martes, 1 de junio de 2010

Simbad...

Dedicado a: Hadamadrina
Su frase favorita:
Aférrate a los sueños, porque si ellos mueren, la vida se convierte en un pájaro con sus alas quebradas que deja de volar (Anónimo)

El mejor momento para escribir, es sin duda, aquel en el cual no deseas hablar. No se a quién estoy plagiando, pero no importa, en este momento esas palabras son mías.
Los días comienzan a crecer y yo sigo invernando como el caracol, el caparazón se hizo fuerte con los años, y lo uso como una cueva impenetrable para esconder la angustia. Pero las cosas no desaparecen porque dejes de pensar en ellas, el miedo, ese maldito miedo sigue agazapado y va minando la capacidad para lamer heridas. Después de todo lo que alcancé, de todo lo que perdí en el camino, de todo lo que ayudé a construir, sigo exigiéndome demasiado a mi misma.

Sentado en su barca él miraba como el cielo se llenaba de estrellas, también era un superviviente, poca infancia y una adolescencia dura. No había tiempo para los sueños, su vida había sido una continua lucha. Ahora empezaba su otoño y nos encontramos de uno y otro lado del puente.

Inclinado sobre la borda, introdujo la mano en el agua, la pasó mojada por su pelo y encendió el motor. Puso proa hacia mi orilla, para llegar no hacía falta mapa; navegaba por sueños y memorias, eran los únicos habitantes, no había casas, ni gente, sólo arena dorada y agua de color esmeralda que ocultaba los cuerpos, y sólo devolvía palabras.

Simbad es alto, fibroso, moreno, de mirar penetrante, y hablar pausado. Cuando amarra su barca, mi caparazón laberíntico comienza a filtrar la luz y las olas al romper contra las rocas me envían gotas de agua, el milagro nocturno impulsa la metamorfosis... Mi cabello como el sol del verano, los ojos color chocolate, perfumo la piel con flores silvestres y espero al hombre para danzar bajo el manto de estrellas.

No hay miedo, soy etérea, me siento tan liviana que floto en el espacio al menos hasta que suene el despertador. Nada hay tan sensual como unir los cuerpos sobre la hierba húmeda, el reflejo de la luna en las gotas de sudor, la brisa que calma el calor de la piel y huele a canela y nacen palabras nuevas que bailan unas sobre otras y saben a besos… los cuerpos se cimbreaban como las palmeras con el viento del norte, el mundo es el de siempre pero lo hacemos diferente en este cruce de caminos en el aire.

Kilómetros de distancia y silencios para planear caricias que aproximan al paraíso, donde la ilusión nos anida en una nube, y las lágrimas son calidas y suaves porque surgen con el arrullo de los amantes.

17 comentarios:

  1. Como yerno "virtual" y padrino "oficial, inauguro este lugar de magia y sueños, sin la necesidad de esperanzas para que el viaje tenga buen rumbo, porque la capitana del barco sé que de sobra sabe manejar el timón.
    A veces hay que callar para encontrar las palabras, empezar para poder seguir, soñar para vivir con ojos abiertos, y surcar nuevos horizontes cuando los habituales dejan de llenarnos.
    Como maestro de ceremonias solo puedo añadir "Todos tenemos miedo, todos queremos callar, todos buscamos a nuestro Simbad y a nuestra sultana, pero hasta entonces, garabatea esta pizarra de sueños y no dejes que la goma de la vida borre ni un punto y seguido".

    Hoy creo que apetece más un súper abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado leerte, sentirte en cada letra y sobre todo quedarme con la sensacion de bienestar...

    Besotes de esta peke.

    pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

    ResponderEliminar
  3. Eres como un Merlín adivinas...

    Espero que a este lugar lleguen personas especiales como tú, para compartir momentos de palabras que broten como el agua para que las penas sean más llevaderas y las alegrías se multipliquen.
    Seguramente al principio te sonará repetido, voy a recuperar lo que tenga significado...
    Muchísimas gracias por seguir a mi lado.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Veronica!, me alegra que siguieras el rastro de las miguitas de pan. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Hola Alondra...me he colao'...y aqui estoy...me encanta leerte...así que por estos lares me tendrás para escucharte trinar...besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Bienvenida Marita! las amigas de mis amigos son mis amigas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Aquí estoy querida hada madrina, siguiendo tu vuelo y encantada de que me hayas traído hasta aquí.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  8. laMar: ¡Hola preciosa! como verás recibo con la varita mágica jejejej. Y ya sabes, no importa el color del día, nos seguiremos leyendo.
    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar
  9. Hola, pajarito. No te lo digo en aumentativo porque no te agrada, pero te lo mereces. Algo así como águila, halcón o cóndor, porque el vuelo literario que has alcanzado en este relato sobrepasa muchas nubecitas. No es que en todo lo anterior fueses menos "brillante", es que en éste se te metió el espíritu de un chamán narrador. Abrazote con trinos, aleteos y chapó.

    ResponderEliminar
  10. Mi querido Dorian: si un profesor como tú me escribe tan lindas palabras esta pajarita se va inflar de orgullo y satisfacción jajajaja.
    Gracias por venir.

    ResponderEliminar
  11. Simplemente MARAVILLOSO, Mi Querida Alondra!!!

    El Amor es el distintivo de los enamorados, pero el deseo...el deseo...es el sello de la PASIÓN!!!

    ResponderEliminar
  12. Aunque te hayas posado en otra "rama", tu trino es igual de encantador e hipnótico.
    Me encanta el nuevo diseño...me encanta este primer post, y lo único que puedo decirte, es que me ha dado la sensación de que no sólo ha cambiado el "sitio" sino que también ha cambiado algo dentro de ti.
    Espero que sea para mejor, y si no...ya nos encargaremos nosotros de hacerte llegar nuestro cariño, para que no dejes de regalarnos tus trinos, que siempre están llenos de palabras acertadas.
    Un beso enorme amiga.

    ResponderEliminar
  13. Pecioso relato Alondra y aquí estoy para seguirte. Una etapa nueva se abre para tí, cuesta mucho dejar de ser exigente con una misma, pero se va aprendiendo poco a poco y el miedo, si para algo bueno sirve, es para intentar perderlo y superarlo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Many333: parece que no estás y siempre llegas... ¡gracias! sabes que te extraño ¿verdad?

    ResponderEliminar
  15. Mi dulce Magdalena: sigo siendo muy impulsiva y necesito todos los días buscar ilusiones nuevas, gracias por el afecto que siempre dejan tus palabras.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Erika, no sé si algún día dejaré de tener miedo al miedo, no es fácil, pero hay que mantener la mente ocupada si el cuerpo se queja jejeje...

    ResponderEliminar
  17. hola peque ...llegué tarde...lo tenía en mente cuando pudiera...estoy algo vaga..algo absurda...pero no podia fallarte porque me encanta como escribes...no es hablar por hablar...

    Un relato estupendo

    Un beso

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!