domingo, 19 de diciembre de 2010

Navidad en la blogosfera...




Queridos compañeros y amigos: En estos días tan especiales que se nos avecinan y en los cuales afloran sentimientos muy diversos, nos hemos reunido un grupo de amigos con la intención de pregonar que deseamos que la solidaridad, la comprensión, la tolerancia y el cariño sean los únicos protagonistas que rijan en nuestras vidas. Por eso, tomados de la mano elevamos nuestras voces y nuestras letras como una sola para que así sea.
Ali Montero; Alondra (Volar sin alas);Avalon y Etinarcadia(Calle Quimera); Catalina Zentner (Memorial de silencios); Durrell (Hacia mi destino); Elsa (Los Viajes de Elsa); Eritia (Manzanas Doradas); Fede (Quizá soñar); Franki (Apuntes de un paseante solitario);Ignacio (Nacho de noche); Jesús Arroyo (Caminos de Tinta);La Tierra de Genji; Luisa M.(Volar sobre el mar);La Gata Coqueta; Malena (El Tintero de China);Manu D.G.(Los silencios rotos de la luna);Marinel (Letras derramadas);Nuria (Mis pensamientos); Trini Reina; Sherezade (Déjame que cuente mis secretos)


Nota.-Las colaboraciones figuran por riguroso orden de recepción.

..........................................

La tarde va cayendo y el sol busca refugio más allá del horizonte, dejando que sus últimos rayos acaricien el paisaje que suavemente se cubrió de nieve. Los árboles que se vistieron con su blanco vestido de invierno miran hacia arriba esperando que salgan las primeras estrellas de la noche. Hay silencio. Un silencio que acompaña a mi alma y yo también espero a esas luciérnagas que noche tras noche adornan mi cielo. Los copos de nieve vuelven a caer dulcemente y el abeto, aquel abeto que hay en el camino hacia casa los recibe como dulce caricia.
Y sueño, y espero al pie del abeto, porque sé que ese camino me irá trayendo a las personas que quiero, para tomadas de la mano y mirándonos a los ojos, decir con cariño…¡Feliz Navidad!


MALENA (El Tintero de China)

.............................

He plantado un abeto en medio del silencio.
En sus ramas, guirnaldas de esperanza y de sueños.

He plantado un abeto en un jardín de versos.
En sus ramas, caricias con que abrigar el invierno.

He plantado un abeto que nombra mis deseos:
Para ti, para todos...
¡Feliz Navidad, Feliz Año Nuevo!


ELSA (Los Viajes de Elsa)
............................

El silencio se hace voz - o la voz silencio-, cuando los acordes de un villancico salen de la habitación y se acercan con paso quedo al abeto para colgar en él una guirnalda más junto a esperanzas, sueños y caricias: la nostalgia por los que este año no podrán ya pisar el sendero que se extiende ante mi vista y que me trae de vuelta a quienes amo.
Pero los compases del villancico no se detienen ahí... Antes de elevarse hasta el ya oscurecido cielo se esparcen por ese sendero, y a su paso se van dibujando lentamente en la blandura de la nieve unas pisadas, pisadas humanas, que se encaminan hacia casa. Trenzadas entre las notas musicales que bajan de nuevo hacia el abeto, brillan unas cuantas estrellas, en las que reconozco sonrisas hace mucho desaparecidas pero nunca olvidadas, que van a depositarse sobre sus ramas.

Ahora el abeto solo luce guirnaldas de esperanzas , sueños, sonrisas y pisadas añoradas. Sí, estaremos todos en casa. Será una feliz Navidad...


AVALON Y ETINARCADIA (Calle Quimera)

.........................................

Me detuve contemplando lentamente los surcos que tras los pasos en la nieve iban dejando los que por allí pasaban. Miré no sé durante cuánto tiempo y pensaba en las historias y vivencias que cada huella dejaba, adonde irían a parar en esa noche de invierno. Imaginé por un momento que todas podrían dirigirse al mismo lugar, al mismo espacio… allá donde el abeto.
Seguí caminando hacia ese abeto que nos une en historias diferentes. Cercano ya en la distancia, vi que no estaba sólo que tenía a mi alrededor personas soñando los mismos sueños.

Pude pensar y pensé en la armonía
de un tiempo compartido en silencio.
Pude mirar y miré al cielo.
Pude mirar a mí alrededor la gente
que contemplaba el mismo abeto.
Desde diferentes perspectivas
cada cual con su vida y sus secretos:
La Navidad está al acecho.


IGNA (Nachodenoche)
...............................................

Camino a través del gran bosque de abetos, me dejo embriagar por su perfume y admiro extasiada la gran belleza de estos gigantescos amigos. La palma de mi mano acaricia el tronco de uno de ellos mientras pienso en ti y me hago la promesa de no cortar ninguno para adornar la Navidad. Serán guirnaldas de amor las que, colgadas por toda la casa, esperarán tu llegada.

DURRELL (Hacia mi destino)
.................................

La ciudad se viste con sus mejores galas y se anuncian grandes excesos para recordar a quien nació en la sencillez… Se adorna el árbol y se enciende la estrella, se abre la caja que de un año para otro guarda el escenario del Belén.

El camino de asfalto se llena de viajeros. En los ojos la luz de la ilusión, también la nostalgia, y el pensamiento hace promesas nuevas que ocupen el espacio de tantos olvidos.

Buscamos calidez en las palabras alrededor de la mesa: es Nochebuena, y alzamos la copa para brindar por los buenos deseos… ¡Feliz Navidad!


ALONDRA (Volar sin alas)



22 de diciembre
Cada dos minutos nos asomábamos a la calle, temblábamos de impaciencia o, a buen seguro, de frío. Cuando llegaba mi padre, mi madre se adueñaba de la paga y ponía en nuestras manos un billete. Entonces mi hermana y yo emprendíamos una carrera cuesta abajo hasta llegar a la única tienda de ultramarinos que tenía el pueblo. Luego subíamos más despacio (nunca eran tan armónicos nuestros afanes). Entre ambas, un ansiado y pesado tesoro. Al llegar a casa, entre risas nerviosas y tirones, abríamos aquella caja de mantecados y polvorones de cada Navidad. Nuestro deseo era hallar entre los dulces el Parchís que reposaba en el fondo de la caja, y que suponía el único juguete que nos divertiría hasta la venida de los Reyes Magos.

TRINI REINA
................................

Es Navidad y entre luces de colores corretea un niño
Quien ensimismado observa el trasiego de la noche
Camina, corre, canta hasta cansarse
Se duerme y sueña con su mundo de ilusiones
Es Navidad. El niño ya crecido recoge la derramada nieve
Observa las luces del abeto acicalado
Comprueba lo falso de sus sueños del pasado
Se entristece por las ilusiones segadas por su suerte
Prosigue su trabajo de apartar la escarcha
Despejar el camino para que lo transiten otros
Que caminan sin verle, sin mirar su cara
Cegados, quizás, por tantas luces de colores
¡Feliz Navidad! Le grita un chiquillo
Se vuelve asombrado por tal gentileza
Ve a un niño jugando que le mira ilusionado
Y que esconde en sus ojos ciegos la luz de las estrellas
Le acaricia el pelo, le coge la mano
Le deslumbra la luz que irradia su cara
Le sosiega el Alma y renacen sus sueños
Al descubrir que la auténtica luz que inunda de esperanza
Habita en los corazones de las otras almas

¡ Feliz Navidad!

SHEREZADE (Déjame que te cuente mis secretos)

.......................................

A CORAZÓN ABIERTO

Cada comienzo de año
renacen ilusiones
dibujamos proyectos
bordamos esperanzas.
Cuando un ciclo se acaba
un sol nuevo aparece
hay llovizna de auroras
liviandad en el aire.
Entonces intentamos
dar vuelta lo imposible
elevando las voces
por amor y justicia.
Justicia equitativa
para el niño abusado
contra el hambre y la guerra
a favor de la vida.
Oremos desde el alma
a corazón abierto
por todos nuestros sueños
de afectos y reencuentros.
¡Acaso sea posible
renovar los milagros!
CATALINA ZENTNER ( Memorial de silencios), Buenos Aires, diciembre de 2010.
----------------------------

Los sentimientos revolotean entre los leños encendidos del hogar, que como cada
año, parece relajado y feliz crepitando al compás de las voces cantarinas.
La estrella del abeto reluce de forma inusual, como si el espíritu de la Navidad se hubiese instalado en ella, embelleciéndola e instándola a iluminar, aún más si cabe, esos regocijados corazones al verse unidos.
Es la magia prendida en el ambiente; paréntesis anual de dolores, sufrimientos y penas acumuladas a lo largo de los días que en este espacio de tiempo, se refugian en el olvido.

MARINEL (Letras Derramadas)
..........................
"Olor a anís y a limón en el aceite listo para los roscos.
El árbol, el belén, los regalos... el teléfono sonando.
La casa está más llena, hasta de los que ya no están.
El corazón, el alma... lo mejor de nosotros retoma el sito que le corresponde.
Un niño nos habita, lo sepamos o no. Un niño y un anciano, y juntos de la mano
nos recorren y lo miran todo desde nuestros ojos.
Somos inocencia y ternura, más que cualquier otra cosa.
Ven, la cena esta lista"
MANUEL D.G.(Los silencios rotos de la luna).............................
Siempre que puedo salgo de paseo una hora o dos por la mañana aunque no me es posible siempre, pero hoy quiero que me acompañeis.
Paso mi calle, cruzo un puente, otra calle y ya estoy. Ante mi se divisa un mundo perfecto al que soy totalmente adicta por su paz.Hace frio, tengo la cara helada, pero sigo adelante por el camino de piedras a ambos lados, cubiertas de verde musgo.Escucho a lo lejos ovejas llamando a sus dueños, tambien pajarillos contentos al ver comenzar un nuevo día. A lo lejos preciosos valles cubiertos de mil colores, arriba las montañas cubiertas de nieve. Tengo que decir que me gusta más la primavera. En esa época es precioso, por su verde lleno de florecillas de todos los colores, los animales sueltos pastando...un verdadero placer...
Soñando llego a casa y me doy cuenta...¡Si estamos en las Fiestas de Navidad! Un año más...qué bonito es vivir...disfrutemos todos juntos de lo que tenemos, que es mucho de verdad, solo hay que pararse un poquito para verlo y escucharlo.
Felices Fiestas con todo mi cariño.
NURIA (Mis pensamientos)






Soñé con una Navidad distinta. Había menos ruido en las calles, pero más luz y más canciones en las casas. Los escaparates de los comercios no lucían esplendorosos, pero la gente festejaba jubilosa en las iglesias, en las Casas de Cultura y en los Centros Sociales. Los periódicos estaban escasos de noticias porque los partidos políticos habían decidido por fin unirse para sacar al país de la crisis. Se había lanzado una campaña auspiciada por las instituciones civiles y religiosas, así como por los líderes de opinión, para que los pobres, los sin techo, los solitarios, pudieran esa noche celebrar la Navidad en el seno de una familia de acogida. Las familias habían hecho comprender a los niños que este año sólo tendrían un juguete ya que el dinero restante se utilizaría en una macro campaña contra el hambre y la pobreza. Dios había vuelto a nacer en el Mundo. Era de verdad Navidad para todos.

FEDE (Quizá soñar)
..............................

A dos carrillos

Todo me envuelve en estas fechas,
la niebla madrugadora,
el abrazo pacífico del vecino
y una conocida bandeja de polvorones.
Mis cuñados vendrán con pandereta,
zambomba en las manos de los niños y besos,
besos a dos carrillos.
Quisiera fabricar un saco con estos bienes,
mandarlos sin remite al desconocido
que vive en el portal del banco,
a la sombra de un cajero
y acudir al laberinto de la soledad.


JESÚS ARROYO ( Caminos de Tinta)
................................
¿Me preguntas que sentimiento me inspira la Navidad...?
No sé si seré capaz de transmitir en palabras lo que mi corazón siente y mis ojos dibujan cuando llegan los días donde el muérdago pone la nota de color carmesí en casi todos los hogares.
Son días de paz y reencuentros cobijados en el amor de la familia. Armonía que se respira en cada rincón de la casa.
Para mí en particular este año que comienza es un tanto diferente, porque se ha cerrado el periplo de un libro que se escribió durante cuatro años sin tener un final feliz... Pero se hizo la luz hace dos meses, y la vida continua tan bella como el trinar de los mirlos cuando me dedicaban sus fantasías al comienzo de aquellas cuatro primaveras...
¡Feliz Navidad para todos los hermanos que habitan la tierra!

Mª DEL CARMEN (La Gata Coqueta)
...................................

Como el turrón de aquel anuncio, “vuelvo a casa por Navidad”. Con guantes y bufanda camino por una calle comercial: luces de colores, escaparates, regalos… Llegan hasta mis oídos las notas de un villancico que despiertan en mi mente recuerdos de un tiempo atrás.
Con nostalgia rememoro cuando buscaba con papá piedras, arena y musgo para hacer nuestro belén, cuando mamá y yo redactábamos los christmas a la familia, cuando después de la cena de Nochebuena cantábamos juntos villancicos, cuando los tres hermanos escribíamos con ilusión la carta a los Reyes Magos,

Son dulces recuerdos, muchas cosas han cambiado, nos hemos hecho mayores, otros pequeños llegaron. Pero sonrío al pensar que mantenemos la tradición de reunirnos estas fiestas para comer o cenar, para compartir en familia la sidra, el turrón, el mazapán, dedicar un pensamiento para los que ya no están, darnos un beso cariñoso y hacer un brindis especial para desearnos todos una feliz Navidad.
¿La celebraremos juntos también el próximo año?… Quiero disfrutar de estos momentos de alegría, cariño y unión familiar. ¡Quién sabe lo que el futuro nos puede deparar!

LUISA M. (Volar sobre el mar)
...................................
Siguiendo la estela de las luces, allá a lo alto, fui capaz de encontrar el abeto que marcaba el camino. Ese, el más alto, el que marcó mi vida un día, el mismo por el que inicie el transito.

Durante el largo viaje a mi alma la acompañaron las caricias, las miradas, los susurros… Me recordaron donde estaba y quien era. A lo lejos, lo pude ver como se fundía con las nubes, con la niebla… Con la luz por encima de ella…

Y como el Moldava lo recordé, cuando al llegar sinuoso a la llanura se confundió todo él con los sones alegres y festivos. Ahora era ya la música el todo, la música que me indicó el camino.

Feliz Navidad.

ERITIA (Manzanas Doradas)

....................................

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Dulces para la Navidad. ¡Que también la Navidad sea dulce! Lo dulce es símbolo del fruto cuando está maduro. El fruto maduro es blando y se desprende de la rama sin ningún esfuerzo. Todo en el fruto maduro se ofrece para ser consumido, podríamos decir que todo en la planta ha sido programado para el servicio.
Como en el fruto, la dulzura es símbolo del amor maduro. ¡Que los dulces de la Navidad sean el símbolo de tu dulzura interior, que no sea simplemente un analgésico, un anestésico para tu amargura y tu acidez interior! El amor genuino es dulce, tierno y sencillo; es también, como lo que recién ha nacido, puro y fresco.
El amor, cuando no lleva muchos adornos externos, tiene la sencillez de los niños y por eso se puede disfrutar. El ser profundo tiene esa cualidad fluida del amor que es la ternura, una bella mezcla de inocencia y dulzura.
La ternura es el amor en su expresión menos refinada, más espontánea y pura; es ese amor casi infantil que se abandona a la profundidad del presente. La ternura disuelve la rigidez de todas las fronteras, derrite el hielo del separatismo y nos devuelve a ese lenguaje universal de los niños, cuya naturaleza profunda es dulzura..

ALI MONTERO (Punto y aparte) Chile, diciembre 2010
..............................................

Y los niños de aquel aislado y pobre pueblo Peruano del Altiplano se reían, mientras se arremolinaban en torno a la plaza de la Iglesia, buscando un lugar para sentarse, apretándose unos a otros mientras gritaban y cantaban, presos de una excitación pura, sin cortapisas, sana, limpia y llena.
Fue entonces cuando algún adulto grito "Silencio que empieza" y todos, incluido los más pequeños más rebeldes, callaron al unísono, expectantes y deseosos de que el espectáculo comenzara de nuevo, como siempre, año tras año, la noche fria de cada 24 de Diciembre, desde hace ya miles de décadas.
De repente, las estrellas del firmamente se juntaron, y otras desconocidas para el más erudito de los humanos surgieron de la nada haciendo piña con las primeras, hasta que todas juntas consiguieron formar un tapiz gigante, uno de infinitos puntos brillantes que resaltaban sobre un bello manto de fino terciopelo negro; Todo un nuevo universo jamás antes visto, vestido de radiantes estrellas.
Se movían los astros al unísono, apagándose y encendiéndose sincronizadamente, haciendo creer a los allí presentes que se trataba de una película de amor o...de indios y vaqueros, o tal vez de risa, pero nunca de odios ni guerras...
Y todos rieron, todos gozaban, ya nadie reparaba en sus miserias.
Era el cine de los pobres, era el cine de aquellos que jamás sala climatizada pisarían, pues la más cercana estaba a varios miles de leguas.
Era el regalo de los Dioses, de la Luna, de la vida para aquellos que nada tienen, pero nada piden, y nunca se quejan.
Era el cinemascope del destino, ahora dibujado por las estrellas.
Y al final del espectáculo como cada año, las estrellas más bellas se juntaban y formaban un cartel que póstumo leía.

FELIZ NAVIDAD HERMANOS, HUID AL MENOS HOY, DE TODAS VUESTRAS PENAS.....
LA TIERRA DE GENJI
.......................




Fotografía cedida por Franki (Apuntes de un paseante solitario)

.......................................

¡FELIZ NAVIDAD Y UN 2011 LLENO DE VENTURAS!

Ali Montero; Alondra (Volar sin alas);Avalon y Etinarcadia(Calle Quimera); Catalina Zentner (Memorial de silencios); Durrell (Hacia mi destino); Elsa (Los Viajes de Elsa); Eritia (Manzanas Doradas); Fede (Quizá soñar); Franki (Apuntes de un paseante solitario);Ignacio (Nacho de noche); Jesús Arroyo (Caminos de Tinta);La Tierra de Genji; Luisa M.(Volar sobre el mar);La Gata Coqueta; Malena (El Tintero de China);Manu D.G.(Los silencios rotos de la luna);Marinel (Letras derramadas);Nuria (Mis pensamientos); Trini Reina; Sherezade (Déjame que cuente mis secretos) .

jueves, 16 de diciembre de 2010

Tarde de diciembre...


Hoy el sol estuvo radiante, se agradece, los días de este mes son cortos y la lluvia me está entumeciendo los huesos, en la calle subí el cuello del abrigo, el viento del norte soplaba y el termómetro marcaba 2º. Al llegar a casa me preparé una taza de chocolate caliente y allí en la mesa de la cocina me entretuve con ideas absurdas y desordenadas…

En la pared de enfrente está el viejo calendario con la imagen de un pavo real, sólo queda una hoja. Otro año que termina, nada va más deprisa que los años; el tiempo nos devora y pocas veces nos detenemos a pensar, lo que nos rodea nos despista y es más cómodo dejarnos llevar por una sociedad de consumo que atrapa de forma voraz mientras te explota en un mercado donde todo se compra y todo se vende.

Me levanto y pongo el dial de la radio en una emisora musical, estoy harta de: teorías, opiniones, supuestos, prejuicios, afirmaciones, negociaciones…

Cuando el año termina siempre lo hace con fiestas. No es mala idea, toda despedida debía ser alegre, si nos despedimos es porque algo tuvimos. Tengo que preparar la lista de los quehaceres, este año platos simples no quiero estar todo el día en la cocina, además no pienso romper la tradición de ir con mi hijo pequeño y mis padres a la misa del pollito en la parroquia. Si no preguntan cómo ayudar, pienso decirlo: delegar, es una asignatura que no logro aprobar.

En este mes cumplo años, envejecí sin notarlo, antes no tenía estas arrugas en la comisura de los labios ni en el cuello, para colmo me recreo demasiado en memorias acumuladas; los recuerdos se escapan a borbotones, los sentimientos están a flor de piel, y me gusta hacer balance y también proyectos, ¿por qué no?, muchos proyectos…

El próximo no podremos evitar que lo malo se suceda, pero tampoco podremos evitar lo bueno, ¡qué algo habrá!


No indagues, Leucónoe, no es lícito saberlo
qué plazo a ti o a mi nos han otorgado los dioses,
ni consultes los cálculos babilonios.
¡Cuánto mejor es aceptar cualquier cosa que ocurra!
sea que Júpiter te haya reservado muchos inviernos,
ya sea éste el último,
el que ahora amansa en los opuestos escollos, el mar Tirreno:
sé prudente, filtra el vino;
no pongas gran esperanza en el breve espacio de la vida.
Mientras hablamos habrá huido, envidioso, el tiempo.
Goza el hoy; mínimamente fiable es el mañana. (Horacio)

martes, 14 de diciembre de 2010

Navidades en el clima intertropical...

Cuando llegan estas fechas se mezclan los buenos recuerdos, los de la juventud se engrandecen y te invaden con su fragancia. Cierro los ojos y ahí está la cuarta calle de la urbanización, los jardines de sus quintas llenos de luces de colores y espumillón. El sabor de las hallacas y el dulce de lechoza de doñita PetraMaría. La melodía gaitera que suena por las ventanas…

La gaita es un género musical que se relaciona con la Navidad en toda Venezuela.
En las primeras formas de gaita se conjugaron los cánticos de misa que enseñaban los misioneros católicos, con diversos instrumentos: la percusión de las tamboras, (un derivado de la zambomba). El furro o furruco, caja de madera cilíndrica y ligeramente cónica, cubierta por una membrana de cuero seco. El cuatro, semejante a una guitarra en su estructura, pero de menor tamaño; las maracas y la charrasca, tubo de metal con ranuras en su superficie.

Tradicionalmente la gaita ha estado vinculada a la devoción por Santa Lucía en el barrio El Empedrado de Maracaibo, y en este sentido se recuerda que cuando el Padre José Tomás Urdaneta tuvo a su cargo la parroquia, sacó del templo a los bulliciosos gaiteros.

Fue entonces cuando la gaita perdió el carácter religioso de que estuvo impregnada durante muchos años en la barriada, para convertirse definitivamente en instrumento de sano júbilo pascual y en el más eficaz medio de crítica y protesta de la gente humilde. Los temas que tratan los intérpretes de este género van desde cantos al amor y figuras religiosas hasta temas jocosos y de denuncia.

Mi primer fin de año con traje largo y bailoteo hasta la madrugada, moví el esqueleto con esta gaita inolvidable y que forma parte de la banda sonora de mi vida.

sábado, 11 de diciembre de 2010

No vine por...


Cuando empecé a verter palabras en esta gigantesca tela de araña virtual dije: “cuando quieras y cuando puedas” porque las cosas sin ilusión se convierten en rutina.

Estos días simplemente no quise, la lluvia tenía sabor a lágrimas, la nieve dejó hebras blancas en los tejados, incluso las casas más viejas lucían una belleza serena pero mis pensamientos volaban detrás del humo negro de las chimeneas, y no se concretaba ninguno.

El cansancio acaparó mi cuerpo y mi mente. Andaba arrastrando los pies por las habitaciones de la casa sin humor y escondiendo la angustia… Recogía un pedacito del jarrón roto, luego otro e intentaba pegar los trozos a ver si volvía a ser original, un poco difícil, está lleno de grietas, ahora toca rellenarlas y lijarlas.

El primer médico que tuve era una persona entrañable y al inicio del tratamiento me decía: no te obsesiones, deja que el cuerpo se amolde a una nueva forma de realizar tus actividades cotidianas. A veces lo llevo bien pero cuando surge algo que necesita una dosis extra de energía me supera, es como si no fuera yo, la mente manda impulsos pero el cuerpo se rebela, y así estuve estos días volando bajo.

Para evadirme eché mano del último libro de la trilogía Millennium, en cuatro días devoré las 864 páginas de la reina en el palacio de las corrientes de aire; quedé saturada de tanta realidad novelada, de cómo funcionan los que tejen los hilos de la sociedad. Dinero que se mueve y crea más dinero sin importar la moralidad del negocio, medios de información que repiten hasta la saciedad noticias sin contrastar, compartimientos de poder dentro del poder de los estados, ejercido por hombres y mujeres que se corrompen. Espero que a ningún autor le tiente IKEA para buscar a la hermana gemela de Lisbeth Salander, mi cupo de lectura de este estilo narrativo quedó cubierto.

En fin, aquí estoy de nuevo robando al tiempo el control, acariciando suavemente el teclado, y dejando que el ratón curioso me lleve a visitar las ventanas de mis queridos amigos de palabras compartidas.

jueves, 2 de diciembre de 2010

La Muralla...


Llevaba apenas dos meses en España y no terminaba de acostumbrarme a las pequeñas ciudades en las que transcurrían mis días. Era invierno, me faltaba la luz de Caracas, no tenía amigos y tanto monumento de piedra antiguo y la luz de las farolas hacían que mi estado de ánimo estuviera por los suelos…

Había llegado a Lugo en el tren de mediodía, hasta las cinco no podía entrar en el hospital donde se encontraba ingresado mi abuelo y decidí aprovechar esas horas haciendo turismo. La calle que tenía frente a la estación tenía una señal que indicaba: “Centro Ciudad”, era cuesta arriba pero después de tres horas en tren me venía de perlas caminar un poco.

Al final de la calle llegó mi sorpresa: un muro impresionante, comparándolo con el edificio que tenía enfrente tres pisos de alto me daba la bienvenida con una puerta de sillares de granito que decía: Puerta de la Estación. (foto jabaeyens)



Era un domingo gris, lloviznaba y el centro de la ciudad parecía fantasmagórico, apenas me cruzaba con alguna persona. No sabía que se podía subir a la muralla y por lo tanto anduve callejeando, sentía tanta tristeza que pensé: -Si tengo que vivir aquí me muero…

¡La vida te da sorpresas!, un año después de aquel paseo solitario conseguí trabajo precisamente en el casco histórico de la ciudad, rodeado por el muro de piedra de más de dos kilómetros de longitud que hoy es Patrimonio de la Humanidad.

Aquí me quedé, construí un nido, crecieron mis pajaritos y me siento lucense de pro. Ayer celebré con todos mis vecinos el décimo aniversario de la declaración de la Muralla Patrimonio de la Humanidad. El periódico local, El Progreso, organizó una gran fiesta de cumpleaños en la que no faltó de nada, música, velas y una tarta gigante que hicieron los artesanos pasteleros de la ciudad, reproduciendo a escala el perímetro de la muralla con más de cinco mil petisús.



En estos años han sido muchos los paseos que di por el adarve, las piedras guardan diálogos internos... Como decía el periodista y escritor Ricardo Becerro de Bengoa, cuando llegó a Lugo acompañando el tren real en septiembre de 1883, y entró en la ciudad por la misma puerta: “Cuando el cielo está despejado y brilla el sol, dando a este cuadro un hermoso tono de muy distintos verdores y, entre ellos se destacan las casas, los caminos, los lejanos barrios, los oscuros bosques y las apartadas cimas, es deliciosa la contemplación de la campiña de Lugo desde sus imperiales muros.”


lunes, 29 de noviembre de 2010

Ana María Matute...


Premio Cervantes, el más prestigioso de la lengua castellana, un premio muy justo para una escritora ajena a las modas, y a los dictados que impone el marketing. ¡Ya era hora!...

A muchos nos atrapó con “Sólo un pie descalzo” ese libro con el que ganó el premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, lo compré para mis hijos y fui yo quien regresó a momentos deliciosos de la infancia lejana.

Después vino a mi casa Olvidado Rey Gudú, donde sin palabras rebuscadas y con una gran imaginación, nos introduce con naturalidad en el mundo de las hadas, los dragones, los caballos alados, princesas rubias y caballeros de brillante armadura… y nos transporta a una Edad Media llena de magia y también cruel al poner todos los vicios y virtudes del hombre al descubierto.

Hoy quiero quedarme con una frase de una entrevista que le hicieron, nos va como anillo al dedo a muchos de los que venimos a verter palabras en esta gran tela de araña. Esos, que intentamos llenar vacíos, aclarar pensamientos, comunicarnos y no dejar que el pensamiento se estanque...

La memoria modifica, es un escultor, a veces elimina cosas que deben desaparecer para no amargarnos la existencia. Eso en el fondo es la literatura: una memoria modificada.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Miguel Ríos

Porque me gustaría envejecer discretamente… La moderada satisfacción reside en que he intentado vivir mis edades con una cierta coherencia. No hacer las cosas que se supone tenía que haber hecho a los 20 una vez cumplidos los 60, o viceversa… Prepararme para una nueva etapa de aprendizaje. Seré un aprendiz arrugado y achacoso que mirará de frente el futuro sin más herramientas que la ilusión. (Quiero que el crepúsculo me pille en casita). Gracias por un tiempo cañón. Os llevo en mi corazón.

Estas son algunas de las palabras que Miguel Ríos deja en su libro-disco: Bye Bye Ríos. Al final lo conseguí, la edición fue limitada. En el libro explica a todos sus seguidores los motivos por los que ha decidido realizar una última gran gira.

Conocí a Miguel con su Himno a la Alegría, a partir de esa canción me enamoré de su música y de su calidad humana, ha mantenido su personalidad, dignidad y el compromiso social, no quiere envejecer en el escenario y eso le honra, me dan tristeza esas viejas glorias micrófono en mano y moviendo los labios al compás de una voz que ya no tienen...

Miguel Ríos es: Rock español , nada de estéticas inglesas o norteamericanas. ¡Gracias por tu música!


viernes, 26 de noviembre de 2010

Caí en la tentación...


La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, novela del autor y periodista sueco Stieg Larsson, el segundo libro de la Trilogía Millennium.

Con este otoño tan frío no dejé descansar mucho las neuronas, la rapidez de mi comentario no dejar lugar a dudas…

Al igual que el anterior es un libro de lectura fácil y que atrapa, 797 páginas que mantienen la tensión primero en el Caribe y al final en un Estocolmo gris y lleno de corrupción. Las conspiraciones, violencia y la tortura vuelven a llenar el relato.

En esta ocasión Lisbeth es la protagonista, centro absoluto de la historia; una heroína atípica que se reconstruye del dolor. De querer pasar desapercibida se convierte en el ojo del huracán: foto en todos los medios de comunicación, perseguida, y presunta asesina de tres personajes que aparentemente no tienen nada en común.

A lo largo de la historia empiezas a sentir ternura por esa chica complicada, y con una mente privilegiada. Reconozco que el autor hace una muy buena caracterización de los personajes. En este libro entras más rápido en la trama y no te pierdes con los nombres porque ya conoces a la mayoría de los personajes; los nuevos son también malos malísimos, en especial un villano que tal parece extraterreste: enorme, indestructible, lo único que lo humaniza es una rara enfermedad.

Quizás eché en falta que no denunciara bien el problema de la trata de blancas para mi simplemente lo deja caer para iniciar la historia.

En fin, esta alondra lee para pensar, para entretenerse, para viajar, para desconectar... en una palabra un libro es como el nombre de este blog: “Volar sin alas”, no me interesa especializarme en un género determinado, y la lectura del libro ha sido sumamente entretenida y en este momento de mi vida simplemente busco disfrutar en cada página. El siguiente está en espera para el momento adecuado.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Ni un golpe ni una amenaza más...

En 1999, la Asamblea General de la Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Lo que antes era considerado un problema a resolver en el ámbito privado, hoy se considera una cuestión de interés con respuesta pública.

Levantemos nuestra voz, uniendo las palabras en la blogosfera para que hoy nuestra prioridad sea que ninguna mujer se encuentre sola, y se sienta informada y acompañada desde los centros de información a la mujer, los juzgados, los centros sanitarios y las fuerzas de seguridad.


martes, 23 de noviembre de 2010

La carta...


Estrella caminaba lentamente por el pasillo, abrió la puerta de su habitación, encendió la lámpara que había sobre el escritorio, buscó el blanco papel, el lápiz, y con todo ya dispuesto se sentó a escribir la carta…

Querido amante de horas inciertas: aquí estoy como otras noches viajando a tu encuentro. La nostalgia me atenaza, tus cartas no llegan y te sigo esperando. Me rindo a las palabras, no tengo otra cosa, ni tan siquiera puedo perderme en tu mirada y acariciar los surcos de tu rostro. Cada noche intento dibujar tu silueta a mi lado en los sueños, y no quiero que llegue la claridad del día para no encontrarme tan sola y vacía, he perdido el calor de tu aliento en mi piel…

La puerta de la habitación se abre y Estrella coloca amorosamente la hoja de papel con las huellas de las palabras en una carpeta. Se deja llevar hasta la cama, toma la medicación y cierra los ojos.

La enfermera apaga la luz del escritorio y antes de guardar la carpeta en el cajón la lee…

En el pasillo se cruza con su compañera de guardia y ésta le pregunta:

-¿Escribió algo más?, hoy llegaba a la 400.

-Nada, lo mismo de siempre; cada noche regresa a otros tiempos, a otros lugares, a la juventud de la memoria, y a las imágenes que la llaman desde un rincón profundo de anhelos insatisfechos.

martes, 16 de noviembre de 2010

La cabeza en ebullición...


A Brujita le debía una visita desde hace un año, con la pequeña brasa de un lugar tiene ahora una llama cálida y acogedora. En Argentina es primavera y como pájaro decidí posarme en alguna rama.

Uno de los temas que encontré fue: “El valioso tiempo de los maduros” que iniciaba con el mensaje de Mario de Andrade (Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño)

Conté mis años y descubrí,
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante,
que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado,
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente…


La tertulia resultó enriquecedora, debo decir que cuando llegas al medio siglo, al menos en mi caso, te vuelves más egoísta de los pequeños momentos. Sigues ahí, una madre nunca se jubila pero dejas de ser: doña perfecta, si, si, no me digan que uds., no querían ser la mejor en el trabajo, tener divina la casa, poder controlar las tareas de los niños y estar coqueta para la costilla... Ufff!!! , llegabas a la cama arrastrando los pies.

Todavía no conozco a los Niks, alguien que se hace llamar “burrito” resultó todo un filósofo y dejó el siguiente escrito:

La vida es un camino sin vuelta atrás que nos presenta distintas situaciones,
algunas para sufrir y otras para disfrutar.
Así, es conveniente comprender cada situación para no estancarse,
y para seguir adelante sin sufrir el disfrute ni disfrutar del sufrimiento.


Me ha gustado tanto que estuve dándole vueltas todo el día para destripar el escrito…
“Un camino sin vuelta atrás” y es que al nacer lo inicias, desde ese momento se empiezan a cumplir años, no puedes detenerlo...

“Nos presenta distintas situaciones algunas para sufrir y otras para disfrutar”, podemos pensar: ¿qué hice yo para merecer esto?, ¡qué asco de vida!... si rebuscamos bien en los recuerdos hay muchas cosas que hemos disfrutado, algo haría marca, algo nos dejaría huella...

Si hablamos de amor es cierto que el primero es el más ingenuo, pero en todos los amores que llegan después siempre habrá una primera vez y surgirá el pudor, la ansiedad, desencanto; cada relación es una nueva historia, porque cada nuevo cuerpo tiene su propia geografía; todo vuelve a empezar: las miradas, el roce de una mano, una forma distinta de besar…

“Sin sufrir el disfrute, ni disfrutar el sufrimiento”, ahí está la clave, porque nuestra vida no es un partido de fútbol donde el sufrimiento físico de ir a por todos los balones, es necesario para ganar. Tampoco somos máquinas que nos movamos por lógica y estrategia. No, los humanos tenemos noches y días, felicidad y desdicha, y no podemos quedarnos anclados ni en la una ni en la otra.

Si estoy teniendo una alegría no debo ponerle una cortina pensando: - esto me va hacer sufrir. Si pasa, ya lo harás, ahora entrégate al momento que te hace sentir bien.

Si estás sufriendo, busca algo que mitigue el dolor no te quedes pensando en: - ¡que triste estoy!, el sufrimiento no viene de que hayas sentido amor, es no aceptar que eso terminó.

Por la noche abro el correo y encuentro un mensaje de Malena en forma de pdf., habla de que es imposible atravesar la vida sin contratiempos, y mejor construir lo que se tiene por delante, afianzarse a la tierra aunque sea con residuo de ilusiones.

¡Vuela alondra!, lo que importa en la vida es lo que sientas, no lo que ocurra...

jueves, 11 de noviembre de 2010

Esto ya lo dejé en algún lugar...


Al salir del ascensor, abro el buzón de correos, lo de siempre: cartas del banco, ofertas del super más cercano, y un sobre blanco escrito a mano (¿?) -¡cónchale!, si ahora ya no se envían ni se reciben cartas. No tenía remitente, abro el sobre y, ya me parecía, la estrategia comercial no tiene límites.

Una invitación para la presentación de un curso, leo: “Tener suerte es estar preparado para cuando llegue la oportunidad”. ¿Preparado en qué, cómo, en cuáles circunstancias? y ¿qué oportunidad, dónde? ¿Acaso los que están en la tarima del éxito son los más preparados, los que más saben, los más buenos? Creo que ¡NO! Sigo leyendo: presentarse el viernes a las 7 en el Hotel Imperial, al entregar esta invitación le daremos un bonito obsequio.

Rompí la carta, la tiré en el contenedor de basura, de papel por supuesto, esta alondra tiene a Don Reciclaje en casa. Caminando a mi destino, con el suave sol de las 9 de la mañana y las pocas personas que me cruzaba a esa hora de un sábado, fui elucubrando sobre las preguntas… Supongo que la suerte puede llamar a la puerta de algunos, otros la siguen esperando. Aunque sinceramente creo que hay que salir a buscarla, pelearla y aún así, sigue favoreciendo a unos pocos.

Por la acera, detrás de mi, vienen dos personas discutiendo; no hay tráfico y sin querer escucho la conversación. La voz más juvenil dice: -¿me escuchas? La otra voz, más curtida y cansada contesta: -“Si, pero tu no quieres oír” Cruzo la calle, me sentía como si violara la intimidad de esas dos personas pero también las frases me hacen pensar…

Todos en algún momento queremos que nos escuchen y siempre nos quedamos con aquello que necesitamos o esperamos oír. Es como si nos cobijaran en un abrazo cálido. Si por el contrario, algo nos suena a crítica surge un rechazo y nos sentimos heridos. ¿Sabemos escuchar?, la mayoría de la gente escucha pensando en lo que va a responder, o deduciendo de las primeras palabras lo que la otra persona nos quiere decir. A veces hay conversaciones que nos dejan agotados, aburridos, deprimidos e incluso enfadados. Simplemente porque en muchas de nuestras conversaciones a lo largo del día, no se produce una comunicación real. Estamos en estado de alerta, no identificándonos con nuestro interlocutor.

martes, 9 de noviembre de 2010

Lo feo y lo bello...


Rosario, era una chica normal terminaba ese año enfermería, y al igual que muchas de sus compañeras pensaba como dar un sentido a su vida. Haciendo las prácticas en un ambulatorio de salud pública conoció a Sor Inés y desde el primer momento la admiró porque era una heroína en un mundo tan falto de ideales, hasta ese momento el tener fe no había cobrado su verdadero significado.

Cuando llegaron las vacaciones, con su título bajo el brazo, decidió pasarlas en un convento; simplemente se trataba de probar si esa vida le haría feliz. Al terminar el verano después de una larga conversación con sus padres y la madre superiora se postuló para hacer el noviciado. Al igual que su carrera de enfermería esa también fue una carrera de fondo y todavía pasaron dos años hasta que fue una hermana profesa.

Le quedaban por delante nueve años de renovaciones temporales hasta la perpetua por lo tanto, si aparecía la duda podría irse con plena libertad. La Iglesia no obligaba, por el contrario quería candidatas con cualidades físicas, mentales y morales que confirmarán su vocación.

Rosario creyó morir de felicidad cuando la propusieron para pasar un año en una de las misiones de Colombia, no hacía falta que la madre superiora dijera: “será un desafío de ser alguien con los otros”, era un sueño acariciado del que a veces no podía evadirse y pecaba de envidia cuando era otra la elegida.

Así, a muchos kilómetros de distancia y a sus 28 años, se dedicó a vivir experiencias distintas; la geografía era bella y dura, la falta de servicios básicos notable; había mucha pobreza, pero nadie pasaba hambre porque cada familia tenía espacio para plantar o criar animales, y eran muy solidarios. La pequeña misión con cinco hermanas acompañaba en su diaria lucha a los campesinos, atendiendo la salud, y la alfabetización de aquella comunidad entre la selva donde el mensaje cristiano era bien recibido.

Rosario se sentía plena, aquel domingo tuvieron la visita de un sacerdote franciscano y habían celebrado una misa al aire libre, los niños cantaron como los ángeles, incluso una pareja había decidido casarse y ella les regaló las 13 pesetas que conservaba en una cajita para que les sirvieran de arras, al término de la celebración todos compartieron una comida fraternal a la sombra de los árboles.

Después de la comida el calor apretaba y el que más y el que menos se habían retirado a descansar un poco… De repente, el sonido de las chicharras se apagó, risotadas y palabras mal sonantes se escuchaban rompiendo la placidez de la tarde, apareciron una cuadrilla del narco-ejercito escupiendo un odio endemoniado y lanzando fuego al aire; gritos salvajes contra un régimen opresor, que por supuesto allí no había.

Rosario desde la ventana de la cocina donde bebía un vaso de agua, vio como Belisario se levantó del chinchorro y apoyado en su palo de naranjo caminó hacia ellos que exaltados como estaban lo tomaron por una amenaza, ¿qué amenaza por Dios si era viejo, ciego y apenas se tenía en pie?… ahí empezó el infierno, lo acribillaron salvajemente.

Lo que siguió a continuación fue una orgía sangrienta ,como si fuera un botín de guerra, aquellos terroristas entraron en todas las casas, a las mujeres las violaron, a ella y sus hermanas con más violencia y desprecio; prendieron fuego a los ranchitos y se llevaron a los hombres jóvenes, incluso niños de apenas doce años.

No recuerda cuanto tiempo pasó, cuando se curaron sus heridas físicas las enviaron de vuelta a sus países y a su Orden. A Rosario la depresión la mantenía en un estado de angustia permanente y no obtuvo la caridad ni el afecto que esperaba, sólo traslados de un Convento a otro porque el temor es contrario a la fe.

Hoy, todavía vive con sus demonios nocturnos en la soledad de un pequeño apartamento, gana para vivir ejerciendo de enfermera en un dispensario de la cruz roja en un barrio marginal; vacuna a los niños, entablilla al borracho que se cae en las alcantarillas, regala preservativos a las prostitutas, jeringas estériles al yonki, da conversación a los ancianos y nunca tiene hora de salida. A veces se le escucha murmurar bajito: “Dios no tiene la culpa de nada, la culpa es de la maldad de los hombres”.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Tomadas de la mano...

"La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega" Leonardo Da Vince

La imaginación utiliza sentimientos conocidos y crea algo desconocido…
El poeta, con una gran sensibilidad pone palabras a los sentimientos y se quedan en el corazón de quien las lee. El pintor recrea la realidad como la siente, comienza a colorear un lienzo y nunca sabe el final porque ese final es un reflejo de sus estados de ánimo.

Uno de los pintores españoles que más me gustan es Joaquín Sorolla por la luz que desprenden sus obras. Da igual lo que pinte: el mar, las barcas, mujeres, niños; incluso paisajes castellanos, son simples pretextos para jugar con la armonía de los colores.
Es un impresionista que se acerca al expresionismo y lleva en su mano el realismo en muchas ocasiones, sus amplias pinceladas y generosas cantidades de pintura logran representar de forma magistral algo tan volátil como la luz del sol. Tiene una obra espléndida y variada hoy les muestro:

“Pescadores Valencianos”
Oleo sobre lienzo de l895



Al atardecer, los pescadores hacen sus faenas ajenos a la mirada del artista que los inmortaliza. En primer plano tenemos dos hombres, cercanos, en posturas sin artificios, limpiando dentro del mar sus utensilios de pesca; hacia atrás la barca con sus aparejos; la espuma de las olas rompiendo de forma suave, y a lo lejos en la línea del horizonte donde el azul es más intenso, observamos la vela de otra barca.
La visión que nos ofrece es real, tiene voluntad de clarificar un trabajo que es la esencia de su mediterráneo. Lo contemplado y el contemplador se fusionan dando lugar al momento que justifica la tarea del creador de la obra de arte.
Esta obra fue presentada en la Exposición de Bellas Artes celebrada en Berlín en 1896y el pintor fue galardonado con una medalla de oro.



Bajo las arenas en que te arrullas
hay fósiles marinos, dioses de mármol
con los ojos abiertos;
piernas, brazos, torsos, manos, fragmentos
de héroes arañados por el tiempo
labrados para eternos.
Insomnios que apenas duraron un sol,
que tan solo vieron la luz de un día,
pues fueron olvidados
por las guerras, descuidos de otros dioses
y la constante traición de los hombres.
Mar si te miro pienso en mi memoria…

Del poema: Silva del Mediterráneo (Ricardo Bellveser)

jueves, 4 de noviembre de 2010

Los hombres que no amaban a las mujeres.


Stieg Larsson

Desde el verano este libro estaba al alcance de mi mano, la única del nido que heredó mi afición por la lectura se encargaba cada día de decirme que lo leyera.

Una de las cosas que no me atraía eran los títulos de la trilogía quizás porque no tenían misterio y los dibujos de sus portadas son de mujeres frágiles y humilladas:

Los hombres que no amaban a las mujeres.
La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.
La reina en el palacio de las corrientes de aire
.

Por otro lado estaba harta de oír hablar de él… En una ocasión mientras mi costilla veía un partido de fútbol empecé a leerlo. Nada, llevaba 20 hojas y allí se quedó de nuevo… El viernes llovía a cántaros y como no tenía nada mejor que hacer volví a darle otra oportunidad, el fin de semana largo era ideal para sus 665 páginas.

El principio me pareció un poco lento, describe tres historias: un anciano que recibe una misteriosa flor por su cumpleaños y lleva décadas recibiendo esa sorpresa para él poco agradable.
Luego el juicio de un periodista por sacar a la luz los trapos sucios de un magnate, y por último la historia de una joven víctima de un tipo sin escrúpulos.

Escrito con un lenguaje sencillo, claro, cotidiano, su lectura resulta fácil desde el momento que las tres historias se entrecruzan, y se convierte en una adición la página siguiente…

Mikael Blomkvist es un periodista de investigación que duda de su profesión, ve a muchos de sus compañeros como simples apéndices del poder.
Lisbeth Salander representa la justicia sin escrúpulos, le enseñará a Mikael a lo largo de la historia que unos cuantos trucos sucios vienen bien cuando juegas contra gente que no tiene en cuenta la dignidad de las personas.

Debo decir que hay páginas donde la piel se eriza, hay momentos vomitivos porque la pesadilla es atroz. Depredadores que no solo estafan, fingen, aparentan, roban la libertad por la fuerza… pensar, que si, que es cierto: el ser humano es capaz de torturar por el placer de dominar, y su mente pueda tener tanta podredumbre… eso, descoloca mis principios y también sería capaz del ojo por ojo…

En el argumento no fallan las fuentes hay buenos conocimiento periodísticos, policiales, informáticos y económicos te describe un entorno real de abusos financieros y de violencia contra las mujeres; a los personajes los odias y desconfias de ellos...

Al contrario de muchas personas, me encantan las descripciones de los lugares donde se desarrolla la historia y así, llegué a caminar por la isla de Hedeby, incluso me sentaba en la cocina y tomaba café, sería para estar despejados pero que manera de tomar esta infusión, al entrar en una casa lo primero que hacían era poner la cafetera al fuego. Otra cosa que me hacía subir por las paredes era el desorden en la casa de Lisbeth, y no digamos la imagen de Suecia que no cuadra con los tópicos de manual que la identifican como progresista y con un estado de bienestar.

Después de pasar tres días acostándome a las tantas de la madrugada y con la duda en la mente, dejaré que mis neuronas descansen antes de empezar con el siguiente de la trilogía.

¡Aly!, ganaste la apuesta, te pagaré el bono de la piscina.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Adán y Eva


Jaime Sabines (1926-1999)

Estábamos en el paraíso. En el paraíso no ocurre nunca nada. No nos conocíamos. Eva, levántate. -Tengo amor, sueño, hambre. ¿Amaneció? -Es de día, pero aún hay estrellas. El sol viene de lejos hacia nosotros y empiezan a galopar los árboles. Escucha. -Yo quiero morder tu quijada. Ven. Estoy desnuda, macerada, y huelo a ti. Adán fue hacia ella y la tomó. Y parecía que los dos se habían metido en un río muy ancho, y que jugaban con el agua hasta el cuello, y reían, mientras pequeños peces equivocados les mordían las piernas.

-¿Has visto cómo crecen las plantas? Al lugar en que cae la semilla acude el agua: es el agua la que germina, sube al sol. Por el tronco, por las ramas, el agua asciende al aire, como cuando te quedas viendo el cielo de medio día y tus ojos empiezan a evaporarse. Las plantas crecen de un día a otro. Es la tierra la que crece; se hace blanda, verde, flexible. El terrón enmohecido, la costra de los vicios, árboles, se desprende, regresa. ¿Lo has visto? Las plantas caminan en el tiempo, no de un lugar a otro: de una hora a otra hora. Esto puedes sentirlo cuando te extiendes sobre la tierra, boca arriba, y tu pelo penetra como un manojo de raíces, y toda tú eres un tronco caído. -Yo quiero sembrar una semilla en el río, a ver si crece un árbol flotante para treparme a jugar. En su follaje se enredarían los peces, y sería un árbol de agua que iría a todas partes sin caerse nunca.

La noche que fue ayer fue de la magia. En la noche hay tambores, y los animales duermen con el olfato abierto como un ojo. No hay nadie en el aire. Las hojas y las plumas se reúnen en las ramas, en el suelo, y alguien las mueve a veces, y callan. Trapos negros, voces negras, espesos y negros silencios, flotan, se arrastran, y la tierra se pone su rostro negro y hace gestos a las estrellas. Cuando pasa el miedo junto a ellos, los corazones golpean fuerte, fuerte, y los ojos advierten que las cosas se mueven eternamente en su mismo lugar. Nadie puede dar un paso en la noche. El que entra con los ojos abiertos en la espesura de la noche, se pierde, es asaltado por la sombra, y nunca se sabrá nada de él, como de aquellos que el mar ha recogido. -Eva, le dijo Adán, despacio, no nos separemos.


-Ayer estuve observando a los animales y me puse a pensar en ti. Las hembras son más tersas, más suaves y más dañinas. Antes de entregarse maltratan al macho, o huyen, se defienden ¿Por qué? Te he visto a ti también, como las palomas, enardeciéndote cuando yo estoy tranquilo. ¿Es que tu sangre y la mía se encienden a diferentes horas? Ahora que estás dormida debías responderme. Tu respiración es tranquila y tienes el rostro desatado y los labios abiertos. Podrías decirlo todo sin aflicción, sin risas. ¿Es que somos distintos? ¿No te hicieron, pues, de mi costado, no me dueles? Cuando estoy en ti, cuando me hago pequeño y me abrazas y me envuelves y te cierras como la flor con el insecto, sé algo, sabemos algo. La hembra es siempre más grande, de algún modo. Nosotros nos salvamos de la muerte. ¿Por qué? Todas las noches nos salvamos. Quedamos juntos, en nuestros brazos, y yo empiezo a crecer como el día. Algo he de andar buscando en ti, algo mío que tú eres y que no has de darme nunca.


viernes, 29 de octubre de 2010

La muerte es...


¿El fin?, ¿el principio?; dolor, descanso, ritual… En cada lugar del mundo hay una costumbre, un comportamiento para la despedida.

En la Caracas de mi juventud, los entierros eran una reunión social donde incluso se sacaban fotos para el recuerdo. Al llegar al cementerio, por aquel entonces el Cementerio General del Sur, ya que el del Este era para las clases pudientes por el alto costo de los terrenos. Los familiares y amigos del difunto cargaban la urna en los hombros por tiempos, y se mecían hacia delante y hacia los lados, en disciplinada coreografía para expresar su afecto.

El Cementerio General del Sur era un camposanto de tipo europeo inaugurado por Guzmán Blanco en 1.876. y había panteones, mausoleos y esculturas de gran valor artístico. A sus puertas se ponían las floristas y los carritos de helados y perros calientes.

En la Galicia de mi niñez, cuando llegaba la muerte se iniciaba una cultura de solidaridad vecinal. Se velaba el cadáver toda la noche, las mujeres enlutadas sentadas alrededor del muerto rezaban; los hombres ocupaban la cocina, el aguardiente y el licor café calentaba la larga vigilia que podía terminar en anécdotas y risas. El cadáver debía salir de la casa siempre con los pies por delante entre responsos y lágrimas hasta el cementerio, porque como dice Paco Nadal: Un cementerio gallego que se precie de serlo estará siempre cerca del pueblo, en un lugar a resguardo, donde el finado se sienta a gusto. Donde no haga ni mucho aire ni poco. Donde el vivo pueda ir a menudo a pasear y a recordar a los ausentes.

Mi rebeldía en contra de todo lo que sea beberme dosis de consumismo llegó un momento que entró en pugna con las ideas de conservar la tradición. Siempre dije que los regalos de afecto en forma de flor mejor en vida que se pueden apreciar, sirven de poco en la tumba… además, nuestros muertos, están en el recuerdo, en el corazón, y no hace falta ir a ver una lápida con nombre y fecha para sentirnos mejor.

¡Ah!, los años pasan, vamos aprendiendo a respetar las ideas con las que convivimos y al final, hasta las compartes... Cuando mis suegros murieron comprendí que todo rito ayuda a la hora de la despedida, en cierta forma apacigua la angustia que nos produce el cadáver y la idea de la muerte, son momentos que vives como en una burbuja frágil.

Todo este escrito tan fúnebre viene al cuento porque se acerca el día de Todos los Santos, y el día de los Difuntos, y aunque llevo flores a mis muertos otras veces en el año, ese día también seguiré la tradición. En mi familia, que yo sepa, sólo hubo una incineración, no sé donde esparcieron las cenizas… Los demás tienen nicho en el cementerio y hay que limpiar las losas de las sepulturas y adornar con flores. Este sábado y domingo en el pequeño cementerio en cuya entrada nos recibe un ángel de mármol blanco, y dos cipreses centenarios, será lugar de encuentro de los vivos junto a los muertos.

Terminada la visita al Campo Santo, vendrá la fiesta gastronómica; se abrirá la cuba de vino nuevo, y se hará el “magosto” (hoguera para asar las castañas) en casa de mis padres se asan dentro de un tambor (lata agujereada) colocado encima de una parrilla. Aunque durante todo el mes de Noviembre los magostos servirán para reunir amigos y vecinos en las plazas de los barrios, y en algunas ciudades en el monte, en Galicia tenemos costumbres Celtas y ellos celebraban sus fiestas y ceremonias rituales en un claro del bosque.

Resumiendo que es gerundio, nadie inventa nada. La escenografía está servida, si tengo que elegir entre el negocio de los disfraces, las creencias en brujas, fantasmas y toda la ensalada mental que hoy nos venden, prefiero comprar flores y pasar por la tumba de mis ancestros y la calabaza en un buen puré.

lunes, 25 de octubre de 2010

Al caer la tarde...


Este año las temperaturas más cálidas han retrasado el espectáculo otoñal, los árboles todavía conservan su follaje. Me gusta el otoño es una estación deliciosa que tiene mil encantos, es época de los frutos secos y empiezan a caer las castañas, por el camino pisábamos su erizo espinoso y allí estaban marrón brillante; el suelo alfombrado también de bellotas, pardo marrón…

Deliciosa tarde de Domingo con su brazo protector sobre mis hombros, agradeciendo la pequeña y gran alegría en los caminos de ida y vuelta de nuestra convivencia; Lúa feliz sin su correa; saludos y pequeñas conversaciones con caminantes amigos, la mayoría de esos que ya pasaron la edad de las relaciones en bares, de aturdimiento de copas y necesidad de aglomeración, igual que nosotros buscan el sonido de los pájaros y la caricia del viento.

Las personas según su edad también nos ralentizamos como el otoño; a veces igual que las castañas con espinas por fuera por culpa de los mil y un sufrimientos, pero es eso, solo una funda, el corazón sigue palpitando dispuesto a querer y que lo quieran.

En contacto con la naturaleza la mente por unas horas, deja de indagar misterios que nos superan y es que el tiempo siempre está sujeto con alfileres, pocas veces se deja hilvanar, y ya no digamos hacer una costura duradera… ¿para qué pelearnos en hacer una obra de arte para la eternidad?, mejor ser como la naturaleza, adaptarnos a los tiempos de la vida porque el corazón no envejece.

viernes, 22 de octubre de 2010

La Catedral del Mar.

Fotos: Oscar Dacosta.

Autor del libro: Ildefonso Falcones de Sierra.

Los protagonistas son las personas, la vida de las gentes del siglo XIV en Cataluña, los lugares, las vivencias de la historia que vamos a conocer a través de este libro, se centraran de alguna manera en La Catedral del Mar.

La iglesia de Santa Maria del Mar es conocida como “La Catedral del Pueblo” pues fue construida con el esfuerzo, físico y económico de los vecinos del barrio de pescadores, y los descargadores del puerto que colaboraron cargando a sus espaldas las piedras desde la montaña de Montjuic que dieron forma a la basílica, un lugar para su “ Virgen “, con mayor valor sentimental que la gran catedral del barrio gótico, cuya construcción financiaban la Iglesia y el Rey. La obra la diseñó el arquitecto Berenguer de Montagut.

El libro es una trama en la que se entrecruzan todos los sentimientos humanos: la amistad, la venganza, el amor, la traición, la pasión; en un tiempo de guerra y enfermedades como la peste. En una época marcada por la intolerancia religiosa, la ambición material y la segregación social. Convulsionada por las rebeliones contra las injusticias feudales, el antijudaísmo, los conflictos dinásticos y la férrea represión de la mal llamada “Santa Inquisión”.

Muy fácil de leer, te atrapa desde la primera página y no puedes abandonar su lectura. Desconozco la historia de Cataluña, de forma que no sé si incurre en errores graves, pero me pareció fascinante la recreación de las sombras de la época feudal. Muchos dicen que se parece a los Pilares de la Tierra de Ken Follett, aunque después de leerme 636 páginas en tres días, no me apetece nada comprobarlo, dejaré pasar un tiempo leyendo algo más intrascendente y luego les cuento.

El libro cuenta la historia de los Estanyol: La inicia, Bernat, cuando el día de su boda tiene que asistir impotente a la violación de su esposa en nombre del derecho que como señor el noble, tenía de yacer con la mujer de cualquier campesino de sus tierras; de la misma manera que podía reclamarlas para que le sirvieran de criadas en el castillo y amamantaran a sus hijos. Los siervos como Bernat no eran dueños ni de su libertad, debían pagar parte de los frutos de sus fincas, pagar por cocer el pan, enviar regalos en las festividades, en una palabra; siempre al servicio del señor. Bernat, llega a matar por recuperar a su hijo, después que a su esposa la hayan convertido en la prostituta del castillo y huye a Barcelona, donde si logran pasar un año y un día podrán ser declarados ciudadanos libres.

A partir de ese momento ya es Arnau, su hijo, quien protagonizará toda la historia…El niño se hará hombre a fuerza de pulir su carácter con la supervivencia en un mundo injusto donde no había libertad porque había hambre, a merced de los caprichos de los que se llamaban nobles, pero Arnau tenía un derecho que no tuvo su padre: el podía usar la libertad, el podía decidir, y decidió ser una buena persona.

Su vida corrió paralela a la construcción de la catedral del mar, le llevó de la miseria a la riqueza, incluso el rey llegó a pagarle su ayuda en la defensa de la ciudad, otorgándole de regalo que se casara con su pupila y así lo convirtió en noble. Esa situación de privilegio le trajo la satisfacción de derogar en sus dominios las leyes tan injustas que viviera su padre pero también, una sórdida conjura que pone su vida en manos de la Inquisición.

La Inquisición, sembraba el miedo y robaban el dinero de los poderosos porque según ellos había que perseguir la herejía, los acusados estaban obligados bajo juramento a responder de todos los cargos que existían contra ellos, convirtiéndose así en sus propios acusadores y si la tortura sicológica no hacía efecto se practicaba tortura física para extraer el pecado cometido…

Las comunidades judías suplicaban a los reyes de los países permiso para establecerse, siempre emigraban de un lugar a otro. Para quedarse les exigían enormes contribuciones para las guerras y ellos para sobrevivir prestaban dinero a cristianos mercaderes y vivían de los intereses, apartados del resto de los ciudadanos y debían llevar una marca en la ropa.

El papel de la mujer era de esclavitud, pasaba de los padres al esposo, quien la aceptaba a cambio de una buena dote, luego era prácticamente su esclava y no digamos si caía en adulterio, entonces podían emparedarla de por vida.

Si os gusta este tipo de lectura os recomiendo el libro. Una vez más me hizo pensar que poco aprendemos de la historia… Sigue habiendo guerras simplemente porque otros tienen ideas o creencias distintas. Y cuando se alcanza el poder es como un bebedizo que hace a las personas soberbias

miércoles, 20 de octubre de 2010

Los padres también sufren...


Soy un niño y tengo derecho a ser amado por mi padre y por mi madre. Amarlos yo a los dos. A no escuchar maldiciones de uno de mis padres contra el otro. A disfrutar de todos los abuelos, primos tíos y demás familia…

Por los años vividos sé que lo que se aprende en la familia queda como una huella indeleble para toda la vida. Si los padres toman la decisión de separarse un niño puede sentirse como si el mundo se hubiese vuelto patas arriba… El roce hace el cariño. Los adultos dejan de ser pareja pero no de ser padres. El sentido común no siempre impera y los hijos se convierten en moneda de cambio.

Aunque muchas mujeres sufren su particular calvario y hay muchos hombres que asumen un rol cómodo de dar dinero y pasar de todo iniciando una vida de soltero. Quiero poner una lanza a favor de esos hombres normales que trabajan todo lo que pueden para mantener a sus hijos y una casa que de la noche a la mañana dejó de pertenecerles…

Todos debemos tomar conciencia que es muy duro para un padre tener a los hijos unos días al mes. Suponiendo que la “ex” tenga sentido común y no altere el régimen de visitas. Hay casos donde la madre puede decir que el niño está enfermo, incumplir el régimen de visitas y no es delito. Mientras que si un padre deja de pagar la pensión del hijo es denunciado y automáticamente es embargada su nómina.

¿Y esos días de convivencia?, el padre intenta hacerlo lo mejor posible pero no hay tiempo suficiente para comunicarse, entonces los llenan de actividades y de regalos, se convierten en disfrutadores del niño porque temen que si ponen normas el niño no les quiera. La madre se convierte en educadora y ésta a su vez se siente mal porque los hijos por egoísmo natural idealizan al padre con el que pasan menos tiempo.

Los niños necesitan cariño y seguridad, todo aquel hecho que les prive de ello les perjudica seriamente. La obligación de los padres por el bienestar de los hijos es vital.

martes, 19 de octubre de 2010

Invitación...


Hoy, como buena madrina, quiero dar a conocer el blog de mi amiga Sibaris. Ser elegida madrina es algo muy especial; te eligen porque te tiene mucho cariño y es que las dos hemos viajado juntas en muchas ocasiones por la red, nos apoyamos en momentos difíciles, nos reímos con alguna travesura, y debo reconocer que aprendí mucho de este mundo virtual gracias a ella.

Os invito a que la visitéis, os cautivará...

http://losdemoniosdesibaris.blogspot.com/

lunes, 18 de octubre de 2010

Los hijos...

De nuevo, esta vez por el pequeño, mi corazón estará encogido hasta que el teléfono suene y su voz me diga: ¡mami, ya estoy en casa!...

Tengo que ponerme a ordenar, y entre mis pocas fuerzas y el vacío, esta casa que me parecía tan pequeña cuando los tres pajaritos estaban en el nido hoy parece un día sin pan…

Parece que fue ayer cuando pisaba juguetes en el pasillo, cuando hacíamos el tren para ir a la cama, cuando se peleaban incluso por un papel, cuando llenaban la bañera de juguetes y lograba sacarlos arrugados como pasas, y cuando hacían piña a la hora de que levantara algún castigo.

Años en que no perdí mi tiempo porque viví cada una de las etapas de mis hijos e hice mía aquella frase que alguna vez leí cuando iba creciendo mi panza e intentaba prepararme para una etapa ilusionante y llena de temores; los hijos no vienen con libro de instrucciones... “No dejaré pasar el tiempo, porque los hijos no esperan”.( Beverly La Haye )

Los hijos no nos pertenecen simplemente tenemos una etapa para darle vida, para emocionarnos con sus logros, para estar pendientes de sus mil travesuras; darle ejemplo, educarlo, amarlo y disfrutarlo, y sobre todo enseñarle a volar con responsabilidad y dejarlos marchar con alegría en el momento adecuado.

Nunca dejaré de ser madre, eso lo sé… mi tiempo con ellos es un tesoro que no cambio por nada.

domingo, 17 de octubre de 2010

Sigo con el rey octópado...

Foto:http://elprogreso.galiciae.com/

El término feria fue evolucionando, ahora en nuestras ciudades tenemos alguna feria y fiesta típica para celebrar los más dispares eventos. En tiempos no muy lejanos para las pequeñas poblaciones sobre todo si estaban bien situadas en el mapa era una forma de establecer acuerdos comerciales, sobre todo de ganado, esencial para las labores agrícolas.

Ese día que podía ser mensual o semanal la ciudad de acogida se llenaba de vendedores y compradores que acudían al mercado; éstos, tenían que comer y el atraso tecnológico aún estaba presente, en Galicia uno de los alimentos menos perecederos era el pulpo; llegaba fresco de la costa, las pulperas lo lavaban, lo mazaban (golpeaban contra una piedra) y luego lo ponían a secar al sol y el día de la feria lo cocían en grandes calderos de cobre, eran fáciles de transportar y excelentes para repartir el calor del agua y facilitar la cocción.


Hoy los políticos no dejan pasar ninguna feria o fiesta sin hacer acto de presencia y foto, pero antiguamente los que ostentaban algún poder o la gente fina de la ciudad no se sentaba en las casetas de lona compartiendo mesa y banco, comiendo con un palillo de un plato de madera el pulpo, eso si, enviaban a sus criados a buscarlo y lo comían en casa acompañado de cachelos (patatas cocidas)

Cuento todo esto porque los vecinos de Lugo hasta finales de mes seguimos de reuniones gastronómicas alrededor de un plato de pulpo a feira. Las cinco casetas instaladas en las cuestas del parque Rosalía de Castro por las fiestas de San Froilán, ya os conté que hoy son auténticos restaurantes, sin el agobio de las fiestas se llenan de comidas de empresas, de familiares con la excusa perfecta para aligerarte el bolsillo; cenas de amigos, de compañeros de deporte, de peñas literarias,etc., etc...

En fin, hoy tengo el estómago trabajando duro y por mi sangre corre un poco de vino tinto de la Ribeira Sacra que puso color en mi cara, fue un buen día, y como decía mi abuela: “A nadie le hace mal el vino si se bebe con tino”.

jueves, 14 de octubre de 2010

Sobre el concierto de Joaquín Sabina...


Foto extraída de: ciudad sabina.com

Al calor de las fiestas que dicen adiós al verano, porque en Lugo no llega el otoño hasta que termina el San Froilán; el penúltimo día llegó Sabina. No le serví un cubata, ni me cantó al oído, pero una vez más como dice otra canción: … la cuenta está saldada cuando al punto final de los finales no le siguen los puntos suspensivos.

La gente joven empezó a entrar en el Palacio de los Deportes a media tarde, una empresa regaló bombines, y la pista donde “los del Breogán” sufren sudor y lágrimas a la hora de meter canastas, parecía un mar de olas negras desde lo alto de las gradas donde se posó esta alondra. El público de lo más variado: adolescentes, cuarentones, parejas, pandillas de mujeres, algún hombre solitario, y todos dejándose las manos con el rock, swing, blues…

El escenario hacía imaginar un cabaret, un acordeón desgrana la melodía de Lili Marlene… y ÉL, fue cantando no sólo las canciones de Vinagre y Rosas; allí estuvieron otros discos: Ganas de… Medias Negras… Aves de Paso… 19 días y 500 noches, y que decir de la voz seductora de Marita Ramos cuando entonó y sin embargo te quiero o de Jaime Asúa por Fito Páez en llueve sobre mojado. Mecheros encendidos y el coro de miles de voces en El bulevar de los sueños rotos hasta la pregunta de Quién me ha robado el mes de abril…

Sabina estuvo impresionante, derrochó humor y fuerza. Como leí una vez se guardó el vinagre y regaló rosas. No esperé a los bis, no porque me dieran las diez, sino por miedo a la marabunta y es que sufro muchísimo al verme dentro de una multitud. Subí las cuestas del parque emocionada porque escuchar de nuevo en directo esa voz rasposa compañera de noches largas volvió a ser emocionante.

viernes, 8 de octubre de 2010

Los manteros...

(foto OscarCela)
La imagen se repite a diario. Inmigrantes que doblan la manta de un tirón y cargan el fardo a cuestas huyendo de la policía. La escena se ha vuelto habitual, la gente incluso lo vamos asimilando como algo normal. Los inmigrantes que subsisten del top manta, extranjeros en situación irregular que mercadean con productos falsificados, son ya una marea...

La policía dice que si compras en el top manta no ayudas a un inmigrante, sino que favoreces a las mafias que se lucran con este negocio porque los manteros son el último eslabón de una cadena cuyos máximos beneficiarios están en Hong Kong o Shanghai.

Antes de las fiestas se publicó un texto en el que prohíbe cualquier actividad sin permiso debido a la difícil convivencia entre vendedores ambulantes que acuden a puestos de venta con licencia, dueños de atracciones, y los manteros; éstos, se ponen por todos lados y cierran el paso, si hay una emergencia no puede pasar una ambulancia o los bomberos, la gente no puede circular.

Hoy en mi paseo matinal con Lúa, por un momento creí estar en un zoco marroquí, en este caso subsahariano, la ronda peatonal tenía colorido e incluso aroma; una matrona con un pañuelo verde y naranja enrollado en la cabeza y una túnica cubriendo su ampulosa anatomía, cocía unas hierbas en un hornillo... mientras, como en una gran familia los hombres de ébano iban colocando sobre las mantas un variado surtido de artículos: bolsos con los logos de conocidas marcas de lujo en distintos colores y formatos, réplicas de carteras o relojes… y los más diligentes esperaban ya vaso en mano.

El delicado momento económico hace que cada año aumenten. Con una procedencia u otra ahí están… ¿debe ser prohibido, perseguido? Dejo la pregunta en el aire.