lunes, 7 de junio de 2010

La fantasía es creación y osadía…

Cuando te alcanza la soledad es como si tuvieras un saco muy pesado de días, meses, años y los llevaras sobre la espalda… piensas: ¿dónde se quedaron los sueños, todo lo que una vez anhelaste, todo lo que creíste alcanzar, todo lo que por un momento saboreaste?…

Irene se encuentra así, y la mañana de domingo remolonea en la cama, no le apetece levantarse pero hay que ponerse las pilas; tiene que seguir, es un nuevo día y sabe que no debe perder el tiempo en desazones, en adormecer los sentidos.

La vida se escapa con cada día que nace y a veces, busca reconocer en el espejo a esa mujer nueva que sobrevive de ilusiones prefabricadas, incluso lo hace tan bien que llega a creerlas. Se siente terriblemente sola pero últimamente no soporta la compañía porque es una soledad interior que busca para volar sentada en las nubes de la imaginación intentando evitar el dolor, huyendo de algunos recuerdos, aunque sobrevuelen con ella deseos insatisfechos y tenga la necesidad de mecerse en el viento…

En su película mental a veces moldea un él y una fantasía; en sus brazos le llevará al delirio de una pasión solitaria… Va escribiendo su propio guión, no hay actores que improvisen, todo es perfecto, las manos recorren la anatomía complaciendo los cuerpos, las bocas acaparan, las piernas se enredan, los aromas se confunden…

Logra poner un pie en la alfombra, en el cuarto de baño abre el agua caliente, el vapor empaña el espejo, sólo hay una silueta, no se definen los contornos, lentamente baja los tirantes del camisón, su cerebro necesita desconectar y hace ondas con el pie probando la temperatura en la bañera.

La piel se eriza, el sexo palpita, gira a tope la llave del agua para que el ruido esconda los gemidos, las manos intentan imitar habilidades desconocidas... Aliviada de ese estado de deseo logró hacer morir y resucitar con fuerza los sentidos, todo se diluye como el agua que cae del grifo y se va por el desagüe.

11 comentarios:

  1. ¡¡¡Increíble!!! Fantástico relato mi niña ¡genial!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado el relato, y tu blog
    :)
    No tenia el gusto de conocerlo, pero me llevo una grata sorpresa.

    Buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
  3. ¡Buenos días!

    laMar: la primavera la sangre altera jejejeje, digamos que este cuento ya existía pero me apeteció mejorarlo.

    Ofelia: el blog apenas se inicia veremos si soy capaz de llevarlo adelante, la idea es construír pequeñas historias de la vida. ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar
  4. Que bien describes las sensaciones del personaje, la angustiosa soledad, su mundo prefrabricado de quimeras. Ya decia Freud somos seres sexuados, seres de deseo, descargando nuestra libido, descargamos más que eso.
    Un besito con alas, Pajarita, muy buen cuento.

    ResponderEliminar
  5. El cuerpo igual que la mente nos dice cuando estamos preparados.
    A veces la imaginación es el mejor afrodisiaco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Ese grifo, ese agua, esa desnudez y sus sonidos, ese dejarse llevar, ese luchar en solitario contra la monótona soledad, esa ropas que caen porque hasta livianas pesan, ese querer y no encontrar, ese pedir, ese rogar, ese prófugo premio de consolación que esconden los placeres de nuestro cuerpo…
    Cuando nada queda todo sabe a poco.

    Un beso con el grifo abierto y el vapor.

    ResponderEliminar
  8. ¡Muy buenos días!

    Melody Paz: las fantasias llenan soledades y quererse a si mismos no es malo ¿no te parece?

    Erika: si, soy de las que piensa que la mente es el mejor afrodisíaco, el cuerpo a veces necesita un empujoncito.

    Kelevra: como dijo una vez alguien que tu conoces mejor que yo...
    "autosatisfacción que al final no cumple su definición, pero que tratas con ello de escapar por un momento de la realidad, creyendo que una pizca del placer perdido lo puedes recuperar".
    Dejemos que Irene tenga su premio de consolación.

    ResponderEliminar
  9. Alondra, te descubrí en este nuevo blog...Sorprendida y admirada, me sigues pareciendo genial....y tus historias me relajan....y me hacen soñar....me encantó...La historia de Irene es fantástica...Sigue así que nos tienes en ascuas...Un besazo. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  10. Hola MariCarmen: todavía comienza a caminar pero me encanta que los amigos me encuentren.
    ¡Gracias! un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Que curioso...hablas de mi ...que puedo ponerme en la piel de otros a veces y tú lo haces fenomenal...

    Creo que has hecho muy bien en haber abierto este blog y meterte en la piel de otros ....no nos enseñas nada nuevo en si ,,,ya lo sabiamos pero es hermoso descubrite aqui, en cada palabra

    un beso

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!