miércoles, 11 de agosto de 2010

Deshojando margaritas...


Esta tarde después de ver el modelito veraniego de mi hija y escuchar a mi madre decirle que a dónde iba con esos pantalones rotos, pienso en lo hermoso de las etapas de la vida.

Al iniciar la juventud nos preocupa un granito inoportuno, pero derrochamos el tiempo, las desilusiones son pequeños inconvenientes. No obstante empieza el gusanillo de la inseguridad... ¿qué le gusta a los demás de nosotros?...

Te acercas a los veinte y aunque seas universitaria sigues luchando contra las pequeñas imperfecciones; te fastidia no poder ponerte la ropa que se ponen tus amigas, la herencia genética o la comida basura te devuelve una imagen gordita o demasiado flaca.

Pasas de los treinta y ya tienes que disimular un aspecto cansado por los excesos, y a los cuarenta, intentas que el maquillaje borre la arruguita del entrecejo o las patas de gallo, mientras luchas con la operación bikini y presumes del lugar al que fuiste de vacaciones, aunque en realidad cambiaras el piso de la ciudad por uno junto al mar y pasaras el mes poniendo lavadoras, cocinando, intentando que los niños no se perdieran en la multitud, eso si, tienes colección de vídeos para presumir y dar la paliza a los amigos.

Según vas subiendo la escalera y te acercas al medio siglo encuentras que el espejo te devuelve una imagen que no se corresponde con la que tienes formada de ti, entonces o aprendes a convivir con esa “señora” o te dejas un dineral en potingues buscando algo que ya no existe…

Lo bueno de los años es que empiezas a valorar las pequeñas cosas, a los amigos de verdad que siempre sobran los dedos de la mano para contarlos; lo que diga la gente deja de tener tanta importancia y aunque por dentro estés pensando: ¡menudas batallitas me está contando!, tienes una sonrisa amable porque ya aprendiste a dominar los impulsos.

En fin, todos tenemos cualidades únicas que de alguna manera hacen que la química funcione, en cada uno de nosotros hay algo que, sin importar la edad, incluso aunque el espejo nos devuelva una imagen corrientita y una apariencia discreta, llamará la atención y puedes encontrar una mirada de admiración que haga tu día brillante.

Lo hermoso es que te quieran sin intentar cambiarte, si intentamos mostrar algo que no se corresponde con la realidad por agradar, no seremos felices, ni haremos feliz a nadie, simplemente intentaremos vivir una obra de teatro y al bajar el telón no sonaran los aplausos.

13 comentarios:

  1. Una cosa hermosa de internet es que nos vemos por dentro, no tienen importancia el diseño de los zapatos, la etiqueta de la chaqueta y si tengo las manos perfectamente arregladas.
    Aquì amiga nos mostramos el alma.
    Te dejo un beso grandote

    ResponderEliminar
  2. Ayyy, qué tiempos aquellos...

    "Lo hermoso es que te quieran sin intentar cambiarte", añadiría que bonito también es cambiar y mejorar de la mano de alguien, porque quieres y porque te gusta hacerlo por ella y por ti.

    Cierto es que todos somos especiales, incluso como bien dices cuando algunos de primeras parecemos muy corrientitos, pero quiero pensar que ese "especial" que reside en cada persona, solo es visible para aquellos que lo saben valorar.

    Besoss.

    ResponderEliminar
  3. Lo lindo es aceptarse tal y como se es, lo importante es el intrior, por fuera...la juventud y la belleza son dos enfermedades q se curan con los años. A mi no me importa cumplirlos, es señal de q los ví, y cada arruga q empieza a salir, es la señal de la experiencia, de lo q aprendí de lo vivido. Un placer leerte . Un fuerte abrazo. Uru.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Cantares!la verdad es que en este lugar seducimos con las palabras, pero dejamos mucho de nosotros en ellas.

    Kelevra: efectivamente la vida es un contínuo cambio, las espinas y las rosas del camino nos hacen esquivos o afables. Siempre digo que la apariencia es un disfráz y la persona que quiere quitarnos el antifáz es la que merece la pena.


    Uruguayita: el problema es que todo necesita su tiempo y los jóvenes quieren vivir muy deprisa y para colmo los espejos que muestra la publicidad no se corresponden con la realidad.
    Como bien dices las arrugas son el resultado del mapa de nuestra vida.

    Un abrazo queridos amigos

    ResponderEliminar
  5. Me uno al comentario de Cantares....Y me encanta conocer personas como vosotr@s....El alma es el mejor modo de ir conociéndonos porque seamos como seamos, lo que sale de dentro es más fuerte que todo lo demás...Un beso. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Me ha hecho mucha gracia la étapa de los 40, lo de las arruguitas y lo de perder a los niños entre la multitud, es mi pesadilla, cuando salgo con ellos no puedo quitarle los ojos de encima a mi hija, porque es de las que tiran para alante y no mira por donde va, mi paseo entre multitudes no es muy relajante que digamos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Realmente te quieren aquellos que te aceptan tal cual.

    Bienvenida!!!!


    Cariños

    ResponderEliminar
  8. Poco a poco llegamos a reflexionar a dónde hemos llegado, a dónde estamos.¡Cuántas energías consumidas! ¡Cuántos peldaños hemos pisado! Me gusta eso de tener y verdaderamente las tenemos, esas cualidades que hemos CONQUISTADO y nos las hemos TRABAJADO.: es nuestro, es nuestra conquista. Todo ello hace que el reloj biológico siga funcionando y todo ese virtuosismo construído nos hace que la vida plena funcione; si no se iría todo al traste. Nos debemos querer nosotros y vivir nosotros, sin importarnos mucho el qué dirán.A estas edades que describes el círculo es francamente positivo, no lo malgastemos en ruinosas críticas,desgajando malos quereres. SOMOS Y SOMOS REALES. Vivamos la VIDA,la NUESTRA y la del entorno que queremos. Todo ello magníficamente descrito. No es ni más ni menos. Lo aceptamos y vivimos.
    Seamos seres inteligentes y exigentes ante lo que nos presenta la sociedad.Los publicitarios, los políticos, lo mediático traten lo que traten deben tener en cuenta que somos personas adultas, formadas, libres, inteligentes, capaces de independizarnos, productivos. Es mentira que nuestras gentes ansian la verdad, pues nos tragamos todo... Parece que la naturaleza humana está desnortada. Hoy día se miente como bellacos.Por eso debemos saber para elegir lo que nos conviene. Me estoy alargando.Un beso cálido

    ResponderEliminar
  9. Alondra como te extrañaba tus trinos. Entro a leerte, y encuentro esta entrada sabia, certera, realista y a la vez optimista de crecer, de ir madurando y aprendiendo día a día.
    Un placer. y tus amigos, con palabras tan plenas, coincido con Cantares y también con Kelevra.
    Debemos mostranos sin máscaras, ser como somos. Es un descanso al alma, un regocijo No tener que andar fingiendo por la vida. Te conduce a la paz interna, a la alegría de saber que los que te acompañan te quieren como eres.
    Un manojo de besos con fresias de colores para ti.

    ResponderEliminar
  10. que bueno el post ...yo ya empiezo a mirarme al espejo y decir eso...de oiga usted quien es? jajaja muy bueno y muy real la entrada...

    Muchas gracias por tus palabras conmigo el otro día respecto a mi Pepita...fueron muy reconfortantes encontrar todos los comentarios

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. José i mari, Erika, Abuela Ciber,Diádoco, Melody Paz,Azul:¡gracias por los comentarios! habeis ampliado y enriquecido el escrito de forma maravillosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Te deseo que la semana que amanece te sea portadora de buenos momentos.

    Cariños
    .
    .
    "No se llega al alba sino por el sendero de la noche."

    Khalil Gibrán

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    Pues sí, cada edad, como se suele decir tiene su encanto.
    Encanto naturalmente que se debe a su dueño/a.

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Buen domingo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!