jueves, 19 de agosto de 2010

Conversaciones en el balcón...


¡Ay hija!, tiempos malos eran los que yo viví…

La que habla es mi madre sentada en un sillón en el balcón, lentamente se recupera de la operación de corazón abierto, rodeadas de geranios pasamos las tardes recordando anécdotas, hoy fue como una lección de historia.

…Cuando yo nací estaba en el poder Primo de Rivera, las tierras del campo eran de terratenientes, los jornaleros trabajaban de sol a sol, y los sueldos eran muy pequeños; otros se enriquecían con el estraperlo. Tu abuelo cuando venía de la RENFE tenía un taller y arreglaba paraguas, y utensilios caseros, eran un chapuzas como dicen ahora, pero entre eso, y las clases particulares a sus compañeros que no sabían ni firmar, íbamos saliendo adelante.

Con la República, mi padre, tu abuelo, pudo ejercer de maestro en una aldea cercana, a donde iba todos los días en bicicleta pero el país no mejoró; dijeron que iban hacer una reforma agraria que prohibiera a los propietarios de tierras que echaran a los campesinos que tenían arrendadas las tierras. También querían obligarlos a contratar para el trabajo a jornaleros del municipio, y si no cultivaban sus tierras se las iban a confiscar, pero al final todo quedó en nada. El pueblo siempre lleva las de perder y las organizaciones obreras se enfrentaban a grupos de pistoleros al servicio de los intereses de los patronos.

Me acuerdo que también había mítines para las elecciones, las mujeres iban a votar por primera vez, cantaban algo así como: ¡arriba los pobres del mundo!... Les regalaban unos chuscos de pan blanco y mi madre, tu abuela, nos llevaba a tu madrina y a mí para hacerse con más bollitos, luego los guardaba en una faltriquera debajo de la chaqueta y a la noche parecía Noche Buena.

Después del Alzamiento Nacional, tu tío como cumplía 18 años fue reclutado para la guerra, ¡ay!, cuánto sufrimos… Tu abuelo tenía fama de rojo y en la calle vivía un fascista de las JONS que era un bicho, la escuela se convirtió en una forma de adoctrinar a la población en los valores del régimen y le dieron la escuela a ese hombre que ni maestro era.

Aún no tenía 13 años y tuve que trabajar de niñera de una familia pudiente, donde la señora era secretaria de la Sección Femenina, cuidaba niños cuando no era ni adolescente.

Cuando acabó la guerra los presos políticos trabajaban para empresarios privados, el estado era el perceptor de la soldada y muchos se hicieron ricos empleando a estos hombres que eran como esclavos, tu abuelo siempre dijo que ellos fueron los que rehicieron España...


Ahora en la noche, no quiero que se pierdan estas palabras. Las madres de mi generación, tenían un papel insignificante en la sociedad, su trabajo no se valoraba; fuimos las hijas las que luchamos contra fundamentalismos y por valores democráticos.
Esas madres son heroínas silenciosas, nosotras ruidosas a favor de un feminismo de igualdad al lado del hombre. Hoy deseo a mi hija y a las mujeres de este siglo que sigan luchando de modo pacífico con las palabras; seguras pero cálidas… Nuestros hijos son nuestra esperanza en un mundo que los quiere arrastrar al fatalismo y a la resignación.

10 comentarios:

  1. El feminismo bien llevado, no como una postura rìgida sino como la defensa de nuestro lugar de iguales.
    Aùn queda por equiparar muchas cosas, pero hemos recorrido un largo camino.
    Seguramente a nuestras hijas le esperan màs desafìos.
    Aùn siendo profesionales el rol maternal lo ejercemos y eso por muy placentero que resulte, tambièn lleva tiempo y esfuerzo.
    Un abrazo delicadamente càlido a tu madre.
    Uno càlido y apretado para vos.

    Leì geranios y casi pude sentir el perfume de sus hojas:)

    ResponderEliminar
  2. Preciosa historia para no olvidarla. Grandes mujeres las de aquella época sin duda.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. Precioso...me recordó palabras de mi abuela...
    Besitos♥

    ResponderEliminar
  4. Precioso Alondra, me ha encantado!!

    besos y abrazos de tu niña gallega

    sara

    ResponderEliminar
  5. Alondra bonita, esas mujeres luchadoras que tanto hicieron merecen que sigamos bregando por muchos temas, como por ejemplo contra la violencia de género y la igualdad laboral.
    Abogo por el feminismo en cuanto a estos temas. Nunca por aquel separatista y como cuestión de guerra con el sexo opuesto.
    Besotonesss

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Alondra!
    Leer su relato, a sido para mí emocionante e instructivo.
    Alguna lágrima salió corriendo por mi mejilla, al recordar esas mismas o parecidas palabras en boca de aquellos abuelos descorazonados, que tomaban el sol sentados en los bancos de hierro forjado,
    allá en la Plaza de arriba, la de mi pueblo.(Carmona / Sevilla)
    Relatando sus pesares, también sus alegrías, en voz baja.
    Generación que sufrió por nosotros, la reconstrucción del orgullo obrero.
    Le mando un pequeño escrito que en su día apareció de mi pluma para decirle a una de mis hijas que todos somos libres y esa libertad es innata en el ser humano.

    J.M. Ojeda.
    Dedicado a mi Hija Nuria.
    ¡¡Y a mirar siempre en los recodos del camino…

    ¡¡Por derecho…
    Fue quizás tiempo respetado.
    Tiempo de sueños.
    De aires, y tono de utopía.
    Aires mezclados, ¡arranque…!

    Se despertó en el alma.
    Aquella voz, libre.
    Aquella voz.
    Doblete de ¡aires!

    Aquella voz nacida, ¡luces!
    Medida sin reserva.
    Idealismo formado.
    Alma.

    Realidad cuidada.
    Estudio, voluntad a razones.
    ¡Por derecho!
    Juicio, heredado.
    Y libre.

    Saludos de J.M. Ojeda.
    P.D. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Alondra, qué facil quedarnos prendados de historias contadas por otros, escritas para vender libros como humo, o narradas con imágenes cediendo al comercial deseo de la masa bien dirigida, cuando realmente la vida, es la que callan los que nos rodean.

    Las personas mayores han dejado de contar porque quizás hemos dejado de escuchar, y si hablamos de mujeres, mucho más, las desedeñamos con la etiqueta de "cosas de viejas", que ignorantes somos.

    Gracias por compartir la vida y la sabiduría de tu madre.

    ResponderEliminar
  8. Que tierno y melancolico lo que nos has brindado, tiempos idos de los cuales tenemos que tomar ejemplo.

    Que tengas un hermoso fin de semana!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  9. Deseandote una semana amable , te dejo cariños.
    .
    .
    El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mismo; con los demás es amable.
    Plutarco
    .

    ResponderEliminar
  10. Me ha tocado la historia como no tienes idea. Sin duda las cosas han mejorado. Tu mamá es una mujer fuerte y un ejemplo a seguir.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!