lunes, 9 de agosto de 2010

Decíamos ayer...


Iré paso a paso, intentando aceptar lo que no se puede cambiar…

Después del torbellino emocional y físico de esta ausencia, la luz de la pantalla me permite encontrarme con todos vosotros: “mis queridos amigos de palabras compartidas”… Últimamente me siento frágil a pesar de mi coraza de hierro, y os confieso que incluso he vertido alguna lagrimita leyendo tantos mensajes de afecto… ¡GRACIAS!, ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!, por estar al otro lado de la ventana, sois como un bálsamo mágico capaz de curar todas las dolencias.

Las manos en el teclado primero acarician, como intentando reconocer el tacto de algo querido, las ideas se agrupan, todas quieren salir a la vez por lo tanto no sé cual saldrá primero…

He pasado la revisión en el taller de reparaciones, cuando tienes cáncer aprendes a vivir en libertad condicional y así estaré hasta finales de septiembre.

La experiencia con mi madre en el hospital nos alteró lo cotidiano a todos los integrantes del nido, pero me sirvió para comprobar, una vez más, el orgullo que siento de tener tres hijos que han intentado compaginar sus vidas para facilitar la de esta alondra, y ese amor precisamente, es la sal que realza el sabor del guiso que llevo treinta años cociendo lentamente.

Intentando recuperar el equilibrio entre mi mente, mi cuerpo, y mi corazón, poco a poco volveré a dejar que la imaginación se convierta en la loca de este blog. Ahora mismo voy a tomar un cafecito y enterarme si los geranios siguen floridos en cada una de vuestros lugares.

8 comentarios:

  1. Gracias, muchas gracias a ti Alondra...por tus comentarios, por tus palabra precisa, por tu disposición, por estar ahí...besooss

    ResponderEliminar
  2. Deseo que el cafecito te ayude y nos sigas llenando de color y de amor con tus escritos.Me alegra sentir tu fuerza y la música, aunque no la vea, de tu sonrisa...Un besazo. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Un beso grande, me alegra mucho tu vuelta, sabe a valor, a ganas y a vida.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida mi niña. Gracias a ti por ser como eres. Tus hijos no son más que el fiel reflejo de su enorme madre. Ahora tranquila, estamos aquí, ve poco a poco.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. Fuerza! vamos!! el resultado de los estudios no depende de vos, pero podès vivirlo con un poco de humor y esperanza.
    Esa enfermedad de mierda te lleva trocitos de materia, no le entregues trocitos de alma.
    Te tomo un rato de la mano. :)
    Besos grandes
    Ah!
    yo padezco movistar je!

    ResponderEliminar
  6. Lo de movistar no es para vos, aprovecho a darte otro abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. Como me alegro que estés otra vez de vuelta, eres una luchadora y tienes unos hijos estupendos.
    P´alante como los de Alicante.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Recibe un abrazote lleno de cariño que acune tus momentos.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!