martes, 22 de junio de 2010

Entre amigas...

Si no eres lo suficientemente previsora, y te dejas llevar por todo lo que conlleva la vida en común de pareja, puedes encontrarte alejándote de tus amigas de toda la vida y adoptando los amigos de tu esposo, cosa que él no hace con el mismo agrado.

María, tuve el buen acierto de conservar no las de la niñez perdidas en la distancia, pero si las de su época universitaria. Quizás porque algunas coincidieron en la misma ciudad pero sin ellas, sabe que no sería la misma persona, fuerte en su debilidad.

Los viernes a las siete de la tarde, cinco mujeres con formas de ver la vida y profesión diferente se reencuentran en la misma cafetería. Después de los saludos de rigor y las novedades de la semana, la tertulia nunca sabes que camino llevará...

La tarde es gris, y la llovizna pertinaz, hay caras de aburrimiento. Una pregunta aparece rompiendo el aire:
-¿Qué pediríamos si nos concedieran un deseo? …

María no lo dudó fue la primera en decir: - un viaje a…

Susana mirando la tarta de chocolate que le había traído el camarero dijo bajito: - ponerme bikini este verano.

Los deseos iban surgiendo y producían un efecto lúdico, alrededor de la mesa eran mujeres que robaban un par de horas a sus vidas organizadas para recordar su libertad individual, tan lejana que incluso en algunos momentos les parecía mentira haberla vivido.

Una mano removía lentamente la cucharilla del café, otra parecía buscar algo en la taza vacía, alguna se retiraba el pelo y lo recogía en un moño imaginario; el silencio planeaba en el aire, la mente volaba a tiempos donde la ilusión juvenil daba alas para creer que iban a cambiar el mundo.

La primera voz dijo que el amor es una trampa para la mujer: -te das cuenta demasiado tarde, suerte si te sale bien y tienes un compañero que te permite una convivencia agradable.

La segunda voz sonó triste y comentó que después de tres relaciones fallidas y con rollitos esporádicos tampoco estaba para entonar ¡aleluya!...

Lo que empezó como un juego de “qué harías…” siguió con tal cantidad de medias verdades que se dieron cuenta que los años no las había cambiado tanto.

Inés, tenía negocio propio y decía: -Si ahora quedara sola nada de complicarme con una nueva pareja en convivencia, él en su casa y yo en la mía como dos novios eternos, de esa forma disfrutaría de las ventajas y evitaría los inconvenientes de soportar las pequeñas o grandes manías; añoro llegar a casa y tumbarme en el sofá, no estar pendiente de esas labores que no puedes evadir cuando estás en pareja. Le pediría a mi hada madrina tomar un bocata y una copa de vino ante el televisor, poner la música en la cocina sin que te digan: "¡baja el volumen, no oigo el partido!"

La profesional de la medicina, aceptaba la idea y sobre todo no tener que recoger los juguetes esparcidos por el suelo de unos niños que debían haber llegado antes y estaban consentidos en exceso.

La maestra, echaba humo, no sólo de su cigarro; los nuevos padres la tenían al borde de un ataque de nervios con tanto diálogo fácil, mientras los pequeños no recibían ningún punto de referencia y por el contrario demasiada atención olvidando que atravesar dificultades estimula… ¡Menos mal que los suyos ya estaban en la universidad!...

La divorciada, después de un año de liberación, estaba harta de al llegar a casa simplemente la recibiera el gato, con un hijo estudiando en el extranjero prefería la compañía aunque hubiera pequeñas discusiones.

Indudablemente, las cosas se ven según el cristal con que las mires o te toque mirarlas... Al final, todas volvieron a las anécdotas del piso compartido en época de estudiantes. No había compromisos, la convivencia no te gustaba, te ibas para otro y solucionado.

Entre ellas hubo una gran complicidad, en algún momento podía volar el libro de derecho romano o la pantufla en forma de oso contra la mesa de estudio, pero todo quedaba en un arranque espontáneo para liberar la adrenalina de haber perdido el tiempo y dejar tanto que estudiar para el final de curso. El desorden no tenía importancia; no lavar los platos hasta que los necesitaran tampoco, que alguien pusiera tu falda favorita o gastara tu crema de dientes no significaba un más allá de: - "¡ya te vale!"...

Las risas se adueñaron de la mesa, hablaban quitándose las palabras unas a otras… Cuando se agotó la tarde una vez más agradecían la merienda-terapia. Con los besos de ¡hasta la próxima semana! sentían en el fondo del corazón que la empatía de nuevo había hecho el milagro, y María les recordó la frase que invariablemente decía cuando iban al cine: -"esos no saben que la vida les empieza ahora, después de la palabra FIN"

13 comentarios:

  1. asi es aroma a libertad sentirse libre besitos gaviota

    ResponderEliminar
  2. Hola, Añlondra:

    Siempre se ha dicho que más de tres mujeres reunidas son multitud, pero de todas maneras esas tertulias son una maravilla para calmar el estrés.

    Además lo deben pasar muy bueno,

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Hola gaviota: las mujeres debemos guardar algún espacio para nosotros a veces nos dejamos llevar por las mil tareas y no somos supermujeres, como dice el refrán si te sientes agusto contigo será la mejor forma de hacer felices a los demás...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafael: las mujeres reunidas tenemos mala fama pero las amigas de verdad te aseguro que son una buena medicina...
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Dejo mi miguita de pan para saber volver a este tu nuevo sitio.
    Me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Reunidas o separadas.
    (Mujeres al poder. Lástima que el poder no nos guste demasiado)

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Alondra: Tu escrito me ha dejado ese sabor dulce de lo que es la amistad. En una gran ciudad prevalece la incomunicación pues el ritmo de la vida que llevas no te da tiempo para mucho ni para tener grandes amistades. Eso lo hecho en falta.Me ha encantado leerte.

    ¡Feliz Noche de San Juan!

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  8. Siempre hay que tener un tiempo propio para usarlo a gusto, eso da paz y alegrìa y se retrasmite a los que nos rodean.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola, perdona si me he equivocado al hacer el comentario,pero tú me comentaste con el blog de Alondra, pero no importa, os he comentado a las dos, porque las dos sois mis amigas, y así os doy mi opinión a las dos de vuestras estupendas entradas.
    Entiendo perfectamente lo que quieres decir con tu entrada, hay veces que necesitamos un espacio para respirar, pero tampoco queremos quedarnos solas, cuando nos reunimos con nuestras amigas de nuestros tiempo, lo solemos pasar muy bien, al menos yo sí que lo paso, hablamos de todo, y al despedirnos, vamos más relajadas, pero sí que queremos a nuestras parejas y vover con ellas, tan solo tenemos que reservarnos un espacio para nosotras mismas.
    Un beso muy fuerte de esta amiga bloguera que te promete no equivocarse más de blog.

    ResponderEliminar
  10. Querida amiga es fantástica la historia....creo que es lo mejor que podemos hacer: disfrutar de la amistad...Y solo para hablar de nuestras cosas, cada una con sus problemas y sus buenos ratos, el compartir ratos así nos llena de vida...gracias a la amistad volamos (aún sin alas).....Un beso.Mari Carmen

    ResponderEliminar
  11. Mis queridas amigas de palabras compartidas: en este lugar también tenemos nuestros momentos terapia a veces me imagino que estamos café por medio... Desde que encontré vuestros lugarcitos me siento identificada y mis contestaciones son tal cual lo haría en la realidad.

    Anita_loss: a las alondras le encanta picotear las miguitas de pan jejeje...

    mariajesusparadela: es cuestión de valorarnos más y desde luego somos buenas administradoras ¿verdad?

    Malena: todo tiene su pro y su contra pero hoy como madre valoro mucho la tranquilidad de la ciudad pequeña.
    Cantares: así es, el primer mandamiento debía ser una hora para dedicarme como persona.

    Demofila: Tu respuesta es clarificadora... Esta alondra es muy inquieta, simplemente intento hacer un nido en solitario. juntasperonorevueltas, es especial, me inició en este mundo de los blogs y seguiré con mi amiga argentina Sibaris, por supuesto puedes contestar donde quieras, para ambas es un placer tus comentarios.
    MariCarmen:a los amigos los eliges y tu mejor que nadie sabes lo que pueden significar...

    Trinos y aleteos para todas en esta noche mágica.

    ResponderEliminar
  12. Bufff genial, de algo tan normal las conclusiones que puedes sacar...

    Ves que bien escribes...

    Hay un momento que dices que hay un momento que la vida no las habia cambiado tanto...no se....la vida te obliga a cambiar por narices depende las situaciones y es normal que uno va creciendo para bien o para mal depende las experiencias...pero si ..hay algo que queda dentro y puede salir en esas tertulias y te hace sonrojar como una niña...es entonces seguramente cuando eres más tú que nunca después como ese fin de las peliculas...la vida con todas sus cosas vuelve a empezar, ese gato que es el único que te espera, ese recoger los niños, ese marido que te chilla porque no oye el partido...pero es la vida que elegiste y seguramente a su manera te llena...

    La vida sigue pequeña Alondra

    MUY bueno el post...por cierto Lua preciosa en la foto como siempre

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno. Me ha encantado este relato. He estado curioseando por el nuevo blog y tengo que decirte que me gusta mucho. Tiene un estilo directo y tan cercano que me parece estar oyendo a las protagonistas. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!