martes, 24 de agosto de 2010

Nada es para siempre...

Hoy me gustaría tener un bebedizo mágico que pueda calmar tu dolor, ese grito interior que ahoga porque falta su presencia; la cotidianidad de caricias y besos, de indefinidos momentos donde la sonrisa todavía no se quedó dormida en el recuerdo.

La tarea de olvidar no es fácil, no hay recetas milagrosas; rascar el gotéele resulta trabajoso, la mente no es una pizarra donde se escribe con tiza, se tallan las vivencias con punzón y siempre quedan grietas por mucho empaste que pongas; buscas la llave de la luz y sólo hay cables sueltos que te dan calambres en el corazón; eso de el tiempo dirá…, es un comentario odioso. En los sentimientos no hay términos medios: se ama o se intenta olvidar…

Los especialistas, dicen que hay que deshacer el lazo con el pasado y seguir adelante, que quienes se quedan añorando no pueden construir el futuro. Aunque después del adiós se tenga la sensación de estar en ruinas no debemos entregarnos a la nostalgia.

Sin embargo es imposible olvidar, la memoria es un cofre que se va llenando de experiencia. Aprenderás a vivir sin esa persona, sin los momentos, sin las vivencias que no se deben manchar con rencores, porque es hermoso mirar las huellas que hemos amado, y con el tiempo, si ese que no termina de pasar, aprenderás que no fueron inútiles los días y las noches que le diste.

La vida sigue y tú eres libre, no hace falta que corras; detente, haz un alto en el camino y recoge las pequeñas cosas... Intenta llevar la experiencia en tu corazón como algo hermoso que has vivido. Es una más de las lecciones que todavía te quedan por aprender. Como decía Alfonsina Storni:
“Las cosas que mueren jamás resucitan, las cosas que mueren no tornan jamás. Se quiebran los vasos y el vidrio que queda es polvo por siempre y por siempre será".

5 comentarios:

  1. constriur el futuro viviendo el presente seria lo adecuado, pero quien mas o quien menos siempre trae su pasado a cuestas, la sabiduria esta en saber vivir el aquí y el ahora.vicalact

    ResponderEliminar
  2. Precioso texto. Ojalá se pudiera olvidar lo negativo y construir desde la felicidad.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. A mi me ayudó hacer el duelo en su momento, luego pude seguir camino.
    Pero creo,no hay recetas, cada uno vive las experiencias como puede.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. valioso escrito!!, es dificil olvidar el pasado, pero es cierto la mente no es pizarra para borrar simplemente lo malo y continuar no...
    lo bueno es que el corazon siempre esta dispuesto a amar y nos ilusiona.
    si el pasado fue malo queda como una experiencia mas,, y la vida sigue, se ama en el momento y diferente a cada persona pero siempre deseamos, siempre nos apasionamos lo importante es seguir adelante!! un saludo y un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  5. El pasado es atrás, y nunca volvera a ser, no podemos paralizar el tiempo y vivir en él eternamente. Recordar y atesorar los momentos buenos es una bendición, pero vivir solo por ellos, sin disfrutar el hoy, es nocivo.
    Muy buen texto, como siempre bonita Alondra.
    Besitos voladores.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!