lunes, 19 de junio de 2017

Llegó en forma anónima.

No conocía ni al interprete ni la canción. En este caso, supongo que cuando se hace un regalo primero gusta a quién lo elige y luego se piensa si le gustará a la persona que se dedica...
Soy agradecida con los regalos y le abro la ventana.


viernes, 9 de junio de 2017

Mejor lo copio así no se me olvida.


Hoy fue uno de esos días en los que el agua rebasó el vaso. Por mi boca salieron sapos y culebras... Después de leer este artículo me sentí liberada.


Cada persona es la dueña de su vida y debemos vivir en libertad, no podemos estar aferrados a alguien por pena ni por culpa porque al final seriamos víctimas de una manipulación.

Siempre en cualquier tipo de relación, sea amistosa, de pareja o familiar, es un dar y recibir recíproco, en el momento en el que alguien se sitúa en otra posición se podría encender la señal de alarma.

Donde la razón no llega, siempre están tus emociones que serán las que nunca te engañen. Siempre que hay manipulaciones o relaciones insanas de cualquier tipo, la persona experimenta malestar, y emociones negativas.

Muchos manipuladores intentan hacer sentir culpables a las víctimas, pero no hay que culparse nunca por nada, lo más importante es tu bienestar, y si sientes emociones negativas es por algo, conviene alejarse...


De: La manipulación emocional invisible (Cristina Pérez)



viernes, 19 de mayo de 2017

Decisiones.


Los que saben de lo que hablan dicen que vivir es complicado, pero resistir el vaivén de nuestro barco en alta mar lo es aún más... Y en mi pequeño cuaderno algún día anoté: todo sucede por algún motivo: primero, el derecho a elegir; segundo, la responsabilidad de elegir; y tercero, los resultados de elegir.

¿A qué viene toda esta palabrería? Últimamente estoy en uno de esos momentos en que simplemente dejas la vida pasar pero mi cabeza se niega, y me hace pensar aunque sea mirando al techo porque sigo teniendo sueños y deseos por realizar, el problema es como tomo la decisión y me lanzo al agua.

Ya sé que debemos ser nosotros los que llevemos las riendas de nuestra vida y no al revés que la vida pase ante nosotros como una película en la que los protagonistas son otros. También es verdad que hay decisiones que ponen tu vida del revés pero aunque esas decisiones no se puedan deshacer siempre podrás decidir de nuevo. Claro que debemos intentar pensar en los riesgos que podemos tolerar y las ventajas que puedan llenar nuestra vida interior. Ninguna decisión es totalmente correcta y tampoco podemos predecir sus consecuencias pero la vida es más corta de lo que pensamos así que ¿por qué no caminar hacia lo que anhelamos?

En fin, últimamente no sigo los consejos que doy y sinceramente tampoco me gusta darlos, pero si me preguntáis algo os aseguro que seré realista, si yo haría o hice determinada cosa te puedo contar como me fue. Las decisiones hay que tomar cada uno las suyas así lucharás por ellas y si no sale bien, tendrás el valor de soltar amarras y no culpar a nadie. Eso si, es tan difícil colocar los trozos rotos de nuestra decisión fallida y recomponer el amor propio para no perder la dignidad...

¡Qué cosas! estoy perdiendo el tiempo pensando en los problemas y aquí sigo, sin afrontarlos.