martes, 14 de septiembre de 2010

Angustia...


Hoy debo tener cuidado, me inquietan los fantasmas, la mente es una madeja de lana enmarañada, oscilo como la lámpara de una vela a punto de apagarse por el viento...

Dejo que hable Mario Benedetti

Como árboles

Quién hubiera dicho
que estos poemas de otros
iban a ser míos

después de todo hay hombres que no fui
y sin embargo quise ser
sino por una vida
al menos por un rato
o por un parpadeo

en cambio hay hombres que fui
y ya no soy ni puedo ser
y esto no siempre es un avance
a veces es una tristeza

hay deseos profundos y nonatos
que prolongué como coordenadas
hay fantasías que me prometí
y desgraciadamente no he cumplido
y otras que me cumplí sin prometérmelas

hay rostros de verdad
que alumbraron mis fábulas
rostros que no vi más pero siguieron
vigilándome desde
la letra en que los puse

hay fantasmas de carne
otros de hueso
también los hay de lumbre y corazón
o sea cuerpos en pena almas en júbilo
que vi o toqué o simplemente puse
a secar
a vivir
a gozar
a morirse

pero además está lo que advertí de lejos
yo también escuché una paloma
que era de otros diluvios
yo también destrocé un paraíso
que era de otras infancias
yo también gemí un sueño
que era de otros amores

así pues
desde este misterioso confín de la existencia
los otros me ampararon como árboles
con nidos o sin nidos
poco importa
no me dieron envidia sino frutos
esos otros están
aquí
sus poemas
son mentiras de a puño
son verdades piadosas
están aquí
rodeándome
juzgándome
con las pobres palabras que les di

hombres que miran tierra y cielo
y a través de la niebla
o sin sus anteojos
también a mí me miran
con la pobre mirada que les di
son otros que están fuera de mi reino
claro
pero además
estoy en ellos

a veces tienen lo que nunca tuve
a veces aman lo que quise amar
a veces odian lo que estoy odiando
de pronto me parecen lejanos
tan remotos
que me dan vértigo y melancolía
y los veo minados por un duelo sin llanto

y otras veces en cambio
los presiento tan cerca
que miro por sus ojos
y toco por sus manos
y cuando odian me agrego a su rencor
y cuando aman me arrimo a su alegría

quién hubiera dicho
que estos poemas míos
iban a ser
de otros.

18 comentarios:

  1. Debe ser el tiempo, la presión, el cambio de estación o la luna, comparto tu inquietud e incluso una desasosegante sensación de temor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Pilar! Hoy no podía coordinar los trinos, y me encanta Benedetti, nadie mejor para los estados de ánimo jejejeje.
    Sinceramente tengo miedo, mañana toca aspirado de médula, no es la primera vez, ya sé que voy a encontrar, el problema es que no logro el feeling suficiente con la nueva médico.

    ResponderEliminar
  3. Alondra,
    con cariño, un poema de otro para ti:
    http://www.nidodepoesia.com/arboctubre.htm

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias Tripolye! no conocía ese poema:
    De la vencida rama,
    a punto de caer por el exceso
    de madurez, los frutos penden.
    Al más tímido intento de una mano
    han de llover las dádivas.
    Aguarda, viento del otoño.
    Roberto Cabral

    Espero que después de mi peregrinaje que empieza mañana, precisamente en "Octubre" las dádivas sean buenas.
    Un abrazo desde este lado del charco.

    ResponderEliminar
  5. Preciosas letras de un grande mi niña, justo hoy que se celebra el aniversario de su nacimiento.
    Un beso enooooooorme

    ResponderEliminar
  6. Precioso tu post!!
    Espero encuentres una amable calma.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  7. laMar y Cantares: recibido el beso y el abrazo, mañana cuando tenga que mirar el techo recordaré que mis amigas de palabras me esperan.
    Gracias por estar ahí, al otro lado de la ventana.

    ResponderEliminar
  8. Alondra tener temor es normal, Beneditti lo expresa a veces las cosas ocurren como queremos otras no, lo logramos otras nos quedamos, en este instante creo que llego tarde por la diferencia de horario ya habras pasado por la experiencia a que le temes, en todo caso los valientes temen no te rindas te queremos espero por tu trino

    ResponderEliminar
  9. Bichita, llegaste a tiempo es mañana en la mañana, seguiré intentando no rendirme, es lo que queda...

    ResponderEliminar
  10. LLegué tarde para darte ánimo...Aún sin saberlo habré estado contigo, deseo con fuerza que todo haya ido bien y que encuentres de nuevo tus trinos, Benedetti me legó al alma..Un beso. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  11. Espero que te haya ido bien, yo he pasado unos días un poco nerviosa pendiente del resultado de unas pruebas,ha ido todo bien, aunque no consigo quitarme del todo la sensación de inquietud, creo que debe ser por que se prepara el otoño.

    ResponderEliminar
  12. Hermosas tus palabras y el poema de Benedetti. Me encantó este post. Realmente excelente. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  13. Un abrazo...desde el corazón. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  14. Benedetti siempre Benedetti: Quien hubiera dicho que luego, de lo que hemos transitado, estas letras que escribimos en los blogs iban a ser leidas por otros, iban a ser de otros.
    Y debe ser el cambio de estación influye en el cuerpo y el ánimo sin darnos cuenta. Una angustia sin nombre preciso que empieza, a notarse como las primeras hojas del inminente otoño.
    Besitos con pumitas.

    ResponderEliminar
  15. hola alondra!
    las palabras de Benedetti siempre son una caricia para el alma
    un placer estar por acá

    beso grande

    ResponderEliminar
  16. Quien hubiera dicho que los versos de Benedetti nos facinarian tanto!!!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  17. Muy bello el poema de Benedetti,
    gracias por compartir.
    Es un placer pasar a leerte.

    Que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Mis queridos amigos de palabras compartidas: gracias a todos por estar al otro lado de la ventana y dejar buenos deseos.
    Ha sido una semana dura, pero ya me estoy recuperando y poco a poco iré dejando trinos en vuestros lugarcitos.
    Un abrazo hecho de palabras pero con todo el sentimiento.

    Sigamos con el grande: Mario Benedetti

    ...Y vengo sin embargo tal vez a compartir cansancio y vértigo
    desamparo y querencia
    también a recibir mi cuota de rencores
    mi reflexiba comisión de amor
    en verdad a qué vengo
    no lo sé con certeza
    pero vengo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!