sábado, 12 de junio de 2010

Para ti: que te arropaste con palabras...


Hay momentos de la vida que las palabras muestran que estamos obcecados, obsesionados; la vemos como un drama no como una comedia. Nos sentimos abúlicos y caóticos, estamos más en contra que a favor; nos ahogamos en un vaso de agua, nos obstinamos con nuestras razones y nos complicamos con nimiedades.

Cansados de portarnos bien lanzaríamos piedras contra el lugar de trabajo para dejar de ser anónimos y esclavos. Los años pasan y por dentro nos vemos igual, ¿qué demonios es la normalidad?, a veces le dirías: "sinceramente querida me importa un bledo", y otras: "¡todavía te quiero!", el fantasma sigue acechando en la sombras aunque lo niegues...

Nos comemos el tarro, nos patinan las neuronas buscando grietas en el techo, escribimos palabras para vaciar el alma, y el corazón es una cueva oscura; los días rutinarios, en las noches insomnes perderíamos la memoria para formatear de nuevo.

¿Cómo olvidar la hostil existencia y poner proa hacia el sur buscando el puerto?, seguimos arrodillados mirando el mar perdidos en un islote, esperando que alguien nos encuentre; esperando, siempre esperando el momento oportuno y ese nunca llega; dejemos las excusas y olvidemos "el ahora no puedo" y de alguna manera, aquí, allá, empecemos hacer camino al andar...

No te detengas… (Walt Whitman)
No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo. Pase lo que pase, nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión. La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: Tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.

15 comentarios:

  1. Cuánta razón en tus palabras Alondra...nos ahogamos en un vaso de agua...nos estancamos en sufrir...a veces un tiempo para el duelo es bueno, pero hay que seguir adelante, porque sino nos perdemos lo más lindo de esta vida...que es vivir...besos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, no debemos detenernos, no debemos poner excusas con "el ahora no puedo"...aunque cueste debemos seguir caminando...Un beso. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Las experiéncias negativas de la vida nos enseñan más que las positivas, por que de estas últimas aprendemos muy poco y no las saboreamos lo suficiente. Con las negativas sufrimos, tenemos miedo,vivimos cada minuto aunque sea mal, pasamos un tiempo pensando como superarlas y cuando se acaban respiras y piensas que largo se ha hecho,pero has sido consciente cada minuto.
    Es una pena que no seamos igual de conscientes con los buenos momentos, aunque se intenta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Esta vida se lleva mejor si eres soñador...

    besotes de esta peke.

    pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

    ResponderEliminar
  5. Precios texto el tuyo.
    Maravilloso el escrito de Withman: toda una muestra de princios, de la esencia de lo somos y que frecuentemente olvidamos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Será por eso que la margarita es una flor sencilla.....

    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Saludo, bella Alondra:
    Preciosa entrada ésta; primero tus sabias y hermosas palabras y luego, como final, pones la tapa al pomo con el poema "NO TE DETENGAS", autoría del "Viejo" Withman. Creo que no se podría pedir más.
    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Eso es lo que hago amiguita soñar y volar, no detenerme, solo para completar la belleza de las margaritas o las lágrimas de alguien que sufre. Hermosas palabras
    Un abrazito pajarita

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Alondra!
    Un texto soberbio por su realismo.

    ¡Que entre en nuestra vida, esa briza,
    de entendimiento y libertad
    interior.!

    ¡Libertario pensamiento el tuyo,
    acompañado del de Walt Whitman!

    Saludos de J.M. Ojeda

    ResponderEliminar
  10. Un placer tus palabras y como siempre las del maestro.
    Creo que corren malos tiempos y recoger pedacitos de ánimo es algo más que grato.

    ResponderEliminar
  11. Y es así, mi querida Alondra. No hace mucho que leí uno de esos pps que tratan de decir cosas bellas y sensatas al mismo tiempo y decía que cada día nos aporta algo nuevo.

    Si no ha sido muy bueno, nos deja experiencia y si ha sido tranquilo nos ha dejado la paz.De todo se aprende.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  12. la vida es caminar seguro pero aveces no sabemos en que direccion caminar besitos gaviota

    ResponderEliminar
  13. Pues yo me voy a quedar con el día a día, porque a veces, ahogados en ese vaso de agua que por momentos asfixia como un remolino en la conjunción de los siete mares, buscamos salir de la noche a la mañana, imploramos clemencia en busca del antídoto más eficaz y más efectivo, exigimos al más allá la ayuda humanitaria que nuestro alma demanda pero en cantidades industriales y en el menor tiempo posible. Creo que para salir del vaso hay que nadar, brazada a brazada, nada de lanchas a motor ni soluciones desesperadas de gabinetes de crisis, de nada sirve edificar un edificio sobre ruinas, manteniendo los mismo pilares agrietados.

    Me quedo con las miguitas, con la hormiga que pasa todo el verano recogiendo cáscaras, con el poquito de hoy y el de mañana que juntarán un mucho pasados los días. Cierto es que cada día es una nueva oportunidad, pero nunca es la última.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por estar, por dejar vuestras opiniones libremente.
    No todos los días son iguales, puede lucir el sol o caer tremenda tormenta, las circunstancias también influyen, y la influencia de personas y sentimientos. Por supuesto que siempre hay una nueva oportunidad pero yo aprendí que nunca llama a la puerta, hay que buscar esa sucesión de oportunidades.
    Hay momentos donde uno se cansa de luchar, entonces perdemos la ilusión y volver a encontrarla es un trabajo inmenso, es cambiar de piel igual que los reptiles...
    Hace unos días leí en los servicios de una gasolinera,(¡!) si, no estoy loca, no se han fijado nunca en ese lugar de culto alternativo y de filósofos con el trasero al descubierto...(¿?)
    "Si viviera otra vez, quisiera que la vida fuera como ha sido hasta hoy, sólo que abriría un poco más los ojos", yo añadiría:"y la mente y el corazón"
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  15. Yo que ando hace una temporada un poco rara..un poco vacia...un querer y no poder ...me ha hecho mucho bien esta entrada...

    No me des las gracias por leer desde el primer post, siempre me ha gustado tu forma de escribir ,asi que las gracias te las doy a ti ...ha quedado casi en verso jajaja pero es cierto

    Un beso

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!