo enorme. Besos

    ResponderEliminar
  2. Que bonito y sincero suena, me alegra mucho saber que tienes estas alegrías, ganadas a pulso con el día a día y las noches llenas de dudas.
    Felicidades a ella y a vosotros suerte en este camino que aparece ahora.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Alondra:

    transitar la etapa del nido vacío, debe ser fuerte!
    estoy a punto de experimentarlo, y no sé como voy a tomarlo.
    admiro tu entereza, y tu amor tan evidente, en el post.
    dicen:los hijos son de la vida, no??
    pensemos que sumamos un integrante más a la familia, que en tu caso: si a Aly no la hizo llorar, bienvenido sea, no??!!!!
    kissesss

    ResponderEliminar
  4. Los padres siempre intentamos lo mejor para nuestros hijos con una educación que ya viene del principio.
    Luego hay cambios y otras cosas que se salen de las normas y hay que aceptarlas para que sigan creciendo ya que de los errores también aprenderán.

    Pero sin querer estos días son de contenida nostalgia, pero cuandp pasen unos días todo se ira viendo normal en cuanto las visitas se vuelvan a prolongar y siga estudiando, porque por lo que dices es una niña que se sabe defender en todos los ambitos.

    Un abrazo amiga y un placer verte de nuevo por casa.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  5. Tiene que costar dejarlos volar, siempre serán nuestros niños.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Que duro es! pero es ley de vida. A mi aun hoy, cuando entro en su habitación me cuesta no encontrarla ahí.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo amiga, es la vida y el corazón se encoge a cada paso, pero la satisfacción de verla feliz te ayudará en su ausencia, y siempre estará contigo...y FELIZ. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  8. Somos padres y madres...se que es duro...por propia experiencia...pero es ley de la vida...¿que hicimos nosotras?...te comprendo...yo en mi casa guardo cosas de cuando era chiqita la mia, y cuando viene a visitarnos a mi madre y a mi, aún se me saltan las lágrimas al ver como se va. Imaginá cuando vino a verme al hospital acá en Colonia...la desedidá fué un drama para las 2. El viernes se cuando me operan y vuelvo a casa por Navidad. Un besote enorme querida Alondra. Uru.

    ResponderEliminar
  9. Mi querida Alondra: Acabo de enviarte un correo dándote las gracias por preocuparte por mí y preguntándote cosas que ahora al leer tu post me contestas.

    Si recuerdas, en enero de este año dejé volar a mi pequeño gorrión con gran dolor de mi alma porque además se iba solo. Sé lo que significa y también sé que entra dentro del guión de ser padres.

    Los tenemos que dejar volar de la misma manera que nosotras en nuestro día, volamos. Que ese vuelo sea siempre hacia la felicidad.

    Mil besos y mil rosas.

    P.D/ Volveré pronto :)

    ResponderEliminar
  10. Los hijos son de la vida, suelen decir, todos coincidimos en ello; pero que duro es cuando deben marchar en busca de su propia vida.
    El oficio de ser padres, maravilloso y díficil, pero vale la pena, por ese hijo, por ese amor inconmensurable.
    Besitos con alas y te nombre para un juego.

    ResponderEliminar
  11. Eres muy amorosa y valiente, seguramente duele cuando los hijos crecen pero lo grandioso es permitirles su vuelo en libertad. A pesar de formar un nuevo nido, el amor se fortalece en estas circunstancias. Son los grandes desafíos de la vida y tienes muy bien asumida tu misión al respecto. Te felicito. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. Gracias amigas por los buenos deseos. Como sabeis tengo tres pajaritos, el mayor y el pequeño fueron los primeros en marchar, y como fue escalonado lo del nido vacio lo llevé bien pero no voy a mentiros ahora si noto la ausencia, la casa me parece enorme.
    Eso si, llevo dos días colgada al teléfono pero no he sido yo eh!, son ellos que me llaman para saber como estoy y me cuentan las incidencias de sus días.
    Bueno, aprovecharé estos días de descanso porque se acercan las fiestas de la ciudad y ahora los pajaritos traen compañía.
    Besitos a todas.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a mamá Alondra aprendí a volar,y el nido no se olvida,de hecho pienso visitarlo a menudo. Ahora a tu pajarito le toca poco a poco ir convirtiéndose en otra Alondra,y con el ejemplo que ha tenido,seguro q será una alondra fuerte,soñadora y luchadora.TE QUIERO MUCHO

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!